miércoles, 2 de diciembre de 2009

El Diablo viste de Prada

El diablo viste de Prada - Cartel
Aunque os pueda parecer curioso, para los del equipo, esta película (“El Diablo se viste de Prada”, se está convirtiendo algo así como un nuevo clásico, ya que conjuntamente la hemos visto 2 veces, y por separado, alguna que otra más.

La cuestión es que “El Diablo se viste de Prada” es una de esas películas que de buenas a primeras uno puede llegar a pensar que es una comedia simplona y que no aporta nada, pero a medida que avanza la trama, uno se da cuenta del mensaje que poquito a poquito nos va inculcando.

La película nos narra la historia de Andrea (Anne Hathaway), una chica normal, sin más pretensiones que ser feliz con su chico y encontrar un buen trabajo, pero que un buen (o mal día) hace una entrevista de trabajo para la prestigiosa revista de moda neoyorquina Runway capitaneada por la déspota Miranda Priestley (Meryl Streep).

El trabajo perfecto, en la revista perfecta para cualquier chica que se precie. Así lo venden, y así se lo creen las chicas que en la revista caen, deslumbradas por las marcas, los vestidos de moda, las recepciones oficiales, los regalos... el glamour...

El único problema de todo, tiene un nombre y un cargo: Miranda Priestley, la editora general de la revista. Miranda es un auténtico lobo de los negocios de moda, que dirige el negocio y de rebote la vida de todos a golpe de grito.

-¡¡Andreaaaaaaaaa!!, tráeme un café, las faldas de Guzzi, encuéntrame un avión para la conferencia de ..., y una canguro para las niñas

A Miranda tanto le da que sea lunes o domingo, día o noche, sola o en pareja, cuando ella necesita a Andrea, la llama, la grita... le exige.

¿Y que hay de malo? Andrea lo hace, responde, aguanta, organiza... cumple con todo, menos con su propia vida. Por el trabajo cambia, incluso su forma de ser, para gustar, para estar mejor en el entorno donde se mueve...

Ya veis ¿no? A los del equipo nos parece una crítica interesante a la sociedad del consumismo, a aquellos para los que el trabajo pasa por encima de todo, para aquellos a los que su máxima es: aparentar es poder.

Es evidente que la película no es una obra maestra, pero si que tiene un buen punch, tanto por estética, como por la interpretación que bordan tanto las actrices principales como las secundarias.

Nos gustaría resaltar sin lugar a dudas, el trabajazo que lleva a cabo la gran Meryl Streep, que consigue crear su personaje de forma sublime, llegando a conseguir que la odies, aún y sabiendo que no es un personaje malo. Tampoco está mal, Anne Hathaway, con la transformación de Andrea desde la sencillez inicial del personaje hasta el pijerío que consigue, con lo que todo ello conlleva.

A nivel general nos encantó (las dos veces que la hemos visto ya), por tanto, y sin temblores en las manos, le ponemos: J, un 8.25 y J un 9.25, por lo tanto, entra en nuestro ranking con un 8.75

Si tenéis oportunidad, no os lo penséis, os gustará.





Título original: “The Devil wears Prada” – 2006 - USA
Dirigida por: David Frankel
Género: Comedia
Duración: 109 minutos

1 comentario:

  1. La más genial de todas las de moda, de ahí que me gustó leer Vogue,Rich Sommer sale poco, pero es de los mejores actores del momento y me alegra verlo ahí.

    ResponderEliminar