domingo, 19 de febrero de 2017

Manchester frente al mar



Manchester frente al mar Cartel
Todo parece indicar que este 2017 el Dolby Theatre de Hollywood se llenará de música y sobretodo de lágrimas a la hora escoger la mejor película del pasado 2016 ya que el drama, con “Manchester frente al mar”, “Figuras Ocultas”, “Lion” y “Fences” como baluartes, competirá con todas sus fuerzas contra la favorita “La La Land”.

Después de haber leído mucho y de haber comprobado que la mayoría del público valora muy positivamente “Manchester frente al mar”, el pasado fin de semana los del equipo decidimos que iríamos a verla para poder juzgarla de primera mano.

En los primeros compases de la película, la trama nos desplaza a uno de los barrios obreros de Boston, en donde se nos presenta a Lee Chandler (interpretado por Cassey Affleck), el conserje de varios bloques de edificios que pasa sus días entre cambios de bombillas, retiradas de nieve y desatascos de retretes.

Un día recibe la mala noticia que su hermano mayor, Joe (interpretado por Kyle Chandler) acaba de fallecer. Sin pensarlo mucho, Lee coge el coche y se dirige al hospital Manchester-by-the-Sea (Massachusetts), su pueblo natal que abandonó varios años atrás.

Preso del dolor y tormento con el que Lee convive y al que ha sumado la inesperada muerte de su hermano, nuestro protagonista recibe la noticia que este le ha nombrado tutor legal de su hijo Patrick (Lucas Hedges) mientras inicia los trámites para darle sepultura, con el objetivo de evitar a toda costa que el joven tenga que ir a vivir con su madre, alcohólica y desaparecida desde hace tiempo.

Abrumado por los acontecimientos y negándose a abandonar Boston para volver definitivamente a su pueblo natal haciéndose así cargo de Patrick, su casa y su barco, propone a su sobrino que ambos se desplacen a Boston, a lo que, evidentemente, él se opone dado que toda su vida y amigos se encuentran en el pequeño pueblo costero.

Lee empieza a recorrer las calles del pueblo que abandonó años atrás, encontrándose por el camino con viejos conocidos quienes le demuestran que aún queda algo en su pasado por superar y resolver, algo que se nos explica a modo de “flash-back” y que permite comprender la razón por la que nuestro protagonista parece vivir sumido en una depresión continua.

Como es evidente, y ya os podéis imaginar, en este punto ha llegado el momento de deciros que hasta aquí podemos contar. Nosotros, evidentemente, sabemos cómo acaba la historia y como es sabido, os toca a vosotros decidir si queréis acudir a verla o no y a nosotros compartir nuestras impresiones.

El trabajo de Kenneth Lonergan (el director y guionista de la película) es brutal, ya que consigue transmitirnos en todos los pasajes “Manchester frente al mar” la dureza de enfrentarse a las situaciones más cotidianas del día a día mientras la pérdida de aquellos que más nos importan continúa latente y sin superar. Las emociones y los traumas se desbordan en cada secuencia, metiéndonos en el dolor y la impotencia de Lee, marcándonos su historia a fuego lento en nuestra memoria. Con todo, no os vamos a engañar, aunque estamos ante una gran película, mucho nos tememos que tanta miseria y tanto dramatismo alejan un poco a “Manchester frente al mar” de las primeras opciones para el Oscar a mejor película.

Interpretativamente estamos ante una situación totalmente distinta, ya que Cassey Affleck hace una interpretación excelente, de las mejores que recordamos en el cine, bordando el papel de persona que debe enfrentarse a un pasado que le traumatiza. También nos gustaría remarcar el trabajo del joven Lucas Hedges, quien aprovecha para bordar tanto las escenas de drama (con la pérdida de su padre y su posible marcha a Boston), como los toques de comedia (esos infructuosos intentos de sexo con alguna de sus novias) en uno de sus papeles más importantes. La verdad, no nos extrañaría en absoluto que ambos acabaran llevándose su correspondiente estatuilla.

“Manchester frente al mar” es una película muy difícil de valorar ya que ni por argumento ni por la crudeza de su historia es una película fácil de ver. De hecho, ambos consideramos que estamos ante una cinta brillante tanto técnica como interpretativamente pero que por momentos es excesivamente “dramón”.

Con todo, nuestra nota final es de un 7.5 sobre 10 y os aconsejamos que, si sois aficionados a los grandes dramas, vayáis al cine a verla.





Título original: “Manchester by the Sea” – 2016 – USA
Dirigida por: Kenneth Lonergan
Duración: 135 minutos
Género: Drama


No hay comentarios:

Publicar un comentario