domingo, 18 de diciembre de 2011

Pa negre


Pa Negre - Cartel
Ni en sus mejores sueños el bueno de Emili Teixidor se hubiese podido imaginar una repercusión tan grande de una de sus obras, y menos que la mayor parte de esta repercusión se produjera con casi 7 años de retraso respeto a la primera edición del libro “Pa negre”.

Pues sí, 7 años después de causar furor en los certámenes literarios (consiguió el premio “Lletra d’Or”, y el Nacional de Literatura de la Generalitat de Catalunya), la adaptación cinematográfica de la misma obra veía luz, en el Festival de San Sebastián de 2010, obra del mallorquín Agustí Villaronga.

La historia de “Pa negre” se centra en el complicado descubrimiento de la vida que le toca vivir al pequeño Andreu (Francesc Colomer), en un pequeño pueblo perdido del interior de Catalunya, en los duros años de la posguerra civil española.

Un día volviendo a casa, el pequeño Andreu se encuentra con un carro que se ha precipitado por un acantilado, muriendo uno de sus amigos y el padre de este. Sin dudarlo ni un momento, nuestro protagonista va al pueblo para dar la voz de alarma, lo cual, evidentemente despierta el interés de la autoridades locales ya que encuentran indicios de un posible asesinato.

Pronto el alcalde (Sergi López) y el comisario de la guardia civil (Pep Tosar) enfocan sus acusaciones hacia Farriol (el padre de Andreu, interpretado por Roger Casamajor) y su esposa Florencia (Nora Navas), ya que además de los indicios que hacia ellos apuntan, forman parte del bando perdedor de la Guerra Civil, y eso ya de por si, indicaba culpabilidad en esa época.

Andreu por su parte, está convencido que el accidente es obra de de un monstruo que vive en el bosque, Pitorliua, sobre el cual giran varias fábulas y una historia negra en el pueblo. Con todo su esfuerzo, Andreu intentará descubrir a Pitorliua o en el peor de los casos al asesino de su amigo y poder así liberar a Farriol de cualquier acusación.

Mientras Andreu vive inmerso en la persecución de su monstruo va descubriendo poco a poco una realidad que poco había imaginado en la que todo el mundo a su alrededor tiene algún que otro secreto escondido. Por otro lado Farriol es apresado por el régimen y encarcelado bajo la acusación de asesinato.

Florencia deberá luchar tanto contra el alcalde, como contra su propio pasado para derrotar al monstruo de la ejecución sumarísima a la que enfrenta su marido. Finalmente, el monstruo de Andreu se enlazará con los monstruos de su familia, metiendo así de golpe al pequeño Andreu en el mundo adulto de la posguerra civil española.

Os podríamos contar muchas más cosas sobre el argumento de “Pa negre”, pero ya sabéis que no es nuestra filosofía, así que dejaremos aquí el resumen del argumento y pasaremos valorar.

La verdad es que es complicado valorar “Pa negre” y más desde el momento en que la Academia de Cine Española la ha elegido para representar a España en los 84º edición de los Oscar©, relegando a la anual producción de Almodóvar (en este caso “La piel que habito”). Con este nombramiento, la película volvió a las carteleras y a las portadas de periódicos por constantes comentarios sobre la idoneidad de la misma (que si una vez más una película sobre la guerra, que si una película catalana representando a España, que si, bla bla bla). No queremos entrar en todo este ruido el cual, sin lugar a dudas, sí nos ha condicionado en el momento de ver esta cinta.

“Pa negre” no es una película al uso sobre la posguerra, pues en ningún momento toma partido por ninguno de los bandos, ni los ganadores son los malos, ni los perdedores los buenos (ni al revés), sino que se adentra en el mundo de monstruos, mentiras y secretos con los que la gente tenía que convivir en esa convulsa época. Entonces, os preguntaréis ¿es un drama? Pues sí es un drama, porque la época que relata era dramática y eso se respira en cada fotograma, aunque tampoco es un drama al uso.

Entre lo mejor de la cinta, sin lugar a dudas está la ambientación (tanto el entorno rural de posguerra, como la vestimenta de los personajes, sin lugar a dudas merecen un caluroso aplauso), y sobre todo el trabajo de sus protagonistas: el pequeño Francesc Colomer (Está muy bien en un papel bastante complicado), Nora Navas (en el papel de Florencia está inconmensurable, tanto que recibió “la Concha de Plata” en el festival de San Sebastián) o el propio Casamajor (Farriol).

Andreu, el protagonista de la historia


El problema de “Pa negre” es otro, como mínimo para los del equipo, y es que, con la indefinición del género, y la poca definición de la mayoría de personajes uno acaba no implicándose con ellos hasta muy entrado el metraje, uno no sabe si sentir pena por Andreu y su familia, asco hacia el alcalde, o asco hacia la familia de Andreu y compasión por el niño.

A los del equipo por momentos se nos hizo lenta, en otros momentos nos perdimos en el argumento, sólo al final descubrimos el sentido de la película y cuáles eran los auténticos monstruos.

Sobre si debería ir o no representar a España en los Oscar©, pues esperamos equivocarnos, pero para nosotros no tiene la calidad suficiente para ganar, pero claro, visto lo que se presentó, creemos que tampoco había muchas más alternativas. Para los del equipo, y después de un duro consenso, la película perece una nota de 5,5/10.






Título original: “Pa Negre” – España – 2010
Dirigida por: Agustí Villaronga
Duración: 108 minutos
Género: Drama



sábado, 3 de diciembre de 2011

El Gato con Botas


El Gato con botas - Cartel
No es la primera vez que sucede que un personaje secundario se acabe convirtiendo en principal. De hecho, podríamos decir que se trata de algo tan habitual que hasta tiene un género propio, ‘spin off’.

Realmente no es algo nuevo, pues hasta los “Ewoks” consiguieron su propio ‘spin off’ de “Star Wars”. La cosa está en partir de una situación de éxito (película, libro, tira cómica o serie de televisión) con personajes secundarios que llamen la atención, por ejemplo: el ‘guapo’ Lobezno de los “X-Men”, la divertida Aída independizada de “Siete vidas”, y porqué no, el divertido y desvergonzado Gato de “Shrek”.

Pues sí, somos muchos cuando nos cruzamos por primera vez con Gato, en “Shrek 2 por allá a un ya lejano 2004, pensamos que el personaje tenía el tirón suficiente como para convertirse en un nuevo filón de la factoría Dreamworks... esos ojazos, esa presentación “Zoy er gato con botah”... En definitiva, no nos equivocamos, pues tuvo su protagonismo en las tres últimas partes de la saga de Shrek y ahora, 7 años después le ha llegado la independencia con: “El Gato con Botas”.

La verdad es que, cuando vimos el trailer, nos llamó poderosamente la atención. Había un riesgo elevado de salir decepcionados del cine, sobretodo si el personaje continuaba la caída libre mostrada en “Shrek 4, donde se basaba única y exclusivamente en poner caritas, pero bueno, como el trailer pintaba bien, hicimos lo posible para estar en el cine el fin de semana de su estreno.

La historia empieza muchos años antes que nuestro amigo conociera al ogro verde más famoso de la historia del cine, cuando Gato empezaba a forjarse un nombre tanto entre los forajidos como entre las damas, gracias a sus dotes con la espada y su desenfadado poder de seducción (vaya, que no hay gatita que se le resista).

Buscando su nuevo golpe, Gato se da de bruces con lo que parece ser una gran aventura, hacerse con unas habas mágicas que le permitirán salir definitivamente de la pobreza, pues le llevaran a un mágico castillo habitado por una oca mágica (es capaz de producir huevos de oro).

Evidentemente a nuestro protagonista se le erizan los bigotes solo de pensar en el oro que allí encontrará, todo hasta que descubre que no hay un par más de rufianes tras las habas mágicas, una linda gatita llamada Kitty Zarpas Suaves (a quien pone voz Salma Hayek) y un viejo ‘amigo’ de infancia de Gato, Humpty Dumpty.

Los tres, quieran o no quieran, tendrán que acabar colaborando para hacerse con las habas mágicas, que están en manos de los malos malísimos de la película, Jack y Jill, los cuales, evidentemente van en busca de los huevos de oro.

Antes de aceptar la colaboración, Gato y Humpty deben solucionar un problema de confianza que hay entre ellos y que se originó años atrás, cuando ambos estaban en el orfanato de su pueblo. En esa época, y gracias a la avaricia y ganas de protagonismo de Humpty, nuestro amigo Gato se ve obligado a abandonar el pueblo donde había crecido.

Ya os podéis imaginar que aventuras y acción no le faltan precisamente a “El Gato con Botas”, ya que, tanto el flashback donde se nos cuenta la infancia y discusión de Gato con Humpty, como las posteriores aventuras de nuestros amigos con Jack & Jill, sus habitas y la oca de los huevos de oro si de una cosa está repleto es de aventuras y de acción, lo cual sinceramente, se agradece.

Pese al temor inicial de ir a verla, os debemos asumir que al final, la película nos pareció más bien justa. No es para nada aburrida, pero a la vez, nos es para nada sorprendente, pues aunque la acción fluye a raudales, no se abusa de las caritas de Gato, Antonio Banderas (que es quien, una vez más, le pone voz) está genial, ni la película, ni los gags que en ella se desarrollan son originales, más bien siguen la estela de los vistos en la saga “Shrek”.

Sinceramente le echamos de menos a nuestro minino cinematográfico favorito que fuera algo más sorprendente, que tuviera más cambios de registro, más pases de agresivo a seductor, o de espadachín a pobre gatito, en este sentido solo tuvimos la perla de verle beber su vasito de leche en plena taberna de forajidos.

No os vamos a negar que reímos, y que, aunque la vimos en 2D (una vez vista y valorada técnicamente, nos aventuramos a decir que no vale la pena pagar el suplemento que vale la tercera dimensión) nos gustó técnicamente aunque de ninguna de las maneras consideramos que “El Gato en Botas” pase a la historia del cine. Por todo esto, nuestra nota final es de un 6 sobre 10.




Título original: “Puss in boots” – 2011 – USA
Dirigida por: Chris Miller
Duración: 90 minutos
Género: Animación
martes, 22 de noviembre de 2011

Millennium 3. La reina en el palacio de las corrientes de aire


Millennium 3. La reina en el palacio de las corrientes de aire
Como reza la dicha “no hay dos sin tres”, y como hicimos con los tomos de la trilogía literaria, no dejamos pasar muchos días después de ver “Los hombres que no amaban a las mujeres” y “La chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina”, para ver el cierre de trilogía sueca basada en la obra homónima de Stieg Larsson, “Millennium”.

Vistas nuestras bajas puntuaciones a las primeras partes de la saga, no era cuestión de esperar mucho para ver “Millennium 3. La reina en el palacio de las corrientes de aire“, y menos con la creciente corriente de frustración entre los miembros del equipo con la adaptación cinematográficamente de las venturas de nuestra última heroína, Lisbeth Salander. Así que, sin mucha dilación nos apalancamos en el sofá y nos pusimos a verla.

La historia continúa en el mismo punto donde acabó la segunda parte, es decir, con la llegada al hospital de Sahlgren de una moribunda Lisbeth con un disparo en la cadera, otro en el tórax y otra en el cerebro. Su estado es crítico y su vida pende de un hilo, pero gracias al buen hacer del doctor Jonasson pronto empezará el proceso de recuperación.

Cuando esta recuperación empieza, Lisbeth se da cuenta que su vida está en peligro, pues no consiguió su objetivo de matar a Zalachenko y, pese a recibir un par de hachazos, éste se está recuperando en una habitación del mismo hospital de Sahlgren.

Mientras esta preocupaciones asaltan a nuestra protagonista, Blomkvist convence a su hermana Annika Giannini que se haga cargo de la defensa de Lisbeth Salander de los cargos de asesinato e intento de asesinato. En esta impás tampoco la antigua cúpula de la Säpo vive una época de tranquilidad, pues temen que todo salga a la luz y todo se vaya al garete, así pues, las viejas glorias que le quedan (Gunnar Björck, Fredrik Clinton y Evert Bullberg), deciden unirse para acabar con el problema Salander.

Su primera decisión es cargarse a Zalachenko en el propio hospital y así borrar de un plumazo toda posibilidad de traición, para más tarde borrar también a Salander lo cual, sin lugar a dudas les va a resultar algo más complicado, sobre todo teniendo en cuenta que ésta está bajo la protección del doctor Jonasson quien confía ciegamente en Lisbeth y Mikael.

Paralelamente, fuera del hospital la investigación continua descubriéndose cada vez detalles más escabrosos del pasado de Lisbeth, la Säpo y Zala.

Con la llegada del juicio todo toma unos matices complicados. La policía con la colaboración de Blomkvist se encuentra atascada, el fiscal Ekström (comprado por la Säpo) hace oidos sordos a las boces que claman la inocencia de Lisbeth, y esta ha dejado el hospital para pasar a la prisión.

Sólo Lisbeth, con la ayuda de su amigo pirata consigue avanzar y pasar información suficiente para rebatir los argumentos de una acusación poderosa.

Evidentemente, nuestra crack lo es hasta debajo de la tierra (y nunca mejor dicho) pero ya os podéis imaginar, no os vamos a decir todo lo que pasa en “Millennium 3”. Lo que si os vamos a contar es nuestra valoración, que muy a pesar nuestro, no podemos decir que sea muy positivo.

Como ya os contamos en “La chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina”, el director de esta cinta (Daniel Alfredson), comete un error que para nosotros es brutal, y no es otro que recortar a tijeretazo limpio todas aquellas historias que le parecen superfluas. Hasta un cierto punto está bien, pero es que en esta ocasión ¡se ha cargado medio libro!, sinó, alguien puede decirnos donde están las historias de:

·         El abandono de Millennium por parte de Erika Berger para irse a trabajar en el “Morgen Posten”.
·         El ataque a la casa de Erika Berger.
·         La aparición crucial del iraquí Idrish Guidi en el hospital de Sahlgren
·         La relación de Monica Figuerola con Blomkvist
·         Etc.

Quizá algunas de ellas era prescindibles, pero otras aportaban una información importante para saber porqué suceden determinadas cosas y de donde salen otras. De la manera como la ha dejado el Sr. Alfredson, todo queda a la imaginación del espectador, o a la memoria del lector que haya leído antes la trilogía de Larsson.

Por otro lado, nos ha parecido una película totalmente faltada de ritmo, con escenas de acción ridículas, aburridas y totalmente predecibles.

¿Lo positivo? Pues sinceramente, como os dijimos también la segunda parte, la interpretación de los personajes protagonistas, sobre todo el trabajo de Noomi Rapace (Lisbeth Salander) que pese a pasarse media película tumbada en la cama de un hospital, continua llenando la pantalla cada vez que aparece.

Por nuestra parte, repetimos la valoración, un 4/10, pues sinceramente nos decepcionó mucho.




Otros títulos de la saga:





Título original:“Luftslottet som sprängdes” – Suecia – 2009
Dirigida por:  Daniel Alfredson
Duración: 148 minutos
Género: Thriller
martes, 15 de noviembre de 2011

Las aventuras de Tintín: El secreto del Unicornio

Las aventuras de Tintín: El secreto del Unicornio - Cartel
Poco podía imaginarse Georges Remi (Herge) por allá al ya lejano 1930 que ese intrépido joven y su perro que se acababa de inventar,  cumpliría 81 años en plena forma y de actualidad, y todo gracias a que dos genios del cine (Steven Spielberg y Peter Jackson) han decidió que volviera a la actualidad después de muchos años de una merecida jubilación de oro.

No exenta de muchos problemas (pese a que Spielberg tiene los derechos desde el 1983, no pudo iniciar la grabación hasta el 2008 teniéndola que aplazar por problemas de financiación), el pasado 28 de octubre llegaba a nuestras pantallas “Las aventuras de Tintín: El secreto del Unicornio” en animación 3D. Nosotros, por mucho que nos apetecía verla, decidimos esperar una semanita, por eso de no escaldarse una vez más con el fabuloso (¡ejem!) 3D.

Aunque por el título, uno podría pensar que “El secreto del Unicornio” es la adaptación íntegra de la historia del mismo título que Herge creó entre 1942 y 1943, pero no lo es exactamente pues, para esta película, Spielberg y Jackson, además de “El secreto del Unicornio”, también se sirvieron de “El tesoro de Rackham el Rojo” y “Tintín y el cangrejo de las pinzas de oro”.

La historia empieza en París. Allí, en un mercado callejero, nuestro protagonista (Tintín) encuentra la réplica de un viejo navío, “El unicornio”, por el que suspiran varias personas más. Por lo que parece, el viejo navío guarda en sus entrañas un misterioso secreto, pues desde que cae en sus manos, la vida de Tintín sufre un repentino vuelco, pues entre otras cosas, se le rompe el mástil de su copia, entran en su casa y le roban su réplica, y para colmo, sufre un tiroteo. Finalmente, guiado por su instinto investigador, y acompañado por su inteligente y fiel amigo Milú, empezará a investigar los secretos del “Unicornio” o mejor dicho… el secreto de los unicornio.  

Sí, habéis leído bien, al poco de empezar la investigación, descubre que en el mundo hay tres navíos idénticos, los tres creados por Haddock, el antiguo capitán de la nave. Una de las réplicas la tenía Tintín en su casa, la otra, la encuentra en manos de Sakharine uno de los interesados en reunir las tres copias, y la otra… está en manos de un jeque árabe.

Al poco descubre parte del secreto, cada copia tiene escondida en su mástil un pergamino con un mensaje. Únicamente un descendiente del capitán Haddock podrá descubrir el enimga si dispone de los tres pergaminos.

Por una de esas casualidades e la vida, Tintín es secuestrado y metido en la bodega de un viejo mercante el Karabudjan. Allí descubrirá ante su asombro que tanto el propio barco como su capitán, también están secuestrado por Sakharine, pues el capitán del mercante no es otro que Archibald Haddock, el último descendiente vivo del original capitán y creador de las réplicas Haddock. Pronto, Tintín y Haddock entablan amistad, y luchan contra el malvado Sakharine...

A partir de este punto las aventuras, explosiones, luchas y persecuciones entre los protagonistas se suceden sin parar, aportando sin lugar a dudas, lo mejor de la cinta. De todas formas, pocos detalles más os daremos, pues ya sabéis que para nosotros, lo divertido del cine es disfrutarlo, no que te lo cuenten todo.

Lo que si os vamos a contar son nuestras sensaciones al ver “El secreto del Unicornio” pues, aunque la disfrutamos y nos gustó, no llegó a llenarnos del todo, por tanto, llegados a este punto, os dejamos con nuestra valoración.

Para empezar, y para quitárnoslo de encima, os contaremos lo que para nosotros es lo peor de la película, y que no es otra cosa que la duración de la misma, 107 minutos (algo más de 1 hora y 45 minutos). De todas formas el problema no radica tanto en la duración física, sino en que la primera parte de la cinta (hasta que Tintín y Haddock se alían), pese a tener bastante acción, se hace lenta y tediosa.

Lo que sin lugar a dudas nos encantó fue la factura técnica de “El secreto del Unicornio”, se nota cantidad que la técnica del “stop motion” con la que se ha realizado tiene la firma de dos auténticos cracks (Peter Jackson y Steven Spielberg), pues el realismo con que cobran vida los personajes hace que en algunas ocasiones los espectadores nos preguntemos si estamos viendo a Tintín, Haddock o Rackham el Rojo o bien a sus actores en carne y hueso Jamie Bell, Andy Serkis o Daniel Craig.

También nos gustó mucho la puesta en escena de las acciones, pues pasar de leer en los comics, los típicos “bang-bang”, “¡¡cabum!!” o “¡¡Zziiiu!!”, a ver escenas de acción en un 3D muy bien llevado a cabo, le hace disfrutar a uno de la acción de una forma especial.

Tintín

Con todo, los del equipo creemos que la película podía ser mejor, por tanto, como sabemos que hay preparadas dos partes más (la siguiente dirigida por Peter Jackson, y la tercera, posiblemente a cuatro manos entre ellos dos), en esta primera parte de la saga, le ponemos un 7 sobre 10, con la esperanza que la siguiente, mejore un poco más.





Título original: “The Adventures of Tintin: Secret of the Unicorn” – USA – 2011
Duración: 107 minutos
Dirigida por: Steven Spielberg
Género: Animación
miércoles, 9 de noviembre de 2011

Millennium 2. La chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina


La chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina - Cartel
Como no podía ser de otra forma y pese a la inicial decepción que nos llevamos al ver “Millennium 1. Los hombres que no amaban a las mujeres“, un día después de verla, y con las pilas algo recargadas de esperanza, pusimos en el DVD “Millennium 2. La chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina” y nos apalancamos en el sofá.

Visto el nivel de la primera parte de la trilogía, temíamos encontrarnos ante un nuevo ejemplo del famoso tópico: “No hay segundas partes buenas”, pero recuperar las aventuras de nuestra última heroína literaria (Lisbeth Salander) era un aliciente superior al temor, así que, sin más, le dimos al “Play”.

La historia se sitúa casi un año después de la finalización del caso Vanger (“Millennium 1”). Todo parece ir sobre ruedas, Lisbeth está disfrutando de unas vacaciones mientras en la redacción de Millennium están inmersos en un nuevo reportaje de investigación, en esta ocasión, sobre la trata de blancas (trafficking).

Todo parece indicar que el nuevo reportaje una vez más será un éxito de Millennium, pues tanto Mía como su esposo Dag (los periodistas encargados de la investigación) están llegando hasta muy arriba, tanto que salpica a los jefes de la Säpo, la policía secreta sueca. De todas formas, todo se tuerce la noche en que Dag y Mía son asesinados en la intimidad de su casa con un arma que lleva las huellas de nuestra querida Lisbeth.

Pese a las pruebas que apuntan en su contra, Blomkvist continua confiando ciegamente en Lisbeth, y pronto ve una relación directa entre la muerte de sus colaboradores y el reportaje que casi tenían terminado. Las primeras pistas apuntan a Gunnar Bjork, un antiguo dirigente de la Säpo que durante sus años en activo se dedicó a encubrir los actos de un misterioso personaje, Zala.

Paralelamente a todo esto, Nils Bjurman, el último tutor legal de Lisbeth es encontrado muerto en su dormitorio, asesinado con la misma arma que se utilizó para el asesinato de Mía y Dag.

Todo esto obliga a Salander a ponerse en marcha y empezar su propia investigación mientras revela, poco a poco, alguno de sus secretos de infancia, los malos tratos que propinaba su padre (Alexander Zalachenko – Zala -) a su madre, el intento de quemar a su padre con un bidón de gasolina, su posterior internamiento en el hospital psiquiátrico Sank Stefan de Uppsala bajo la supervisión de un perverso Peter Teleborian,...

Casi sin quererlo ni beberlo, Lisbeth se ve envuelta en una investigación criminal, lo cual, no le deja otra alternativa que lanzarse a la búsqueda y captura de su padre usando todas las herramientas que tiene en su poder. Después de seguir varias pistas, lo encuentra en una vieja casa perdida en medio del bosque, pero no está solo, está acompañado por “El gigante rubio”/Ronald Niedermann, un matón de origen alemán aquejado de una extraña enfermedad que lo convierte en una auténtica máquina de matar.

Bien, hasta aquí lo que os contaremos del argumento de “Millennium 2. La chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina” pues, aunque hay una parte más de la saga y eso, ya de por si da una pista clara de como pueden ir las cosas, nos gusta más valorar las películas que estropear sus finales así que, iremos directamente a nuestras valoraciones.

Por mucho que nos disguste, la cosa sigue bastante pareja a la primera parte de la saga, aunque en esta ocasión, el lado negativo de la balanza pesa bastante más que el positivo. ¿Qué os queremos decir con esto? Pues muy fácil, que Noomi Rapace, pese a ser físicamente pequeñita, el papel de Lisbeth Salander le va como anillo al dedo, y es capaz de construir el único personaje que brilla con luz propia en toda la cinta. En cambio, en esta ocasión no podemos decir lo mismo de Michael Nyqvist (Blomkvist), ya que el enmarañado desarrollo del pobre guión que tiene la película, lo relega casi, a nivel de secundario de lujo.


En cuanto a lo negativo, os acabamos de dejar un detalle, el guión y su pésima puesta en escena. Somos conscientes que resumir un libro de más de 600 páginas en una película, aunque tenga casi 2 horas de metraje es algo ciertamente complicado, y que, en muchas ocasiones no es solo recomendable, sino que es imprescindible recortar partes del libro, pero en esta ocasión Daniel Alfredson, el director de la cinta, se ha pasado tres pueblos con los recortes, pues además de quitar historias paralelas intrascendentes para el desarrollo, ha hecho desaparecer historias o partes de las mismas totalmente imprescindibles para la correcta interpretación del desarrollo de “Millennium 2”.

Otra cosa que nos ha parecido fatal ha sido el enfoque que le han dado a nuestra querida Lisbeth Salander, ya que, mientras en el libro de Stieg Larsson, nuestra protagonista era una chica torturada por una infancia cruel y unas acusaciones injustas que buscaba justicia, en la película, uno por momentos cree estar viendo a una sanguinaria asesina en serie que busca la revancha a cualquier precio.

La verdad es que esta segunda parte nos ha gustado bastante menos que la primera, y pese a que habíamos leído los libros, en varias ocasiones nos quedábamos perdidos pensando ¿Qué pasaba en el libro? Así que, por todo lo que os hemos contado en esta opinión, los del equipo suspendemos esta película con un 4 sobre 10.



Otros títulos de la saga:






Título original: “Flickan som lekte med elden” – 2009 - Suecia
Duración: 129 minutos
Dirigida por: Daniel Alfredson
Género: Thriller

miércoles, 2 de noviembre de 2011

Millennium 1. Los hombres que no amaban a las mujeres


Millennium 1 - Los Hombres que No amaban a las mujeres - CARTEL
Llevábamos un montón de tiempo con los DVD de la saga Millennium, la sueca, en casa, esperando el momento oportuno para apalancarse en el sofá y comprobar si una vez más se cumplía ese gran tópico de “a gran libro, adaptación cinematográfica mediocre”.

Sí, los del equipo somos de ese gran porcentaje de gente que antes de pasarse por la sala de cine, preferimos leernos los tres tomos de las historias de Lisbeth Salander y Mikael Blomkvist. Aunque esto nos haya supuesto un pequeño (casi dos años) retraso en el disfrute y posterior crítica cinematográfica, ya os avanzamos que, como mínimo para nosotros, ha valido la pena.

Bueno, mejor vamos al tema, que sino, este comentario va a eternizarse más que verse de un tirón las tres partes de la saga.

La cuestión es que, el pasado sábado nos decidimos, nos acomodamos en el sofá, y le dimos al ‘play’. Casi simultáneamente a la aparición en pantalla de “Millennium 1. Los hombres que no amaban a las mujeres” nuestro sentido crítico se agudizó.

La historia empieza en Hedestat, en casa de Henrik Vanger, el anciano y poderoso cabeza de familia Vanger. Allí, como cada uno de los últimos 40 cumpleaños del anciano, este recibe una extraña flor enmarcada. Henrik sabe que de una forma u otra, esas flores vienen de parte de Harriet, su ahijada, desaparecida sin dejar rastro hace precisamente 40 años.

Paralelamente, el periodista de investigación y corresponsable de la revista “Millennium”, Mikael Blomkvist se enfrenta a un juicio por calumnias y difamación al magnate financiera Wennestrom.

Al hacerse público el veredicto del juicio, culpable, Mikael recibe la llamada del abogado de Vanger, citándolo en la mansión de la familia. El viejo Henrik, conocedor de los buenos trabajos de Mikael, decide gastar el último cartucho que le queda en el caso Harriet, contratarle para conocer la verdad de lo ocurrido hace 40 años.

Sin pensarlo demasiado acepta el encargo y empieza a sumergirse en el oscuro pasado reciente de la familia Vanger. Luchas por el poder de las empresas, pertenencia a grupos nazis, etc.

Los avances de Mikael y la temática de lo que va descubriendo, llaman poderosamente la atención de la crack informática Lisbeth Salander, quien anteriormente había investigado ya a Mikael. Finalmente, nuestros dos protagonistas se encuentran físicamente y empiezan a colaborar para desenmascarar uno de los más oscuros episodios de la familia Vanger.

¿Quien manda las flores enmarcadas? ¿Está viva Harriet? ¿Algún miembro de la familia Vanger está implicado en la desaparición?

Son muchas preguntas, todas y alguna más se contestan en “Millennium 1. Los hombres que no amaban a las mujeres”, aunque ya os podéis imaginar, en este rincón no encontraréis la respuesta, pues no es nuestra intención destripar totalmente la película, ni mucho menos.

Lo que si es nuestra intención es hacer criticar un poco la película, pues la verdad, tiene muchas cosas criticables, de las cuales, muy a nuestro pesar la mayoría negativas.

De todas formas, y por el positivismo del propio equipo, empezaremos destacando la vertiente positiva de esta “Millennium 1” sueca y esta no es otra que la interpretación de Noomi Rapace (Lisbeth Salander) que aunque no tiene protagonismo hasta casi la mitad de la cinta, cuando entra en acción llena la pantalla, y de su compañero de reparto Michael Nyqvist (Mikael Blomkvist) que aunque no está tan perfecto como Noomi, si que resulta convincente.

En el lado negativo de la balanza está, bueno, casi todo el resto, y especialmente el guión y la adaptación cinematográfica la cual, sin lugar a dudas, deja mucho que desear. Nos pareció muy preocupante el hecho que, pese a haber leído la trilogía entera de Stieg Larsson, en múltiples momentos nos perdíamos, y teníamos que hacer uso de la memoria para recuperar del libro pasajes, o acciones más que importantes, vitales para la correcta y plena comprensión de los hechos que nos explicaba la película. No sabemos si alguien la vio sin haber leído previamente los libros, pero si eso sucedió, con toda seguridad no entendería la mitad de lo que sucedió o porqué sucedía.

En muchos momentos, la película se hace aburrida y tediosa. Somos conscientes que la primera mitad del primer libro de Larsson tenía el mismo problema, pero en el cine, y tratándose de una película de casi dos horas y media, lo consideramos casi un delito al espectador, y más cuando después de un salto se solucionan temas sin apenas contarlo. Muy mal para el señor Niels Arden Opley (el director de “Millennium 1”).

Pese a todo, la nota que los del equipo le ponemos mientras esperamos el próximo remaque americano, es de un 6 sobre 10. Fácil lo tienen los americanos para superar esta cinta.



Otros títulos de la saga:


Título original: “Män som  hatar kvinnor (Millennium 1)” – Suecia – 2009
Dirigida por: Niels Arden Opley
Duración: 145 minutos
Género: Thriller
lunes, 24 de octubre de 2011

La red social

La red social - Cartel
Redes sociales, seamos sinceros, han habido desde que el hombre es hombre. Las primeras hará unos miles de años, cuando nuestros ancestros creaban sus redes sociales al amparo de una hoguera en las cuevas, hasta las penúltimas, aún existentes hoy en día, cuando nos reunimos alrededor de unas cervezas (y a poder ser de unos pinchos) con nuestros colegas para charlar digamos que, un poco de todo.

De todas formas, estos últimos años (para ser concretos, desde 2004 en USA, unos años más tarde por aquí), la palabra “Red Social” ha incluido una nueva entrada en su lista de sinónimos, “Facebook”.

De este punto concreto, el nacimiento de “Facebook” trata el hilo argumental de “La red social”, la película de David Fincher, y de la que hoy os queremos hablar ya que, después de tenerla mucho meses en el cajón de pendientes, hace unos días nos decidimos a verla.

La película empieza presentándonos a un joven Mark Zuckerberg (bien interpretado por el polémico Jesse Eisenberg), un exitoso y no menos arrogante estudiante de Harvard que intenta ligar con Erica (su casi chica en ese momento), aunque gracias a su absoluta falta de tacto y de respeto que goza, acaba sólo y herido.

Esta soledad y herida es un poco el punto de partida de lo que hoy conocemos como Facebook ya que, Mark corre a encerrarse en su habitación ansioso de atacar cibernética y públicamente a Erica. El rencor hacia su ex-chica, y las ganas de venganza le sirven de embrión a nuestro protagonista para, a través de un blog de votaciones, crear una red social para los alumnos de Harvard.

Hasta aquí poco novedoso, ¿verdad? Bien, la cosa está en la forma como lo consiguió: en una sola noche, hackeando la base de datos de Harvard y bajo los efectos del alcohol. El invento se llamaba FaceMash.

Pese a los problemas que tuvo por ese invento (6 meses de expulsión), FaceMash llamó la atención de los hermanos Wiklevoss que propusieron a Mark trabajar para ellos en su proyecto de una red social para los usuarios de la universidad. Mark aceptó, naciendo lo que en su mente empezó a llamar “TheFaceBook”.

Con el soporte financiero de su amigo Eduardo Saverin (Andrew Garfield), pronto la idea creció y se hizo popular entre los estudiantes de Harvard. Luego, se incluyeron también Yale, Columbia y más universidades, llamando la atención al ex gurú de Napster, Sean Parker (al que da vida Justin Timberlake).

Pronto llegan las denuncias de los hermanos Wiklevoss, la ruptura con su amigo Eduardo, y el éxito mundial de “Facebook” (sin el “The” original).

A partir de este punto la historia ya es archiconocida por todos.

Personalmente, y siendo muy generosos con “La red Social”, debemos deciros que no nos apasionó la película. Es más, nos pareció soberanamente lenta y con un exceso de metraje. Ni el buen trabajo de los actores (qué odioso nos pareció Zuckerberg –casi tanto como Eisenberg -) consiguió que por momentos el aburrimiento y los bostezos nos vencieran.

Por parte de los del equipo, y aunque tenemos (de momento) cuenta en “Facebook”, le damos un agónico (en honor al ritmo de la película) 5, preguntándonos a la vez ¿Porqué la academia de Hollywood le dio a esta película tres Oscar (guión, montaje y BSO)?




Título original: “The Social Network” – 2010 – USA
Dirigida por: David Fincher
Duración: 120 minutos
Género: Drama
martes, 11 de octubre de 2011

Manuale d'amore 3. Las edades del amor

Manuale d'amore 3. Las edades del amor
Lo nuestro con la saga de “Manuale d’Amore” ha sido algo así como un auténtico flechazo: nos cruzamos con la primera parte de “Manuale d’Amore” sin quererlo, le dimos una oportunidad y nos capturó, la segunda parte “Manuale d’Amore 2. Corregido y aumentado” la buscamos, la vimos y la llama entre nosotros se mantuvo prendida. Quizá por eso nos enfadamos cuando siendo julio descubrimos que la tercera parte estaba estrenada en Italia desde el mes de marzo, y por aquí sin noticias...

Por suerte, con la llegada de los calores del agosto, vimos anunciado en una entrevista a Monica Bellucci, el estreno de “Manuale d’Amore 3. Las edades del amor”, prevista para el 19 de agosto. Ya os podéis imaginar, hicimos y deshicimos lo necesario para hacer un hueco en nuestra agenda para estar disponibles el día del estreno.

Al final ahí estuvimos, aunque no en el cine que esperábamos. Se ve que la industria distribuidora española no confiaba mucho en esta cinta, y quedó relegada a los cines donde normalmente ponen el cine no comercial. Una pena, pero ya se sabe, en estos momentos, la caja manda.

No es esperábamos nada sorprendente ni original, simplemente una historia que nos hiciera reír (o sonreír cuando menos), a la vez que nos permitiera evadirnos un rato, e intuíamos que “Manuale d’amore” no nos fallaría, y así fue, aunque quizá, antes de las valoraciones, mejor os contamos un poco de que va.

Como en las entregas anteriores, Giovanni Veronesi (el director de la saga), ha dividido la trama argumental en tres episodios (en la primera y segunda parte, fueron cuatro), en esta ocasión relacionados mediante las flechas de un moderno cupido (en forma de taxista). Los episodios son:

Juventud: Roberto y Sara (Riccardo Scamarcio y Valeria Solarino) conforman a la pareja protagonista de esta parte. Él, un joven abogado inmerso en los preparativos de su inminente boda a la que su chica se dedica en cuerpo y alma. Por motivos de trabajo, Roberto es enviado a un pequeño pueblo de la Toscana donde deberá convencer a una pareja de ancianos que vendan su casa para construir un flamante campo de golf. Allí, en el pueblo descubrirá una nueva forma de ver y sobretodo, vivir la vida que le hará replantearse muchas cosas...

Madurez: En esta parte de la historia, se nos presenta a un afamado periodista y presentador de televisión felizmente casado desde hace más de 25 años, Fabio (Carlo Verdone). Sin quererlo ni buscarlo, una noche Fabio conoce a Eliana (Donatella Finocchiaro), una misteriosa joven que hechizará a nuestro Fabio, llevándolo por los más recónditos caminos del amor… y del mundo.
Fabio y Eliana

Más allá: La última parte de la película nos narra la historia de Adrian (Robert De Niro), un profesor de arte norteamericano que, una vez jubilado se va a vivir a la ciudad eterna, Roma. Adrian vive una jubilación solitaria, tranquila y reservada que únicamente se verá alterada con la aparición de Viola (Monica Bellucci), la guapísima hija de su único amigo en Roma, Augusto.

Ya veis, pocos cambios en relación a las otras partes de la saga, incluso Carlo Verdone repite por tercera vez en “Manuale d’Amore”, con un papel casi idéntico a las otras ocasiones... hombre maduro que se enamora de la Femme Fatale de turno, tocándole vivir tanto la parte más agridulce del amor como sus consecuencias.

Los del equipo nos continuamos rindiendo ante el casting escogido por Veronesi, pues tanto el gran Verdone, como el propio De Niro, como la guapísima Monica Bellucci, no solo están por encima de lo esperado en una comedia, sino que dan tanta credibilidad a los personajes que uno se acaba implicando emocionalmente con ellos (¡Pobre Fabio!).

Quizá el film lo deberíamos calificar como únicamente para incondicionales de la saga, pero que le vamos a hacer, nosotros lo somos, así que, con todo, nuestra valoración final es de un 7.5 / 10 y nuestras felicitaciones al equipo de “Manuale d’amore” porque aún y siendo una tercera parte, mantiene la gracia y chispa de la primera.


Otras partes de la saga:


Título original: “Manuale d’Amore 3” – ITA – 2011
Dirigida por: Giovanni Veronesi
Duración: 125 minutos
Género: Comedia romántica



domingo, 25 de septiembre de 2011

Cómo acabar con tu jefe

Cómo acabar con tu jefe - Cartel
Posiblemente los del equipo relacionaremos para siempre “Cómo acabar con tu jefe” con el maullido histérico de un gato sonando entre los pasillos de la estación Roma Termini el pasado mes de agosto. Sí, cosas del cine que coincidiera nuestra estancia en la ciudad eterna, con el estreno un mes antes que en España de “Cómo acabar con tu jefe”.

Ya habíamos decidido verla cuando vimos su trailer (el día de “Bad Teacher” para ser exactos), pero tantos maullidos reavivaron tanto nuestro interés que el pasado fin de semana, el de su estreno en España, nos lanzamos a verla. Doce personas en la sesión golfa y en una sala inmensa... mal presagio.

La idea de la película es sencilla, llevar al extremo (o como mínimo intentarlo) ese deseo que estamos seguros que todos hemos tenido alguna vez contra ese déspota, o pequeño dictador que nos amarga la existencia diariamente. Sí, os estamos hablando “del jefe“. ¿Verdad que alguna vez lo habéis pensado? Nosotros os asumimos que sí.

Bueno, la cuestión es que para ilustrarnos esta situación, en “Cómo acabar con tu jefe”, se nos presentan los casos extremos de Nick, Kurt y Dale,  a quienes acompañan sus respectivos ogros/jefes (Harken, Pellit Jr y la doctora Julia).

El caso de Nick es más típico de lo que nos gustaría... dedica más de 12 horas diarias al trabajo desde hace más de 8 años con el único objetivo de conseguir un ascenso. No es tarea fácil, y menos con un jefe como Harken (Kevin Spacey), un hombre sin escrúpulos, capaz de pisar y menospreciar a cualquiera con el único fin de conseguir lo que quiere.

El caso de Kurt es, igualmente, bastante común. El ligón empedernido de Kurt es el contable de las empresas Pellit, la mano derecha del anciano señor Pellit (Donald Sutherland). Todo perfecto hasta que después de un infarto fulminante del señor Pellit, se hace cargo de la empresa su hijo, Pellit Jr. (Colin Farrell), un vicioso amargado que se dedica a convertir la oficina en su follódromo particular y a dilapidarse la fortuna familiar sin importarle lo más mínimo la empresa ni su entorno.

Finalmente, el caso de Dale es el más cómico (al menos, visto desde fuera). Dale es el más hogareño de nuestros tres protagonistas, ya que su máxima ambición es casarse, formar una familia y mantener su trabajo de ayudante sanitario en una clínica dental, al servicio de la devora hombres doctora Julia (Jennifer Aniston). El que puede ser el mayor deseo de un hombre (que te acose Jennifer Aniston), se convierte en un auténtico calvario para Dale.

Dos de los protagonistas de "Cómo acabar con tu jefe"

Los tres, amigotes de copas desde hace años, deciden tramar un plan para deshacerse de sus respectivos jefes. Como ninguno de ellos tiene demasiada experiencia en la labor, deciden ponerse en manos de un supuestamente profesional, Jones (Jamie Foxx), que les irá guiando por los liados pasos del espionaje...

Tenemos que asumiros que la película nos dejó bastante fríos, demasiado podríamos decir, ya que el trailer pintaba hacia una de esas comedias de reírse sin parar, y además con un humor inteligente, y al final, aunque es sin muchas dudas una de las mejores comedias de este verano del 2011, no destaca tanto como nos gustaría.

A los del equipo, nos gustaron especialmente el elenco de protagonistas, ya que Kevin Spacey en el papel de psicópata da miedo, Colin Farrell con su porte a lo Santiago Segura, asco, y la guapísima Jenifer Aniston está simplemente genial. Incluso los secundarios (Jamie Foxx, Donald Sutherland) dan el pego con creces.

El único problema está en que, entendemos se le pretende dar demasiada credibilidad a la historia de matar al jefe, lo cual le quita dinamismo a la película, dejando a veces demasiado aislados los momentos divertidos, que los hay, y muy buenos...

Bueno, al final los del equipo hemos consensuado una nota final de un 6 sobre 10, una nota relativamente buena, teniendo en cuenta nuestras últimas incursiones en el cine.







Título original: "Horrible Bosses" - USA - 2011
Dirigida por: Seth Gordon
Duración: 100 minutos
Género: Comedia
viernes, 9 de septiembre de 2011

Super 8

Super 8 - Cartel
Hay ocasiones en las cuales la prensa cinematográfica se dedica a ensalzar o a ignorar diversas películas de forma indiscriminada, teniendo en cuenta para ello quién es el director, cuál es el argumento de la película o de qué país proviene la misma. Precisamente la película de la que os vamos a hablar hoy ha tenido la gran suerte de contar con un director conocido, un argumento que la relaciona con diversos clásicos del cine de los años 70 y 80 y de venir directamente la considerada la meca del cine, Hollywood. Efectivamente, os estamos hablando de “Súper 8”, la cual es considerada la película del verano y ha recibido unas críticas que la catalogan poco más o menos de obra maestra. ¿Estamos de acuerdo con ello? La verdad es que no, pero sí que es cierto que estamos ante una de las mejores películas estrenadas este verano (algo que, por otra parte, no es demasiado difícil visto el panorama actual).

El argumento de esta película es tan sencillo como efectivo, ya que la película, ambientada en el año 1979, gira en torno a un grupo de niños que, mientras graban una película sobre zombis (a través de una cámara “Súper 8”, muy típica en esa época) presencian un brutal accidente de tren que provocará diversos sucesos extraños en el condado estadounidense en el cual residen.

Al tratarse de un tren militar, la zona es rápidamente acordonada por el ejército, el cual parece estar muy interesado en recuperar la totalidad de lo que este tren trasladaba, siendo esto algo que hace sospechar tanto a la policía del lugar como a nuestros protagonistas, ya que en el momento del accidente vieron que la mercancía del tren era un tanto sospechosa, además de que presenciaron la huida de cierto ser que no logran identificar. Estos hechos hacen que nuestra cuadrilla haga todo lo que está en su mano y más para saber lo que ocurre. Aunque si queréis conocer este detalle, ya sabéis lo que tenéis que hacer, ¿verdad?

De todas formas si os avanzaremos que, aunque se trata de una película fresca y original, al espectador que ha vivido los primeros años 80, “Super 8” además de sonarle a un formato cinematográfico, la película le sonará también a grandes clásicos de la historia del cine (de la factoría Spielberg, eso sí).

Desde los primeros minutos, se deja notar la mano de Spielberg (quien, por cierto, es el productor de la película), tanto por el hecho de aparecer en acción el todopoderoso ejército como un elefante en una cristalería en busca de los secretos que trasportaba el tren (“Encuentros en la tercera fase”, y “E.T.”), como por el hecho de que los protagonistas formen una pequeña cuadrilla de pre-adolescentes en busca de aventuras y la verdad del caso (“Los Goonies”).

 
Protagonistas de "Super 8"

Los del equipo tenemos que reconocer que la película nos ha parecido buena, entretenida y cargada de mensaje (varios para ser exactos, por ejemplo: el valor de la amistad, los valores del ejército, etc.). No obstante, esto no quita para que no estemos de acuerdo con las críticas que ha recibido por parte de la prensa especializada, las cuales ensalzan a la película excesivamente, catalogándola como una pequeña joya cuando, en realidad, está muy lejos de eso.

Para los del equipo, para poderla catalogar como obra maestra debería disponer de una historia más contundente y original que sirviera de aglutinador de las pequeñas historias que contiene, y no como es el caso que, aunque sirve como hilo conductor de la historia, esta no es más que un refrito actualizado de otras historias ya contadas en otras películas. De igual manera, remarcamos que en algunos puntos, la falta de dinamismo es tal que uno puede llegar a desengancharse de la historia, algo sorprendente e inaceptable en las cintas de ciencia ficción, sobre todo si tenemos en cuenta que en casi las 2 horas de metraje, la mayoría de historias que nos cuenta son tratadas de forma muy superficial evitando esto un vínculo entre el espectador y cualquiera de los protagonistas de la cinta.

Por otro lado, lo que sí nos gustaría remarcar es el buen trabajo de sus casi desconocidos protagonistas, ya que la gran mayoría de ellos solo había disfrutado hasta el momento de papeles muy secundarios, o directamente, “Súper 8” ha sido su primer papel, no notándose esto en ningún momento.

¿Os esperáis una nota muy baja para esta película de nuestra parte? Pues no, ya que cumple perfectamente con su objetivo que no es otro que entretener al espectador, y además, lo hace de forma muy diferente a lo que se estila hoy en día, y eso sinceramente, es de valorar. Con todo, la nota que le ponemos de nuestra parte, es un 7 sobre 10, recomendándoos que la veáis tanto si sois unos nostálgicos del cine de los 80, como si queréis disfrutar de casi 2 horas de entretenimiento familiar.








 



Título original: “Super 8” – USA – 2011
Duración: 112 minutos
Dirigida por: J.J. Adams
Género: Ciencia Ficción