sábado, 20 de octubre de 2012

Lo imposible

Lo imposible - Cartel
Para todo hay una primera vez. Y sí, para los miembros que componen este equipo hoy es una de esas primeras veces, dado que nunca habíamos escrito una de nuestras críticas justo después de salir de la sala de cine. Pero, vista la expectación que la película de la que hoy os vamos a hablar está generando, creemos que es lo mejor que podemos hacer es criticarla con inmediatez.

En esta ocasión, hemos acudido a ver esta película justo al comienzo de su segunda semana en cartelera, pero eso no ha sido suficiente como para hacerse fácilmente con una entrada: ¡Las colas llegaban hasta la calle! Aunque, ahora que nos damos cuenta, aún no os hemos dicho de qué película estamos hablando, aunque, vistas las fechas en las que estamos, podéis deducir fácilmente que se trata de “Lo imposible”.

Esta película española, aunque rodada en inglés con actores, en su inmensa mayoría no españoles, nos cuenta la historia de María (Naomi Watts) y Henry (Ewan McGregor), una pareja que decide pasar sus vacaciones de navidad en un resort de Tailandia junto con sus hijos Lucas, Simón y Thomas. Todo parece ir fabulosamente hasta que, el día después de Navidad, una gran ola emerge del centro del mar mientras nuestros protagonistas están en la piscina del hotel, la cual se lleva por delante no sólo la totalidad de la playa, sino también la totalidad del resort, así como la totalidad de la zona en la cual éste está situado.

A partir de este momento, nuestros protagonistas deberán intentar sobrevivir a la fuerza y furia de la naturaleza con sus propios medios. Tras la gran ola de destrucción llega la calma a la zona. Los ojos de los protagonistas de la historia nos enseñarán como se viven estas primeras horas en la zona cero del desastre, así como el estado en el que están los ya de por si tercermundistas hospitales tailandeses, los refugios improvisados que se deben crear a toda prisa, o los vínculos que unen a los supervivientes de la tragedia con la esperanza de encontrarse con sus familiares desaparecidos en medio de la catástrofe.

Como comprenderéis, no vamos a contaros nada más para no revelar datos relevantes, por lo que, acto seguido, pasamos a hacer nuestra valoración. Intentaremos que el hecho de tenerla tan fresca, y que estemos todavía pensando en la situación que viven nuestras protagonistas, no nos afecte demasiado en ella.

De entrada, a los del equipo nos gustaría remarcar el trabajo de los tres protagonistas principales de la historia, empezando por el que quizá, más nos ha sorprendido y gustado, el del pequeño Lucas (Tom Holland), el hijo mayor de Henry y María. Pese a ser un niño de apenas 10 años, lleva gran parte del peso de la historia, y además lo hace trasmitiendo sufrimiento, fuerza y sobre todo, esperanza, un 10 para él. En cuanto a los otros dos protagonistas, María (Naomi Watts) y Henry (Ewan McGregor) cumplen a la perfección, luchando cada uno de sus personajes por una cosa distinta pero para un mismo objetivo, trasmitiendo e implicando al espectador en todo momento.

Lucas y María Lo Imposible
Lucas y María tras el tsunami, iniciando su lucha por sobrevivir

Técnicamente la película es genial, por momentos el tsunami parece que va a salir de la pantalla y llevarse la platea entera aunque luego, las secuencias pasan tan rápido que apenas llega a profundizar en ninguno de los graves problemas que nos explica, salvo los que afectan a los protagonistas de la historia, y no en todos los casos.

Aunque durante la visualización de la película, creemos estar viviendo el auténtico tsunami de Tailandia del 2004, la película ha sido grabada casi en su totalidad en los estudios “Ciudad de la Luz de Alicante”, lo que no quita que nos esté contando la auténtica experiencia de una familia española real durante el tsunami que segó la vida de casi 100000 personas la Navidad del 2004 en Tailandia.

Por todo lo que os hemos contado, los del equipo le ponemos un 8 sobre 10. Recomendamos verla en pantalla grande… si estáis dispuestos a sufrir.





Título original: “The Impossible” – España – 2012
Dirigida por: Juan Antonio Bayona
Duración: 107 minutos
Género: Drama, Castástrofes

viernes, 19 de octubre de 2012

El Sopar dels idiotes

El Sopar dels Idiotes
Aunque no tenemos muchas oportunidades, en cuanto podemos y encontramos una obra que nos llama la atención (y nos la podemos permitir, claro), no nos lo pensamos mucho y nos lanzamos al teatro. Nos pasó hace un par de años con “La doble vida de’n John” e incluso este mismo 2012 con el espectacular musical “El Rey León”, y en ambos casos, lo disfrutamos.

Cuando nos enteramos de las obras de teatro que el equipo organizador de la Festa Major de Manresa 2012 iba a presentar en la sala Kursaal, los tuvimos claro: este año, tendríamos como mínimo, doble sesión de teatro.

En esta ocasión la obra elegida fue: “El sopar dels idiotes” (“La cena de los idiotas”) una obra escrita por Francis Veber, dirigida en esta ocasión por Juan José Alfonso e interpretada por los archiconocidos Edu Soto (El Neng), David Fernández (que dió vida, en su momento a Rodolfo Chikilicuatre) y secundados por el televisivo Santi Ibañez.

Pese a que se trata de una obra muy representada los últimos años, los del equipo sabíamos poco de ella, solo que había hecho temporada estable (desde el 14 de septiembre del 2011) en la sala Apolo de Barcelona (y en el Infanta Isabel de Madrid), con un más que respetable éxito.

Cuando se levantó el telón nos encontramos con el editor Pere Canut (Edu Soto) en el salón de su moderna casa, discutiendo con su esposa mientras practica con un palo de golf. En uno de los golpes, sufre de un aparatoso tirón muscular que le desencadena un ataque de lumbago y lo deja postrado en el sofá.  Ocasión que su esposa aprovecha para intentar convencerlo de que llame al médico, a lo que Canut se niega rotundamente, pues de hacerlo, debería suspender la cena que tiene prevista para esa noche.

Enfadada por la negativa de su marido, y por la dichosa cena, la chica deja el piso.  Se siente ignorada y menospreciada por Pere y su dichosa cena, sobre la que versa una tradición ciertamente particular... cada semana desde hace un montón de años Pere y un amigo invitan a cenar a un desconocido con la única excusa de reírse de él ya que este debe ser un auténtico idiota, y según dicen, el de esa noche tenía que ser el idiota de los idiotas, un administrativo de hacienda llamado Francesc Pinyol (David Fernández) el cual tiene el particular hobbie de construir maquetas con cerillas.

A los pocos minutos de estar en casa, hace acto de presencia Francesc Pinyol, emocionado porqué Pere Canut le ha invitado a cenar para hablar de un posible libro sobre sus maquetas.

A partir de este punto, y gracias a las constantes meteduras de pata de Francesc Pinyol en su objetivo de ayudar a Pere Canut, “El sopar dels idiotes” entra en un alocado circulo vicioso de enredos que complicarán, por momentos, la cómoda vida de Pere Canut.

Pinyol es un hombre bueno, con un inmenso afán de ayudar, pero con un gigantesco don: meter la pata en todo lo que hace, o intenta hacer, y ya os podemos decir que en casa de nuestro protagonista, intenta hacer mucho, así que entre otras cosas Pinyol alejará definitivamente de la casa a la mujer de Canut y llevará a ella, además del ex de esta, una antigua amante de Canut y a un incisivo inspector de hacienda (a quien da vida magistralmente Santi Ibañez).

No os vamos a contar gags, ni siquiera si la famosa cena de los idiotas se celebra,  o no, pues aunque se trata de una obra con ya casi 25 años de recorrido, preferimos que la disfrutéis vosotros mismos.

Lo que si os vamos a contar son nuestras sensaciones una vez vista la obra. La principal de estas es que con “El sopar dels idiotes” estamos ante una obra brillante, inteligente y sobre todo, divertida, donde uno sin proponérselo, ni forzarlo reirá sin parar, aunque tiene sus peros…

El principal de estos peros está en el casting de actores, pues mientras los secundarios (David Ramirez, Claudia Cos y Anna Gras-Carreño) están geniales, los principales, salvo Santi Ibañez que está que se sale, ni Edu Soto ni David Fernández han llegado a convencernos, pues mientras el primero peca de excesiva seriedad, el segundo llega a ser excesivamente cargante.

Sin más, nos quedamos con lo mejor de todo: las risas y con una reflexión: ¿quién es más idiota? ¿El que lo es (o se lo hace) o quien se cree que no lo es?





Título original: “Le dîner de cons”
Duración: 2 horas (sin entreacto)

P.D.: Hasta fin de 2012, "La cena de los idiotas" estará en cartelera en el Teatro Reina Victoria de Madrid, interpretada por Josema Yuste, David Fernández y Félix Álvarez "Felisuco".
viernes, 12 de octubre de 2012

Magic Mike

Magic Mike - Cartel
Cuando hace unas semanas vimos el tráiler de “Magic Mike”, los del equipo tuvimos una reacción ciertamente dispar. Por un lado, nos dijimos: “tenemos que verla” y, por el otro, tuvimos la alarmante sensación de que íbamos a arrepentirnos. Con el paso de los días, y, sobre todo, de las visualizaciones del tráiler, nos fuimos decantando por la opción de verla.

Al final fuimos el día del estreno. La primera sorpresa nos la llevamos al entrar en la sala, ya que esperábamos una gran afluencia de gente, y nos encontramos con una platea con no más de 20 personas, en su inmensa mayoría, chicas.

La película empieza presentándonos a Mike (Channing Tatum), un joven americano en la frontera de los 30 con una aspiración, poder montar una empresa de creación de muebles de diseño a partir de escombros y restos reciclables. Mientras lucha por conseguirlo, se dedica a su empresa de albañilería, y sobre todo, a su faceta de stripper en el “Club Xquisite”.

Un día, por la obra aparece Adam (Alex Pettyfer), un joven que no sabe a qué dedicar su vida. Una vez visto que Adam no sirve para la obra, Mike cree verle un cúmulo de posibilidades para su otro trabajo, el de stripper en el club, así que, ni corto ni perezoso, se lo lleva.

Ya en el club, Mike le presenta a Dallas (Mattew McConaughey) el dueño, y a sus cuatro compañeros de escenario: Ken (Mattew Bomer), Tito (Adam Rodriguez), Tarzan (Kevin Nash) y “Pollón” Richie (Joe Manganiello). La juventud de Adam (En EEUU no es ni tan siquiera mayor de edad, ya que tiene 19 años cuando allí la mayoría se alcanza a los 21), le otorga directamente el nombre profesional de “El niño”.

De entrada, “El niño” tiene que hacer poco, más que nada ayudar en el camerino, ya que cada uno de los cinco hombres tiene su número ante las mujeres. La suerte hace que la noche de la llegada de “El Niño” al club, uno de los hombres no pueda salir, y nuestro protagonista se ve en el escenario sin saber muy bien que hacer…

La actuación no le va mal del todo, ya que al finalizar la misma los billetes fluyen de sus calzoncillos. Mike está satisfecho por su descubrimiento, y Dallas, el dueño del club, no duda ni un momento en ofrecerle un puesto en su show si actualiza su vestuario y se pone ‘en forma’.

Adam "El Niño" junto a Mike antes de empezar el show
Adam "El Niño" junto a Mike antes de empezar el show
A partir de este momento, Mike se convierte en el auténtico maestro y mentor de “El Niño” en su carrera hacia el estrellato del estriptis, un camino que, aunque no lo parezca, está plagado de problemas acarreados por el sexo fácil, el alcohol, las drogas y los intereses de cada uno.

Ya os podéis imaginar con lo que os acabamos de decir, que no todo en “Magic Mike” es desnudarse y contornearse, pues “El niño” deberá aprender a vivir en el mundo oscuro en el que se ha metido. De todas formas, ya sabéis, en este rincón no os vamos a destripar totalmente la película.

Lo que sí vamos a hacer es darle un poco de caña a lo que más nos gusta, la crítica a la película.

En primer lugar, nos gustaría hablar de sus protagonistas, concretamente de los 3 principales: Channing Tatum da vida al que es quizá, el personaje más completo de todos los que se nos presentan en la cinta, Mike; realmente está bien, cumple con su cometido y consigue por momentos implicarnos en la lucha personal de Mike por conseguir sus sueños. Alex Pettyfer era para nosotros, todo un desconocido, y después de este papel (“El niño”) podemos decir que lo continua siendo, pues aparte de pasear su torso tatuado durante los casi 100 minutos de metraje, continuamos sin saber de sus dotes de interprete. El tercer personaje en discordia, Dallas, interpretado por el archiconocido Mattew McConaughey, sí que nos llegó más, no es ninguna genialidad de interpretación, pero aporta algo más a la película que unos pectorales maduritos.

Pese a tratarse de una adaptación de la propia historia de Channing Tatum (en su juventud había sido estríper, y había tenido un mentor llamado Mike…), la trama no llega a enganchar, se queda difusa entre tanta coreografía, tantos bailes enseñando músculo, llegando por momentos a convertir esta película en una sucesión de videoclips sin ritmo.

No entendemos muy bien el abrumador éxito de esta película en Estados Unidos mientras en España está pasando sin pena ni gloria. ¿Será porque allí se estreno con el rumor de un desnudo integral de Channing Tatum?

A los del equipo no nos enganchó, es más, fueron varios los momentos en los que nos aburrimos y acabamos mirando el reloj. Por todo esto, no nos queda más remedio que suspender a “Magic Mike”, con un 4.5 sobre 10, y recomendarla sólo a todas aquellas personas que quieran ver a 5 chicos macizos bailando ligeros de ropa.







Título original: “Magic Mike” – USA – 2012
Dirigida por: Steven Soderbergh
Duración: 110 minutos
Género: Indeterminado
sábado, 6 de octubre de 2012

Si de verdad quieres...



Cartel de Si de verdad quieres
Cuando los del equipo vemos que nos quieren vender una película usando la coletilla de: “de los creadores de...” enseguida nos ponemos las manos a la cabeza y temblamos. En esta ocasión, pese a vendérnosla como “un comedia del director de ‘El diablo viste de Prada’”, no se nos disparó ninguna alarma, y menos cuando vimos que la película en cuestión está protagonizada, como la otra, por la gran Meryl Streep.

La verdad es que no dudamos ni un momento, y el mismo viernes de su estreno nos presentamos en las taquillas del cine para ver “Si de verdad quieres...”.

La película nos cuenta la historia de un matrimonio maduro, el de Kay (Meryl Streep) y su marido Arnold (Tommy Lee Jones). Nuestra feliz pareja lleva más de 30 años casados y todo parece ir genial entre ellos, como mínimo de cara al resto de gente. De puertas para dentro la monotonía ha hecho mella entre nuestros protagonistas.

Desde hace tiempo Arnold y Kay duermen en habitaciones separadas, mientras ella cocina, él lee el periódico y difícilmente se cruzan más palabras. Kay lo pasa mal, y más teniendo en cuenta la próxima jubilación de su marido, necesita algo más de cariño, necesita como mínimo parte de la chispa que tenían cuando 31 años atrás decidieron pasar por el altar.

Kay lo intenta, intenta acercarse en actitud cariñosa a su marido, intenta entablar conversaciones, pero siempre se encuentra con la cara de cascarrabias de Arnold, nada dispuesto a cambiar su rutinaria vida de dormir, desayunar, ir al trabajo y leer su revista de golf.

Ante la poca receptividad de Arnold, Kay intenta una opción desesperada, plantearle a su marido la alternativa de realizar una terapia con el doctor Bernard Feld (Steve Carell) un prestigioso sexólogo, en la pequeña población de Hope Springs.

Arnold no tiene alternativa, si no quiere ir a la terapia se puede quedar, pero Kay va a ir, porqué para ella ésta es la última opción de salvar su matrimonio. A regañadientes, y en última instancia, nuestro protagonista toma el avión hacia Hope Springs.

Una vez en la consulta, la situación no cambia demasiado, con nuestra protagonista entregada a la terapia y Arnold, enrocado tras su cara de perro. Pero bueno, para eso sirven las terapias ¿no? Para solucionar problemas. ¿Lo conseguirán Arnold y Kay? Pues ya sentimos deciros que en esta crítica no lo sabréis.

Lo que sí encontraréis es nuestra valoración, y a ella vamos.

Empezaremos por el gran trabajo de sus dos actores principales, Meryl Streep y Tommy Lee Jones. Los dos históricos de Hollywood bordan sus papeles, ella da vida a una mujer madura, Kay, atormentada por la frialdad con que, desde el cariño le trata su marido, y él, interpreta a Arnold, el huraño marido, un hombre maduro, desanimado de la vida y de la rutina que sólo encuentra cierta liberación leyendo su revista de golf. Sin lugar a dudas, la interpretación de estos dos gigantes es la que salva de una profunda mediocridad esta “Si de verdad quieres...”

Los dos protagonistas de "Si de verdad quieres..."
La cara de Arnold habla por si sola...


En cuanto a la historia, nos sorprendió un poco negativamente por lo plana que es: sin apenas giros, demasiado predecible en casi todas las secuencias, lineal y, lo que es peor, demasiado lenta en algunos momentos.

Tampoco nos gustó que, la película está enfocada comercialmente como si se tratara de una comedia con tintes dramáticos cuando en realidad es un drama con ciertos tintes cómicos (alguno muy bien resuelto, eso sí).
Con todo, no vamos a suspenderla, sobre todo porque sería injusto por el genial trabajo de sus dos protagonistas principales, eso sí, no podemos pasar de un 5.5 sobre 10.





Título original: “Hope Springs” – USA – 2012
Duración: 100 minutos
Dirigida por: David Frankel
Género: Comedia Dramática