martes, 15 de marzo de 2011

Rango

Rango - Cartel
Muchas veces, los del equipo aprovechamos los minutos previos a la proyección de la película que escogemos para observar la publicidad (no la de compresas, Coca-Cola® o empresas locales varias, sino la correspondiente a los próximos estrenos) que pasan por la pantalla y clasificar la película que anuncian en las listas de “La veremos”, “Posiblemente la veremos” o de “Ni borrachos de gloria pagaremos 7 euros por esto”.

Sí, quizá es un poco triste para los que les encanta el cine, pero así lo hicimos hace unas semanas con la película que hoy os contamos: “Rango”. Nos gustó el trailer, era divertido, original, técnicamente bueno, y además nos picó el gusanillo de la curiosidad si se cumpliría o no el estribillo de la canción que cantan en él, unos búhos mariachis, y que dice: “el camaleón va a morir...”

Bueno, la cuestión es que, el día después de su estreno mundial, allí estábamos ante la puerta de la sala, con las entradas en la mano dispuestos a pasar poco más de una hora y media disfrutando de una buena comedia de animación digital.

La historia empieza presentándonos a nuestro protagonista, Rango, un camaleón de terrario con la ilusión de convertirse en el protagonista de sus historias imaginarias. En una de ellas, y cuando parece que va a conseguir a su chica (un maniquí sin cabeza y con un solo brazo), el coche que traslada el terrario tiene un percance y nuestro protagonista acaba perdido en medio del ardiente desierto.

Este es el punto de partida hacia la nueva vida de nuestro pequeño protagonista, una vida donde no le hará falta inventarse historias para interpretarlas. Para empezar deberá adentrarse en el desierto para llegar al pueblo más cercano, Polvo.

Allí, en Polvo, Rango deberá ganarse la confianza de sus huraños habitantes, los cuales ven desde hace algún tiempo amenazada su vida debido a la severa sequía que desde hace tiempo ha secado las reservas de agua hasta límites insospechados.

A partir de este punto Rango se ve inmerso en una vorágine de aventuras para descubrir donde va la poca agua que tiempo atrás llegaba en cuentagotas al pueblo, mientras lucha a la vez con su propia personalidad (o indefinición de la misma), sus miedos, la poca motivación de los habitantes de Polvo, sus depredadores naturales, y alguna que otra cosa que tampoco es cuestión de desvelar.

Y, finalmente… “¿el camaleón va a morir?”. Bueno, pensándolo bien, todos moriremos un día u otro, así que lo mejor será replantear la pregunta y decir “¿el camaleón va a morir en el cine?” Pues, aunque es una buena pregunta, ya sabéis que desde aquí nunca desvelaremos el final de una película, aunque en esta ocasión sí que os diremos que Rango vive un montón de situaciones donde esa pregunta es muy, muy oportuna.




Lo mejor de “Rango”

Sin lugar a dudas:

• El aspecto técnico de la película, pues se trata de una película real, interpretada por pequeños animales, y realizada íntegramente con tecnología digital.
• La música, ya que acompaña perfectamente cada momento de acción en la película (y no son pocos), con melodías que van desde: “La guerra de las galaxias” hasta las “Valkirias”.
• El mensaje ecológico y el retrato perfecto de la desfachatez con que se mueven algunos de nuestros dirigentes.

Lo peor de “Rango”


Aquí, y sintiéndolo mucho, también lo tenemos bastante claro:

• Argumental y adictivamente, “Rango” es una película floja donde por mucho que nos disguste asumirlo, lo mejor de ella, aparece en el tráiler.
• Pese a ser una comedia y ser de animación, tiene una muy difícil catalogación pues, para niños no es (tiene demasiado trasfondo político-ecológico, y demasiado poco humor fácil), y para adultos es... poco contundente.




Para los del equipo, “Rango” es una película agradable de ver, y recomendable, sobretodo si os interesan los avances tecnológicos en el cine, aunque a nivel global es un poco un quiero y no puedo, o un quiero y no sé o no he sabido hacerlo mejor. Así que, sin demorarnos mucho más, no sea que el camaleón vaya a morir, le ponemos una nota final de 6.













Título original: “Rango” – USA – 2011
Dirigida por: Gore Verbinski
Duración: 107 minutos
Género: Animación Digital

No hay comentarios:

Publicar un comentario