domingo, 26 de febrero de 2017

La fiesta de las salchichas



La Fiesta de las salchichas Cartel
Después de unas semanas disfrutando de buenas películas desde la oscuridad de una sala de cine, los del equipo pensamos que ya era hora de echar mano a nuestra DVDteca particular y, de paso, cambiar de género. La escogida fue una cinta de animación que durante su estreno se vio envuelta en múltiples críticas y que en ese momento decidimos dejar para otro momento dado que no nos convencía en exceso como para pagar lo que cuesta una entrada de cine.

Cuando uno está ante la tesitura de ver cine de animación, piensa directamente en los grandes del cine para todos, piensa en Pixar, en Dreamworks, en Blue Sky Studios o incluso en Illumination Entertainment, pero en el caso de “La fiesta de las salchichas”, (la película de la que hoy vamos a hablaros) cualquier parecido es simple coincidencia.

La historia nos traslada directamente a los pasillos de un supermercado. Allí, las salchichas de sobre, los panecillos, los bollos, las frutas y otros productos viven ilusionados esperando el momento que alguno de sus dioses, o sea, alguno de los clientes del supermercado, les escoja para ir a su esperado paraíso particular.

Un día, entre flirteos de Frank (una de las salchichas de Frankfurt) y Brenda (una panecillo de perritos calientes), uno de los clientes del supermercado devuelve a uno de los productos, una mostaza con miel alegando que la quería sin miel. Entre gritos de agonía e histeria, el bote de mostaza se suicida tirándose del estante, no sin antes  advertir a sus compañeros que el “Más allá” no es como se imaginan.

El día de la vuelta al supermercado de Mostaza, los paquetes de Brenda y Frank son seleccionados por un cliente, aunque el suicidio de su compañero da al traste con sus planes de salida del supermercado junto con los otros alimentos. Separados de sus compañeros, los que se han quedado en la tienda se van en búsqueda del único que puede darles un poco de luz.

Mientras, ya fuera del supermercado el resto de compañeros de paquete de Brenda y Frank descubren que hacen los dioses con ellos en su particular “Más allá”, algo que evidentemente, todos conocemos y que nosotros guardaremos celosamente para que, quien quiera, lo descubra por su cuenta.

Técnicamente estamos ante una cinta difícil de catalogar, ya que al comienzo uno piensa que se va a encontrar con la típica comedia burda del tipo “caca, pedo, culo, pis” para buscar la risa absurda. No obstante, cuando uno empieza a leer críticas aparece la posibilidad de encontrarse ante una cinta de Seth MacFarlane subida de tono aunque, al final, cuando las primeras secuencias empiezan a desgranarnos el argumento, enseguida nos dimos cuenta de que resulta prácticamente imposible catalogar esta “película” en ninguno de los grupos mencionados.

“La fiesta de las salchichas” pretende ser comedia crítica muy subida de tono, en la que lo absurdo deja en un segundo plano las relaciones entre los países orientales (encarnados por un pan de pitta y un lavash turco) entrando en un terreno sembrado de violencia, chistes escatológicos y mucho, mucho sexo, quizá incluso demasiado para tratarse una cinta de animación comercial.

Pero, ¿te hace reír? Evidentemente sí, aunque eso depende del sentido del humor de cada uno. Es decir, si uno se ríe como un poseso con chistes sexuales pasados de vueltas, groserías y bromas pesadas, esta película le encantará. En cambio, si el espectador es, como en nuestro caso, del tipo que busca comedias con un sentido del humor inteligente, lo más probable es que se aburra e incluso escandalice durante el tiempo de metraje de esta especie de batiburrillo de estilos que es “La fiesta de las salchichas”, aún y cuando puede que encuentre alguna escena de este tipo en algún momento

Para nosotros, “La fiesta de las salchichas” es de una brutalidad extrema, una mezcla de violencia con sexo soez injustificado que por momentos se hace casi indigerible y que consigue que por momentos la consideremos una auténtica porquería que únicamente es adecuada para provocar la diarrea en el espectador. Por estas razones, nuestra nota final es de un 2,5 sobre 10, considerándola únicamente apta únicamente para aquellos cuyo sentido del humor se limite a los chistes sexuales a diestro y siniestro.



Título original: “Sausage Party” – 2016 – USA
Dirigida por: Conrad Vernon, Greg Tiernan
Duración: 89 minutos
Género: animación
domingo, 19 de febrero de 2017

Manchester frente al mar



Manchester frente al mar Cartel
Todo parece indicar que este 2017 el Dolby Theatre de Hollywood se llenará de música y sobretodo de lágrimas a la hora escoger la mejor película del pasado 2016 ya que el drama, con “Manchester frente al mar”, “Figuras Ocultas”, “Lion” y “Fences” como baluartes, competirá con todas sus fuerzas contra la favorita “La La Land”.

Después de haber leído mucho y de haber comprobado que la mayoría del público valora muy positivamente “Manchester frente al mar”, el pasado fin de semana los del equipo decidimos que iríamos a verla para poder juzgarla de primera mano.

En los primeros compases de la película, la trama nos desplaza a uno de los barrios obreros de Boston, en donde se nos presenta a Lee Chandler (interpretado por Cassey Affleck), el conserje de varios bloques de edificios que pasa sus días entre cambios de bombillas, retiradas de nieve y desatascos de retretes.

Un día recibe la mala noticia que su hermano mayor, Joe (interpretado por Kyle Chandler) acaba de fallecer. Sin pensarlo mucho, Lee coge el coche y se dirige al hospital Manchester-by-the-Sea (Massachusetts), su pueblo natal que abandonó varios años atrás.

Preso del dolor y tormento con el que Lee convive y al que ha sumado la inesperada muerte de su hermano, nuestro protagonista recibe la noticia que este le ha nombrado tutor legal de su hijo Patrick (Lucas Hedges) mientras inicia los trámites para darle sepultura, con el objetivo de evitar a toda costa que el joven tenga que ir a vivir con su madre, alcohólica y desaparecida desde hace tiempo.

Abrumado por los acontecimientos y negándose a abandonar Boston para volver definitivamente a su pueblo natal haciéndose así cargo de Patrick, su casa y su barco, propone a su sobrino que ambos se desplacen a Boston, a lo que, evidentemente, él se opone dado que toda su vida y amigos se encuentran en el pequeño pueblo costero.

Lee empieza a recorrer las calles del pueblo que abandonó años atrás, encontrándose por el camino con viejos conocidos quienes le demuestran que aún queda algo en su pasado por superar y resolver, algo que se nos explica a modo de “flash-back” y que permite comprender la razón por la que nuestro protagonista parece vivir sumido en una depresión continua.

Como es evidente, y ya os podéis imaginar, en este punto ha llegado el momento de deciros que hasta aquí podemos contar. Nosotros, evidentemente, sabemos cómo acaba la historia y como es sabido, os toca a vosotros decidir si queréis acudir a verla o no y a nosotros compartir nuestras impresiones.

El trabajo de Kenneth Lonergan (el director y guionista de la película) es brutal, ya que consigue transmitirnos en todos los pasajes “Manchester frente al mar” la dureza de enfrentarse a las situaciones más cotidianas del día a día mientras la pérdida de aquellos que más nos importan continúa latente y sin superar. Las emociones y los traumas se desbordan en cada secuencia, metiéndonos en el dolor y la impotencia de Lee, marcándonos su historia a fuego lento en nuestra memoria. Con todo, no os vamos a engañar, aunque estamos ante una gran película, mucho nos tememos que tanta miseria y tanto dramatismo alejan un poco a “Manchester frente al mar” de las primeras opciones para el Oscar a mejor película.

Interpretativamente estamos ante una situación totalmente distinta, ya que Cassey Affleck hace una interpretación excelente, de las mejores que recordamos en el cine, bordando el papel de persona que debe enfrentarse a un pasado que le traumatiza. También nos gustaría remarcar el trabajo del joven Lucas Hedges, quien aprovecha para bordar tanto las escenas de drama (con la pérdida de su padre y su posible marcha a Boston), como los toques de comedia (esos infructuosos intentos de sexo con alguna de sus novias) en uno de sus papeles más importantes. La verdad, no nos extrañaría en absoluto que ambos acabaran llevándose su correspondiente estatuilla.

“Manchester frente al mar” es una película muy difícil de valorar ya que ni por argumento ni por la crudeza de su historia es una película fácil de ver. De hecho, ambos consideramos que estamos ante una cinta brillante tanto técnica como interpretativamente pero que por momentos es excesivamente “dramón”.

Con todo, nuestra nota final es de un 7.5 sobre 10 y os aconsejamos que, si sois aficionados a los grandes dramas, vayáis al cine a verla.





Título original: “Manchester by the Sea” – 2016 – USA
Dirigida por: Kenneth Lonergan
Duración: 135 minutos
Género: Drama


sábado, 11 de febrero de 2017

Ma ma



Ma ma cartel
Cuando como parte de este equipo me vi con la posibilidad de ver “Ma ma”, la hasta ahora última película del donostiarra Julio Medem, un cúmulo de sentimientos y  recuerdos azotaron mi cabeza hasta el punto de plantearme seriamente si me lanzaba a verla o no.

Por un lado estaba el argumento de la cinta, basado íntegramente en la lucha de una madre contra un cáncer, y por otro lado, el hecho de que “Ma ma” esté protagonizada por una actriz que siempre me ha parecido sobrevalorada, Penélope Cruz.

Al final decidí hacer de tripas corazón y dejar atrás tanto mi experiencia con esa maldita enfermedad como mi manifiesta animadversión hacia la actriz con más proyección internacional en nuestro país. Así que finalmente, me acomodé en la butaca y le di al “play”.

La historia empieza presentándonos a Magda (interpretada por Penélope Cruz), una maestra en paro que, en las primeras secuencias de la cinta, es diagnosticada de un cáncer de mama. Magda recibe la noticia totalmente sola, ya que Raúl (Álex Brendemühl) su marido, le acaba de abandonar para irse con una alumna suya, y su hijo Dani aún es demasiado joven para ayudarle.

Curiosamente, el mismo día que recibe la noticia y mientras ve el entrenamiento de su hijo, conoce a Arturo (Luis Tosar) uno de los ojeadores del Real Madrid, quien en ese preciso momento recibe el gran revés de su vida, su esposa e hijos han sufrido un accidente de coche, lo cual, sin quererlo ni beberlo acabará uniéndole a Magda.

Al poco de recibir la noticia de su enfermedad, decide enviar a su hijo a pasar unos días lejos de Madrid mientras ella se somete a una mastectomía y a las posteriores sesiones de quimioterapia. Con un alarde de fuerza y entereza, Magda poco a poco se va sobreponiendo a su recuperación a la vez que ayudando a Arturo en su drama personal, mientras que este, le ayuda a ella en todo lo que puede.

Al poco de finalizar sus sesiones y con Dani de vuelta a casa, los tres deciden ir a pasar el agosto en la playa para aprovechar así el máximo de momentos para estar juntos.

Un tiempo después, Julián el ginecólogo de Magda tiene que darle una nueva mala noticia ya que, contra todo pronóstico, la enfermedad continúa ahí expandiéndose a us anchas sin remedio. Contra todo pronóstico, Magda toma una decidida y a la vez controvertida decisión… la cual evidentemente, no encontraréis en esta crítica, y sí, en el último tercio del desarrollo de “Ma ma”.

Técnicamente, lo primero que me gustaría remarcar es que, por primera vez desde que tengo un poco de conciencia cinematográfica, me quito el sobrero ante el grandísimo trabajo de Penélope Cruz durante los 111 minutos de metraje, ya que en todo momento es capaz de transmitirnos tanto su sufrimiento como su vitalidad, sinceramente es, para mí, su mejor actuación.

En cuanto al resto de actuaciones, tampoco tengo mucho a remarcar, ni en el personaje contrapunto de Arturo (Luís Tosar), ni en el de Julián (Asier Etxeandia) el médico de Magda, ambos están realmente bien, aunque sus personajes actúen un poco de comparsa del de la protagonista.

La ambientación, estética de las secuencias y banda sonora también son correctos, al más puro estilo Medem.

En definitiva, “Ma ma” es un drama con todas sus letras y sus consecuencias, quizá un poco azucarado, pero drama al fin y el cabo, enfocado eso sí, con un espíritu de lucha y de vitalidad sorprendente y motivador.

Con todo, mi nota final para “Ma ma” es de un 7.5 sobre 10.



Título original: “Ma ma”  - 2015 – España
Dirigida por: Julio Medem
Duración: 111 minutos
Género: Drama