miércoles, 29 de septiembre de 2010

Origen

Origen - Cartel
Soñar: para unos, un proceso mental involuntario en el que se reelaboran las informaciones guardadas en la memoria consciente o inconscientemente, sumergiéndonos en una realidad virtual formada por imágenes, sonidos, pensamiento y sensaciones que de alguna forma hemos vivido. Para otros, simplemente son imágenes o escenas asociadas a sensaciones que recordamos al despertar. Pero, ¿qué son los sueños? Pues, sinceramente nadie del equipo es experto en esta materia, así que pocas disertaciones podremos hacer.

Como para cada uno los sueños tienen su sentido y su interpretación, en el cine, que realmente es lo que nos interesa aquí, deciros que ha sido una fuente casi inagotable de inspiración. Si no, recordad que sucede con la Alicia original en “Alicia en el país de las maravillas”, o como viven en un sueño eterno los protagonistas de “Matrix”, o incluso recordad donde vivía el personaje más terrorífico de la historia del cine, Freddy Krueger... y podríamos continuar y continuar...

La cuestión es que este año, Christopher Nolan (uno de los últimos grandes descubrimientos del cine), ha dado una vuelta más de tuerca, y se ha sacado de la manga una original historia para crear su última película: “Origen”.

La historia empieza presentándonos al protagonista, Dom Coob (Leonardo DiCaprio), un hombre atormentado por su pasado, por el cual no puede volver a su casa. Así pues, no le queda más remedio que volcarse en su trabajo, en el cual, sin duda, es el mejor. Coob es un ladrón profesional de sueños. No, no es que robe los sueños a la gente, si no que, a través de compartir sus sueños llega a meterse en el subconsciente para adueñarse de secretos que ahí están guardados.

Todo parece funcionar relativamente bien hasta que Saito (Ken Watanabe) se cruza en el camino de Coob y su equipo, proponiéndoles un negocio que, por distintos motivos, no podrán rechazar. El negocio consiste en justamente al revés de lo que están haciendo, es decir, no deben robar ningún secreto, sino inculcar una nueva idea en el subconsciente de un rival comercial, Robert Fisher (Cillian Murphy), lo que en el mundillo de Coob se llama “incepción” o “origen”.

El trabajo es altamente complicado, por lo cual nuestro protagonista se rodeará de los mejores: Ariadne (Ellen Page, la protagonista de “Juno”) como arquitecta de los sueños a crear, Yusuf (Dileep Rao) como creador de la droga que les permitirá compartir el sueño conjunto y Aemes (Tom Hardy) y Arthur (Joseph Gordon-Levitt) como ayudantes en los sueños.

La situación es compleja, porque para inculcar una idea sin que el interesado se de cuenta, deberán llegar a lo más profundo del subconsciente, sin caer en el vacío del limbo de los sueños. ¿Lo conseguirán? ¿Conseguirán bajar los niveles de sueño suficientes a tiempo?

Os lo podéis imaginar, dos historias que se irán cruzando constantemente: la de la incepción de Fisher, y la de los problemas personales de Coob. De todas formas, nosotros cerramos aquí el grifo del argumento y las pistas, pues cualquier pista más sobre “Origen”, podría romper una de las cosas más espectaculares de la película (¿Cuál será? …)

Así pues, vamos a una parte de la crítica que, particularmente nos gusta: la valoración. Así que, a por ella.




Lo mejor de “Origen”:

Tendremos que simplificar algo la lista, porqué de buenas a primeras, la verdad es que “Origen” está muy, muy bien trabajada, así que, intentaremos ser claros, concretos y sobretodo sinceros (como siempre por otro lado :P).

• La interpretación de dos de los personajes de la película. El primero, Leonardo DiCaprio que, cada vez está más convincente en sus personajes, alejándose más y más del arquetipo de niño bonito, y acercándose al de gran actor. El segundo y más sorprendente, queremos resaltar la interpretación de Ellen Page, que aunque sea una casi desconocida (su principal papel hasta ahora ha sido en “Juno”), en “Origen” está pletórica.

• La historia. Sin lugar a dudas, debemos aplaudir a Christopher Nolan, ya que ha conseguido crear una historia original a partir una idea tan recurrida como los sueños, creando además un encadenamiento de mundos alternativos que, sin demasiado esfuerzo, mantienen a uno metido en la trama de la película.

• La banda sonora original. Es posible que para muchos, no sea remarcable y seguramente no conseguirá ningún premio, pero por nuestra parte os asumimos que, sin ella no hubiésemos gozado tanto la película.

• A pesar de durar más de dos horas, la película no se hace larga en ningún momento, ya que, a pesar que cuenta con algún pequeño error (como explicamos más adelante), su originalidad y la buena construcción del guión hacen que el tiempo se pase volando.



Lo peor de “Origen”:

Es complicado encontrar muchas cosas negativas, más que nada porque nos ha gustado mucho, pero bueno, habrá que afilar un poco el cuchillo...

• Al comienzo de la película, uno se encuentra totalmente perdido, ya que, no sabe exactamente qué está pasando (explosiones, mundos que se derrumban, etc.).

• En algunos puntos la acción decae, centrándose en temas menores, lo cual provoca que, como espectadores, desconectemos unos segundos. Quizá hubiésemos agradecido más intensidad en esos contados momentos, ya que así se habría mantenido la tensión casi de comienzo a fin de la película.




Como nuestra intención, aunque por momentos nos os lo haya parecido, no es encumbrar esta película, si os decimos que la puntuación que le ponemos (un 8,5, al no haber unanimidad entre los miembros del equipo, al puntuar una parte con un 9 y otra con un 8), es porque básicamente es una de las grandes satisfacciones cinematográficas de este 2010.

Nuestro consejo es que, si tenéis oportunidad de verla, no os la perdáis. ¡Os garantizamos que no os dolerán los 7 euros que cuesta la entrada!










Título original: “Inception” – USA – 2010
Dirigida por: Christopher Nolan
Género: Thriller
Duración: 148 minutos
miércoles, 22 de septiembre de 2010

La doble vida d'en John

Hacía meses, por no decir años, que teníamos en mente ir al teatro, pero vivimos en una ciudad donde este arte no cuenta con una temporada estable. Además, las obras que llegan son contadas, lo que lo complica todo un poco.

Esta última temporada (2009-10), lo intentamos en Barcelona y en Madrid, pero la combinación de fechas, obras en cartelera y precios no acababan de encajarnos, ya que los grandes musicales y comedias de alto nivel parece que dieron esquinazo a Barcelona, y musicales como “Chicago” en Madrid nos parecieron excesivamente caros como para acudir a ver la obra sin tener referencias cercanas. (En torno a 70€ por persona)

Al final, y de la forma más insospechada sonó la flauta, y dimos con lo que buscábamos, y además cerca de casa... todo un colofón a nuestras vacaciones.

Pues bien, el pasado 28 de agosto, y como parte de los actos de la “Festa Major 2010” de Manresa, en el reestrenado “Teatre Kursaal” pusieron en escena “La Doble vida d’en John”, una obra escrita por Ray Cooney, dirigida por el televisivo Àngel Llàcer (ya sabéis, el ex-director de la academia de Operación Triunfo), y protagonizado por un quinteto de lujo: Joan Pera, Lloll Bertran, David Verdaguer, Rosa Serra, Enric Boixadera, Pau Ferran y Laia Pellejà.

Poco sabíamos de esta obra, salvo que había hecho temporada estable (del 19 de diciembre del 2009 al 20 de junio de 2010) en el “Teatre Condal” de Barcelona con un éxito más que notable, y que estando Joan Pera, Lloll Bertran y David Verdaguer en el reparto, la obra tenía que ser de empezar a reír y no parar. Y sinceramente, no nos equivocamos.

La representación empezó con el telón aún bajado con una conversación supuestamente privada entre el director y el protagonista (Llàcer y Pera), donde el primero le pide al segundo que se ciña a la duración de la obra (1:45 minutos, entreacto incluido) y el segundo le responde que ya se verá, que poco puede hacer si el público le anima con sus risas y aplausos (para quienes no le conozcan, decir que Joan Pera es un genio improvisando, si la gente responde).

A los pocos segundos se levanta el telón y aparece lo que representan ser dos viviendas con sendas puertas de entrada, de cocina, de habitación, y, en medio de todo, un sofá.




La historia es sencilla: nos encontramos en una imaginaria Londres, en casa de John Smith (Joan Pera), un taxista felizmente casado con Antonella (Lloll Bertran) y padre de Vicky (Laia Pellejà), una alocada adolescente que se las hará ver crudas a su padre.

Al otro lado de la ciudad, otra familia, esta vez compuesta por John Smith, un taxista felizmente casado con Antonia (Rosa Serra) y padre de Gavin (Pau Ferran). Hasta aquí todo normal, bueno, o no tanto... dos John Smith, ambos taxistas, ¡ay dios! Pues sí, nuestro protagonista está “felizmente” casado con dos mujeres y tiene dos familias que no se conocen... ¡lío a la vista!

Gavin y Vicky, como adolescentes modernos que son, un día accidentalmente se “conocen” por internet, se gustan y, sin dudarlos, van a hacer lo posible para verse y conocerse en persona. Menudo trauma para John, sus familias a punto de conocerse y su mentira derrumbarse. Evidentemente hará lo posible para que esto no pase, y lo primero será echar mano de su gran amigo (e inquilino de su casa), Stanley (David Verdaguer) para que le ayude... a liarla parda.

Como es evidente, no os contaremos como acaba, y ni siquiera como se lía la situación, más que nada porque sería del todo imposible plasmarlo en palabras, se tiene que ver y sentir. Así que, sin más, pasaremos a las valoraciones:


Lo mejor de la obra:

  • Aunque todos los actores están realmente bien, no podemos dejar de aplaudir y destacar a David Verdaguer (genial, en sus escenas, él solo llena el escenario, firmando sin duda los mejores momentos), Joan Pera (brillante, exprime al máximo sus principales valores: la labia y la improvisación) y, cómo no, Lloll Bertran (que, aunque merece más papel, siempre quedará en nuestras retinas esas últimas escenas cuchillo en mano... brutal).
  • La hora y cuarenta y cinco minutos que dura la obra (en nuestro caso unos 10 minutos más), entreacto incluido, se pasan volando: a veces no se ha asumido una escena que ya se tiene encima la otra, y claro, las carcajadas se acaban solapando sin remedio.


Lo peor de la obra:

Que no está incluido en el precio de la entrada, los servicios del médico... ¡nosotros salimos con un dolor fortísimo en la mandíbula en la mandíbula! :)

Bueno, ahora en serio, la verdad es que de negativo poco, únicamente que a veces, Joan Pera habla tan rápido, que te cuesta entender lo que acaba de decir... pero qué le vamos a hacer, este hombre es así... ¡y que no cambie!

No os podemos informar de dónde verla, ya que, actualmente están de gira, y lamentablemente a fecha de hoy no hay fechas para que “La doble vida d’en John” vuelva a un teatro de forma estable, aunque se lo merece... como mínimo una temporada más en Barcelona. Bueno, o eso, o adaptarla al castellano (os recuerdo que es una obra inglesa adaptada al catalán) y dar el salto a otras ciudades de España. Nosotros, como mínimo, repetiríamos.


Sin lugar a dudas, os la recomendamos.
lunes, 6 de septiembre de 2010

FesTVal 2010 - Gala de clausura

Como “Noche y día”... hmmm... ¡no!, no estuvieron ni Tom Cruise ni Cameron Díaz, y ni mucho menos, se grabó un encierro en calle San Prudencio de Vitoria-Gasteiz, no. Lo que resultó ser como la noche y el día fue la comparativa entre las ceremonias de apertura y la de clausura.

Pues sí, aunque hace unos días os contamos lo decepcionados que salimos de la ceremonia de apertura del FESTVAL 2010, el pasado 5 de septiembre a eso de las 20:30 estábamos otra vez ante el Teatro Principal de Vitoria viendo el desfile de actores, actrices, presentadores y periodistas famosos por la alfombra naranja del FESTVAL. En esta ocasión fueron muchas las caras conocidas que recibieron su merecido baño de masas, entre otros: Julia Otero, Jesús Vázquez, Yon González, el Gran Wyoming, José Mota, los protagonistas de “Los Protegidos”, los protagonistas de “Gran Reserva”, Samantha Villar y... bueno, bastantes más.





Como no podía ser de otra manera, la ceremonia comenzó con un considerable retraso (casi 45 minutos), aunque en esta ocasión sí, con un Teatro Principal casi lleno, incluido el segundo anfiteatro donde, una vez más teníamos nosotros nuestras localidades.

Ya con las luces apagadas y los invitados en sus aposentos hizo entrada el presentador de la gala y auténtico maestro de la ceremonia, Luís Larrodera, sí, el último presentador del mítico “Un, Dos, Tres” y de la gala de clausura de la primera edición del FesTVal.

Vistos los precedentes de la gala inaugural, el trabajo de Larrodera no se nos antojaba fácil, y la verdad, no solo cumplió sino que se salió. Este hombre es un auténtico showman dotado de una capacitad innata para llenar el escenario, hacer monólogos, chistes y sobretodo divertir mientras hace su principal labor: presentar una gala de entrega de premios.

En el transcurso de la ceremonia se entregaron un total de 9 premios, agrupados en tres categorías distintas: Premios Pasión de Críticos, Premios EiTB Tredding y Premios Joan Ramon Mainat.

En esta segunda edición del FesTVal los ganadores fueron:

Premios Pasión de Críticos

  • Mejor producto del año: Para la penúltima apuesta de TVE1, “Gran Reserva”. Poco podemos decir de esta serie, pues no la hemos seguido.
  • Espacio más interesante: Para el programa de Eduard Punset “Redes”. En la entrega de este premio se produjo una de las situaciones más divertidas de la noche, pues se entregó de la mano del cómico Xavier Deltell, el cual se enfundó en una imitación hilarante del propio Punset. Genial.
  • Espacio de actualidad: Para el programa de Cuatro, dirigido por Jon Sistiaga, “REC”.
  • Espacio más divertido: Como el jurado no se puso de acuerdo, se otorgaron dos premios, uno para “La hora de José Mota” de TVE-1, y para “El Intermedio” de La Sexta.
  • Descubrimiento del año: En esta ocasión los del equipo estamos bastante de acuerdo con el premio, aunque la serie, la verdad, nos cansa un poco. El premio fue para “Los Protegidos” de Antena 3.

Premio EiTB Tredding:

Este premio de nueva creación otorgado por EiTB intenta premiar a los nuevos creadores que trabajan ‘online’, fue a parar a un desconocido para nosotros: Axel Casas y su equipo.

Premios Joan Ramon Mainat:
  • De radio: Sin lugar a dudas, este el premio con el que más de acuerdo estamos, pues fue otorgado a una gran periodista: nuestra querida Julia Otero. Por cierto, magistral su discurso de aceptación del premio, lleno de sabiduría, sátira, gracia e indirectas.
  • Al formato: Este fue un premio algo discutido entre nosotros, pues aunque le reconocemos que su formato en su momento fue innovador, si que nos duele que se le otorgue este premio en un festival donde se defiende que “la televisión es cultura”... En fin, que el premio fue para “Gran Hermano”
  • A la trayectoria: Aquí los del equipo si que nos pusimos de acuerdo rápido, inmerecido aunque el agraciado lleve 20 años de profesión cosechando éxitos (últimamente fracasos: “La guillotina”, “I love Escassi”, “Guerra de Sesos”, “Mi familia contra todos”, etc.). Sí, el premio se lo llevó Jesús Vázquez, quien, en nuestra opinión, comienza a cansar muchísimo con su conducta y su manera de presentar.

No os vamos a engañar, la gala de clausura fue casi perfecta, como el año pasado, con ritmo, con diversión y sobretodo con risas que ocuparon las casi 2 horas que duró la misma. El único punto negativo, para nuestro gusto, lo puso Josep Maria Mainat, en un comentario a orejas de Jesús Vázquez pero con el micro abierto: “no hablemos de muertos”, haciendo referencia a Risto Mejide... Sin duda fuera de lugar.

Al revés que en la primera gala, esta vez nuestra nota es muy, muy superior. Le ponemos un 8, sobre todo por el genial trabajo de su presentador y director, Luís Larrodera.

En cuanto al festival al completo, pues la verdad, muy a pesar nuestro no hemos podido disfrutarlo demasiado, pues con ese extraño sistema de invitaciones, repartidas en agosto de forma más o menos aleatoria... ejem… Eso sí, bajo nuestro modesto punto de vista, el cartel ha sido sensiblemente mejor al del año pasado, y eso nos gusta y lo celebramos.

Como dijimos el año pasado, ‘adelante con la iniciativa’, y ya estamos a la espera de esa tercera edición...



miércoles, 1 de septiembre de 2010

FesTVal 2010 - Gala inaugural



¡Cómo cambian los puntos de vista y las sensaciones de uno! Desde el año pasado por estas fechas que estábamos pensando (de vez en cuando) en el FESTVAL (Festival de Televisión y Radio de Vitoria-Gasteiz). ¿Habrá una segunda edición? ¿Que estrenos en exclusiva se podrán ver? ¿Conseguirán mejorar el caótico sistema de invitaciones ideado en la primera edición?

La cuestión es que, hace unos días, en plenas vacaciones nos enteramos que se ponían a la venta las entradas para las galas de inauguración y clausura del “II. FESTVAL”, así que, ni cortos ni perezosos buscamos un voluntario para que se hiciera con un par de entradas para cada una de las galas, más que nada, porqué estando en las fechas que estamos, el equipo al completo estábamos de vacaciones lejos de Vitoria (¡ains, que recuerdos!).

Menudo sorpresón nos llevamos, 10 euros cada entrada, y encima para estar en el segundo anfiteatro del Principal, pero bueno, teníamos aún la esperanza que si el primer FESTVAL estuvo bien, el segundo, con un poco más de experiencia por parte de la organización, sería mejor y valdría la pena el incremento de precio en las entradas (ha pasado de 5€ el 2009, a los 10 este 2010).

Ilusos que somos... pero bueno, todo a su tiempo...

Como todo en esta vida, llegó el día de la inauguración de esta segunda edición. Fue el pasado 31 de agosto cuando media tarde, se extendió la alfombra naranja por la que pocos minutos antes de las 7, los VIPS, personajes de nuestra televisión y famosetes varios iban a recibir su baño de masas.

Ahí estuvimos nosotros, a las 7 de la tarde frente al Teatro Principal de Vitoria, y como es lógico en estos eventos, tuvimos que esperar un buen rato para el inicio de la ceremonia.

La primera desilusión grande nos llegó con el cierre de las luces, y el consiguiente inicio de la gala, y es que, los dos anfiteatros estaban medio vacíos, ¿dónde estaba la gente? ¿Por qué nos engañaron diciendo que solo quedaba 2º anfiteatro, si medio 1º estaba vacío?

Mientras estas preguntas daban tumbos y más tumbos en nuestras cabezas, la gala empezó su andadura con Joseba Fiestras (director del certamen) presentando el tema sobre el que versaría la misma: “¿La televisión es cultura?”

Para escenificarlo, en el escenario del Principal se convirtió en el estrado de un juzgado, y la gala, en una especie de juicio donde el orden era impartido “su altísimo” Pepe Carabias, y defendía el lema el propio Fiestras, mientras que actuaba de fiscal Javier Padilla.

Durante la hora y veinte que duró la gala desfilaron por el escenario: Santiago Urrialde, Risto Mejide, Agustín Bravo, Jorge Fernández, Ángel Llácer y nuestra a menudo recordada Mayra Gómez Kemp, y alguno que otro, que nos dejamos en el tintero.

Bueno, visto esto, va llegando ya el momento de nuestra valoración, así que, sin muchos preámbulos ahí va:

 

·         Lo mejor de la gala:

La verdad es que al inicio de la misma, pensábamos llenar este apartado de la crítica, pero como ya la hemos reposado un poco, os diremos que lo mejorcito de la gala fue:

1.    El homenaje más que merecido a esa gran profesional que tantas noches de televisión nos ha dado. Sí, estamos hablando de Mayra Gómez Kemp, la cual pese a pasar por momentos difíciles en su vida, pudo recibir el cálido de un público que puesto en pie le dedicó durante un par de largos minutos.
2.    La intervención de Xavier Deltell, haciendo un monólogo sobre los dibujos animados que han marcado algunas generaciones (“Heidi”, “Marco”, “Oliver y Benji”, “David el gnomo”), y las ‘extrañas’ coincidencias entre ellas. Muy bueno, la verdad.
3.    El despliegue tecnológico utilizado. Mientras en la primera gala brillaba la emotividad y los homenajes, en esta brillo los avances tecnológicos, con la presentación incluso, de una mascota digital para el festival (Arti), aunque aquí nos surge una pregunta: ¿porqué una nueva mascota si hay un televisor muy mono que animado quedaría genial, a la par que original?

·         Lo peor de la gala:

Nos sabe mal tener que llenar este apartado, pero como somos críticos y nos gustaría que FESTVAL durara muchos años, nos vemos con la obligación de hacerlos públicos, para si, desde nuestro humilde atril podemos colaborar a mejorar el festival, pues... mejor. Así pues, allá vamos:

1.    El sistema de invitaciones para conseguir entrada, sinceramente, no funciona. No puedes ir a comprar entradas y que te digan: “sólo queda 2º anfiteatro”, pagues tus 10 euros, y te encuentres con la mitad de 1er anfiteatro vacío, primero porqué da mala imagen una gala con el teatro al 75%, y segundo porqué una recolocación de los que hemos pagado a mejores butacas se hubiese agradecido.
2.    El ritmo de la gala. La primera mitad de la gala fue lenta, soporífera y aburrida. Vídeo, charla, y personaje, simulación de discusión entre los presentadores y vuelta a empezar. Por suerte le tocó el turno a Deltell, y la risa se adueñó por unos minutos del Principal.
3.    Joseba Fiestras. Lo sentimos, pero lo suyo como presentador no tiene nombre. En la radio será un crack, en la dirección del FESTVAL hará su trabajo a las mil maravillas, y además seguro que se lo debemos a él, pero como presentador no encaja. No nos gustó el año pasado, y este, para nosotros, continúa con las mismas lagunas y defectos que la anterior.
4.    ¿Dónde están los famosos de verdad? El año pasado tuvimos un montón de famosos, de personajes importantes de la televisión. Este año, salvo Mayra... y con todos los respetos, medianías y representantes de O.T.
5.    ¿Dónde está la radio? Debemos recordar que el FESTVAL, oficialmente es el “Festival de Radio y Televisión de Vitoria-Gasteiz”. Pues bien, en esta gala, misteriosamente a alguien se le olvidó la radio. Una pena la verdad.

Con el nuevo sistema de notas, a esta gala de inauguración le pondríamos un “Debe Mejorar” (y mucho), así que la puntuación para esta gala es de 4 puntos sobre 10, ya que acabamos de volver de vacaciones y aún estamos de buen humor.