domingo, 29 de diciembre de 2013

Gigoló


Gigoló - Cartel
Las fiestas de Navidad dan para mucho: comilonas, cenas, sobremesas, charlas e, incluso, engancharse a ver películas en televisión que, en otras situaciones, sería prácticamente imposible que les dedicáramos más de cinco minutos, forman parte de la tónica habitual de estos días. En esta ocasión, en casa dio tiempo para todo, incluso para sentarnos a ver “Gigoló”.

La historia empieza presentándonos a Deuce Bigalow (Rob Schneider), un humilde limpiador de acuarios y estanques. Un día, es llamado para un trabajo a la mansión de Antoine Laconte (Oded Fehr) para que le limpie su espectacular acuario. Allí, Deuce descubre que su cliente se dedica al viejo trabajo de la prostitución masculina, o mejor dicho, es un gigoló de gran fama.

Sin quererlo ni beberlo, nuestro protagonista se queda al cargo de la mansión de Antoine mientras éste sale de viaje, ya que, en su acuario, tiene un extraño pez que solo Deuce puede cuidar.  Como no puede ser de otra manera, a las primeras de cambio ocurre la desgracia y tanto la cocina como el acuario de Antoine quedan hechos añicos.

Como el responsable todo el desaguisado es Deuce, él mismo debe solucionar el problema antes de la vuelta de Antoine, aunque, como es evidente, con un sueldo de limpiador de acuarios no puede hacer frente a tales reparaciones, por tanto debe recurrir a T.J. un proxeneta que le puede introducir en el mundo de la prostitución.

A partir de aquí, T.J. va proporcionándole a las más variopintas clientas, desde una obesa afroamericana, hasta una mujer con gigantismo pasando por una enferma de Tourette. Evidentemente, el trabajo de Gigoló no es lo que había previsto inicialmente, ya que nuestro protagonista esperaba cruzarse con los monumentos de Antoine, pero tiene que conformarse con su elenco, con el que, a base de situaciones más o menos cómicas, llega a entablar algo más que una buena amistad.

Un amor de alturas para nuestro Gigoló
Un amor de alturas para nuestro Gigoló


De todas formas, ¿consigue Deuce reunir el suficiente dinero para reconstruir la mansión de Antonione? Evidentemente… no os lo vamos a contar desde esta página ya que, aunque estemos ante una comedia, no es nuestro objetivo desvelar ningún desenlace.

Técnicamente, “Gigoló” es una película poco destacable, ya que lo que más nos llamó la atención fue el trabajo de Rob Schneider dando vida al patoso gigoló, evidentemente no se trata de un personaje complicado, pero Schneider sencillamente da el pego. Sobre el resto de personajes, poco os vamos a decir, ya que todos son meramente secundarios al servicio del gag fácil.

Como comedia, “Gigoló” es una película que tiene sus momentos divertidos, aunque en ningún momento llega a ser una gran película, aunque haya tenido ya varias partes. Nuestra valoración es de un 5 sobre 10, ya que, aunque es una película bastante mediocre, cumple como comedia de sobremesa.





Título original: “Deuce Bigalow: Male Gigolo” – 1999 – USA
Dirigida por: Mike Mitchell
Duración: 88 minutos
Género: comedia
domingo, 15 de diciembre de 2013

Blue Jasmine


Cartel de Blue Jasmine
Parecía que no iba a llegar nunca el día en el cual, los del equipo saliéramos del cine de ver una película de Woody Allen con una satisfacción extrema. Lo intentamos con “A Roma con amor” y con “Vicky, Cristina Barcelona” y el resultado, aunque desigual, fue decepcionante.

En esta ocasión, no estábamos nada convencidos de verla, es más, la apartamos de la lista de candidatas la semana de su estreno y la siguiente, decidiéndonos a la tercera simplemente porque en ese momento el resto de salas tenían colgado el cartel de ‘no hay entradas’ (y al final ésta también lo colgó...).

Ya os avanzamos que, aunque suene raro leído en estas páginas, no nos arrepentimos para nada de haberla visto, aunque… bueno, no nos avancemos al resumen final, y vayamos por partes.

La historia empieza presentándonos a Jasmine (a quien da vida Cate Blanchett), una mujer de la alta sociedad que se desplaza desde Nueva York a San Franscico después de haber roto con Hal (Alec Baldwin) su marido, un importantísimo hombre de negocios.

Jasmine llega a San Francisco con la intención de reencontrarse con Ginger (Sally Hawkins) su hermana, con quien vivirá una temporada después de quedarse sola, sin casa, sin dinero y sin posición social. Jasmine y Ginger son tan distintas como la noche y el día ya que, mientras una se cree una miembro de la alta sociedad americana, la otra es una simple cajera de supermercado que sobrevive con sus hijos y su novio.

Al encontrarse, se cuentan y nos cuentan lo que ha pasado en sus vidas desde la última vez que se vieron en Nueva York (cuando Ginger y su por entonces marido Augie). Son muchas las cosas que salen, desde la desafortunada relación de Ginger y Augie con el dinero, hasta la superficialidad de la vida de Jasmine y su ignorancia hacia los negocios de Hal, lo cual, a la postre, ha llevado a uno a la prisión y a la otra a la más absoluta ruina.

Las situaciones se suceden entre flash-backs que nos demuestran el paulatino deterioro en la relación entre Hal y Jasmine, mientras ésta se muestra totalmente incapaz de adaptarse a su nueva situación y a la vida de su hermana (y a la de la pareja de ésta).

Jasmine con Ginger al centro con el novio de esta y un amigo

Nos ha sorprendido muy gratamente la historia de “Blue Jasmine”, tanto la idea principal como el completo desarrollo de la misma (inclusive ese final inesperado con que nos sorprende Allen). En esta ocasión, el adecuado metraje de la película y un más que correcto ritmo narrativo, ayudan tanto a potenciar el argumento, como a que estemos atentos a la pantalla, disfrutando de cada secuencia.

Otro punto que nos gustaría comentar son las geniales interpretaciones de Blanchett y de Hawkins, cada una de ellas con un complicadísimo papel. El personaje de Jasmine, es un papel lleno de altibajos de una mujer atormentada por un sinfín de problemas, y Cate Blanchett lo borda, no sabemos muy bien dónde acaba el personaje para dar paso a la persona, sinceramente sufrimos por ella. En cuanto a Ginger, nos encontramos con un personaje que también tiene una historia complicada detrás, pero con bastantes más posibilidades de combinar los problemas con el humor fresco y barriobajero, lo cual sin duda, consigue la para nosotros hasta ahora desconocida Sally Hawkins.

Pocas cosas más os comentaremos, salvo deciros que ésta es, sin lugar a dudas, para nosotros la mejor película de Woody Allen que hemos visto. Nos ha hecho reír, nos ha hecho preocupar, nos ha hecho en definitiva, disfrutar en la sala de cine, así que, consensuadamente los del equipo le ponemos un 8.5 sobre 10.

Si tenéis opción de verla y os gusta Allen o simplemente os encantan las tragicomedias bien contadas, no os lo penséis mucho más, haceros con unas entradas, o con el DVD de la película y disponeros a disfrutar de buen cine.




Título original: “Blue Jasmine” – 2013 – USA
Duración: 98 minutos
Dirigida por: Woody Allen
Género: Comedia dramática
miércoles, 11 de diciembre de 2013

Invictus

Cartel de Invictus - Cartel
En ocasiones hace falta que suceda algo para encontrar ese momento que nos permite decidirnos ver una película o no hacerlo. Con “Invictus” nos pasó en su estreno, ya que, pese a tener muy buena prensa, no encontramos el momento de acercarnos al cine para verla, y después nos pasó también casa donde el DVD deambuló un tiempo en nuestra DVDteca.

Finalmente nuestro momento de verla llegó el pasado domingo, gracias al homenaje que Antena 3 le dedicó a Nelson Mandela por motivo de su defunción.

La historia empieza situándonos a principios de la década de los 90 de la pasada década, cuando Mandela (a quien da vida Morgan Freeman) es liberado de una cadena perpetua después de haber cumplido 27 años de prisión. Su vuelta a la libertad, se puso a luchar codo con codo con el por entonces presidente de Sudáfrica, Frederik de Klerk  para conseguir una democracia multirracial en su país.

Tras esta introducción, la acción de “Invictus” se centra en los años en que Mandela fue presidente de Sudáfrica (entre 1994 y 1999) después de haber ganado las primeras elecciones democráticas libres.

Desde los primeros momentos de su mandato, Mandela tiene muy claro cuál va a ser su principal cometido como presidente: conseguir la auténtica convivencia interracial en su país, es decir, busca lograr que la mayoría negra no viva sometida a una minoría blanca, y obviamente, tampoco al revés. Un camino, sin lugar a dudas, largo y duro.

Aunque el trabajo es duro y casi extenuante, Madiba (nombre cariñoso que recibía Nelson Mandela) se vuelca en él, forzando en lo que está en sus manos a que blancos y negros convivan y colaboren. De todas formas, le falta algo con que pueda unir a unos y otros, haciendo que todos remen en la misma dirección.

Viendo un partido de los Springboks (la selección estatal de rugby), tiene la idea de cómo conseguirlo. Utilizará la Springboks, capitaneada por François Pienaar (a quien da vida Matt Damon) para unir equipo y afición para ganar la Copa Mundial de Rugby de 1995.

Mandela (Freeman) saluda a Pienaar (Damon) en la final de Copa del Mundo de Rugby
Mandela (Freeman) saluda a Pienaar (Damon) en la final de Copa del Mundo de Rugby


Evidentemente el Mundial está ahí y el ganador también, pero nosotros dejaremos aquí la trama argumental de “Invictus” para centrarnos en su aspecto técnico.

No os vamos a negar que desde hace unos años, ver una película con la etiqueta de ‘Dirigida por Clint Eastwood’, es todo una garantía de trabajo bien hecho, así como de una historia bien narrada y unos personajes potentes. En esta ocasión, la verdad es que para nosotros esto se cumple a medias, ya que, aunque la historia tiene mucho que contar y se cuenta bien, se centra en exceso en la vertiente deportiva de la trama por delante de la propiamente política, cosa que la verdad, nos decepcionó en exceso. 

En cuanto a las interpretaciones, geniales los dos actores principales, con un Morgan Freeman que borda su trabajo en un papel que le viene como anillo al dedo, mientras que Matt Damon cumple con solvencia aunque su personaje esté más desdibujado que el de Mandela.

Para nosotros, “Invictus” nos dejó un sabor agridulce, a medio camino entre la decepción y la brillantez en algunas secuencias. En todo caso, nos pareció una película un tanto irregular, demasiado centrada en el evento deportivo de la final de la Copa Mundial de Rugby, y demasiado poco en el personaje más importante de la historia reciente de Sudáfrica, Nelson Mandela. Por todo esto, le ponemos un 6 sobre 10.




Título original: “Invictus” – 2009 – USA
Dirigida por: Clint Eastwood
Duración: 134 minutos
Género: Drama, Biografía
jueves, 5 de diciembre de 2013

Frozen. El Reino del Hielo

Forzen. El Reino del hielo - Cartel

Después de estar demasiado tiempo sin pasar por una sala de cine, a los del equipo ya nos empezaba a picar el gusanillo de hacerlo, y más habiendo tenido que dejar pasar unos cuantos títulos que realmente nos apetecían ver. Así que, cuando conseguimos tener la noche del viernes libre, le dimos un repaso a la cartelera y nos fuimos al cine.

Menuda decepción nos llevamos cuando las dos primeras opciones que teníamos en mente (“El consejero” y “Blue Jasmine”) tenían el colgado el cartelito de “agotadas las entradas”. Al final, tuvimos que optar por la tercera opción de nuestra lista: “Frozen. El reino del hielo”, la última apuesta de Disney para volver a estar en la élite, recuperando la esencia de sus clásicos.

La historia empieza situándonos en el muy, muy lejano reino de Arendelle. Allí, el rey y la reina viven felices con sus dos pequeñas princesas, Elsa y Ana. Las niñas, además de hermanas, son grandes amigas y juegan hora tras hora valiéndose del don de Elsa, gracias al cual es capaz de convertir en hielo aquello que toca.

Un día, mientras las niñas están jugando, se produce un accidente por el cual la vida de nuestras pequeñas y sus padres cambia por completo, ya que Elsa es separada totalmente de su hermana y del resto de gente para protegerles de su poder.

Muchos años más tarde, y a raíz de la entronización de Elsa, las dos hermanas se reencuentran desencadenándose una vez más el caos. En esta ocasión, y presa de un ataque de responsabilidad, Elsa huye hacia las montañas dejando tras de sí el invierno perpetuo en pleno verano.

Cuando Ana se da cuenta de lo ocurrido, lo deja todo para lanzarse a la búsqueda de su hermana y poder salvar así a los habitantes de Arendelle.

Por el camino, Ana se encuentra con Kristoff, un joven hombre de las montañas que acompañado de su inteligentísimo reno Sven (no habla, pero se hace entender y no es humano, pero es mucho más fiel que la mayoría de ellos) acabaran formando un fabuloso equipo de búsqueda. Al poco de juntarse los tres, el grupo se va a ver incrementado por un nuevo miembro, Olaf, un muñeco de nieve encantado por Elsa, y que, sin lugar a dudas, pone la parte más divertida de “Frozen. El Reino del hielo”.

Foto de família de los protagonistas de Frozen
Foto de família de los protagonistas de Frozen

Ya os podéis imaginar como acaba la película, y más tratándose de una obra de Disney, pero también os podéis imaginar que nosotros no os lo contaremos desde aquí (solo os diremos que el giro final, llegó incluso a sorprendernos a nosotros), así que, vamos a pasar a la valoración técnica de la misma.

De entrada, os vamos a asumir que cuando vimos el primer tráiler de esta película (que fue el pasado junio, cuando estrenaron “Monstruos University”), casi la descartamos totalmente, ya que nos pareció una película demasiado infantil, demasiado ñoña. Nada más lejos de la realidad.

Los del equipo creemos que con “Frozen. El Reino del hielo”, la factoría Disney ha conseguido lo que tanto ansiaban desde hace años (y que anunciaron a bombo y platillo con la fallida “Tiana y el Sapo”), es decir, han conseguido situarse otra vez en el candelero de la animación digital, modernizando una historia potente (en esta ocasión se trata de una adaptación libre de la obra “La reina de las nieves” de Hans Christian Andersen, dotándola de una brillante banda sonora y de una moralina clara y poco azucarada, es decir, se aprovechan de la filosofía de sus grandes clásicos, actualizando la misma.

Entrar en el cine a ver una película casi de rebote, y encontrarse con una película que con el paso de los minutos te va llenando y haciendo disfrutar, no tiene precio. Los del equipo le valoramos mucho a esta película, la magia que logran trasmitir sus personajes y ritmo pegadizo de su BSO, la cual, sin lugar a dudas es otro de los más grandes aciertos de “Frozen”. Y para muestra, este par de botones:




Si os estáis planteando el cine y os encanta la animación o los musicales o simplemente tenéis que ir con niños, os recomendamos totalmente que optéis por “Frozen. El Reino del hielo”, para nosotros, un 8 sobre 10.




Título original: “Frozen” – USA – 2013
Dirigida por: Chris Buck, Jennifer Lee
Duración: 108 minutos
Género: Animación
sábado, 23 de noviembre de 2013

Encontrados en NYC


Cartel de Encontrados en NYC
Hace unos días los del equipo tuvimos una agradable sorpresa en nuestro buzón, un auténtico regalito de parte de la productora Afilms, una invitación para ver “Encontrados en NYC”, la opera prima de Daniel Zarandieta, estrenada el pasado 9 de noviembre durante la celebración del X FESTIVAL DE CINE EUROPEO DE SEVILLA. Así que, de entrada, muchas gracias a Afilms Productions por pensar en nosotros.

Ante dicha invitación, no podíamos hacer nada más que buscarle un hueco y disfrutar de ella, y así lo hicimos. Ya os avanzamos que, aunque se aleja del cine comercial al que estamos, por desgracia, acostumbrados, la película nos gustó. Ahora os contamos porqué.

Encontrados en NYC” empieza en Sevilla con la presentación de los que, a la postre, serán los protagonistas de la historia, ellos son Rai (Héctor González), Milio (Tappy) y Selu (Óscar Ibáñez), tres jóvenes treintañeros que viven inmersos en una auténtica monotonía, sin nada que hacer en el presente, sin un futuro que parezca mucho más alentador.

Un día, al poco de cumplir sus veintinueve años, Rai recibe una nota por la que se le comunica que su hermana dejará de recibir la beca que recibe en New York. En un arrebato, Rai decide que irá a buscarla, para decírselo y convencerla para que vuelva. El único problema es que no tienen dinero…

Echando mano de la imaginación, nuestro trío de amigos consiguen unos pasajes para ir a New York, aunque sea a riesgo de dejarse la salud en ello, así que, ni cortos ni perezosos se lanzan a la aventura de ir a pasar dos días en la gran manzana.

Una vez allí, todo es muy grande y muy distinto a la Sevilla que ellos conocen. Muy pronto nuestro grupo se separa, Milio y Selu buscando la ruta de spiderman, y Rai detrás de una misteriosa chica que hace fotos a orillas del río.

Encontrados en NYC
Milio y Selu hablando apasionadamente a orillas del río


¿Encontrarán a la hermana de Rai en la gran ciudad? Y, lo que es más importante, ¿se encontrarán ellos con su propia vida y su futuro? Nosotros ya sabemos las respuestas a estas dos preguntas, pero como ya os podéis imaginar, no os lo vamos a contar por aquí, lo que sí os vamos a contar es nuestra crítica técnica a la película.

Lo primero que nos sorprendió (y muy gratamente, la verdad) es la calidad de la película, es decir, aunque se nota a distancia que se trata de una producción modesta (8.000 euros da para poco en el mundo del cine, y más teniendo en cuenta que los exteriores de New York son reales), el resultado final es muy superior a otras cintas elaboradas con un presupuesto muy superior.

También nos gustó tanto la idea, como el desarrollo argumental “Encontrados en NYC”, centrando la historia en tres jóvenes con una problemática muy actual en nuestro país, la falta de oportunidades, ilusiones y de un futuro con el que identificarse y por el que luchar.

En cuanto a las interpretaciones, poco os podremos valorar ya que apenas conocíamos a ninguno de ellos, lo que sí os diremos es que nos gustó especialmente el personaje de Rai (y, lógicamente, la interpretación de Héctor González), y el de su hermana, un papel mucho más complicado (por la dualidad del mismo) y muy bien resuelto.

En el lado negativo, debemos destacar un abuso de los localismos con tal de hacer humor, lo que, consideramos, puede alejarla del gran público ya que no todo el mundo es capaz de entender un humor tan local.

Finalmente, decir que para los del equipo, “Encontrado en NYC” es una muy buena cinta, y que, sinceramente deseamos ver pronto en las carteleras de nuestros cines demostrando que, con poco presupuesto y una buena idea, también se pueden llenar salas y ganar premios. Por nuestra parte, le ponemos un 7.5 sobre 10.







Título original: “Encontrados en NYC” – España – 2013
Duración: 100 minutos
Dirigida por: Daniel Zarandieta
Género: Tragicomedia
sábado, 16 de noviembre de 2013

American Pie. El reencuentro


Cuando uno habla de comedias de adolescentes americanos, sin lugar a dudas le acaba viniendo a la cabeza la imagen de Jason Biggs sujetando una tarta, o lo que queda de ella. Sí, el nombre viene por si sólo, “American Pie”.

Hoy, los del equipo os queremos hablar de la última parte de la saga, a la que por deferencia le quitaron el último número bautizándola como “American Pie. El reencuentro”, siendo su título, sin lugar a dudas, que mucho más cómodo que ponerle “American Pie 8”.

La historia se sitúa años después de la acción original (entre la primera parte y esta han pasado nada más y nada menos que 13 años), con unos Jim, Michelle, Oz, Stifler y Finch que han dejado ya atrás la adolescencia y sus ganas de perder la virginidad que tanto nos hicieron reír en la cinta original.

Jim (Jason Biggs) y Michelle continúan felizmente casados, aunque sin demasiado tiempo para estar juntos y satisfacer sus necesidades como pareja. Stifler se ha convertido en un hombre algo más tranquilo, aunque no soporta ni tolera a su jefe, ni tiene demasiado encarrilada su vida. Oz, vive felizmente en Malibú con su novia, aunque pronto descubre que la chica está más interesada en su dinero que en él, mientras que Finch, después de viajar por más de medio mundo, continúa buscando al amor de su vida. ¡Ah! Se nos olvidaba, también está el Sr. Levenstein (Eugene Levy), el torturado padre de Jim que intenta dejar atrás su viudedad.

Como hemos hecho la mayoría después de abandonar el instituto, nuestros protagonistas deciden reencontrarse para rememorar viejos tiempos, y este es realmente el núcleo argumental de “American Pie. El reencuentro”.

Jon Hurwitz, el director de la cinta, presenta esta secuela como un reencuentro u homenaje a la primera parte de la saga ya que, aunque no puede utilizar el humor gamberro de antaño con unos personajes ya adultos, sí que intenta hacerles revivir las situaciones más memorables y graciosas de su adolescencia. Así, Jim  vuelve a masturbarse con un calcetín (en esta ocasión tiene un accidente al cerrar el portátil), realizando además acciones como querer utilizar una sartén para tapar sus partes nobles, aunque sin conseguirlo demasiado (con las prisas, coge una tapa trasparente):



Como os podéis imaginar, aunque hayan pasado 13 años, los protagonistas son exactamente los mismos (salvo aquellos que abandonaron la saga en capítulos anteriores), con lo que, en este sentido encontramos muy pocas sorpresas, con un Jason Biggs que cumple una vez más en el papel que ha marcado su carrera, un Eugene Levy (el padre de Jim) que continua siendo el mejor de todos, y con el resto haciendo lo que hacían en la primera parte, básicamente rellenar el cartel.

Es evidente que, si pretendemos ver una película original, o con unas interpretaciones de escándalo, “American Pie. El reencuentro” debería estar lejos de las candidatas, ya que no cumple con ninguna de las premisas. De todas formas, sí que os podemos decir que es una comedia que cumple, es decir, consigue hacernos pasar un buen rato de distracción, por lo que los del equipo le ponemos un 5 sobre 10.


Título original: “American Reunion” – 2012 – USA
Duración: 113 minutos
Dirigida por: Jon Hurwitz
Género: comedia
domingo, 27 de octubre de 2013

Amelie


Amelie Cartel Caratula
Actualmente la industria del cine no para de bombardearnos con secuelas, precuelas y sucesivas partes sin interés de películas que en su momento fueron un rotundo éxito. Por suerte, hasta hace unos años esto no era así y, el mundo del cine intentaba sorprendernos con historias cautivadoras como la que hoy os queremos contar, “Amelie”.

Los miembros del equipo ya habíamos visto “Amelie” hace años y la verdad es que, nos emocionó y la recordábamos con cariño, así que, cuando hace unos días se nos presentó la oportunidad de volver a verla, nos lanzamos a ello.

La película empieza presentándonos a la protagonista absoluta de la historia, Amelie. Con 6 años, nuestra pequeña vive necesitada del cariño de unos padres que viven inmersos en sus mundos. Debido a un error de su padre, Amelie es apartada del mundo real, viéndose obligada a tomar clases en casa, a cargo de su madre, una mujer inestable y neurótica, lo cual, lejos de hundir a nuestra pequeña, le convierte en un auténtico prodigio de imaginación.

Años más tarde, Amelie (Audrey Tautou) decide abandonar la casa paterna y vivir su propia vida, para lo cual se instala en parisino barrio de Montmartre donde, además de vivir y soñar, trabajará en el “Café des 2 moulins”, lugar en el que contactará con un variopinto grupo de amigos (Georgette, la estanquera hipocondríaca, Gina, su colega camarera, etc.)

El día 30 de agosto de 1997 cambiará la vida de Amelie, y no sólo por la consternación de la muerte de Laidy Di, si no porqué tras una baldosa de su baño aparece una extraña caja llena de recuerdos. Amelie decide que nadie debe quedarse sin recuerdos, así que se lanza a una extraña búsqueda por París para encontrar a su propietario.

Cuando lo consigue, colmada de satisfacción, decide intentar hacer felices al resto mientras, como no, intenta completar su propia vida.

Como ya sabéis, aunque se trate ya de todo un clásico del cine francés, desde este rincón no vamos a destripar mucho más esta pequeña genialidad del cine, aunque lo que si vamos a hacer es dar nuestra modesta opinión sobre la misma.

Lo primero que nos gustaría resaltar es la fabulosa BSO, capaz de dotar cada momento de su ambientación perfecta, así que, nuestro aplauso para Yann Tiersen, el responsable de la música, y su selección.

La originalidad, guión y montaje merecen una mención aparte, ya que junto con una brillante interpretación de Audrey Tautou, la protagonista de la cinta, convierte a esta, en todo un referente del cine europeo de los últimos años.

Este último punto, no obstante, conforma también el principal punto negativo de “Amelie”, y es que el montaje de la película es tan original, tan raro, que para muchos espectadores puede llegar a ser liante o, por momentos, incomprensible.

Con todo, a los del equipo nos ha encantado esta película tanto por su originalidad, como por el trabajo de sus actores, pasando por el optimismo que trasmite, así que, sin muchas más dilaciones, le damos un 8 sobre 10 y nuestra más absoluta recomendación.





Título original: “Le fabuleux destin d’Amélie Poulain” – 2001 – Francia
Dirigida por: Jean-Pierre Jeunet
Duración: 120 minutos
Género: Comedia, Drama

domingo, 13 de octubre de 2013

Charlie y la Fábrica de Chocolate


Charlie y la Fábrica de Chocolate - Cartel
La primera vez que pudimos disfrutar de “Charlie y la Fábrica de Chocolate” aún no éramos un equipo. Aún así, la película nos emocionó y divirtió a partes iguales. Seguramente este fue el motivo por el que, hace ya un tiempo, en uno de sus múltiples pases por televisión, los del equipo nos quedamos mirando y nos dijimos: “¿Por qué no la vemos juntos?”

No tardamos ni medio segundo a acomodarnos en el sofá para deleitarnos con una de las obras más coloristas de Tim Burton, la cual está basada en la novela homónima de Roald Dahl.

La historia empieza con la presentación de Charlie Bucket (Freddie Highmore), un adolescente que vive en una modestísima y destartalada casa con su padre (a quien da vida Noah Taylor), su madre (interpretada por Helena Bonham Carter), y sus cuatro abuelos.

Aunque en casa la pobreza es extrema, Charlie mantiene vivísima su ilusión por visitar la antigua fábrica de chocolate de la ciudad, cerrada a cal y canto años atrás, aunque misteriosamente continúa su producción de tabletas Wonka.

Un día, Willy Wonka (Johnny Depp) el excéntrico dueño de la fábrica de chocolate sorprende al mundo anunciando que cinco niños tendrán el privilegio de entrar en su fábrica. Los privilegiados serán aquellos cinco niños que encuentren una invitación dorada dentro de los envoltorios de las tabletas de chocolates Wonka.

La emoción de Charlie se desborda, aunque sabe que no lo tendrá fácil, ya que solo puede permitirse una tableta al año, la de su cumpleaños. Mientras a nuestro protagonista la suerte no le sonríe, en otras partes del mundo empiezan a aparecer los primeros afortunados: desde Alemania el regordete y comilón Augustus se medio come un billete, desde el Reino Unido, la avariciosa Verruga consigue que su padre compre todas las tabletas hasta conseguir el billete, desde Estados Unidos, Violet la súper competitiva y mascadora profesional de chicles encuentra el suyo, el penúltimo en encontrar el ansiado billete es Mike, un adicto a los videojuegos.

Cuando ya todo parece perdido, Charlie tiene un inesperado golpe de suerte y se hace con la quinta invitación, así que el día indicado, se presenta en la fábrica con su abuelo Joe, quien muchos años atrás había trabajado en la vieja fábrica.

Una vez dentro, el excéntrico Willy Wonka se encarga de llevarles por todos los rincones de la surrealista fábrica: el río de chocolate, la sala de las almendras, la de los inventos, etc. Todas estas salas eso sí, tienen una pequeña particularidad, la cual no es otra que hacer que cada uno de los chicos saque lo peor de su personalidad. Así, como si de pruebas eliminatorias se trataran, nuestros pequeños van teniendo que abandonar la fábrica al ritmo, eso sí, de la música de los pequeños Oompa Loompas, los obreros de la fábrica.


Charlie y la Fábrica de Chocolate
Willy Wonka, con los niños en la primera etapa del viaje

No os vamos a contar como abandona cada niño la fábrica, ni el orden que lo hacen, lo que sí os vamos a contar es que, los abandonos tienen mucho que ver con la envidia, la gula, el orgullo y la codicia.

Para los del equipo, “Charlie y la Fábrica de Chocolate” es una película difícil de valorar y clasificar, sobre todo debido al enfoque que Tim Burton le dio a la historia original. En un primer momento, creemos encontrarnos ante una simple película infantil de estética gótica, pero al poco tiempo el color hace acto de presencia y lo infantil de la historia deja paso a la demostración de los principales valores humanos, eso sí, sin dejar en ningún momento el agudo sentido del humor.

En cuanto a las interpretaciones, creemos que están todas a muy buen nivel, especialmente las del pequeño Highmore, y la de Deep Roy, el actor que da vida a los pequeños Oompa-Loompa, en ambos casos por la frescura de sus respectivos personajes. Johnny Depp está bien, pero en ocasiones lleva tan al extremo el excentricismo de su personaje, que le resta credibilidad a su trabajo.

Con todo, los del equipo le ponemos un 7,25 sobre 10. Sin lugar a dudas, la recomendamos tanto por la historia como por el despliegue de fantasía que transpira la misma.







Título original: “Charlie and the Chocolate Factory” – USA – 2005
Duración: 116 minutos
Dirigida por: Tim Burton
Género: Comedia, Fantástica
sábado, 5 de octubre de 2013

Epic. El mundo secreto



Cuando estábamos pensando si optar por ver ‘Epic. El mundo secreto’ u otra película, los del equipo tuvimos nuestros más y nuestros menos. Por un lado, la garantía de los estudios ‘Blue Sky’ y sus éxitos en la saga ‘Ice age’ nos llamaba poderosamente la atención, mientras que por el otro lado, un argumento tremendamente similar a la ochentera ‘Cariño he encogido a los niños’ nos frenaba un poco.

Al final optamos per verla, y la verdad es que tiene muy poco que ver con la película que os hemos dicho, y mucho en común con el resto de obras de ‘Blue Sky’. Os contamos.

La película arranca con la presentación del solitario profesor Bomba, una especie de profesor chalado, que ha dedicado su vida entera a descubrir la vida secreta del bosque. Cuando está a punto de lograrlo, su hija Mary entra en acción, ya que, después de muchos años alejada de él, decide visitarle para intentar recuperar su maltrecha relación.

Aunque el profesor Bomba sólo puede intuirlo, su investigación está a punto de dar sus frutos, ya que, el bosque no sólo tiene de vida, sino que está inmerso en una especie de batalla crucial por su supervivencia, entre los hombres hoja (los protectores de la vida) y los Boggans (los responsables de la maldad y la podredumbre).

La irrupción de Mary en el bosque coincide con un momento álgido para el mismo, ya que la reina Tara debe escoger el capullo que a la postre se convertirá en la nueva reina. Ajena a todo, Mary se encuentra en el lugar equivocado en el momento equivocado, ya que, durante la elección del capullo, los Boggans atacan a la reina y ésta muere provocando un pequeño percance, lo cual provoca que Mary sea reducida al tamaño de los hombres hoja.

Desde este momento, nuestra pequeña protagonista se ve inmersa en una vorágine de aventuras a través del bosque para evitar que los Boggans se hagan con el control del mismo. Para ello contará con la ayuda del general Ronin, del luchador Nod y de un par de elementos de mucho cuidado, las babosas Mub y Grub.

¿Conseguirá Mary salvar el bosque del avance de la podredumbre? Y, lo más importante, ¿podrá Mary volver a su tamaño natural para estar al lado de su padre? Aunque son preguntas muy fáciles, y más teniendo en cuenta que se trata de una película de animación infantil, ya sabéis que en este rincón, por mucho que lo busquéis, no encontraréis su respuesta.

La verdad es que salimos contentos de la sala, aunque evidentemente confirmamos que “Epic. El mundo secreto” es una película orientada al público infantil con un clarísimo argumento ecologista ambientado en la lucha de los Boggans con los hombre hoja, eso sí, con unas buenas dosis de humor.

Para los adultos, la verdad es que “Epic” es una película que cumple, pero sin destacar en casi nada, es decir; técnicamente mejora a la saga “Ice Age”, pero continúa lejos de las obras de Pixar aún y cuando argumentalmente es una buena idea, pero queda demasiado infantil, demasiado previsible.

Por cierto, no sabemos muy bien si os pasó a todos, pero a los del equipo, por momentos tuvimos la sensación de estar viendo una versión animada de ‘Avatar’... ¿a vosotros no?


Avatar ha creado escuela, y no solo en el 3D

A los del equipo, la verdad es que nos entretuvo, nos gustó y nos sirvió para pasar un rato agradable en el cine. ¿Qué más le podemos pedir? Nuestra nota es un 6 sobre 10.



Título original: “Epic” – 2013 – USA
Duración: 102 minutos
Dirigida por: Chris Wedge
Género: Animación

domingo, 22 de septiembre de 2013

Mud

Cartel de Mud

Pasa muy pocas veces pero, por suerte, aún va sucediendo de vez en cuando. Nos referimos al hecho de ir al cine sin apenas saber nada de la película que vas a ver, y salir de él pensando en lo que acabas de ver y teniendo la certeza de que el cine (con todas sus letras), aún existe.

La última que vez que nos pasó fue hace unos días con “Mud”, una película de Jeff Nichols, un tanto alejada del círculo comercial.

La historia de “Mud” se sitúa a orillas del rio Misisipi, en donde los adolescentes, Ellis (Tye Sheridan) y Neckbone (Jacob Lofland) pasan sus horas descubriendo los más escondidos rincones del río mientras ayudan a sus familias.

Un día Neckbone descubre en una isla en medio del Misisipi un pequeño barco colgado de un árbol, un lugar idóneo para montar su campamento y base de juegos. Cuando decide enseñárselo a su amigo Ellis, ambos se encuentran con una desagradable sorpresa, el barco está ocupado por un extraño individuo.

Una vez superada la sorpresa y visto el enigmático carácter del desconocido, Ellis decide no salir corriendo y prestarle toda la ayuda que un niño de 14 años pueda darle. A cambio de cierta información, nuestros pequeños le llevan comida a Mud (Matthew McConaughey), que así se llama el desconocido.

Mud es un hombre con un pasado oscuro que ha llegado a la isla huyendo de la justicia, mientras espera que su ex novia acuda a rescatarle.

Mientras el gran día se acerca, Mud decide restaurar el pequeño barco donde vive, para lo que, una vez más, necesitará la ayuda de nuestros pequeños protagonistas que deberán sortear tanto la presencia de cazarrecompensas, como sus propios problemas familiares.

Mud en la isla con Ellis y Neckbone


¿Conseguirá su objetivo Mud de restaurar el barco y huir? Como ya os podéis imaginar, aquí no encontraréis la respuesta a esta pregunta, aunque sí encontraréis algo quizá, más interesante, nuestra crítica y valoración de “Mud”.

“Mud” nos presenta una historia original contada a la vieja usanza, sin estridencias, sin efectos especiales que copen la pantalla, pero con la fuerza de un guión y unas interpretaciones sorprendentes en el cine actual. Seguramente por esto es una película alejada de los grandes círculos comerciales.

Sí, nos sorprendieron las actuaciones, sobre todo de dos de los tres personajes protagonistas; Matthew McConaughey, que ha dejado de ser una cara fea con un cuerpo de escándalo para convertirse en un actor capaz de llenar la pantalla con su trabajo, y como no, el joven y para nosotros desconocido Tye Sheridan, que sinceramente apunta alto en este mundo.

Nos encantó la historia de amistad y la demostración del valor de la misma, mientras Mud lucha contra sus miedos, y los chicos descubren el valor de la lucha y el riesgo por aquello que creen justo.

Nuestra valoración final es de un 8 sobre 10.




Título original: “Mud” – USA – 2012
Dirigida por: Jeff Nichols
Duración: 130 minutos
Género: Drama