martes, 5 de julio de 2016

Buscando a Dory

Buscando a Dory
Han pasado nada más y nada menos que 13 años desde que nuestra querida Dory recordase por primera vez la dirección a la que había ido a parar el protagonista de la divertidísima Buscando a Nemo”. Trece años durante los cuales ha continuado haciendo caso a su mantra de “sigue nadando, sigue nadando” entre las corrientes de la vida.

La verdad es que los miembros de este equipo habíamos empatizado tanto con nuestra pequeña pez cirujano azul, que habíamos olvidado el hecho de que habían transcurrido ya trece años desde que la conocimos, por tanto, cuando descubrimos que la gente de Pixar se iban a lanzar con una secuela de “Buscando a Nemo” protagonizada por Dory nos temimos lo peor, por lo que decidimos ir a verla directamente el fin de semana de su estreno. Y eso hicimos el pasado sábado, acomodándonos en nuestras butacas dispuestos a descubrir hasta donde llegaría el pez que rescató a Nemo de la ya famosa dirección “P. Sherman, Calle Wallabi 42, Sidney”.

La historia se sitúa exactamente un año después del regreso de su aventura por las aguas de Sidney de Dory, Marlin y Nemo al arrecife donde tienen su anémona estos dos últimos.

Allí, Dory empieza a tener extraños sueños donde, a modo de flash-back, ve imágenes de una pequeña pez azul jugando a colocar conchas, imágenes que evidentemente olvida, hasta que un día después de susurrar en sueños “la Joya de Morro Bay, California” reconoce a la pequeña que juega con las conchas. Efectivamente, es ella, en su casa con sus padres, Jenny y Charlie.

Presa de la excitación, decide lanzarse al encuentro de sus padres, contando, eso sí, con la ayuda de Marlín y Nemo. Después de dudarlo un poco, los tres se lanzan a la corriente oceánica para llegar a su destino “la Joya de Morro Bay”, o como su nombre realmente indica “Instituto de Vida Marina”, un centro de recuperación de fauna donde, sin tan siquiera pretenderlo, nuestra Dory acaba internada en el módulo de cuarentena.

A partir de este momento, y mientras Marlín y Nemo luchan por entrar en el instituto, nuestra olvidadiza Dory hará buenas migas con Hank, un pulpo rojo con complejo de Mortadelo y un instinto innato por huir, quien le ayudará en su objetivo de localizar a sus padres, cruzando de sala en sala todo el instituto y reconociendo poco a poco a unos cuantos de sus amigos de la infancia, como Destiny, la ballena con quien nuestra protagonista aprendió a hablar balleno, y Bailey, una ballena beluga que cree haber perdido sus habilidades de geolocalización.

Entre todos vivirán un buen número de aventuras que les llevarán a un desenlace que, evidentemente, no descubriréis aquí. Lo que sí descubriréis es nuestra particular valoración sobre “Buscando a Dory”, la producción número 17 de la gente de Pixar.

Después del pequeño fracaso comercial que supuso “El viaje de Arlo”, los estudios Pixar han vuelto un poco a sus orígenes, desarrollando una historia repleta de humor fino, buenas enseñanzas y que cuenta con unos personajes que mantienen la magia y el cariño que a muchos nos enamoraron hace ya trece años.

Argumentalmente parece que los responsables de “Buscando a Dory” han querido enfatizar al máximo el lado más emotivo y tierno de la historia con esa pequeña Dory de grandes ojos asumiendo que tiene problemas de memoria a corto plazo, nadando desesperadamente en busca de ayuda mientras supera uno tras otro los hándicaps que la aventura le va deparando en detrimento del propio argumento de la cinta, lo que acaba penalizando un poco el desarrollo de la misma.

La verdad es que hemos echado un poco de menos el protagonismo que tenían Marlín, Nemo y la propia Dory con sus píldoras de humor en la primera cinta, ya que en esta aventura ceden gran parte de su protagonismo a Destiny, Bailey y a Hank, los nuevos personajes de esta segunda parte.

Con todo os tenemos que decir que, aunque no se trate de una de esas perlas con las que de vez en cuando nos deleita Pixar, “Buscando a Dory” nos ha gustado mucho, por lo que os la recomendamos totalmente. Nuestra nota final es de un 7.75 sobre 10.




Título original: "Finding Dory" - USA - 2016
Dirigida por: Andrew Stanton, Angus MacLane
Duración: 103 minutos
Género: Animación 

10 comentarios:

  1. Hacía bastante que no disfrutaba tanto en el cine, con una película de animación. Zootrópolis, por ejemplo, prometía pero te destripaban lo mejor meses antes, en tráilers y demás. De Dory me ha encantado su guión y su ritmo, aunque no tanto parte de su final, que pese a recordar a mi película de animación favorita (Toy Story), es demasiado surrealista. Aún así le di un 7,5, más o menos lo mismo que tú ^^

    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un poco es lo que nos ha pasado a nosotros, nos ha encantado, pero nos hemos quedado con la sensación que la gente de Pixar podía llegar a más :)

      Eliminar
  2. Estoy deseando ir a verla. Buscando a Nemo me encanta, es una de mis favoritas y espero que ésta también lo sea

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Cómo queremos a esa pequeña y olvidadiza Dory! ¡¡¡Disfrútala mucho!!!

      Eliminar
  3. Te he nominado al #LiebsterAward http://www.enmicine.com/2016/07/liebster-award.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡No se vale! ahora ya tenemos trabajo extra... que haremos muy a gusto, jejeje

      Eliminar
  4. La vi hace unos días y me lo pase bomba!! El pulpo es mi nuevo ideolo, me rei muchisimo con el y la trama la verdad es que fue muy original y fresca. Conmovedor momento cuando se reencuentra Dory con sus padres. Saludos

    ResponderEliminar
  5. ¡Esta tengo ganas de verla! Ya me pareció muy curioso el personaje de Dory en "Buscando a Nemo". Miedo me da el final por lo que contáis. Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El final es... lo que más chirría de toda la historia, pero sin lugar a dudas, si te gustó la primera película, tienes que ver esta.

      Eliminar
  6. Entretenida, aunque descafeinada en algunos puntos... ¡Buena crítica!

    ResponderEliminar