domingo, 25 de enero de 2015

El jorobado de Notre-Dame


El jorobado de Notre-Dame - Cartel
Aunque no siempre se cumple con la máxima, es de dominio popular que “algunas cosas mejoran con el tiempo, como el buen vino”. En el caso que nos ocupa, seguramente estemos ante una de esas honrosas ocasiones en que, bajo nuestro modesto punto de vista, estamos ante la “excepción que confirma la regla”.

Hoy os vamos a hablar de una película de Disney que forma parte de la colección “Clásicos Disney”, lo cual, de entrada podría hacernos pensar en que estamos ante una pequeña joya, aunque veremos si es así. Hoy nuestra crítica se centra en “El jorobado de Notre-Dame”.

La historia empieza a orillas del Sena hace muchos años. Allí, una pareja de gitanos y su pequeño bebé recién nacido intentan huir del cruel y despiadado juez Frollo el cual, después de deshacerse del hombre persigue a la mujer hasta las puertas de catedral de Notre-Dame donde es asesinada, descubriendo Frollo que el paquete que con tanto esmero protegía la gitana era un bebé totalmente deforme. Cuando va acabar con la vida del pequeño, el cura de la catedral le detiene, aconsejándole que, para redimir sus crímenes, cuide al pequeño.

La historia se retoma 20 años después con Quasimodo (el bebé rescatado por el cura) viviendo en una de las torres de la catedral, apartado del mundo por su mentor, el juez Frollo, y con Hugo, Víctor y Laverne (tres de las gárgolas de la Notre-Dame) como únicos amigos.

Mientras el pueblo se prepara para su festival para coronar a la persona más fea, llega a la ciudad el guapísimo capitán Febo, el cual, mientras se dirige al Palacio de Justicia, se cruza con la exuberante bailarina gitana Esmeralda. Mientras, desde la torre de Notre-Dame, nuestro protagonista se desvive por bajar a la plaza y participar en la fiesta, aunque para ello tenga que desobedecer a Frollo, lo que finalmente hace.

Vino, bromas, burlas, caretas y muchos bailes marcan la estrafalaria fiesta de coronación del más feo del reino, el cual evidentemente resulta ser Quasimodo, quien avergonzado y vejado tiene que esperar ante la rabia e indiferencia de Frollo a que la bella Esmeralda le rescate, poniéndose ella misma en peligro con este acto.

Todo parece indicar que estamos ante dos hombres enamorados de la misma mujer, ¿alguno de ellos la conseguirá? ¿Conseguirá Quasimodo librarse de la soga opresora de Frollo? Y, lo que es más interesante, ¿acabará pagando Frollo su arrogancia, prepotencia y maldad? Nosotros, evidentemente, sabemos la respuesta a todas estas preguntas y alguna más pero nos las reservamos, ya que, como bien sabéis, para nada queremos romper la magia del cine. Así pues, pasaremos a la segunda fase de nuestra crítica, nuestra visión técnica sobre “El jorobado de Notre-Dame”.

Partiremos de la idea de que estamos ante una película que no cumple estrictamente los cánones básicos de una película Disney, lo cual se nos confirma durante los primeros minutos de metraje de la cinta, cuando con un dramatismo absoluto, el malo de la película se deshace de los padres de nuestro protagonista y queda a escasos segundos de hacer lo propio con él. Desde este momento, la oscuridad y tenebrosidad se apodera del París que nos pinta la película, siendo excesiva bajo nuestro modesto punto de vista.

En cuanto a los personajes sí que podemos decir que hay pocas sorpresas, ya que nos encontramos con una gran heroína (la guapísima Esmeralda) y su mascota (la cabra Djali), el pretendiente guapo (el capitán Febo), tres personajes para dar un toque de humor (las gárgolas) y el malo malísimo de la historia (el juez Frollo), todos ellos girando en torno al desdichado protagonista (Quasimodo).

Otro de los puntos de la mayoría de cintas de Disney, tampoco resalta en esta, os estamos hablando de su BSO, ya que, aunque la música está muy presente, nuestro principal recuerdo nos lo llevamos del tañido de la campana de la catedral y del ruido de las calles de París.

Con todo, deciros que no es para nosotros una de las grandes obras de Disney, más bien, aunque forme parte de “Los clásicos Disney” es lo contrario. Para nosotros, la nota es de un raspado 5 sobre 10.





Título original:“The Hunchback of Notre-Dame” – USA – 1996
Dirigida por: Gary Trousdale, Kirk Wise
Duración: 90 minutos
Género: Animación
lunes, 12 de enero de 2015

Birdman o (La inesperada virtud de la ignorancia)


Birdman - Cartel
Cuando decidimos ir al cine, nuestra idea era disfrutar de una comedia ligera, algo para poder desconectar y disfrutar de un humor fácil. De hecho, optábamos por ver “Como acabar sin tu jefe”, pero el hecho que ésta haya sido un fracaso, y que a su segundo fin de semana en cartelera, únicamente esté disponible en una sala a media tarde, nos hizo desistir de esa opción.

Al final optamos por una gran desconocida para nosotros aunque con grandes críticas, tanto de los medios profesionales, como de público: “Birdman o (La inesperada virtud de la ignorancia)”.

La historia nos traslada directamente a un decrépito camerino de un viejo teatro de Broadway. Allí nos encontramos a un actor llamado Riggan Thompson (a quien da vida Michael Keaton) intentando, entre lamentos, relajarse y aceptar la nueva fase vital a la que se enfrenta.

Riggan es el director y actor principal de una obra de teatro que se encuentra a pocas horas de su estreno. Esta obra lo es todo para él, ya que es la única puerta de escape que tiene para dejar atrás su propio pasado, el cual le persigue constantemente.

En el último ensayo general antes del preestreno, uno de los actores sufre un desafortunado accidente que le aparta de la obra, obligando a Riggan y a Brandon (Zach Galifianakis) su productor, a correr para encontrarle un sustituto con las garantías suficientes. Al final, el elegido es el arrogante Mike Shiner (interpretado por Edward Norton).

Entre los fantasmas de su pasado y las ansias de protagonismo de Shiner, un torbellino emocional se apodera de Riggan provocando, por unos o por otros, que los dos preestrenos de la obra se conviertan en auténticos fracasos interpretativos que no hacen más que hundir a nuestro protagonista en su propio pasado, cuando era famoso por dar vida en la gran pantalla al súper héroe “Birdman”.

¿Conseguirá Riggan rehacer su vida y dejar atrás a su alter ego? ¿Funcionará la obra de teatro? ¿Shiner aceptará ser únicamente un actor secundario, o conseguirá robarle el protagonismo a Riggan? Muchas preguntas para las pocas respuestas que encontraréis aquí, ya que todas estas y muchas más podréis encontrarlas en “Birdman o (La inesperada virtud de la ignorancia)”. Lo que sí encontraréis en esta entrada, es nuestra particular valoración personal.

Interpretativamente, podemos hablar de una genialidad, pues el duelo interpretativo entre los dos grandes protagonistas de “Birdman” traspasa el propio argumento de la película, ya que tanto Michael Keaton como Edward Norton nos hacen vibrar con sus papeles, interpretando el primero a un fracasado con ganas de relanzar su vida y carrera, mientras que el segundo se nos presenta como ese eterno segundón que intenta a toda costa hacerse tanto con el protagonismo de su vida como de la de los que le rodean. La calidad de sus interpretaciones hace que la nota sea, para los dos, de un sobresaliente. También los secundarios están especialmente acertados, lo que se traduce en un gran Galifianakis que nos demuestra que lo suyo va más allá de su papel en “Resacón en las Vegas”, junto con unas muy acertadas (que no brillantes) Emma Stone y Naomi Watts.

Argumentalmente nos parece una magnífica vuelta de tuerca a la típica historia del resurgir de las cenizas de un glorioso pasado que ya no existe, contado desde la visión del propio afectado.

También nos ha parecido un riesgo y a la vez un gran acierto, la fotografía y ambientación, totalmente acorde a la vida desestructurada y ruinosa de Riggan, muy bien acompañada por la uso de la técnica de plano secuencia (tomas sin cortes más o menos largas), lo cual ayuda, sin duda, a incrementar los toques dramáticos en esta cinta.

Con todo, nuestra valoración, por originalidad, por actuaciones y por realización es de un 8.5 sobre 10.






Título original: “Birdman or (The Unexpected Virtue of the Ignorance)” – USA – 2014
Dirigida por: Alejandro González Iñárritu
Duración: 118 minutos
Género: Drama, Comedia