miércoles, 31 de enero de 2018

Thelma y Louise



Thelma y Louise Cartel
De vez en cuando, la industria del cine nos obsequia con una de esas películas que, al verla, se queda permanentemente con nosotros. A veces esto se produce por un potente guion, otras veces por unas interpretaciones que ponen los pelos de punta y en otras, se da simplemente por una secuencia. En la película que os comentamos hoy es por un compendio de todas estas razones con un añadido, la originalidad y valentía con que se aborda su línea argumental más básica.

Hoy, en este rincón os queremos hablar de un clásico del cine reciente: “Thelma y Louise”, un canto a la libertad que llegó a nuestras pantallas en 1991 y que, más de 25 años después de su estreno, aún somos muchos los que la recordamos con cariño y admiración.

La historia de “Thelma y Louise” nos desplaza directamente a la Arkansas de comienzos de la última década del pasado siglo. Allí nos encontramos a las dos amigas y protagonistas de la historia, Thelma  (Geena Davis) y Louise (Susan Sarandon). Thelma es una joven treintañera que vive totalmente anulada por Darryl, su marido, un ser déspota, machista y ciertamente ridículo. Por su parte, Louise pasa su frustrante vida trabajando en una cafetería y sorteando problemas con su novio.

Un fin de semana ambas amigas deciden tomarse un respiro marchando ellas solas a una casa de montaña. Durante el camino y aprovechando las primeras horas de libertad, paran en un bar y se desmelenan bebiendo. El infortunio se cruza en su camino, ya Louise salva a su amiga de una violación matando a su agresor. Presas del pánico deciden lanzarse a la carretera y cruzar la frontera con México.

Forzadas por el nuevo destino, Louise debe ponerse en contacto con su amigo Jimmy para que le haga llegar dinero a Oklahoma. De camino a dicha ciudad, conocen al joven y embaucador autoestopista J.D. (Brad Pitt) quien después de una noche loca con Thelma, les roba el dinero que ambas acaban de recibir de Jimmy.

Perdidas y de nuevo en un callejón sin salida, a Thelma no le queda más remedio que atracar un supermercado de carretera para así poder continuar su camino a México, dejando eso sí, un reguero de delitos y rastros para que la policía se les acerque cada vez más. Aunque como ya os podéis imaginar, nosotros dejaremos aquí nuestra sinopsis de “Thelma y Louise” y daremos paso a nuestra crítica más técnica.

Técnicamente “Thelma y Louise” es una película sorprendente tanto por su temática, como por la forma de abordar la misma, así como también, por la forma como Ridley Scott (el director de la cinta) mezcla magistralmente varios géneros cinematográficos, desde la road movie, hasta el cine policiaco, pasando por el drama o el western, sin olvidar en ningún momento la lucha por la libertad de dos mujeres maltratadas por la vida y los hombres que en algún momento se han cruzado con ellas.

Interpretativamente, en “Thelma y Louise” estamos ante un duelo de titanes entre Susan Sarandon y Geena Davis quienes se meten en la piel de las atormentadas amigas en busca de su libertad y nos hacen creer sus personajes, sufriendo por ellas, ayudándolas a pisar el acelerador del viejo Ford Thunderbird para cruzar el oeste americano. ¿Los secundarios? Pues realmente, unos trabajos remarcables también, tanto para el debutante Brad Pitt en su papel de ladrón pícaro, como para Harvey Keitel haciendo de “poli bueno”. Sin lugar a dudas, un auténtico éxito de casting.

Han corrido ríos de tinta sobre “Thelma y Louise”. Hay quienes han querido ver un alegato a feminista o hasta le han buscado un trasfondo lésbico, aunque en realidad, quizá Thelma y Louise solo sea la historia de dos heroínas anónimas que, en un momento determinado, abandonan sus infumables vidas para adentrarse en el violento mundo del oeste americano para buscar uno de sus derechos básicos, la libertad.

Os tenemos que asumir que, nos ha encantado “Thelma y Louise”. Aunque tenga ya más de 25 años, continua siendo una película vigente y actual que todo el mundo debería ver, como mínimo una vez en la vida. Nuestra nota final para “Thelma y Louise” es de un 8.5 sobre 10.



Tïtulo original: “Thelma & Louise” – USA – 1991
Dirigida por: Ridley Scott
Duración: 128 minutos
Género: Acción, Drama, Amistad


miércoles, 24 de enero de 2018

Garfield. La película



Garfield. La película
A estas alturas de siglo XXI, una pregunta nos cruza por la cabeza: ¿alguien no conoce aún al gato más perezoso, cínico, egoísta y obeso de la televisión/cine/comic? Nacido para una tira cómica a mediados del pasado 1978, Garfield (que así se llama el animalito) ha conseguido ya, entretener a varias generaciones de espectadores.

Después de varias series de televisión y muchas aventuras de cómic, en 2004 nuestro orondo y anaranjado Garfield dio el salto a la gran pantalla de la mano de Pete Hewitt en “Garfield: La película” y hoy, os queremos dar nuestra particular visión sobre ella.

Garfield: La película” empieza llevándonos directamente a casa de Jon (Breckin Meyer), o mejor dicho, a casa de Garfield y de su criado humano Jon. Garfield duerme en la misma habitación que Jon, aunque eso sí, en una cama a parte y con su peluche. De día, el dominio de Garfield sobre Jon es total, convirtiéndole en su esclavo.

Después de un atracón de su comida favorita, que por cierto ¿sabéis cuál es la comida favorita de Garfield? Sí, ¡la lasaña!. Pues bien, después de zamparse 4 bandejas de lasaña, Jon lleva a Garfield a su veterinaria, la guapa Liz (Jennifer Love Hewitt). Aunque por momentos Garfield masca la tragedia, esta acaba llegando por otro lado, ya que al finalizar la visita Liz le ofrece a Jon la opción de adoptar a un nuevo peludo. Jon, que está secretamente enamorado de Liz, es totalmente incapaz de oponerse a dicha propuesta, por tanto, Odie, un perro tan adorable como bobalicón acaba llegando a casa e incorporándose a la familia.

Con la llegada de Odie a casa, los celos de Garfield se disparan por la nubes y más cuando comprueba que ha dejado de ser el rey absoluto. Un día, sin pretenderlo, Garfield encierra a Odie en la calle y este aprovecha para perseguir todo lo que se mueve. Evidentemente, Odie se pierde en la ciudad.  

A partir de la confirmación de que Odie ha desaparecido y ante la evidente frustración de Jon, Garfield decide superar sus miedos y su evidente holgazanería para recuperar su puesto de rey de la casa rescatando a Odie. ¿Lo conseguirá? Evidentemente nosotros lo sabemos, aunque como ya os podéis imaginar, nos guardaremos dicha información. Aunque eso sí, lo que no nos guardaremos es nuestra crítica de “Garfield: La película”.

Técnicamente “Garfield: La película” es, en muchos aspectos, una cinta tremendamente pobre. El principal de estos aspectos es el guion de la flojísima historia que se nos quiere contar, ya que, en ningún momento consigue sorprender (no lo hace ni a los pocos que descubren al personaje en esta cinta), como tampoco consigue arrancar ninguna risa sincera y espontánea pese al sinfín de bromas y chistes que se cuentan en los 80 minutos de metraje.

Interpretativamente nos llevamos dos sorpresas, la primera de ellas referente al auténtico protagonista de la película, Garfield y su condición de ser el único personaje animado digitalmente de la cinta, aunque haya bastantes más animales. La verdad, que esto sea así ni aporta nada, ni nos explicamos el motivo. En cuanto a los protagonistas humanos, son más bien mediocres, resultando constantemente una parodia de sí mismos.

Después de todo lo que os hemos contado y a pesar del éxito comercial que supuso el lanzamiento de “Garfield: La película”, nuestra nota final para ella es de un 4 sobre 10, y la recomendación de verla únicamente si eres un incondicional de su pelirrojo protagonista o tienes una tarde muy aburrida.



Título original: “Garfield: The movie” - 2004 – USA
Dirigida por: Peter Hewitt
Duración: 80 minutos
Género: Comedia
lunes, 15 de enero de 2018

Vaiana



Vaiana
Ha pasado más de un año desde que tuvimos noticias del estreno de uno de los nuevos ‘Clásicos Disney’, el número 56 para ser exactos. A pesar de esta catalogación, para este equipo, esta cinta estará siempre presente en nuestra memoria, aunque quizá, no tanto por la calidad de la misma, si no porqué durante nuestro viaje a Estados Unidos estaba en pleno apogeo en sus carteleras. Aunque eso sí, con un título distinto al que se tuvo cuando se estrenó en nuestro país, “Moana”.

En España y otros países de Europa, por estar registrado por una empresa, llegó a nuestra cartelera finales de 2016 con el título de “Vaiana” aunque los miembros de este equipo, al final la hemos visto hace unos días desde la comodidad de nuestro sofá.

“Vaiana” nos traslada directamente a una pequeña y tranquila isla tropical, en una época indeterminada (posiblemente unos 2000 años antes de nuestra época). En la isla nos encontramos con la pequeña Vaiana, una niña que vive obsesionada con el mar y poder navegar más allá del arrecife que rodea la isla mientras que su padre, el jefe de la tribu, trata de impedir a toda costa que la pequeña se haga a la mar.

Con el paso de los años, en la pequeña isla se empiezan a notar los primeros síntomas del cumplimiento de una viaje leyenda. Dicha leyenda cuenta que unos mil años atrás, un semidiós llamado Maui robó, por codicia, el corazón de la todopoderosa diosa Te Fiti condenando así a la desaparición paulatina de la vida en todas las islas bajo su influencia.

Aunque el padre de Vaiana y por extensión el resto de la tribu no quieren creer dicha leyenda, la aparición de unos cocos negros junto con la confirmación de que los cultivos han dejado de crecer y finalmente, el agotamiento de la pesca en la zona del arrecife, dejan a la pequeña comunidad de Vaiana al borde del abismo, ya que sólo tienen dos opciones: desaparecer o buscar una nueva isla a la que desplazarse.

Ante tal disyuntiva, Vaiana toma la determinación de llevar a cabo su sueño y hacerse a la mar para encontrar, primero de todo al semidiós Maui y después con él, devolver el corazón de la diosa Te Fiti para romper la maldición que pesa sobre las islas de la zona.

El primer punto lo consigue rápido, ya que sin demasiado esfuerzo da con Maui. Convencerle ya le costará un poco más, y devolver el corazón a la diosa… ejem… para eso ya necesitará toda su fuerza, su convicción, el poder de Maui y la ayuda del propio océano, aunque como ya os podéis imaginar, en este rincón y aunque se trate de una película de Disney, no sabréis si finalmente Vaiana consigue su objetivo o no.

Por todo el mundo es conocido que la mayoría de películas de Disney siguen un mismo patrón, el de “princesa y/o heredera de un imperio debe correr un sinfín de aventuras para encontrar su príncipe azul”, en esta ocasión el gigante californiano ha intentado una modernización de dicho patrón, ya que, aunque Vaiana es la hija del líder de una tribu de la polinesia, esta no sale en busca de su amor, sino que, con total valentía se enfrenta a su padre para hacerse a la mar y buscarse a sí misma mientras intenta salvar su mundo de la desaparición. Sin lugar a dudas, un buen intento, aunque para este equipo, como ya pasó con “Brave (Indomable)” se queda un poco en eso, en un intento.

En cuanto a los personajes principales de “Vaiana”, hay que reconocerle a Disney el buen trabajo de modernización que han llevado a cabo con el quiebro de la imagen típica de sus princesitas dando paso a la vez, a una joven guerrera que se aleja del feminismo tan rápido como su barca se aleja de su isla. Por otro lado, el personaje masculino también tiene una buena evolución, pasando de héroe torpón y machista a cómplice total de la joven lideresa, algo que hasta ahora, se había visto en pocas ocasiones.

De todas formas, el salto más grande que da “Vaiana” frente a sus antecesoras en la factoría Disney está en el apartado técnico, notándose y mucho la mano del equipo técnico de Pixar.

Con todo, para este equipo, y aunque no consideramos que “Vaiana” sea un fracaso, sí que os decimos que nos dejó un poco fríos. Y es que, aunque cuenta con una buena BSO y, comparándola con otras producciones similares, técnicamente es un paso adelante, para nosotros “Vaiana” tiene un desarrollo demasiado previsible, pecando de buscar en exceso la broma fácil sin acabar de conseguirla.

Pese a todo lo que os hemos contado, nosotros os la recomendamos, pues entretiene, y eso ya es un mérito. Nuestra nota final es de un 6 sobre 10.




Título original: “Moana” – 2016 – USA
Dirigida por: Jon Musker, Ron Clements
Duración: 113 minutos
Género: Animación, Clásico Disney 

miércoles, 3 de enero de 2018

Jumanji



Jumanji - 1995 - Cartel
Han pasado casi 22 años desde que escuchamos por primera vez el redoble de los tambores reclamando nuestra atención hacia un curiosísimo y hasta entonces desconocido “juego de mesa”.  Protagonizada por el malogrado Robin Williams, a comienzos de 1996 llegó a nuestras carteleras la cinta de aventuras “Jumanji”. 

Pese a las dos décadas que han pasado desde su estreno, “Jumanji” nunca ha caído en el olvido de aquellos que la disfrutaron en el cine o descubrieron su magia  posteriormente. Con todo, estos últimos días y gracias al lanzamiento internacional de su secuela, la “Jumanji” original ha vuelto a varios canales de televisión y hoy nosotros queremos recordarla en este rincón.

En los primeros lances de la película, la acción nos lleva directamente a un ya lejano 1869 con dos amigos encerrando una caja en un cofre y enterrándolo mientras de fondo suenan unos tambores tribales.

Justo 100 años después, Alan Parrish, el hijo del fabricante de calzados Parrish es perseguido y golpeado por los miembros de una pandilla de su edad. Momentos después de este suceso, Alan escucha el ritmo tribal de unos tambores que le llevan hasta unas obras próximas. En las obras encuentra el cofre, y en su interior lo que parece ser un juego de mesa llamado “Jumanji”.

Esa misma noche, y después de un tenso enfrentamiento con su padre, Alan y su amiga Sarah escuchan de nuevo los tambores y presos de una poderosa atracción, ambos inician accidentalmente una partida. Después de una tirada que conlleva la aparición de una manada de murciélagos y presos del miedo, ambos chicos deciden cerrar el juego, pero cuando Alan se dispone a guardar los dados, el juego deduce que los ha tirado y lo confina en la selva hasta que alguna tirada en la misma partida sume 5 u 8. Sarah huye despavorida de la casa.

Ya en 1995, 26 años después de la desaparición de Alan, llegan a la antigua casa de los Parrish los nuevos inquilinos de la misma, Nora y sus sobrinos Judy (Kirsten Dunst) y Peter (Bradley Pierce). Unos días después, la llamada de los tambores tribales llaman la atención de ambos adolescentes quienes encuentran el juego en el desván.

Después de una tirada accidentada de Judy, Peter saca un cinco y en la casa aparecen un gran león y Alan, convertido eso sí, en un adulto de 38 años (interpretado por Robin Williams). Una vez recuperado del choque emocional y aceptado que la vida no ha parado los 26 años de su ausencia, el trío de nuevos amigos deciden finalizar la partida para romper con la maldición de la misma. Para conseguirlo, lo primero que deberán hacer es convencer a Sarah quien aún lucha para superar el trauma que vivió 26 años atrás.

Como ya os podéis imaginar, llegado a este punto, dejaremos aquí el argumento de “Jumanji” y pasaremos a otra fase de nuestro juego particular, nuestra crítica a los apartados técnicos de la película.

Basada en un relato infantil de 1981 y con el hándicap de haber transcurrido 20 años desde su estreno, “Jumanji” mantiene hoy en día esa magia que solo tienen las aquellas películas bien hechas. Si bien los efectos especiales se ven ya muy desfasados, el montaje y el guion de “Jumanji” continúan luciendo con luz propia. Superada la media hora inicial de ciertos titubeos y algunas secuencias un tanto superfluas, la trama de “Jumanji” empieza a coger fuerza y ritmo en base a una partida que no deja de ser totalmente imprevisible y a la vez, certera en sus resultados.

Interpretativamente debemos remarcar el gran trabajo, una vez más, de Robin Williams quien desde el momento que aparece en pantalla se convierte en el amo y señor de la misma sin abusar de su capacidad expresiva convirtiendo el resto de protagonistas (tanto adultos como adolescentes) en meros secundarios.

Por todo lo que os hemos contado hasta ahora, este equipo considera a “Jumanji” como a una película entretenida sin llegar a ser una obra maestra pero que a la vez, es más que recomendable para disfrutarla en casa con niños y no tan niños. Nuestra nota final para "Jumanji" es de un 7.5 sobre 10.




Título original: “Jumanji” – USA – 1995
Dirigida por: Joe Johnston
Duración: 104 minutos
Género: Acción, Fantástico, Aventuras