domingo, 27 de marzo de 2011

Enredados

Cartel de Enredados
Nos llamaba la atención desde hacía ya unos meses. Sí, habéis leído bien. Lo nuestro con “Enredados” fue casi instantáneo, ya que cuando durante un tráiler previo al inicio de una sesión de cine vimos deslizarse por la pantalla la larga melena de Rapunzel, decidimos que, sin lugar a dudas, la veríamos, aunque en esta ocasión se nos pasó y por mucho el fin de semana de su estreno.

De todas formas, la teníamos ahí, guardada en la recámara para una mejor opción. ¿Y qué mejor opción que un sábado lluvioso para ir al cine? Así que, tras consultar la cartelera y ver que, a pesar de las cuatro salas que Torrente y su troupe ocupaban, Enredados seguía en la lista de películas, cogimos el coche y nos fuimos derechos al cine a verla. Así fue como nos vimos rodeados de papis, mamis y nenes por todas partes.

La historia que nos cuenta la película comienza con la presentación del rey y la reina del reino. Los dos esperan ansiosos la llegada de su retoño cuando, de repente, la reina cae gravemente enferma, siendo su única opción de cura encontrar una extraña flor originada a partir de una gota de sol que posee poderes curativos. Para ello, todo el pueblo se pone en marcha con el objetivo de encontrarla, lo cual logran justo después de que una extraña anciana llamada Gothel probara sus efectos, los cuales también se reflejan en la reina al quedar ésta completamente recuperada, dando a luz a una preciosa niña de cabellos dorados llamada Rapunzel.

Como Gothel no quiere dejar de disfrutar de los beneficios de la flor bajo ningún concepto, una noche se cuela en el castillo con el objetivo de continuar disfrutando de ellos… pero un descubrimiento inesperado hará que, finalmente, secuestre a Rapunzel (la cual continúa siendo un bebé) y se la lleve a vivir con ella a una altísima torre situada en las profundidades del bosque, al ser la niña la que ha heredado los poderes de la misteriosa flor. 

17 años después, en el reino un ladrón llamado Flynn Ryder consigue robar la corona de la princesa en el castillo de los reyes, consiguiendo ser perseguido por toda la guardia real por todo el bosque, llegando nuestro protagonista masculino a la torre re Rapunzel de forma casual, lo que provoca que el mundo de ambos se ponga patas arriba al comenzar una aventura tan excitante como arriesgada.

¿Queréis saber cómo transcurren los acontecimientos? Pues, sintiéndolo mucho, me temo que no os queda más remedio que ver la película, puesto que, como sabréis, no es intención nuestra fastidiaros la película. Así que, sin más dilación, pasamos a comentaros lo que consideramos que es lo mejor y lo peor de esta película.

Lo mejor de “Enredados”

  • La película consigue sacar a Disney de la decadencia en la que había entrado en los últimos años, ya que ha conseguido realizar una película moderna, divertida y muy dinámica tomando como base un cuento clásico.
  • Técnicamente la película es genial, ya que tanto el diseño como la caracterización de los personajes son buenos, siendo esto algo que sorprende especialmente si tenemos en cuenta que, en esta ocasión, vimos la película en 2D.
  • La banda sonora acompaña en todo momento, ya que tanto la selección de canciones, como la interpretación de las mismas están muy conseguidas.

Lo peor de “Enredados”

  • El hecho de saber cómo acabará la película hace que ésta pierda algo de magia, ya que el enfoque que los personajes reciben hace que podamos anticipar su final.

Con todo, nos encontramos ante una película que gustará tanto a niños como a mayores debido a su equilibrio general en todos los apartados, además de porqué consigue ser amena, divertida, emotiva en ocasiones…

¿Que qué nota le ponemos? Pues los del equipo hemos decidido puntuarla con un 8 sobre 10 de forma unánime, por lo que, sin lugar a dudas, os recomendamos su visionado.






Título original: “Tangled” – USA – 2010
Dirigida por: Nathan Greno, Byron Howard
Duración: 104 minutos
Género: Animación
martes, 15 de marzo de 2011

Rango

Rango - Cartel
Muchas veces, los del equipo aprovechamos los minutos previos a la proyección de la película que escogemos para observar la publicidad (no la de compresas, Coca-Cola® o empresas locales varias, sino la correspondiente a los próximos estrenos) que pasan por la pantalla y clasificar la película que anuncian en las listas de “La veremos”, “Posiblemente la veremos” o de “Ni borrachos de gloria pagaremos 7 euros por esto”.

Sí, quizá es un poco triste para los que les encanta el cine, pero así lo hicimos hace unas semanas con la película que hoy os contamos: “Rango”. Nos gustó el trailer, era divertido, original, técnicamente bueno, y además nos picó el gusanillo de la curiosidad si se cumpliría o no el estribillo de la canción que cantan en él, unos búhos mariachis, y que dice: “el camaleón va a morir...”

Bueno, la cuestión es que, el día después de su estreno mundial, allí estábamos ante la puerta de la sala, con las entradas en la mano dispuestos a pasar poco más de una hora y media disfrutando de una buena comedia de animación digital.

La historia empieza presentándonos a nuestro protagonista, Rango, un camaleón de terrario con la ilusión de convertirse en el protagonista de sus historias imaginarias. En una de ellas, y cuando parece que va a conseguir a su chica (un maniquí sin cabeza y con un solo brazo), el coche que traslada el terrario tiene un percance y nuestro protagonista acaba perdido en medio del ardiente desierto.

Este es el punto de partida hacia la nueva vida de nuestro pequeño protagonista, una vida donde no le hará falta inventarse historias para interpretarlas. Para empezar deberá adentrarse en el desierto para llegar al pueblo más cercano, Polvo.

Allí, en Polvo, Rango deberá ganarse la confianza de sus huraños habitantes, los cuales ven desde hace algún tiempo amenazada su vida debido a la severa sequía que desde hace tiempo ha secado las reservas de agua hasta límites insospechados.

A partir de este punto Rango se ve inmerso en una vorágine de aventuras para descubrir donde va la poca agua que tiempo atrás llegaba en cuentagotas al pueblo, mientras lucha a la vez con su propia personalidad (o indefinición de la misma), sus miedos, la poca motivación de los habitantes de Polvo, sus depredadores naturales, y alguna que otra cosa que tampoco es cuestión de desvelar.

Y, finalmente… “¿el camaleón va a morir?”. Bueno, pensándolo bien, todos moriremos un día u otro, así que lo mejor será replantear la pregunta y decir “¿el camaleón va a morir en el cine?” Pues, aunque es una buena pregunta, ya sabéis que desde aquí nunca desvelaremos el final de una película, aunque en esta ocasión sí que os diremos que Rango vive un montón de situaciones donde esa pregunta es muy, muy oportuna.




Lo mejor de “Rango”

Sin lugar a dudas:

• El aspecto técnico de la película, pues se trata de una película real, interpretada por pequeños animales, y realizada íntegramente con tecnología digital.
• La música, ya que acompaña perfectamente cada momento de acción en la película (y no son pocos), con melodías que van desde: “La guerra de las galaxias” hasta las “Valkirias”.
• El mensaje ecológico y el retrato perfecto de la desfachatez con que se mueven algunos de nuestros dirigentes.

Lo peor de “Rango”


Aquí, y sintiéndolo mucho, también lo tenemos bastante claro:

• Argumental y adictivamente, “Rango” es una película floja donde por mucho que nos disguste asumirlo, lo mejor de ella, aparece en el tráiler.
• Pese a ser una comedia y ser de animación, tiene una muy difícil catalogación pues, para niños no es (tiene demasiado trasfondo político-ecológico, y demasiado poco humor fácil), y para adultos es... poco contundente.




Para los del equipo, “Rango” es una película agradable de ver, y recomendable, sobretodo si os interesan los avances tecnológicos en el cine, aunque a nivel global es un poco un quiero y no puedo, o un quiero y no sé o no he sabido hacerlo mejor. Así que, sin demorarnos mucho más, no sea que el camaleón vaya a morir, le ponemos una nota final de 6.












Título original: “Rango” – USA – 2011
Dirigida por: Gore Verbinski
Duración: 107 minutos
Género: Animación Digital
viernes, 4 de marzo de 2011

Sígueme el rollo

Sígueme el rollo - Cartel
En pleno fin de semana de entrega de los (c)Oscar 2011, los del equipo nos decidimos a pasar por la sala de cine, aunque no para ver alguna de las candidatas (pues ya habíamos visto las mejores: “El discurso del Rey” y “Origen”) sino para disfrutar de un rato de desconexión aprovechando una genial de oferta de la gente de Yelmo Cineplex (todas las sesiones al 50%).

Y para desconectar, ¿que es mejor? ¿Una buena comedia sin demasiadas pretensiones, o un drama sobre la violencia doméstica? Para nosotros está más que claro: una comedia. Así que, sin mucha dilación, nos pusimos a buscar la candidata perfecta, y esta por unanimidad del equipo fue: “Sígueme el rollo”.

La historia empieza en modo flash-back, presentándonos los momentos previos de la boda de Danny (Adam Sandler), un joven judío físicamente desafortunado (como diría Góngora: “Érase un hombre a una nariz pegado”). Allí, en los cambiadores de chicas, la novia cuenta a sus doncellas lo feo que es Danny, y cómo justo esa noche le ha puesto los cuernos. Entretanto, en el otro lado de la puerta, tanto nuestro protagonista como su hermana se encuentran escuchándolo todo, lo que provoca que Danny se derrumbe y cancele su boda. No obstante, de ella queda el anillo de compromiso, el cual le abrirá las puertas desde esa misma noche al mundo de los “ligues”.

Años más tarde, ya con la carrera de cirujano plástico finalizada, una nueva nariz y una pequeña clínica entre manos, Danny continúa utilizando el anillo de su no-boda con fines puramente sexuales. El problema viene cuando conoce a Palmer (Brooklyn Decker),  una joven profesora de la que se enamora perdidamente, pero a la que no le hará ninguna gracia ver un anillo de boda en el bolsillo de su hombre. Esto hará que nuestro protagonista se invente un supuesto divorcio con el fin de conservar a su amor, pero Palmer le exige conocer a su supuesta mujer, por lo que convence a su ayudante Katherine (Jennifer Aniston) para que se haga pasar por su mujer.

¿Que qué pasa a partir de aquí? Pues, como la historia es algo enrevesada, preferimos no decir nada más… bueno, por eso, y porqué no queremos reventarle a nadie ni esta, ni ninguna película. Por ello, damos paso a lo mejor y lo peor de la película.


Lo mejor de “Sígueme el rollo”

  • A lo largo de la película aparecen diversas situaciones que provocan que te rías muchísimo. De hecho, prácticamente toda la sala se reía junto con nosotros, lo que es un buen indicador del sentido del humor utilizado.
  • Jennifer Aniston demuestra, una vez más, que es una gran actriz de comedia. Eso sí, cómo nos gustaría a los del equipo verla cambiar de registro en alguna ocasión…
  • La historia, aunque no deja de ser muy típica (ya que sabes tanto cómo empieza y cómo acaba), es a su vez una vuelta de tuerca en su género por lo original de su guión.

Lo peor de “Sígueme el rollo”

  • La película no aporta absolutamente nada nuevo a la historia y la evolución del cine, aunque somos conscientes de que éste tampoco es su objetivo.
  • Tal vez sea algo propio de los del equipo, pero… ¿Porqué es actor Adam Sandler? Bajo nuestra opinión, en esta película actúa peor de lo que es habitual en él, por lo que pensamos que si el papel protagonista hubiese recaído en otro actor, la calidad final de la cinta hubiese sido superior.
  • Algunos de los aspectos enrevesados del guión quedan resueltos al final de la película como por arte de magia, por lo que ni te enteras dónde han ido quedándose algunos de los problemas que han aparecido a lo largo de la película.

Con todo, los del equipo valoraremos a la película con una nota media de 6,5, ya que, si bien no es ninguna joya, sí que consiguió que nos riésemos un buen rato, lo que ya dice mucho de esta cinta. Totalmente recomendable si el propósito es ir al cine a pasar casi dos horas de diversión asegurada. 




Título original:  "Just go with it" - USA - 2011
Dirigida por: Dennis Dugan
Duración:  117 minutos
Género: Comedia romántica