viernes, 23 de noviembre de 2012

Celda 211


Cartel de Celda 211
Hay ocasiones en las que el refrán “nunca es tarde si la dicha es buena” puede considerarse de total aplicación. Para los del equipo, el caso que nos ocupa es uno de ellos, pues llevábamos ya bastantes meses con la película en la recámara, esperando a encontrar “su momento”.

Aceptamos que se trata de una película que se debería haber visto en 2009, en el cine, pero la crudeza de las imágenes que salían en los reportajes sobre la película, junto con las constantes alabanzas al trabajo de Luis Tosar, hicieron que retuviéramos la película en la nevera hasta la pasada semana. Os estamos hablando de “Celda 211”.

Poco sabíamos de la película, salvo que su protagonista hacía un papelón, que había escenas durísimas y que no se trataba de una “película basada en hechos reales”, sino en una adaptación de la novela homónima de Pérez Gandul.

Concienciados de lo que podíamos ver, nos sentamos en el sofá y le dimos al ‘play’... el primer impacto nos llegó a los pocos minutos con el suicidio en primer plano de uno de los presos de la prisión... pero bueno, vayamos al argumento.

La acción se sitúa en la cárcel de Zamora, concretamente el día previo al primer día de trabajo de Juan (Alberto Ammann) en la prisión. Juan ha ido al penal para conocer lo que allí se cuece. Durante su visita por las galerías del centro sufre un accidente y es trasladado a la celda 211, donde sus compañeros tienen que abandonarle al estallar un motín.

Como es evidente, el resto de presos lo encuentran rápidamente, por lo que a nuestro protagonista no le queda más remedio que convencer a los reclusos de que él es uno más y, para hacerlo, se somete a una prueba ante Malamadre (Luis Tosar) el líder de los reclusos. Su determinación y su arrojo le sirven para superar la prueba, saliendo de la misma con el mote de “El calzones”.

A partir de este punto, la vida de Juan sufre un cambio radical, ya que con el paso de las primeras horas se convierte prácticamente en la mano derecha de Malamadre, con la consiguiente desconfianza del resto de presos (Almansa, Releches, Apache, etc.) y debe tomar parte en la gestión del motín, negociando el fin del mismo con las autoridades (Utrilla, Armando, etc.).

Celda 211 Malamadre y Calzones
Malamadre y Calzones es una escena de "Celda 211"

El filo del abismo es delgadísimo, y la tensión y el riesgo se respiran en cada una de las escenas, complicándose aún más cuando los disturbios llegan a la calle y los grupos especiales están a punto de entrar en la cárcel...

Y, hasta aquí, lo que os podemos contar del argumento de “Celda 211”, ya que si continuamos, el menor detalle podría dar al traste el desenlace de la película, y eso, ya sabéis, no es lo que pretendemos.

La verdad es que esta película nos sorprendió mucho, tanto por su extrema violencia al desarrollar la trama, como por la profundidad de la misma, ya que consigue hacer vivir al espectador en esa línea roja que separa la verdad de la mentira, la bondad de la maldad, y, porqué no, la vida y la muerte. Sin lugar a dudas, genial por la ambientación y por el retrato de los protagonistas, con los que uno se implica hasta la médula.

Por otro lado, nos gustaría remarcar el genial trabajo de sus actores, especialmente el de Luís Tosar que da vida a Malamadre, el líder de los reclusos. Tosar consigue que su personaje sea duro, odioso y, a la vez, se haga querer por el público, por nuestra parte, una interpretación de matrícula. Tampoco lo hace mal Alberto Ammann, pero su Calzones (o Juan) no llega al nivel de Malamadre, como tampoco llega Utrilla, el personaje a quien da vida Antonio Resines, que como odioso se merecería un excelente, pero no llegas a implicarte tanto con él.

Como muchos sabréis, “Celda 211” fue la auténtica revelación cinematográfica del 2009 luchando con verdadero éxito en la cartelera contra películas como “Ágora” o la famosísima “Avatar”. Al final de su paso por los cines, recaudó la nada despreciable cifra de 12 millones de euros, y 8 Premios Goya.

Por nuestra parte, le ponemos un 7.5 sobre 10.





Título original: “Celda 211” – España – 2009                                           
Dirigida por: Daniel Monzón
Duración: 110 minutos
Género: Drama, Carcelaria




domingo, 4 de noviembre de 2012

Hotel Transilvania


Hotel Transilvania - Cartel
Una vez más, hemos sucumbido a una de las más potentes campañas de publicidad de los últimos tiempos, posiblemente para conseguir hacerse un hueco en una cartelera copada por las exitosas “Las aventuras de Tadeo Jones” y sobre todo, “Lo Imposible”. Para ello, se sirvieron del gancho de los dobladores de tres de los personajes principales de la cinta, Santiago Segura, Alaska y Mario Vaquerizo.

Sí, os estamos hablando de la película de animación “Hotel Transilvania”, hasta el momento la última apuesta de Sony Pictures Animation para intentar luchar contra los gigantes DreamWorks y Pixar.

La verdad es que la idea de “Hotel Transilvania” es de lo más original, como mínimo en el mundo de la animación. La película se centra en las peripecias que vive el Conde Drácula (a quien pone voz Santiago Segura) para mantener en secreto su hotel para monstruos. Pero bueno, como diría Jack el Destripador: vayamos por partes…

La historia empieza presentándonos al Conde Drácula y a su pequeña hija Mavis. El feroz conde se transforma cuando está con su pequeña a la cual quiere con locura, hasta el extremo de sobre protegerla totalmente, alejándola de los peligros del mundo exterior manteniéndola encerrada entre las paredes de su hotel para el descanso de monstruos, el Hotel Transilvania (un auténtico 5 estacas).

Con el paso de los años, Mavis va acrecentando su deseo de ver mundo y conocer a esa rara especie que habita más allá de las paredes del hotel, los humanos. La negativa de su padre se extiende hasta que Mavis cumpla la mayoría de edad, los 118 años.

Aunque parece una fecha lejanísima, el cumpleaños de Mavis se acerca, y con él, los invitados a la fiesta de cumpleaños: la familia Frankenstein (con voces de Alaska y Mario), el Hombre Invisible (con un parecido de lo más sospechoso a Woody Allen), la Momia, y cómo no, el hombre lobo con toda su prole.

Los protagonistas de Hotel Transilvania
Frankenstein, las gafas del hombre Invisible, el Sr. Lobo y esposa, la momia y el  Conde,
casi todo el elenco de protagonistas de Hotel Transilvania

Con la llegada de todos, el hotel se ve sumido en una especie de caos monstruoso que se incrementa cuando por la puerta del hotel aparece Jonathan, un joven de 21 años… humano.

Drácula pierde los nervios en cuanto lo ve, e intenta todo lo posible para evitar que se cruce con Mavis, lo cual, obviamente, no consigue. ¿Qué pasará entre nuestros dos jóvenes y enamoradizos protagonistas? ¿Conseguirá Mavis ver el mundo de los humanos?

Evidentemente desde esta página no lo vais a descubrir, pues eso sería romper una de nuestras normas, así que, si queréis saber como acaba “Hotel Transilvania” ya estáis corriendo al cine, o esperando a que salga en DVD.

Técnicamente, en “Hotel Transilvania” estamos ante una más que digna película de animación que sigue a cierta distancia la estela que marca en cada obra la gente Pixar. Lo más criticable es que esta cinta no aporta nada, aunque aplica bien lo que ya hemos visto en otros largometrajes similares.

A los del equipo no nos gustó en exceso la falta de personalidad de los protagonistas, ya que nos costó bastante implicarnos con sus peripecias, aunque claro, debemos recordaros (y recordarnos) que estamos ante una película eminentemente infantil, y, como tal, quizá no haría mucha falta.

Lo que sí nos gustó, y mucho, fue el trabajo de Santiago Segura poniéndole voz al Conde, con esa dicción tan particular. Sin lugar a dudas uno de los grandes aciertos de la cinta, por no decir el más grande acierto de todos.

Con todo, los del equipo le ponemos un 5 sobre 10, pues aporta poco, quizá solo una hora y media de entretenimiento para nuestros pequeños (lo cual, a veces, se agradece).





Título original: “Hotel Transylvania” – 2012 – USA
Dirigida por: Genndy Tartakovsky
Duración: 91 minutos
Género: Animación
sábado, 20 de octubre de 2012

Lo imposible

Lo imposible - Cartel
Para todo hay una primera vez. Y sí, para los miembros que componen este equipo hoy es una de esas primeras veces, dado que nunca habíamos escrito una de nuestras críticas justo después de salir de la sala de cine. Pero, vista la expectación que la película de la que hoy os vamos a hablar está generando, creemos que es lo mejor que podemos hacer es criticarla con inmediatez.

En esta ocasión, hemos acudido a ver esta película justo al comienzo de su segunda semana en cartelera, pero eso no ha sido suficiente como para hacerse fácilmente con una entrada: ¡Las colas llegaban hasta la calle! Aunque, ahora que nos damos cuenta, aún no os hemos dicho de qué película estamos hablando, aunque, vistas las fechas en las que estamos, podéis deducir fácilmente que se trata de “Lo imposible”.

Esta película española, aunque rodada en inglés con actores, en su inmensa mayoría no españoles, nos cuenta la historia de María (Naomi Watts) y Henry (Ewan McGregor), una pareja que decide pasar sus vacaciones de navidad en un resort de Tailandia junto con sus hijos Lucas, Simón y Thomas. Todo parece ir fabulosamente hasta que, el día después de Navidad, una gran ola emerge del centro del mar mientras nuestros protagonistas están en la piscina del hotel, la cual se lleva por delante no sólo la totalidad de la playa, sino también la totalidad del resort, así como la totalidad de la zona en la cual éste está situado.

A partir de este momento, nuestros protagonistas deberán intentar sobrevivir a la fuerza y furia de la naturaleza con sus propios medios. Tras la gran ola de destrucción llega la calma a la zona. Los ojos de los protagonistas de la historia nos enseñarán como se viven estas primeras horas en la zona cero del desastre, así como el estado en el que están los ya de por si tercermundistas hospitales tailandeses, los refugios improvisados que se deben crear a toda prisa, o los vínculos que unen a los supervivientes de la tragedia con la esperanza de encontrarse con sus familiares desaparecidos en medio de la catástrofe.

Como comprenderéis, no vamos a contaros nada más para no revelar datos relevantes, por lo que, acto seguido, pasamos a hacer nuestra valoración. Intentaremos que el hecho de tenerla tan fresca, y que estemos todavía pensando en la situación que viven nuestras protagonistas, no nos afecte demasiado en ella.

De entrada, a los del equipo nos gustaría remarcar el trabajo de los tres protagonistas principales de la historia, empezando por el que quizá, más nos ha sorprendido y gustado, el del pequeño Lucas (Tom Holland), el hijo mayor de Henry y María. Pese a ser un niño de apenas 10 años, lleva gran parte del peso de la historia, y además lo hace trasmitiendo sufrimiento, fuerza y sobre todo, esperanza, un 10 para él. En cuanto a los otros dos protagonistas, María (Naomi Watts) y Henry (Ewan McGregor) cumplen a la perfección, luchando cada uno de sus personajes por una cosa distinta pero para un mismo objetivo, trasmitiendo e implicando al espectador en todo momento.

Lucas y María Lo Imposible
Lucas y María tras el tsunami, iniciando su lucha por sobrevivir

Técnicamente la película es genial, por momentos el tsunami parece que va a salir de la pantalla y llevarse la platea entera aunque luego, las secuencias pasan tan rápido que apenas llega a profundizar en ninguno de los graves problemas que nos explica, salvo los que afectan a los protagonistas de la historia, y no en todos los casos.

Aunque durante la visualización de la película, creemos estar viviendo el auténtico tsunami de Tailandia del 2004, la película ha sido grabada casi en su totalidad en los estudios “Ciudad de la Luz de Alicante”, lo que no quita que nos esté contando la auténtica experiencia de una familia española real durante el tsunami que segó la vida de casi 100000 personas la Navidad del 2004 en Tailandia.

Por todo lo que os hemos contado, los del equipo le ponemos un 8 sobre 10. Recomendamos verla en pantalla grande… si estáis dispuestos a sufrir.





Título original: “The Impossible” – España – 2012
Dirigida por: Juan Antonio Bayona
Duración: 107 minutos
Género: Drama, Castástrofes

viernes, 19 de octubre de 2012

El Sopar dels idiotes

El Sopar dels Idiotes
Aunque no tenemos muchas oportunidades, en cuanto podemos y encontramos una obra que nos llama la atención (y nos la podemos permitir, claro), no nos lo pensamos mucho y nos lanzamos al teatro. Nos pasó hace un par de años con “La doble vida de’n John” e incluso este mismo 2012 con el espectacular musical “El Rey León”, y en ambos casos, lo disfrutamos.

Cuando nos enteramos de las obras de teatro que el equipo organizador de la Festa Major de Manresa 2012 iba a presentar en la sala Kursaal, los tuvimos claro: este año, tendríamos como mínimo, doble sesión de teatro.

En esta ocasión la obra elegida fue: “El sopar dels idiotes” (“La cena de los idiotas”) una obra escrita por Francis Veber, dirigida en esta ocasión por Juan José Alfonso e interpretada por los archiconocidos Edu Soto (El Neng), David Fernández (que dió vida, en su momento a Rodolfo Chikilicuatre) y secundados por el televisivo Santi Ibañez.

Pese a que se trata de una obra muy representada los últimos años, los del equipo sabíamos poco de ella, solo que había hecho temporada estable (desde el 14 de septiembre del 2011) en la sala Apolo de Barcelona (y en el Infanta Isabel de Madrid), con un más que respetable éxito.

Cuando se levantó el telón nos encontramos con el editor Pere Canut (Edu Soto) en el salón de su moderna casa, discutiendo con su esposa mientras practica con un palo de golf. En uno de los golpes, sufre de un aparatoso tirón muscular que le desencadena un ataque de lumbago y lo deja postrado en el sofá.  Ocasión que su esposa aprovecha para intentar convencerlo de que llame al médico, a lo que Canut se niega rotundamente, pues de hacerlo, debería suspender la cena que tiene prevista para esa noche.

Enfadada por la negativa de su marido, y por la dichosa cena, la chica deja el piso.  Se siente ignorada y menospreciada por Pere y su dichosa cena, sobre la que versa una tradición ciertamente particular... cada semana desde hace un montón de años Pere y un amigo invitan a cenar a un desconocido con la única excusa de reírse de él ya que este debe ser un auténtico idiota, y según dicen, el de esa noche tenía que ser el idiota de los idiotas, un administrativo de hacienda llamado Francesc Pinyol (David Fernández) el cual tiene el particular hobbie de construir maquetas con cerillas.

A los pocos minutos de estar en casa, hace acto de presencia Francesc Pinyol, emocionado porqué Pere Canut le ha invitado a cenar para hablar de un posible libro sobre sus maquetas.

A partir de este punto, y gracias a las constantes meteduras de pata de Francesc Pinyol en su objetivo de ayudar a Pere Canut, “El sopar dels idiotes” entra en un alocado circulo vicioso de enredos que complicarán, por momentos, la cómoda vida de Pere Canut.

Pinyol es un hombre bueno, con un inmenso afán de ayudar, pero con un gigantesco don: meter la pata en todo lo que hace, o intenta hacer, y ya os podemos decir que en casa de nuestro protagonista, intenta hacer mucho, así que entre otras cosas Pinyol alejará definitivamente de la casa a la mujer de Canut y llevará a ella, además del ex de esta, una antigua amante de Canut y a un incisivo inspector de hacienda (a quien da vida magistralmente Santi Ibañez).

No os vamos a contar gags, ni siquiera si la famosa cena de los idiotas se celebra,  o no, pues aunque se trata de una obra con ya casi 25 años de recorrido, preferimos que la disfrutéis vosotros mismos.

Lo que si os vamos a contar son nuestras sensaciones una vez vista la obra. La principal de estas es que con “El sopar dels idiotes” estamos ante una obra brillante, inteligente y sobre todo, divertida, donde uno sin proponérselo, ni forzarlo reirá sin parar, aunque tiene sus peros…

El principal de estos peros está en el casting de actores, pues mientras los secundarios (David Ramirez, Claudia Cos y Anna Gras-Carreño) están geniales, los principales, salvo Santi Ibañez que está que se sale, ni Edu Soto ni David Fernández han llegado a convencernos, pues mientras el primero peca de excesiva seriedad, el segundo llega a ser excesivamente cargante.

Sin más, nos quedamos con lo mejor de todo: las risas y con una reflexión: ¿quién es más idiota? ¿El que lo es (o se lo hace) o quien se cree que no lo es?





Título original: “Le dîner de cons”
Duración: 2 horas (sin entreacto)

P.D.: Hasta fin de 2012, "La cena de los idiotas" estará en cartelera en el Teatro Reina Victoria de Madrid, interpretada por Josema Yuste, David Fernández y Félix Álvarez "Felisuco".
viernes, 12 de octubre de 2012

Magic Mike

Magic Mike - Cartel
Cuando hace unas semanas vimos el tráiler de “Magic Mike”, los del equipo tuvimos una reacción ciertamente dispar. Por un lado, nos dijimos: “tenemos que verla” y, por el otro, tuvimos la alarmante sensación de que íbamos a arrepentirnos. Con el paso de los días, y, sobre todo, de las visualizaciones del tráiler, nos fuimos decantando por la opción de verla.

Al final fuimos el día del estreno. La primera sorpresa nos la llevamos al entrar en la sala, ya que esperábamos una gran afluencia de gente, y nos encontramos con una platea con no más de 20 personas, en su inmensa mayoría, chicas.

La película empieza presentándonos a Mike (Channing Tatum), un joven americano en la frontera de los 30 con una aspiración, poder montar una empresa de creación de muebles de diseño a partir de escombros y restos reciclables. Mientras lucha por conseguirlo, se dedica a su empresa de albañilería, y sobre todo, a su faceta de stripper en el “Club Xquisite”.

Un día, por la obra aparece Adam (Alex Pettyfer), un joven que no sabe a qué dedicar su vida. Una vez visto que Adam no sirve para la obra, Mike cree verle un cúmulo de posibilidades para su otro trabajo, el de stripper en el club, así que, ni corto ni perezoso, se lo lleva.

Ya en el club, Mike le presenta a Dallas (Mattew McConaughey) el dueño, y a sus cuatro compañeros de escenario: Ken (Mattew Bomer), Tito (Adam Rodriguez), Tarzan (Kevin Nash) y “Pollón” Richie (Joe Manganiello). La juventud de Adam (En EEUU no es ni tan siquiera mayor de edad, ya que tiene 19 años cuando allí la mayoría se alcanza a los 21), le otorga directamente el nombre profesional de “El niño”.

De entrada, “El niño” tiene que hacer poco, más que nada ayudar en el camerino, ya que cada uno de los cinco hombres tiene su número ante las mujeres. La suerte hace que la noche de la llegada de “El Niño” al club, uno de los hombres no pueda salir, y nuestro protagonista se ve en el escenario sin saber muy bien que hacer…

La actuación no le va mal del todo, ya que al finalizar la misma los billetes fluyen de sus calzoncillos. Mike está satisfecho por su descubrimiento, y Dallas, el dueño del club, no duda ni un momento en ofrecerle un puesto en su show si actualiza su vestuario y se pone ‘en forma’.

Adam "El Niño" junto a Mike antes de empezar el show
Adam "El Niño" junto a Mike antes de empezar el show
A partir de este momento, Mike se convierte en el auténtico maestro y mentor de “El Niño” en su carrera hacia el estrellato del estriptis, un camino que, aunque no lo parezca, está plagado de problemas acarreados por el sexo fácil, el alcohol, las drogas y los intereses de cada uno.

Ya os podéis imaginar con lo que os acabamos de decir, que no todo en “Magic Mike” es desnudarse y contornearse, pues “El niño” deberá aprender a vivir en el mundo oscuro en el que se ha metido. De todas formas, ya sabéis, en este rincón no os vamos a destripar totalmente la película.

Lo que sí vamos a hacer es darle un poco de caña a lo que más nos gusta, la crítica a la película.

En primer lugar, nos gustaría hablar de sus protagonistas, concretamente de los 3 principales: Channing Tatum da vida al que es quizá, el personaje más completo de todos los que se nos presentan en la cinta, Mike; realmente está bien, cumple con su cometido y consigue por momentos implicarnos en la lucha personal de Mike por conseguir sus sueños. Alex Pettyfer era para nosotros, todo un desconocido, y después de este papel (“El niño”) podemos decir que lo continua siendo, pues aparte de pasear su torso tatuado durante los casi 100 minutos de metraje, continuamos sin saber de sus dotes de interprete. El tercer personaje en discordia, Dallas, interpretado por el archiconocido Mattew McConaughey, sí que nos llegó más, no es ninguna genialidad de interpretación, pero aporta algo más a la película que unos pectorales maduritos.

Pese a tratarse de una adaptación de la propia historia de Channing Tatum (en su juventud había sido estríper, y había tenido un mentor llamado Mike…), la trama no llega a enganchar, se queda difusa entre tanta coreografía, tantos bailes enseñando músculo, llegando por momentos a convertir esta película en una sucesión de videoclips sin ritmo.

No entendemos muy bien el abrumador éxito de esta película en Estados Unidos mientras en España está pasando sin pena ni gloria. ¿Será porque allí se estreno con el rumor de un desnudo integral de Channing Tatum?

A los del equipo no nos enganchó, es más, fueron varios los momentos en los que nos aburrimos y acabamos mirando el reloj. Por todo esto, no nos queda más remedio que suspender a “Magic Mike”, con un 4.5 sobre 10, y recomendarla sólo a todas aquellas personas que quieran ver a 5 chicos macizos bailando ligeros de ropa.







Título original: “Magic Mike” – USA – 2012
Dirigida por: Steven Soderbergh
Duración: 110 minutos
Género: Indeterminado
sábado, 6 de octubre de 2012

Si de verdad quieres...



Cartel de Si de verdad quieres
Cuando los del equipo vemos que nos quieren vender una película usando la coletilla de: “de los creadores de...” enseguida nos ponemos las manos a la cabeza y temblamos. En esta ocasión, pese a vendérnosla como “un comedia del director de ‘El diablo viste de Prada’”, no se nos disparó ninguna alarma, y menos cuando vimos que la película en cuestión está protagonizada, como la otra, por la gran Meryl Streep.

La verdad es que no dudamos ni un momento, y el mismo viernes de su estreno nos presentamos en las taquillas del cine para ver “Si de verdad quieres...”.

La película nos cuenta la historia de un matrimonio maduro, el de Kay (Meryl Streep) y su marido Arnold (Tommy Lee Jones). Nuestra feliz pareja lleva más de 30 años casados y todo parece ir genial entre ellos, como mínimo de cara al resto de gente. De puertas para dentro la monotonía ha hecho mella entre nuestros protagonistas.

Desde hace tiempo Arnold y Kay duermen en habitaciones separadas, mientras ella cocina, él lee el periódico y difícilmente se cruzan más palabras. Kay lo pasa mal, y más teniendo en cuenta la próxima jubilación de su marido, necesita algo más de cariño, necesita como mínimo parte de la chispa que tenían cuando 31 años atrás decidieron pasar por el altar.

Kay lo intenta, intenta acercarse en actitud cariñosa a su marido, intenta entablar conversaciones, pero siempre se encuentra con la cara de cascarrabias de Arnold, nada dispuesto a cambiar su rutinaria vida de dormir, desayunar, ir al trabajo y leer su revista de golf.

Ante la poca receptividad de Arnold, Kay intenta una opción desesperada, plantearle a su marido la alternativa de realizar una terapia con el doctor Bernard Feld (Steve Carell) un prestigioso sexólogo, en la pequeña población de Hope Springs.

Arnold no tiene alternativa, si no quiere ir a la terapia se puede quedar, pero Kay va a ir, porqué para ella ésta es la última opción de salvar su matrimonio. A regañadientes, y en última instancia, nuestro protagonista toma el avión hacia Hope Springs.

Una vez en la consulta, la situación no cambia demasiado, con nuestra protagonista entregada a la terapia y Arnold, enrocado tras su cara de perro. Pero bueno, para eso sirven las terapias ¿no? Para solucionar problemas. ¿Lo conseguirán Arnold y Kay? Pues ya sentimos deciros que en esta crítica no lo sabréis.

Lo que sí encontraréis es nuestra valoración, y a ella vamos.

Empezaremos por el gran trabajo de sus dos actores principales, Meryl Streep y Tommy Lee Jones. Los dos históricos de Hollywood bordan sus papeles, ella da vida a una mujer madura, Kay, atormentada por la frialdad con que, desde el cariño le trata su marido, y él, interpreta a Arnold, el huraño marido, un hombre maduro, desanimado de la vida y de la rutina que sólo encuentra cierta liberación leyendo su revista de golf. Sin lugar a dudas, la interpretación de estos dos gigantes es la que salva de una profunda mediocridad esta “Si de verdad quieres...”

Los dos protagonistas de "Si de verdad quieres..."
La cara de Arnold habla por si sola...


En cuanto a la historia, nos sorprendió un poco negativamente por lo plana que es: sin apenas giros, demasiado predecible en casi todas las secuencias, lineal y, lo que es peor, demasiado lenta en algunos momentos.

Tampoco nos gustó que, la película está enfocada comercialmente como si se tratara de una comedia con tintes dramáticos cuando en realidad es un drama con ciertos tintes cómicos (alguno muy bien resuelto, eso sí).
Con todo, no vamos a suspenderla, sobre todo porque sería injusto por el genial trabajo de sus dos protagonistas principales, eso sí, no podemos pasar de un 5.5 sobre 10.





Título original: “Hope Springs” – USA – 2012
Duración: 100 minutos
Dirigida por: David Frankel
Género: Comedia Dramática
viernes, 28 de septiembre de 2012

A Roma con amor

A Roma con amor

La última vez que se la dimos antes de esta, fue con la decepcionante “Vicky Cristina Barcelona”, y ya en esa ocasión nos dijimos: “una y no más, hasta aquí hemos llegado”.

Suponemos que os preguntaréis qué cable se nos ha cruzado para ir al cine a ver el último trabajo (por el momento) de Woody Allen, “A Roma con amor”. La verdad, nadie del equipo quería ir, pues ni nos gusta Allen ni soportamos a Penélope Cruz (una de las protagonistas de la historia), lo único que nos unía con esta película, era la ciudad donde sucede la acción, Roma, la ciudad eterna. El solo aliciente de ver Roma, nos sirvió para hacernos con unas entradas y ser puntuales al estreno de “A Roma con amor”.

Los primeros minutos nos tranquilizamos, las imágenes de Roma y su tráfico caótico se sucede hasta que llega el momento de presentarnos a los protagonistas de esta aventura en 4 partes.

La primera de estas historias está protagonizada por una pareja americana formada por Jerry (Woody Allen), un director de orquesta retirado, y por Phyllis (Judy Davis) su esposa. Jerry y Phyllis viajan a Roma para conocer al prometido de su hija y a su familia, lo cual no dejará de ser un choque debido a la profesión del padre del chico, empresario de pompas fúnebres que cuenta con la facultad de ser un estupendo tenor.

La segunda historia, protagonizada por Roberto Benigni, nos deja ver el trastorno que le supone a un hombre la calle, en este caso Leopoldo (Benigni), un administrativo romano que es confundido con una celebridad de la ciudad. Su vida da un vuelco total, pasando de ciudadano anónimo a personaje público del que interesa cualquier detalle, por minúsculo que este sea.

En la tercera historia se nos presenta a John, un arquitecto maduro (interpretado por Alec Baldwin) que viaja a Roma y rememora sus años de juventud junto a Jack (Jesse Eisenberg), un joven arquitecto americano que se empeña en cometer los mismos errores que John.

En la última historia, los protagonistas son Antonio (Alessando Tiberi) y Milly (Alessandra Mastronardi) una pareja provinciana de recién casados en viaje de novios a Roma, donde posiblemente se instalaran, si prospera la entrevista de trabajo que va a realizar, aunque por un error, Anna (Penélope Cruz) aparece en la vida de Antonio, metiéndole en algún que otro problemilla.

Penelope Cruz en A Roma con amor
¿Milly? ¿O Anna? Interesante dilema.
Aunque os hayamos contado que la historia se estructura en cuatro partes, éstas se mezclan en el desarrollo de la trama, no es como en ‘Manuale d’amore’, que una se enlazaba con otra al final, no, en ‘A Roma con amor’ todo sucede la vez, con el trasfondo de la bella Roma.

Los del equipo salimos del cine con un sabor agridulce en la boca, pues aunque la película mantiene un buen ritmo a base de chistes más o menos inteligentes, nos cargó de sobremanera el personaje histriónico de Jerry (Woody Allen) y nos perdimos mucho en la historia protagonizada por John (Alec Baldwin), para nuestro gusto, demasiado surrealista.

En cuanto a los actores, os destacaremos dos caras y dos cruces. Por el lado positivo, y aunque suene raro en nosotros: Penélope Cruz: la mujer borda su personaje de prostituta barriobajera en un ambiente de élite. También nos gustó mucho el papel y la interpretación de Roberto Benigni, sin lugar a dudas un crack de la comedia. Por el lado de la cruz, Woody Allen con su cargante Jerry, nos quedamos con las ganas de darle un par de bofetones. Tampoco nos gustó para nada el trabajo de Jesse Eissenberg, pues en ningún momento llegó a trasmitirnos lo más mínimo.

Poco más os diremos, quizá simplemente que Roma aparece guapísima en sus escenas de postal, y que nos hubiese gustado que se hubiese dado más protagonismo a los personajes interpretados por los actores italianos, o que éstos hubiesen sido más (en número).

Con todo, nuestra valoración es de un 5 sobre 10. No nos gustó y no la recomendamos, pero tampoco la aborrecimos.







Título original: “To Rome with love” – 2012 – USA
Dirigida por: Woody Allen
Duración: 102 minutos
Género: Comedia Romántica
miércoles, 19 de septiembre de 2012

Las aventuras de Tadeo Jones


Tadeo Jones - Cartel
Sin lugar a dudas, este verano ha sido algo sorprendente par los miembros de este equipo, sobre todo por las contradicciones a la hora de escoger las películas que íbamos a ver, ya que de entrada no queríamos abusar del cine de animación, y hemos acabo viendo 3 (“Brave”, “Madagascar 3, y la protagonista de hoy), y mucho menos queríamos ver la película de la que hoy os hablamos, pues ya por lo que se podía ver en el trailer, la cosa pintaba flojita.

A medida que se acercaba el estreno de la película, fuimos encontrando excusas para no ir a verla, siendo la principal de ellas la comparativa con la última película española de animación hecha con ánimo de competir con el cine norteamericano, la fallida “Planet 51. Si no hubiese sido por el sofocante calor no la hubiésemos visto, pero finalmente optamos por darle una oportunidad, y ver “Las aventuras de Tadeo Jones”.

La historia empieza presentándonos al pequeño Tadeo, un niño solitario que se dedica a hacer sus pinitos como arqueólogo en el jardín de su casa mientras sus amigos se ríen de él. Años más tarde, su carrera de arqueólogo ha quedado relegada detrás de su profesión de albañil. Lo que no ha quedado relegado ha sido su sueño de convertirse en un arqueólogo famoso.

Un día, sin quererlo ni beberlo, nuestro protagonista es confundido por un reputado arqueólogo y es enviado a Perú con su pequeño y fiel perrito Jeff. Una vez en Perú, se encuentra con la otra pareja protagonista de la historia, la guapísima Sara y su loro mudo, Belzoni. ¡Ah! Que casi se nos olvida, también se encuentra con Freddy, un peruano armado con una misteriosa gabardina de donde saca mil y un artilugios, obviamente con el ánimo de venderlos.


Tadeo Jones, Sara y Belzoni (¿quizá sacado de Angry Birds?)
Tadeo Jones, Sara y Belzoni (¿quizá sacado de Angry Birds?)

La situación parece clara, nuestro protagonista y Sara deben impedir que unos saqueadores de tesoros descubran la última civilización Inca, pero algo no va bien desde el comienzo, pues Kopponen (el malo malísimo de “Tadeo Jones”) aprovechando su fuerza, les secuestra para llevarles directamente hasta la antigua pirámide inca que están saqueando.

Allí, haciendo uso de la perspicacia de Sara, nuestros protagonistas envían a los malos a excavar en el desierto, mientras ellos se dirigen a la selva donde, sin lugar a dudas, encontrarán algo interesante ¿pero qué? ¿Quizá la vieja ciudad perdida? Hmm, puede ser, aunque desde aquí, únicamente os develaremos que se encuentran metidos en un montón de alocadas aventuras.

La verdad es que los del equipo debemos reconocer que pasamos una agradable hora y media en el cine. No obstante, debemos ser sinceros y reconocer que “Las aventuras de Tadeo Jones” demuestra a las claras que en este país aún nos estamos iniciando en el cine de animación, dado que se echaba de menos un guión algo más contundente, sorpresivo. No esperábamos que se pareciese a una de las obras de “Pixar” dado el gran camino que aún queda por recorrer, simplemente que la historia tuviese algo más de tirada.

Técnicamente podemos decir que, aunque está en 3D, está lejos aún del cine de animación actual, y en cuanto a argumento, pues la verdad es que es demasiado plano, en ningún momento sorprende, ni argumentalmente, ni a nivel de chistes (que son muchos y variados, aunque todos ya bastante manidos, el más original quizá, jugar con el nombre del protagonista y llamarle "Talerdo Jones"), además de ser un refrito de otras muchas películas.

Lo más destacable quizá de “Las aventuras de Tadeo Jones” es su banda sonora, interpretada por Juan Magan y Belinda con su tema “Te voy a esperar”, habiéndose convertido esta en una de las canciones de este 2012.

Con todo, los del equipo le ponemos un 5,5 sobre 10, más que nada, por qué se trata de una muy buena iniciativa del cine español, un gran paso adelante que, aunque no consiga sorprender, sí que entretiene y es una muy buena opción para que los pequeños vean una película sin cansarse. Como mínimo, así lo demostraron los peques que estuvieron presentes en nuestra misma sesión.






Título original: “Las aventuras de Tadeo Jones” – España - 2012
Dirigida por: Enrique Gato
Duración: 90 minutos
Género: Animación


Otras partes de la saga:



miércoles, 12 de septiembre de 2012

FesTVal - 2012

FesTVal - 2012 - Vitoria Gasteiz
Un año más, y van cuatro, fiel a su cita de comienzos de septiembre, se ha vuelto a celebrar, del 4 al 9 de septiembre, en Vitoria-Gasteiz el “FesTVal” (Festival de Televisión de Vitoria-Gasteiz), y como no podía ser de otra forma, los del equipo hemos estado allí.

Durante toda la semana, las exposiciones, los encuentros, jornadas profesionales, talleres, y sobre todo, estrenos de programas y series que seguramente darán que hablar durante la próxima temporada televisiva se han dado cita en varios espacios de nuestra ciudad.

Aunque todos los actos han sido un éxito total, sin lugar a dudas han sido los estrenos de programas y series los que más gente han arrastrado a la calle para ver y jalear a sus protagonistas mientras desfilaban por la alfombra verde del FestVal. Por este trángulo han pasado: ‘Isabel’ (TVE), ‘La Voz’ (Telecinco), ‘Guasap!’ (Cuatro), ‘Imperium’ (Antena 3), ‘Stamos Okupa2’, ‘El don de Alba’ (Telecinco), ‘El conquistador del Aconcagua’ (ETB), ‘Fenómenos’ (Antena 3) y la nueva temporada de ‘El Barco’  (Antena 3).

Como las escasas invitaciones para el público en general (unas 50 por presentación) que la organización repartía por estricto orden de petición, a una fecha y hora indicada con muy poca antelación, los del equipo nos quedamos sin poder disfrutar de ningún estreno, y nos tuvimos que conformar con asistir, una vez más a la gala de clausura de “FesTVal” que en esta cuarta edición tuvo lugar el pasado sábado 8 de septiembre.

Como no podía ser de otra manera, la ceremonia comenzó con un considerable retraso (casi 1 hora y 15 minutos), aunque en esta ocasión sí, con un Teatro Principal casi lleno, incluido el segundo anfiteatro donde, una vez más teníamos nosotros nuestras localidades.

En esta ocasión, la primera sorpresa llegó con el apagado de las luces del Principal Antzokia. En ese momento, se inició la proyección de un cortometraje, protagonizado por Andoni Agirregomezkorta y Luis Larrodera, donde este último llega del espacio, desnudo, a las afuera de Vitoria, y tiene que hacerse con un vestido a su medida el cual, después de varios intentos, resulta ser un top rojo, unas medias y una botas de tacón. Así acabó el vídeo y así se presentó ante el público:




Con la broma inicial hecha, se procedió al reparto de premios, que en esta edición fueron:


Premios Pasión de Críticos
:

  • Mejor producto del año – Ficción. Para la serie de Antena 3: “Gran Hotel”.
  • Mejor producto del año – No Ficción. Para el programa de La Sexta, conducido por Jordi Évole: “Salvados”.
  • Espacio más interesante: Para el programa de Juan Echanove e Imanol Arias: “Un país para comérselo”.
  • Descubrimiento del año: Para el programa de Cuatro conducido por Luján Argüelles: “Quien quiere casarse con mi hijo”.
  • Espacio que mejor refleja la actualidad: Para el espacio de La Sexta, conducido por Antonio García Ferreras: “Al rojo vivo”.
  • Espacio más divertido: para el reality show de MTV, “Alaska y Mario”.


Premios Joan Ramon Mainat
:

En esta edición del FesTVal, y con la desaparición del mundo de la radio del mismo, los tres premios en honor del creador televisivo Joan Ramon Mainat, recayeron sobre la veterana periodista Mercedes Milá, el no menos veterano Imanol Arias, y el programa de entretenimiento: “El Hormiguero” 

Premios especiales 2012:


  • Homenaje: para el mítico programa de TVE “Un, dos, tres responda otra vez” por motivo de su 40 aniversario. La entrega de este premio supuso el momento más emotivo de la gala, ya que recogió el premio Alejandro Ibáñez en nombre de su padre (quien no pudo ir a Vitoria debido a su delicado estado de salud).
  • FesTVal: la organización otorgó un premio especial a Mediaset Sport por su cobertura y dedicación a la Eurocopa 2012.



En esta ocasión los del equipo estamos bastante de acuerdo con el reparto de los premios, a excepción quizá del premio especial FesTVal a la dedicación de Mediaset Sport, pues como ellos mismos dijeron, su éxito iba asociado al éxito del equipo de fútbol.

No os vamos a engañar, la gala de clausura de este cuarto FesTVal podemos decir que rozó la perfección, únicamente ensombrecida por algunos altibajos en el ritmo durante las más de 2 horas que duró, y el insufrible retraso en su inicio. Por suerte, Luís Larrodera, el presentador de la gala estuvo genial en todo momento demostrando que, además de ser un genial presentador, es un showman capaz de hacer ameno lo que hubiese podido ser un auténtico tostonazo.

Nuestra valoración global de la gala es un 7 sobre 10, y celebramos que año tras año, el FesTVal se vaya convirtiendo en un punto de encuentro para el mundo de la televisión, y que encima se celebre en Vitoria-Gasteiz. Sin lugar a dudas, ya tenemos ganas de celebrar la quinta edición.