domingo, 22 de junio de 2014

Ice age: La edad de hielo


Sorprender en época de máximo esplendor de la animación digital era algo ciertamente complejo, y arrasar tanto en las taquillas como en críticas, no os decimos nada, y menos aún luchando contra gigantes del sector de la talla de Disney, Pixar o Dreamworks.

La película que os vamos a contar hoy lo consiguió casi todo, desde sorprender hasta estar nominada a mejor película de animación (al final la estatuilla se la llevó "El viaje de Chihiro", pero ahí estuvo). Sí, os estamos hablando de la primera parte de la saga "Ice Age", que llevó por título "Ice age: La edad de hielo".

La historia empieza con un divertidísimo gag que, además de dejarte clavado en el sofá, significó el nacimiento de un personaje mítico de la animación, la ardilla Scratch y su afán por poner a buen recaudo su bellota, aunque para ello cause los más divertidos desastres.

Como su título indica, esta parte de "Ice Age" se desarrolla en los prolegómenos de la edad del hielo, más concretamente, durante la gran migración de animales en los días previos a la gran helada. Durante esa migración, nos encontramos con Sid, un perezoso charlatán, pesado y torpe que es abandonado por su familia, Mannie, un gran mamut solitario y malhumorado que, por llevar la contraria, hace la migración a la inversa, y el temible Diego, un feroz león dientes de sable.

Los tres: Mannie, Diego y Sid acabaran uniéndose en una gran aventura para devolver al pequeño Bolita (un cachorro de humano) a su padre, después que su madre fuera arrastrada por la corriente de un río.

Nuestros tres protagonistas deberán enfrentarse a múltiples peligros: ríos de lava, tormentas de nieve, traiciones, etc., pero también deberán vivir emocionantes y divertidas situaciones: el juego de las sandías, toboganes de hielo, y porque no, descubrir un ovni fosilizado mientras el pequeño Bolita hace el saludo trekkie.


Bolita haciendo el saludo trekkie
Bolita haciendo el saludo trekkie


Y hasta aquí llega lo que os podemos contar del argumento de "Ice Age: La edad del hielo" sin, como nos gusta a nosotros, destripar totalmente la película. Aunque lo que si vamos a hacer es daros nuestra particular valoración de la misma.

Técnicamente ésta película está a la altura de las cintas de los grandes de la época en cuanto al uso de la animación digital, saliendo únicamente algo peor parada que el resto en lo que hace referencia al diseño y movimiento de los hombres, pero se lo perdonamos, ya que éstos son solamente unos secundarios de lujo.

El gran éxito de "Ice Age" le llega por una doble vertiente, por un lado la frescura y diversión de sus gags (todos, y decidnos que no, queremos ver más y más a Scratch), y por otro la arrolladora personalidad de sus personajes principales, los cuales son capaces de hacernos vibrar, sufrir y reír con sus peripecias.

Sin lugar a dudas, un buen inicio de saga, apta además, tanto para los pequeños de la casa, como para los mayores (tengan muy escondida o no, su alma infantil). Nosotros le ponemos un merecido 7.5 sobre 10.



Título original: “Ice Age” – 2002 – USA
Dirigida por: Chris Wedge, Carlos Saldanha
Duración: 75 minutos
Género: Animación



Otras partes de la saga:



“Ice Age 2: El deshielo”



è 
 
domingo, 15 de junio de 2014

Bridget Jones: Sobreviviré


Bridget Jones: Sobreviviré
Tres años después del descubrimiento cinematográfico del, no para unos pocos, antihéroe femenino con más dudas existenciales de la historia reciente de nuestro cine, ésta regresó a las pantallas con la segunda parte de la saga cinematográfica que lleva su nombre, “El diario de Bridget Jones”. Y es precisamente de esta segunda parte sobre la que os vamos a hablar hoy en este rincón, la cual lleva por título “Bridget Jones: Sobreviviré”.

La historia se sitúa cronológicamente poco tiempo después de lo que se nos contaba en la primera parte de la saga, encontrándonos con una Bridget (Renée Zellweger) sumergida en una felicidad amorosa sin precedentes en su atormentada vida. Sí, nuestra querida Bridget continúa plenamente enamorada del guapo y exitoso abogado Mark Darcy (a quien continúa dando vida Colin Firth).

Cuando todo parece que va viento en popa para nuestra protagonista, enamorada de un hombre que la corresponde y se entrega a ella sin límites, los viejos fantasmas de Bridget vuelven a cruzarse entre sus miedos y más cuando en el bufet de Mark contratan a una nueva persona, la exuberante Rebeca (Jacinda Barrett).

Presa de los nervios por unas odiosas comparaciones con Rebeca que se añaden a la reaparición de Daniel (Hugh Grant), su antiguo jefe y novio, y de unos malos consejos de sus amigos de toda la vida, Bridget empieza a comportarse de forma rara con Mark poniéndose en evidencia cada vez que tiene la menor oportunidad de hacerlo, ya sea en su trabajo, en el bufet de Mark, esquiando en los Alpes o incluso en las paradisíacas playas de Tailandia.

Ya os podéis imaginar que, con todos estos ingredientes que os hemos contado, la sucesión de chistes y gags se convierte en un no parar hasta el final de la película, pero también os podéis imaginar que nosotros no os vamos a contar ninguno de ellos. Lo que sí os contaremos será nuestro particular punto de vista de la película.

Bridget Jones en los Alpes
Bridget intentando demostrar a Mark que puede esquiar

Argumentalmente, la verdad sea dicha, “Bridget Jones: Sobreviviré” nos ofrece muy poquito, confirmando en esta ocasión el dicho de “segundas partes nunca fueron buenas”, aunque tranquilos, porque el nivel no cae estrepitosamente, simplemente es sostenidamente peor a la primera parte, cayendo en muchas ocasiones en un mero camino hacia el lucimiento del personaje de Renée Zellweger, la que, desafortunadamente, no siempre le saca el provecho deseado.

En cuanto a las interpretaciones, se repite totalmente el patrón de la primera entrega ya que en esta, vuelve a destacar el trabajo de Colin Firth por encima del resto, haciéndose suyo el papel de estirado (y enamorado) caballero inglés. Más decepcionante es el trabajo de Zellweger, ya que no consigue mantener el interés por su Bridget, haciéndole caer en demasiadas ocasiones en abuso de los tics, gestos y en la propia auto parodia. El resto de personajes, son meros secundarios, incluido el de Hugh Grant, quien gracias a su falta de expresividad, se convierte en un personaje totalmente prescindible.

Nuestra nota final para “Bridget Jones: Sobreviviré” es de un 5.5 sobre 10, aunque os la recomendamos si queréis ver la tercera parte de la saga que tiene previsto estrenarse el próximo año.




Título original: “Bridget Jones: The Edge of Reason” – Reino Unido – 2004
Dirigida por: Beeban Kidron
Duración: 108 minutos
Género: Comedia romántica
martes, 3 de junio de 2014

Monstruos, S.A.

Monstruos S.A. - Cartel
Hasta hace relativamente poco, hablar de Pixar era hablar de grandes obras de la animación digital, con historias originales, personajes potentes y esa gracia que pocos saben utilizar, pero que resulta imprescindible para implicar al espectador con la historia. Aunque parece que con tantas secuelas desgraciadamente esto se está perdiendo, hemos querido recuperar para nuestro rinconcito uno de los grandes títulos de la factoría Pixar, os estamos hablando de “Monstruos, S.A.”.

La historia de “Monstruos, S.A.” se desarrolla en la ficticia ciudad de Monstruopolis, una ciudad habitada totalmente por monstruos y que tiene como principal característica, el hecho de obtener la energía necesaria para funcionar de los gritos de susto de los niños.

Y es precisamente en “Monstruos, S.A.”, la empresa dedicada a la obtención de la energía, donde trabajan los dos protagonistas de la historia, el gigantón James P. Sullivan “Sulley” y su amigo y compañero Mike Wazowsky. Sulley con sus casi dos metros de altura y su pelaje azul es la estrella de la empresa y está a punto de conseguir el récord absoluto de obtención de sustos.

Para conseguir la energía, Sulley y Mike van cada noche a la fábrica dispuestos a cruzar las puertas mágicas que llevan directamente a los armarios de las habitaciones de los niños para asustarles. Cada asustador tiene sus puertas, y de cada una de ellas se cargan bombonas de combustible a base de los gritos de los atemorizados niños.

La competitividad en la planta es máxima, sobre todo con el tramposo y malintencionado Randall, el único bicho capaz de sembrar el pánico tanto en Monstruopolis como en la tierra, como mínimo hasta que el auténtico monstruo se cuela en “Monstruos, S.A.”

Boo se cuela en la "Monstruos, S.A."
Boo se cuela en la "Monstruos, S.A."


Sí, una noche después de que alguien se dejara olvidada una puerta, cuando Sulley la abre para comprobarla, se cuela en la factoría Boo, una niña con coletas que rápidamente se encariña de Sulley, complicándole la vida hasta extremos insospechables ya que, además de intentar evitar que cunda el pánico en la ciudad, deberán hacer lo posible para devolver a la pequeña a su mundo.

Desde este momento, empezará un desfile de situaciones tanto por la ciudad (divertidísima la escena en el restaurante), como por las entrañas de la factoría (la escena de la persecución por las cintas de trasporte de las puertas es, simplemente, genial). Estas situaciones se vivirán y sucederán a todo ritmo, sin pausa, eso sí, mezclándose con escenas más emotivas, como la del “¡gatito!” que le lanza la pequeña a nuestro Sulley al despertarse.

Randall, Mike y Sulley
Randall, Mike y Sulley


Como ya os podéis imaginar, ha llegado la hora de pasar a nuestra particular valoración y dejar aquí nuestra explicación argumental, ya que, como ya sabéis, no es nuestra intención destripar una película hasta el final.

Argumentalmente, la historia es bellísima, tanto desde el punto de vista del montaje y los personajes, como desde el punto de vista de la fábula sobre la amistad y las enseñanzas que de ella nos relata. Sin lugar a dudas, y desde este punto de vista, una grandísima película.

Técnicamente en su momento una de las grandes sorpresas del 2001, ya que fue la primera vez en la historia de la animación que se le dio un movimiento natural al pelo, en este caso, al pelaje azul de Sulley, animando uno a uno los casi 5 millones de pelos de nuestro protagonista (más adelante se repitió esta misma técnica en “Monstruos University” y en la melena de Mérida en “Brave”).

Para los del equipo, “Monstruos, S.A.” es una película especial, la hemos visto varias veces, y seguramente la volveremos a ver, porqué aún continuamos vibrando con la persecución por el almacén de puertas y continuamos emocionándonos con la pequeña Boo, así que, nuestra nota final no puede ser inferior a un 8.5 sobre 10.




Título original: “Monsters, Inc” – 2001 – USA
Dirigida por: Pete Docter, Lee Unkrich
Duración: 88 minutos
Género: Animación


Otras partes de la saga:

"Monstruos University" - 2013