sábado, 14 de marzo de 2015

Billy Elliot (Quiero bailar)

Billy Elliot (Quiero bailar) - Cartel

Nacer en un pueblo tiene sus ventajas, pero también tiene sus inconvenientes. El principal de ellos es que eres el centro de todas las miradas, y más si eres diferente al resto en algo. La sociedad puede ser muy dura, y en el  reflejo de esta dureza tiene el origen la película que os traemos en esta entrada, la británica “Billy Elliot (Quiero bailar)”.

Os reconocemos que, aunque no es de esas películas para ver una y otra vez sin cansarte, la hemos visto varias veces tras largas pausas de tiempo, y uno siempre acaba satisfecho con el retrato de los personajes que, su director, Stephen Daldry nos ofrece.

La historia empieza a mediados de los años 80 de la pasada década en un Durham, una pequeña ciudad industrial del norte de Inglaterra. En esa época, el pueblo y el condado estaban sumergidos en una contundente huelga de mineros que, día tras día, se saldaba con manifestaciones, piquetes, etc.

En una de las casas de Durham vive el pequeño Billy Elliot (interpretado por Jamie Bell), Tony, su hermano mayor, su padre Jackie y su abuela. Jackie y Tony trabajan en la mina mientras Billy, además de ir al colegio, se encarga de cuidar a su abuela y de llevar la casa.

Un día, después de una reyerta con la policía, Jackie decide apuntar a Billy a clases de boxeo, un deporte de lo más “varonil”. Con lo que no cuenta Jackie es que en el mismo gimnasio, la profesora Wilkinson está dando clases de ballet a un grupo de niñas, y nuestro pequeño protagonista se siente rápidamente atraído por el movimiento y la música.

Al final, como es obvio, y escondiéndolo en casa, Billy toma clases de ballet destacando por encima del resto. Es tanto el interés y la vocación de Billy por el ballet, que la señora Wilkinson decide entrenarle para un prestigioso Royal Ballet School de Londres, aunque pronto tendrá que hacer frente a un Jackie que no acepta de buen grado que su hijo haya dejado el boxeo para dedicarse a una disciplina tan poco masculina.

El esfuerzo y la sensibilidad enfrentados en una lucha desigual contra la confrontación y los puñetazos en una pequeña localidad anclada en el machismo de un pasado aún demasiado reciente. Aunque ¿conseguirá Billy llegar a su meta?, o por el contrario, ¿acabará descendiendo a las profundidades del pozo de la vida con su padre y su hermano?

Lo más remarcable de “Billy Elliot (Quiero bailar)”, es sin lugar a dudas, la interpretación de Jamie Bell, un chaval que él solito da cuerpo y brillantez a toda la película, implicando a los espectadores y haciéndonos vibrar en cada paso de baile. Para nosotros resulta inimaginable pensar en un “Billy Elliot” sin un Jamie Bell llenando la pantalla en el mejor papel de su carrera.

Por otro lado, también es muy remarcable el guión de la película, narrando a buen ritmo la lucha constante de Billy contra su familia y la sociedad por conseguir su ilusión: ser bailarín, usando frases tan duras como: "¡no todos son maricas, también hay atletas fuertes!" o “No dejes de ser tu mismo, siempre te querré”.

Aunque la hayamos visto ya varias veces, “Billy Elliot (Quiero bailar)” no deja de emocionarnos, de hacernos pensar en el valor de ser nosotros mismos y luchar por conseguir nuestros objetivos, y, solo por eso, nuestra nota final es de un 8.5 sobre 10.



Título original: “Billy Elliot” – Reino Unido – 2000
Duración: 111 minutos
Dirigida por: Stephen Daldry
Género: Drama, Danza

7 comentarios:

  1. Muy buena reseña. En algún sentido esta peli la meto en la bolsa de Forrest Gump, de esas que estás haciendo zapping y es imposible volver a cambiar de canal. Para resaltar la pequeña pero brillante actuación de Julie Walters, luciendose como la (dura por fuera) profesora de valet, Mrs. Wilkinson.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te doy toda la razón, la interpretación de Walters es, juntamente con la del pequeño Bell, de lo mejorcito de la cinta. Y sí, cuando uno ve anunciado "Billy Elliot" siente un poco de pereza, pero en un minuto, estás enganchado una y otra vez.

      Eliminar
  2. Me encanta esta película, da una gran lección de como hay que vivir con pasión y luchar por lo que te haga feliz. Lamentablemente, no creo que existan tanto niños con la personalidad y recursos del pequeño Billy.

    ResponderEliminar
  3. Hola Joan, es una peli que he podido ver un par de veces, y engancha hasta el final. Deja a un lado lo que es deporte para chicas y lo que ha de ser deporte para chicos. La lucha y insistencia del protagonista para dedicarse a lo que el realmente le gustaba y quería, es un empuje y ejemplo para muchas personas ;)
    Un abrazooo

    ResponderEliminar
  4. Es de esas películas que me gusta. La vi hace muchos años, pero willy Elliot es de esos personajes que te hacen pensar y reflexionar sobre como es la vida de cada persona. Aprendí mucho de ella. Seguramente si hicieran una versión actual tendría mucha más repercusión :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La reflexión que provoca es lo mejor que nos trae "Billy Elliot", y descubir que cada uno tiene que vivir como realmente siente pese al 'que dirán' no tiene precio.

      Eliminar
  5. La hemos visto visto y hemos quedado enganchados con el tema. La ambientación de un pueblo duro está bien lograda. Saludos

    ResponderEliminar