lunes, 25 de mayo de 2015

The Italian Job


The Italian Job - Cartel
Desde hace muchos años hablar de cine es hacerlo de secuelas y precuelas. Tanto da que se trate de historias de súper héroes, de acción o incluso de cine de animación, ya que parece ser que la cuestión es aprovechar un caso de éxito en taquilla para exprimirlo hasta la saciedad.

Lo peor de todo es que, salvo honrosas excepciones, las sucesivas partes de una historia (tanto da que cronológicamente se sitúen antes como después de la original) acostumbran a tener una calidad sensiblemente inferior a la original.

Con todo, en 2003 llegó a nuestras pantallas una cinta que sorprendió a casi todo el mundo, “The Italian Job”, ya que aunque no se tratara ni de una secuela ni de una precuela, sí que se es un “remake” de la cinta de 1963 con el mismo título.

La historia empieza en nuestros días presentándonos a John (Donald Sutherland) hablando por teléfono con su hija Stella (Charlize Theron), a quien le asegura que tiene toda la intención de dar un último golpe, en esta ocasión, en Venecia.

Para el gran golpe, John se junta con los mejores del momento, Steve (Edward Norton), Rob el conductor, el crack de la informática Lylie, un experto en explosivos y Charlie (Mark Wahlberg) la auténtica mente pensante del grupo.

El día indicado a la hora indicada empieza la acción por los canales de Venecia. Todo, absolutamente todo, sale a pedir de boca y con una precisión que ya querrían los británicos para sí mismos, quedando el palacete veneciano y su guardia totalmente compuestos y sin caja fuerte.

Millonarios en un solo golpe y todavía celebrando el éxito, la alegría desbordante se les desvanece como en su momento hizo la caja fuerte del palacete, pues pronto descubren que en el grupo había un traidor que, además de dejarles sin botín, acaba con la vida de John.

Meses después, y al otro lado del charco, Charlie ha dado con la pista de Steve, el traidor, y convence a Stella para que se junte al grupo con el objetivo de vengar la muerte de su padre. Con el sí de Stella, el grupo se vuelve a reunir para honrar a su compañero y, de paso, recuperar lo que es suyo, aunque para ello tengan que sustituir las lanchas de Venecia por unos espectaculares BMW MINI, aunque claro, desvelar algo más sería romper con la magia del cine…

No os vamos a engañar y no os diremos que es mucho mejor la versión original (de 1969), por qué no la hemos visto, ni os diremos que estamos ante una obra maestra, aunque sí que os diremos que a los del equipo nos ha parecido una gran cinta de acción repleta de grandes actores, consiguiendo, que no es poco, entretener y enganchar durante casi las dos horas de metraje de “The Italian Job”.

Interpretativamente nos ha gustado, algo bastante complicado de encontrar en el cine actual, ya que todos hacen que sus personajes sean creíbles, sin destacar ninguno de ellos ni por encima ni por debajo del resto. Quizá, en este punto, lo más criticable es la distancia o falta de magia entre dos de los protagonistas, Charlize Theron y Mark Wahlberg, pero vamos, un pequeño detalle que no llega a enturbiar el desarrollo de la trama.

Lo realmente espectacular de “The Italian Job” son las propias escenas de acción, tanto al inicio de la misma por los canales de Venecia, como, sobre todo, con las escenas de persecución a bordo de los “Mini Cooper” que tanto nos han hecho vibrar a los miembros de este equipo.

Con todo, nuestra valoración final es de un 7 sobre 10, y os la recomendamos para pasar un buen rato vibrando ante la pantalla.




Título original: ““The Italian Job” – USA – 2003
Duración: 104 minutos
Dirigida por: F. Gary Gray
Género: Acción

4 comentarios:

  1. La verdad es que después de verla, decidí ver la original y las dos son muy buenas, cada una en su época ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Realmente es así Rafa, este remake está muy bien hecho y es una magnífica actualización del clásico de los 60 :)
      Muchas gracias por el comentario.

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Es una buena opción para pasar un buen rato :)

      Eliminar