lunes, 23 de noviembre de 2009

Bolt

Bolt - Cartel

Hace un montón de tiempo (meses diríamos) que teníamos “Bolt” en casa. Quizá porque aún nos acordábamos de ese trailer en el cine donde un perro corría delante de helicópteros y se enfrentaba a ejércitos armados al son de música de superhéroes, y que a nosotros nos sonaba a: “aquí hay tongo, a ver si visto esto, vista la película entera”. Total que hasta el pasado viernes tuvimos en reserva la peliculita de marras.

Decidir no resultó nada traumático, entre “Sálvame deluxe”, “DEC” y “Bolt”, siempre mejor ver hacer perrerías a un perro (aunque sea un dibujo animado), que a pseudo-periodistas (la imitación de perro que hizo Lydia Lozano, en la versión diaria de “Sálvame” hace unos días, fue simplemente de vergüenza).

Bueno, antes no se nos vaya completamente la pinza, mejor nos pasamos a criticar un poco la película...

La historia empieza en medio de una espectacular persecución, Bolt y su dueña, intentan llegar al aeropuerto, escapando de una maraña de soldados, disparos y armas de gran calibre, donde el triunfador es el grande..., no, el divino… No, mejor aún, el INMENSO (ahora sí)… ¡SuperBolt!, el más grande de los superhéroes caninos descubiertos hasta el momento, (vaya, que a “Los increíbles” les hubiese encantado tenerlo de mascota).

Solo hay un pequeño “pero”, y esto no es otro que, nuestro protagonista, aún y sin saberlo, está viviendo algo así como su “Show de Truman” particular, ya que de superhéroe tiene más bien poco, lo cual, y gracias a un error (es enviado a la otra punta de América), irá descubriendo poco a poco.

Sin su mirada de rayos láser, su ladrido demoledor ni su capacidad de salto, para volver a casa debe escudarse en la ayuda de dos nuevos amigos: la gata Mittens (genial el personaje de este famélico gatuco) y el orondo hámster Rinho (que, para nuestro gusto, aporta más bien nada).

Sinceramente a los del equipo, “Bolt” nos ha parecido una película totalmente prescindible, carente de imaginación y de ritmo, solo salvada por alguno de los chistes de la gata Mittens.

Pese a la alargada mano de John Lasseter (creador de grandes títulos del género como: “Toy Story” y “Toy Story 2” , y productor de entre otras: “Bolt”), creemos que se nota demasiado la decadente factura de ese monstruo venido a menos llamado: “Walt Disney Pictures”, cuando anda sin su bastón de apoyo “Pixar”.

A los del equipo no nos gustó, nos dejó más que indiferentes, fríos, por tanto, no nos queda más remedio que valorarla como: J un 3, J un 4, así que, de nuestra parte, un 3.5




Título original: "Bolt" – 2008 – USA
Dirigida por: Chris Williams
Género: Animación
Duración: 96 minutos
martes, 17 de noviembre de 2009

Enemigos públicos

Enemigos Públicos - Cartel
¿Una película vista en agosto, y criticada en noviembre? Pues sí, que le vamos a hacer, por una cosa o por otra, “Enemigos públicos” se ha ido quedando siempre en el cajón, así que para quitar un poco ese sentimiento de vergüenza por dejar pasar tanto tiempo, los del equipo vamos a desempolvar esa frase que los señores de Spanair acostumbran a decir con tanta regularidad (por lo menos en todos los vuelos que cogemos): “Pedimos disculpas por este pequeño retraso debido a causas ajenas a nuestro equipo”. Así que sin más, vamos con la crítica.

Os debemos decir que nunca hubo un entendimiento claro entre los miembros del equipo en cuanto a ver esta película, un J queriéndola ver por Johnny Deep, el otro J, con un “ni fu ni fa” tamaño King Size, y N, pues creo que se estaba relamiendo en plena discusión. Total, que al final, nos hicimos con un par de entrada y fuimos al cine.

“Enemigos públicos” nos narra la historia de John Dillinger (al que da vida Johnny Depp), uno de los más grandes atracadores de bancos de los años 30 (del pasado siglo), en los estados unidos.

En verdad os decimos que, la película aporta más bien poco, tanto si hablamos de cine como de la propia historia, ya que uno sale de la sala con la sensación de haber visto “una película más de gangsters” donde un policía del FBI, en este caso Melvin Purvis (en piel de Christian Bale), persigue sin tregua y con todas las argucias posibles al ladrón (con tintes de Robin Hood moderno).

No os vamos a destripar mucho más la película, más que nada porque tampoco tenemos mucho que añadir, quizá solo destacar la mejor secuencia de acción de las más de 2 horas de película, una persecución nocturna por el bosque entre los miembros del equipo de Dillinger y los de Melvin, con muchos disparos, persecuciones en coches de época, y porqué no, un poco de tensión.

De entre lo mejor, quizá destacar la interpretación de los dos protagonistas principales, Christian Bale, correctísimo, y Johnny Depp, correcto en un papel muy alejado de los que últimamente está llevando a cabo, aunque uno, cuando le ve, no puede dejar de acordarse de Jack Sparrow, o Willy Wonka en “Charlie y la fábrica de chocolate” (¿no estaremos empezando a encasillarlo?).

¿Lo peor de la película? Pues los del equipo lo tenemos claro, es tan sosa tan sosa, que no llega a enganchar en ningún momento, ni te identificas con Dillinger, ni con Purvis, y la verdad, ni te importa demasiado que le pase, lo cual sin duda, para nosotros es algo malo, malo... malo.

La valoración que le adjudicamos es como la propia película, neutra, sin más: un 5.





Título original: “Public enemies” – 2009 – USA
Dirigida por: Michael Mann
Género: Policíaca
Duración: 140 minutos