domingo, 22 de septiembre de 2019

13 Reasons Why - Temporada 3


13 reasons why - Cartel Temporada 3
En el equipo nos apostaríamos un guisante al decir que todos los que nos leéis habéis escuchado alguna vez el refrán o frase hecha de “no hay dos sin tres” ¿Ganaríamos el guisante, verdad? Bueno, la cuestión es que cuando el año pasado se estrenó, con mucho éxito por cierto, la segunda temporada “13 Reasons why” (“Por trece razones” en España) teníamos claro que, más temprano que tarde, los productores de dicha serie y Netflix nos harían llegar, como mínimo, una tercera temporada.

Como bien recordaréis, si en la primera temporada de “13 Reasons why”, la serie nos sorprendió y nos hizo sentir escalofríos contándonos, mediante 13 cintas de casete los motivos y el suicidio de la joven Hannah Baker, la segunda temporada volvió a sorprendernos durante el juicio que la madre de Hannah interpuso al instituto, en esta ocasión, intentando demostrarnos que ni los malos son tan malos, ni los buenos tan buenos.

Entonces os preguntaréis, como hicimos nosotros, “¿Hace realmente falta una tercera temporada de “13 Reasons why”?” No os vamos a engañar, estuvimos mucho tiempo pensando que no, que no hacía falta, que la historia ya estaba más que contada, de hecho, habíamos decidido no ver esta tercera entrega hasta que, casi, estuvo disponible en la plataforma.

Esta tercera temporada empieza cronológicamente después del frustrado tiroteo que Tyler intentó llevar a cabo durante el Baile de Primavera. Clay y su grupo de amigos intenta a toda costa, encubrirlo a la vez que intentan que se recupere.

Al poco, llega a la ciudad y al instituto “Liberty High” una nueva alumna, Annie provocando un pequeño terremoto entre los alumnos del instituto. Annie, además de ser la hija de la nueva asistenta de la familia de Bryce, actuará de narradora de la trama y conseguirá sin muchos esfuerzos, entrometerse en la vida de los alumnos del “Liberty High”, en especial de Clay y de Bryce.

En el “Liberty” los ánimos continúan muy revueltos por los actos y agresiones que allí se produjeron meses atrás y Jessica, una de las principales afectadas, constituye un grupo de protesta y presión con simpatizantes y afectados. Uno de los principales actos que quieren llevar a cabo es el sabotaje del partido de rugby para intentar demostrar que los deportes de los chicos están detrás de la violencia desatada en el centro.

La noche del partido, Bryce Walker (recordémoslo, el violador de Jessica y de Hannah en la primera temporada) es encontrado muerto bajo el embarcadero del ciudad. ¿Quién ha asesinado a Bryce Walker? Es la gran pregunta de esta tercera temporada y sobre la que gira toda la trama de la misma, y como en temporadas anteriores, todos tienen su capítulo y todos, sin excepción tienen motivos más que suficientes para haberlo hecho. Aunque, como ya os podéis imaginar, aquí no encontraréis la respuesta a esa pregunta.

No os vamos a engañar, la tercera temporada de “13 Reasons Why” empieza mal, y aguanta mal hasta bien entrada la temporada ya que, para nosotros, los 6 o 7 primeros capítulos son lentos, muy difíciles de entender y realmente vacíos de contenido, dando vueltas y más vueltas sin apenas avanzar, intentando demostrar una vez más que, quizá, ni los buenos son tan buenos, ni los malos tan malos como creemos.


4 de los protagonistas de "13 reasons why"
Annie, Justin, Clay y Zach, cuatro de los protagonistas de "por 13 razones"


Técnicamente, una de las cosas que más nos ha sorprendido negativamente ha sido el montaje de esta tercera temporada, el cual se basa en exclusiva en constantes flashbacks desde el presente (la sala de interrogatorios donde se investiga la muerte de Bryce) hasta algún punto comprendido entre la muerte de este y el baile de primavera que cerró la segunda temporada, y todo con un pequeño cambio de imagen, provocando que en muchas ocasiones uno se pierda con demasiada facilidad.

Interpretativamente poco podemos aportar a lo que ya aportamos en las críticas a las temporadas anteriores. Con todo, en esta tercera temporada de “13 Reasons Why” en el equipo nos quedamos con el trabajo de Brandon Flynn dando vida al tormentado (y drogadicto) Justin Foley y el de la nueva incorporación al casting Grace Saif quien dando vida a su Annie consigue que oscilemos totalmente entre odiarla o quererla (estrangular).

Por todo lo que os hemos contado, para los miembros de este equipo, esta tercera temporada de “Por trece razones” puede considerarse como un intento de aprovechar los cabos sueltos anteriores para, en base al mismo montaje, estirar un poco más el chicle del beneficio. Con todo, debemos asumir que los últimos capítulos nos han gustado más que la temporada 2, por tanto, nuestra nota final es de un 6 sobre 10.



Título original:  "13 Reasons Why " – Estados Unidos
Género: Drama, Adolescente
Año de creación: 2017
Año de finalización: 2019 (tercera temporada)
Capítulos: 39 (en tres temporadas)



martes, 17 de septiembre de 2019

Las horas


En el mundo del cine hay títulos que llegan para quedarse y rara vez el paso del tiempo les quita ese halo de brillantez que tuvieron en el momento de su estreno. A veces es por su excelente guion, otras por el brillante trabajo de su casting y otras, simplemente porque acaban calando en una generación y esta lo va transmitiendo a las sucesivas.

Hasta hace unos días en el equipo teníamos una espinita clavada con una película que, podríamos decir que forma parte de ese grupo de películas. Os estamos hablando de “Las horas”, una cinta que llegó a nuestras carteleras en 2003 de la mano de Stephen Daldry.

Las horas” empieza presentándonos a una de sus protagonistas principales, Virginia Woolf (a quien da vida una irreconocible Nicole Kidman) y la acción se sitúa a comienzos de la década de los años 20 del pasado Siglo. Virginia, después de varios intentos de suicidio vive en con su marido Leonard en el tranquilo enclave de Richmond. Terriblemente aburrida y luchando contra su enfermedad, Virginia empezará a escribir la que a la postre acabará siendo una gran obra, “Mrs. Dalloway”.

Paralelamente y unos 30 años más tarde (a comienzos de los años 50), en las afueras de Los Ángeles nos encontramos con Laura Brown (Julianne Moore), una aparentemente feliz ama de casa, casada con un veterano de la Segunda Guerra Mundial, madre del pequeño Richard y embarazada de su segundo hijo. Laura lee “Mrs. Dalloway” y se siente profundamente reflejada en ella, pues aunque aparentemente es feliz, Laura cree que se vida carece de sentido al no poder vivirla como ella cree.

Ya en la actualidad, a comienzos de los años 2000 y en Nueva York, nos encontramos con la tercera protagonista, Clarissa Vaughan (Meryl Streep), una editora bisexual que viene a ser algo así como una “Mrs. Dalloway” actual. Clarissa, pese a que es feliz con su mujer, vive marcada por la terrible enfermedad que su amigo y primer novio Richard sufre (está enfermo terminal de SIDA).

Tres historias de tres mujeres de distintos tiempos marcadas por un mismo libro: “Mrs. Dalloway” y por la misma situación personal de angustia, confusión, sufrimiento, y lesbianismo en épocas en las que no estaba bien visto les lleva a una profunda desmoralización por estar viviendo una vida que, en base a muchas renuncias vitales, se preguntan si realmente vale la pena vivirla.

Como ya os podéis imaginar, nosotros tenemos el desenlace de alguna de estas situaciones, pero como también os podéis imaginar, no seremos nosotros los que os destripemos ninguno de ellos.

Bajo nuestro punto de vista, “Las horas” es una película terriblemente compleja a nivel técnico, ya que enlazar las historias de las tres mujeres, en sus distintas épocas y con problemas tan parecidos, se nos antoja bastante complejo, y más sin caer ni en tópicos ni en dramatismos excesivos. Sí que es verdad que, en muchas secuencias, esperábamos mucho más de ellas, quizá hubiese hecho falta acentuar más los sentimientos de las protagonistas o definiendo más sus maltrechas personalidades.

Continuaremos con una de cal y otra de arena, ya que por un lado vamos a alabar tanto la escenografía como la propia imagen de la cinta, las cuales son capaces de transmitirnos en todo momento el estado de ánimo derrotado y pesimista de las protagonistas, aunque, por el lado negativo os diremos que “Las horas”, bajo nuestro punto de vista, y quizá por la falta de definición, tiene un metraje algo excesivo ya que por momentos se hace quizá, demasiado lenta.

En el apartado interpretativo es donde encontramos la principal baza de “Las horas”, ya que tanto Meryl Streep, como Julianne Moore, como Nicole Kidman están realmente brillantes dando vida a sus respectivos sufridos y desmoralizados personajes. Realmente en el equipo somos incapaces de escoger cuál de las tres está mejor, sí que os diremos que su trabajo y esfuerzo dotan totalmente de coherencia y de fuerza una película que, sin ellas, seguramente habría pasado a la historia como una mediocridad.

Por todo lo que os hemos contado, nuestra nota final para “Las horas” es de un 7.5 sobre 10




Título original: “The hours” – 2002 – USA
Dirigida por: Stephen Daldry
Duración: 114 minutos
Género: Drama


domingo, 8 de septiembre de 2019

Criminales en el mar


Poster de Criminales en el mar

Verano es una época ideal para tumbarse en el sofá y buscar una película que le proporcione a uno la posibilidad de pasar un rato entretenido sin tener que pensar demasiado, y la mayor de parte de veces, no nos vamos a engañar, esperamos encontrarnos con una comedia fresca que además de robarnos algunas risas, nos lleve a algún lugar veraniego.

Siguiendo estas premisas, hace unos días en el catálogo de Netflix nos encontramos con uno de sus estrenos para este 2019, la comedia titulada: “Criminales en el mar”. Así pues, ni cortos ni muy perezosos, nos pusimos a verla y hoy, os la contamos aquí.

Criminales en el mar” empieza presentándonos a su pareja protagonista, Nick Spitz (Adam Sandler) y su esposa Audrey (Jennifer Aniston). Nick un policía, eternamente aspirante a inspector, en Nueva York y Audrey tiene una peluquería en la Gran Manzana. En el decimoquinto aniversario de su boda, y después de que Nick no se atreviera a regalarle a Audrey un bono regalo de Amazon, se decide a regalarle la luna de miel que nunca tuvieron, un viaje por Europa.

Durante el trayecto en avión, Audrey conoce a Charles Cavendish (Luke Evans), un millonario hombre de negocios el cual, después de charlar animadamente, invita a la pareja a un crucero por el Mediterráneo en su yate. Como Nick no está muy por la labor, inicialmente rechazan la oferta, aunque al desembarcar en Málaga cambian rápidamente de opinión al ver el medio de transporte que tenían contratado para su ruta en bus.

Justo antes de zarpar en el fantástico yate, les presentan al resto de pasajeros, todos ellos familiares más o menos lejanos y amigos del anciano magnate Malcom Quince. Ya en alta mar camino de Montecarlo, los primeros tiras y aflojas entre los pasajeros aparecen sin hacerse esperar. La primera noche a bordo, todos son invitados por Quince a una cena de etiqueta donde les comunica que les ha desheredado a todos y que toda su fortuna pasará a manos de su joven novia una vez haya firmado el nuevo testamento, cosa que hará ante todos ellos. En un abrir y cerrar de ojos, o, mejor dicho, después de un oportuno apagón, Quince aparece muerto ante todos.

Cuando llegan a puerto y durante la rueda de entrevistas con la policía, todos los desheredados se ponen de acuerdo en acusar a los principales sospechosos, los que no pintaban nada en el barco, Nick y Audrey.

Empujados por la necesidad de no acabar entre rejas durante su viaje por Europa, Nick y Audrey se ponen a investigar por su cuenta, en una huida/persecución que les llevará hasta el Lago de Como (al norte de Italia), con la particularidad que cada vez que se acercan a un posible asesino este muere.

Como veis, en “Criminales en el mar” todos son sospechosos y todos van muriendo poco a poco, al más puro estilo Agatha Christie, aunque lógicamente sin su magia ni ingenio. Con todo, nosotros no os develaremos ni el asesino ni nada más de la trama, pues va siendo hora, de entrar en nuestra valoración más técnica.

Técnicamente, “Criminales en el mar” es una película muy floja, centrando su humor en una sucesión de tópicos más que manidos, como el topicazo de que España es un país retrasado y de pandereta (con su viejo autobús, su flamenca y su cantaor a la llegada de los protagonistas a Málaga). 

Flamencas y guitarras, la imagen de España
Flamencas y guitarras, la imagen de España

Desgraciadamente el guion no aporta demasiada frescura, pues además de servirnos 90 minutos (de los 97 de metraje que tiene “Criminales en el mar”) totalmente previsibles, los diálogos carecen totalmente de frescura y dinamismo pudiendo prever la mayoría de ellos sin demasiados problemas.

En cuanto a las interpretaciones os diremos que, para los miembros de este equipo, es lo mejor que tiene “Criminales en el mar” ya que la química que hay entre Adam Sandler y Jennifer Aniston es la que aguanta durante muchos minutos la previsibilidad y falta de frescura de esta película.

Para los miembros de este equipo, “Criminales en el mar” es una parodia de lo que debería ser una comedia y desgraciadamente la prueba de que, cuando Netflix se lo propone, es capaz de crear contenido sin sentido y de escasa calidad.

Por todo lo que os hemos contado, nuestra nota final para “Criminales en el mar” es de un 4.5 sobre 10.




Titulo original: “Murder Mystery” - 2019 – USA
Dirigida por: Kyle Newacheck
Duración: 97 minutos
Género: Comedia, Acción