lunes, 11 de noviembre de 2019

Killing Eve - Temporada 2


Killing Eve Temporada 2
Hay personajes que llegan a nuestras vidas sin preguntarlo y sin ser anunciados y lo hacen para quedarse durante tiempo. Algunos de estos personajes se quedan por divertidos (entre los que tenemos, por ejemplo, al británico Rowan Atkinson y su Mr. Bean), otros por sanguinarios (como el célebre Sir Anthony Hopkins y su Hannibal Lecter) o desquiciados (como el famoso Norman Bates de Anthony Perkins) y otros por una curiosa mezcla en sus personalidades que, simplemente, hace que nos pillemos de ellos. Dentro de este último grupo nos encontramos, por ejemplo, a las chicas protagonistas de “Killing Eve”, la agente Eve Polastri (Sandra Oh) y la psicópata Villanelle (Jodie Comer).

Villanelle y Eve llegaron a nuestras vidas en primavera de 2018 de la mano de la BBC Americana (en España a través de la plataforma de streaming HBO) con una combinación de acción, persecuciones, drama, atracción sexual y comedia negra que hizo que cayéramos enamorados de ellas al instante, como os contamos en nuestra crítica de su primera temporada.

Casi un año más tarde, y sin hacer apenas ruido llegó a nuestras pantallas, igualmente de la mano de la BBC Americana y de HBO, la segunda temporada de “Killing Eve” y hoy, desde esta entrada os la vamos a comentar.

La segunda temporada empieza poco tiempo después del clímax vivido en el capítulo final de la primera temporada de “Killing Eve, y lo hace con las dos grandes protagonistas de la historia siguiendo su camino cada una por su lado, Eve ha recuperado su vida laboral persiguiendo asesinos en el MI5 mientras no para de pensar en su amada Villanelle de la cual, por cierto, no sabe absolutamente nada.

Pese a la falta de noticias, Eve llega hasta una ultra secreta organización, visita cárceles rusas y se codea con espías mientras busca a Villanelle, la asesina de la que se ha pillado y la que, a su vez, amenaza con cargarse su matrimonio, continuando así el sorprendente y divertido juego del gato y ratón que tanto nos enganchó durante la primera temporada.

Nuevos asesinos se cruzan en la búsqueda personal que está llevando a cabo Eve para encontrar a Villanelle, mientras que esta, a la vez, cada vez se acerca más a una Eve que continua tan distraída como efectiva en su trabajo. Una no puede estar sin la otra, se necesitan y, aunque ya nada es igual que cuando se conocieron (ambas han crecido mucho como personajes en relación a como eran una temporada atrás), las pistas que acción tras acción nos van dejando en su ruta/persecución por media Europa, nos indica que el encuentro entre ambos se producirá más pronto que tarde.

Eve y Villanelle, las dos protagonistas de "Killing Eve"
Eve y Villanelle, las dos protagonistas de "Killing Eve"
 
Llegados a este punto, lo único que os avanzaremos es que sí, se encuentran, aunque evidentemente nos guardaremos el cómo, cuándo y desenlace de dicho encuentro.

Técnicamente, esta segunda temporada de “Killing Eve” es quizá un poco superior a la primera ya que, continúa siendo igualmente sorprendente, pero a la vez, han conseguido que, como sus dos protagonistas, la serie también haya crecido, con unos diálogos que ponen los pelos de punta, unos desenlaces de escenas y situaciones que sorprenden a la vez innovan y una mezcla de tensión que te deja pegado en el sofá momentos antes de que sus toques de comedia que te hagan saltar de alegría.

Donde podemos añadir muy, pero que muy poco es en el apartado interpretativo donde tanto Jodie Comer como Sandra Oh, continúan brillando con luz propia, demostrando que, con una química brutal entre ellas, el juego del gato y el ratón entre la juguetona, frívola y contundente asesina Villanelle y la patosa pero efectiva inspectora Eve tienen, si las circunstancias lo permiten, larga vida por delante.

Para los miembros de este equipo, esta segunda temporada de “Killing Eve” ha sido algo así como la demostración de que, si se lo proponen, segundas partes pueden ser muy buenas a la vez que, con recursos e imaginación, un buen e innovador thriller policiaco no tiene porqué caer en los tópicos a las primeras de cambio.

Por todo lo que os hemos contado, nuestra nota final para esta segunda temporada de "Killing Eve", es de un 8.5 sobre 10.




Título original: “Killing Eve” – USA
Género: Thriller
Año de creación: 2018
Año de finalización: 2019 (segunda temporada)
Capítulos: 16 (en dos temporadas)

martes, 5 de noviembre de 2019

El juego de Gerald


El juego de Gerald Poster
Para muchos, hablar de Stephen King es hablar de una especie de ogro que minusvalora la literatura con sus miles de páginas de escaso valor, para otros, no deja de ser un loco que crea cientos de historias bajo el influjo de sustancias poco legales. Desde el punto de vista del miembro de este equipo que os escribe hoy, y aun asumiendo que el tema de las sustancias es cierto (asumido por el propio King), os tengo que reconocer que le tengo un gran aprecio al maestro del terror ya que es gracias a él y a sus historias, que recuperé la sana y placentera costumbre de leer y sumergirse en mundos imaginarios.

Con un cariz ciertamente distinto a las obras más famosas de King, en 1992 llegó a nuestras librerías la claustrofóbica y agobiante “El juego de Gerald”. Su lectura me enganchó y me hizo sufrir tanto que, cuando 25 años después Netflix estrenó su adaptación al cine, me hice el firme propósito de verla. Me ha costado algunos meses encontrar el momento idóneo para ello, pero finalmente lo he conseguido y así, hoy os puedo traer mi reseña de “El juego de Gerald”.

“El juego de Gerald” empieza presentándonos a los dos personajes principales de la historia, Jessie Burlingame (Carla Gugino) y su marido Gerald (Bruce Greenwood) un exitoso abogado con una personalidad digamos que, agresiva. Como la pareja está pasando por graves problemas, ambos deciden darse una oportunidad regalándose un fin de semana romántico en una alejada y solitaria cabaña en los bosques de Maine.

Al poco de llegar a la cabaña, Gerald le propone a su esposa un cambio en sus juegos sexuales, un nuevo juego para incrementar sus sensaciones, le propone usar unas esposas para atarla en la cama y tener así sexo duro. De entrada, Jessie se resiste, pero después de unos minutos decide que no será ella la que sabotee el fin de semana, por tanto, opta por aceptar el juego.

Como en otras ocasiones, antes de empezar su juego Gerald se toma una Viagra, y poco después una segunda. Como no podía de ser de otra forma, pronto aparece la violencia de Gerald en el juego sexual lo cual incomoda mucho a Jessie quien, además, estando esposada en el cabecero de la cama, está totalmente indefensa ante todo lo que le rodea. Muy molesta y sin disfrutar nada del juego, Jessie exige a su marido parar, pero este no quiere. Así las cosas, y en medio de una discusión Gerald sufre un ataque al corazón y muere.

Jessie se da cuenta inmediatamente de la tremenda situación en la que está, sola, atada en la cama de una aislada cabaña en medio del bosque. Por mucho que grite, nadie la puede oír quedándole sólo dos opciones: esperar la aparición de alguien mientras que su cuerpo aguante o intentar a la desesperada soltarse las esposas.

Jessie Burlingame (El juego de Gerald) ataca a su cama
Jessie Burlingame ataca a su cama


Para desesperación de Jessie, sólo dos extrañas criaturas hacen acto de presencia, un hambriento perro que da buena cuenta de Gerald y una extraña criatura que se queda siempre a la sombra. ¿Conseguirá Jessie escapar de sus ataduras y sobrevivir? Como ya os podéis imaginar, los miembros de este equipo lo sabemos, pero no os lo contaremos.

Técnicamente os diremos que, quizá es una de las mejores adaptaciones al cine de un libro que hemos visto hasta el momento (ojalá Daniel Calparsoro hubiese hecho lo mismo con su “El silencio de la Ciudad Blanca”), y sin lugar a dudas esta “El juego de Gerald” es una de las mejores adaptaciones al cine de una obra de Stephen King. La angustia de la situación y los miedos de Jessie en su desesperada lucha por su propia vida quedan perfectamente reflejados durante los casi 100 minutos de metraje los cuales, además, pasan a toda velocidad.

A parte de en su montaje y desarrollo, “El juego de Gerald” tiene otro gran pilar en el que se sustenta, su casting, donde una grandísima Carla Gugino hace una auténtica demostración de interpretación, con cambios de expresión y de personalidad con un personaje que va desde la vulnerabilidad hasta la extrema fuerza. También Bruce Greenwood está realmente bien, aunque esté con un papel bastante más corto que Gugino, pintándonos un personaje tan odioso que es, por momentos, hasta divertido.

Aunque “El juego de Gerald” no es una película, para nada, apta para todos los públicos, este que os escribe la ha disfrutado y sus imágenes continúan en mi mente como en su momento los hicieron los capítulos del libro. Por tanto, la nota final de los miembros de este equipo para “El juego de Gerald” es de un 7.5 sobre 10.




Título original: “Gerald’s Game” – 2017 – USA
Dirigida por: Mike Flanagan
Duración: 103 minutos
Género: Terror, Intriga

martes, 29 de octubre de 2019

El silencio de la ciudad blanca


El silencio de la ciudad blanca Poster
Cuando en 2016 llegó a las librerías el libro de la gasteiztarra afincada en Alicante, Eva García Sáenz de Urturi, los miembros de este equipo nos lanzamos a buscarlo. Y es que no es muy habitual que nuestra ciudad, Vitoria-Gasteiz, sea el escenario de un thriller policíaco basado en la aparición de una serie de brutales asesinatos rituales en varios sitios emblemáticos de nuestra ciudad.

“El silencio de la ciudad blanca” se convirtió rápidamente en un auténtico bestseller con cientos de miles de unidades vendidas provocando, como no podía ser de otra manera, el inicio de una trilogía literaria.

Hace unos días, y dando casi por finalizado 2019, ha llegado a las carteleras de nuestros cines “El misterio de la ciudad blanca”, la adaptación cinematográfica del libro de Sáenz de Urturi. Como aficionados al cine y residentes en Vitoria-Gasteiz no podíamos dejar pasar la oportunidad de hacernos con nuestras entradas y verla en pantalla grande.

“El silencio de la ciudad blanca” nos desplaza directamente al verano de 2016 en la ciudad de Vitoria-Gasteiz. En sus calles nos encontramos con el recién regresado al servicio Unai López de Ayala (interpretado por Javier Rey), alias Kraken, detective de la Ertzaintza y especialista en perfiles criminales, y su jefa, la subinspectora Alba Díaz de Salvatierra (a quien da vida Belén Rueda) igualmente reincorporada recientemente al servicio activo después de muchos años fuera de la ciudad.

Al poco de presentarnos a Unai, este debe acudir rápidamente a la Catedral de Santa Maria donde se han encontrado los cuerpos sin vida de una pareja, un chico y una chica de 20 años, ambos desnudos y con eguzkilores sobre su cuerpo. Durante la inspección ocular, Unai descubre dos cosas curiosas, los cuerpos huelen a gasolina y han muerto por picaduras de abeja en su garganta.

El asesinato sigue el patrón de una serie de asesinatos que azotaron la ciudad 20 años atrás, por los que paga, injustamente, pena de prisión Tasio Ortiz de Zárate (Alex Brendemühl), un eminente historiador y presentador de televisión de la época.

Sin tiempo para pensar ni investigar demasiado, una nueva pareja aparece asesinada siguiendo el mismo patrón, aunque cambiando la edad (25 años) y la ubicación (en esta ocasión, los asesinados aparecen en el Palacio de la “casa del cordón”). Sin más datos, y con la ciudad ya preocupada por los asesinatos, la relación entre Unai y Alba toma unos derroteros que van más allá de lo profesional.

Kraken y Alba por las calles de Vitoria-Gasteiz
Kraken y Alba por las calles de Vitoria-Gasteiz

Con Tasio a punto de salir de la cárcel y la semana grande de Vitoria recién empezada, una nueva pareja aparece asesinada, en esta ocasión bajo uno de los pasos de la “procesión de los faroles”. Nadie tiene una pista sólida, ni por las abejas, ni por el modus operandi, solo el abuelo de Unai ve una curiosa relación de los hechos actuales con unos hechos sucedidos en la población alavesa de Izarra durante los años 70 del pasado siglo.

¿Tiene razón el abuelo? O por el contrario el asesino tiene más que ver con Tasio y con los asesinatos que tuvieron lugar 20 años atrás. Como es evidente, nosotros lo sabemos, ya que hemos visto tanto la película como hemos leído el libro, pero como también os podéis imaginar, no os lo contaremos en este rincón.

Técnicamente, os debemos decir que “El silencio de la ciudad blanca” nos ha decepcionado mucho ya que, Daniel Calparsoro (el director) y su equipo de guionistas ha conseguido desmontar totalmente una trama argumental que, como libro funcionaba perfectamente. Nos ha sorprendido, y muy negativamente el montaje final de la película ya que, contarnos quien es el asesino a los 30 minutos de metraje rompe la magia de un thriller que ya, en los 80 minutos restantes no volverá a enganchar lo suficiente y menos cargándose personajes (¿dónde queda MatuSalem, el hacker que ayuda a Unai a investigar?) e historias secundarias que podían ayudar a los espectadores a entender las motivaciones del asesino y sus relaciones con el resto de personajes de la trama.

Desde el punto de vista interpretativo os diremos que, lamentablemente tampoco nos ha gustado, ya que ninguno de los dos personajes principales de “El silencio de la ciudad blanca” nos ha parecido acertado. Por un lado, el trabajo de Belén Rueda resulta frío, distante y no tiene ninguna credibilidad como subinspectora de policía además de no tener ni mostrar ninguna química con Javier Rey, el inspector Unai quien, por su parte tampoco encaja completamente en su personaje. En este punto, únicamente salvamos los trabajos de Alex Brendemühl (dando vida a los gemelos Ortiz de Zárate), de Aura Garrido (la experta en victimología y compañera de Unai, Estíbaliz Ruiz de Gauna) y de Manolo Soto (el periodista Mario) aunque en ningún caso llegan a mantener el peso de una historia tan desdibujada.

En definitiva, para nosotros, “El silencio de la ciudad blanca” es una oportunidad totalmente desaprovechada para llevar al cine uno de los últimos bestsellers que han visto la luz en nuestro país. Por todo lo que os hemos contado, no podemos más que suspender esta película.





Título: “El silencio de la ciudad blanca” – 2019 – España
Dirigida por: Daniel Calparsoro
Duración: 110 minutos
Género: Thriller, intriga.