jueves, 27 de junio de 2019

Toy Story 4


Toy Story 4 Cartel
Hay películas que han marcado un punto de inflexión en la historia del cine por evoluciones técnicas, otras lo han hecho por los valores que transmiten (amistad, familia, superación, etc.), y unas pocas escogidas han pasado a la historia por un compendio de todo los que os hemos contado y más. Una de estas películas llegó a nuestras pantallas en 1995 de la mano de los casi desconocidos, por ese entonces, californianos de Pixar, os estamos hablando de “Toy Story”.

En los siguientes 15 años, hasta 2010, llegaron a nuestras carteleras dos partes más de la historia de los juguetes más vivos de la historia reciente del cine, y lo hicieron constituyendo una casi perfecta trilogía de enseñanzas sobre la amistad y lealtad del vaquero Woody, el guerrero espacial Buzz Lightyear y el resto de juguetes de Andy con él mismo, desde su infancia hasta que se va a la universidad.

Este junio de 2019 y cuando casi todo el mundo daba por cerrada la saga de “Toy Story”, la gente de Disney-Pixar han llevado a nuestras pantallas una nueva parte de dicha saga, “Toy Story 4” la cual, como no podía ser de otra manera, hemos visto y hoy, os contaremos nuestras sensaciones sobre ella.

“Toy Story 4” se sitúa cronológicamente unos meses después de que Andy cediera a Woody, Buzz y al resto de sus juguetes a la pequeña Bonnie para irse a la universidad. Con la desaparición de Andy, la situación de Woody ha cambiado, y ha dejado de ser el líder de su cuadrilla y el favorito de su niño. Por ímpetu, decisión y forma de ser, Woody abandona el grupo de juguetes colándose en el primer día de guardería de Bonnie para ayudarla a integrarse con el resto de niños, aunque lo que acaba consiguiendo es desatar la creatividad de la pequeña quien acaba creando a Forky (un tenedor-cuchara con brazos de alambre) y convirtiéndolo en su nuevo juguete favorito.

Al poco de presentar a Forky al resto de juguetes, reciben la noticia de que todos saldrán de viaje en auto caravana. Durante el viaje, Woody intentará convencer a Forky de que es un juguete y no basura (como él se considera), pero en un descuido se acaba lanzando por la ventana de la auto caravana provocando que Woody se lance tras él para rescatarlo y devolverlo a Bonnie.

En el camino de Woody y Forky hacia el reencuentro con sus amigos y una vez Forky entiende su nuevo papel al lado de Bonnie, Woody descubre en una tienda de antigüedades la lámpara de su querida Bo Peep (desaparecida desde “Toy Story 2”). Como es evidente, ambos entrarán en la tienda para encontrar a la fina muñeca de porcelana, aunque se encontrarán con un gran problema, Gabby Gabby y su oscuro deseo.

A partir de este momento se cruzarán las aventuras de todos los juguetes, ya que por un lado Buzz se lanzará al rescate de su amigo, Woody intentará devolver a Bonnie su juguete favorito a la vez que intentará zafarse de Gabby y recuperar lo suyo con Bo Peep.

Ya veis que argumentalmente hablando “Toy Story 4” centra todo su peso en el reencuentro de Woody con Bo Peep, mezclándolo con acciones que intentan profundizar con temas como la amistad, la libertad, la fidelidad, el sacrificio, la valoración personal y el objetivo vital de cada uno… sin lugar a dudas un buen objetivo, aunque en esta ocasión y para los miembros de este equipo, demasiadas cosas que acaban quedando disimuladas en un sinfín de precipitadas secuencias de acción. Para nosotros, y al revés que en la trilogía original, en esta ocasión Pixar ha perdido la oportunidad de hacer algo más grande que plagar su cinta de cameos y reventar taquillas.

En el apartado técnico es donde “Toy Story 4” arrasa con todo, ya que sin ninguna duda, han vuelto a crear un producto técnicamente perfecto, con un nivel detalle gráfico que evidencia totalmente el paso de los años respecto a la trilogía original. Cinta a cinta, sea original o secuela, la gente de Pixar continua marcando el camino de evolución tecnológica.

Aunque para los miembros de este equipo “Toy Story” no es ni por asomo, la mejor franquicia de los californianos de Pixar, sí que hemos visto todas sus partes, y en nuestra mente está siempre la melodía y enseñanza del “Hay un amigo en mí”. Con todo, en esta ocasión nos ha parecido una película totalmente prescindible, más pensada para reventar taquilla que para aportar algo a una saga que estaba más que bien cerrada con “Toy Story 3”.

Por todo lo que os hemos contado, nuestra nota final para “Toy Story 4” es de un 5 sobre 10, ideal para niños y recomendable para fans de la saga.





Otras películas de la saga:




Título original: “Toy Story 4” – USA – 2019
Dirigida por: Josh Cooley
Duración: 100 minutos
Género: Animación digital




sábado, 15 de junio de 2019

Cinema Paradiso


Cinema Paradiso Cartel
Aunque para muchos, y gracias al género que tanto abunda en nuestras salas los últimos años, el cine es entretenimiento puro, hubo un tiempo no muy lejano en que era algo más. En esa época, el cine era una sucesión de imágenes acompañadas de buena música que nos contaban una historia la cual mágicamente, despertaba nuestros sueños, emociones y sentimientos.

Seguramente entre todos podríamos generar una larga lista de títulos de este cine tan particular donde, sin ningún género de duda nos encontraríamos la gran cinta italiana de 1988, “Cinema Paradiso” que es, además, la cinta que os queremos comentar hoy.

“Cinema Paradiso” nos desplaza directamente a la Roma de los años 80. Allí nos encontramos con Salvatore Di Vita (Jacques Perrin), un famoso director de cine italiano durante un regreso a su casa por la noche. Una vez en casa, su novia actual le transmite la noticia de que ha llamado su madre para informarle que un tal Alfredo ha muerto en Giancaldo (Sicilia), su pueblo natal.

Salvatore, quien hace 30 años que abandonó Giancaldo para no volver, se mete en la cama e inmediatamente empieza a pensar en su infancia, pocos años después de la Segunda Guerra Mundial, cuando con únicamente 6 añitos era conocido como Totó (Salvatore Cascio), un joven travieso con un amor de lo más particular, el cine.

En esos años difíciles y con un padre desaparecido en la guerra, Totó pasa todo el tiempo libre que tiene en el cine de Giancaldo, el “Cinema Paradiso”, donde además de ver todas las películas que se proyectan, descubre que el párroco del pueblo censura las escenas más calientes de las cintas, y se empieza a interesar por la sala de proyección, donde después de un tira y afloja acaba entablando una particular amistad con Aldredo (Philippe Noiret) el proyeccionista.

 
Totó y Alfredo, en la sala de proyección del "Cinema Paradiso"
Totó y Alfredo, en la sala de proyección del "Cinema Paradiso"

Con el paso de los días, la confianza entre ambos ha ido creciendo, y lo ha hecho tanto que Alfredo le enseña a Totó cómo funciona el proyector empezando así a ayudarle en su trabajo. Un día, con el cine repleto, Alfredo decide proyectar la película además de en la sala, en la pared de una casa cercana, con tan mala suerte que el proyector se prende y el cine entero es devorado por las llamas. Por suerte para Alfredo, el pequeño Totó consigue rescatarlo aunque el precio que acaba pagando el bueno de Alfredo es alto, ya que queda totalmente ciego.

Tiempo después, un vecino del pueblo reconstruye el “Cinema Paradiso” convirtiéndolo en el “Nuevo Cinema Paradiso” y dándole el trabajo de proyeccionista al pequeño Totó, ya que es el único del pueblo capaz de realizar dicho trabajo.

10 años más tarde, un Totó adolescente continúa proyectando en el cine, pero su afición ha ido más allá, ya que, además de haber descubierto el amor, ha empezado a experimentar con una cámara de cine doméstica, y todo con la ayuda y consejos de su buen amigo Alfredo. A la vuelta del servicio militar y después de un amor fallido, Alfredo insta a Totó a abandonar Giancaldo para seguir el destino de su corazón, y hacerlo sin mirar atrás.

Como es evidente, lo hace, aunque nosotros no os contaremos lo que ocurre, ni obviamente, como afecta esto al desenlace de “Cinema Paradiso”.

Lo que sí que os contaremos es nuestro punto de vista sobre el apartado técnico de “Cinema Paradiso”, en el que nos encontramos con un fabuloso trabajo de Giuseppe Tornatore (su director) quien consigue aunar algo tan difícil como: un buen guion, un gran montaje, un bien escogido casting y una maravillosa Banda Sonora Original (esta, de las manos del maestro Ennio Morricone y de su hija Andrea) y hacerlo además, con una carga emocional rara vez vista en el cine, usando precisamente el cine y la amistad entre dos personajes diametralmente opuestos para transmitir dicha emoción. Sin lugar a dudas un trabajo excelente.

Desde el punto de vista interpretativo os diremos que en “Cinema Paradiso” nos encontramos, principalmente, antes dos excelentes trabajos, el de Philippe Noiret dando vida al sufrido, paternalista y abnegado Alfredo y sobre todo el del pequeño Salvatore/Totó (Salvatore Cascio) quien consigue transmitirnos como muy pocos en el cine el sentido de la amistad auténtica (con el amor entre amigos que mantiene con Alfredo), del primer amor, y como no, de ese gran amor de su vida, el cine. En definitiva, dos grandísimos trabajos retroalimentándose de dos grandes personajes.

En el equipo creemos que con “Cinema Paradiso” estamos ante una película realmente excepcional, una de esas películas que no sólo dan sentido al séptimo arte, sino que ayudan también a crecer al propio espectador. Para los miembros de este equipo “Cinema Paradiso” es una auténtica joya, una obra imperdible, y como tal, recibe muestro 10 sobre 10.





Título original: “Cinema Paradiso” – 1988 – Italia
Duración: 155 minutos
Dirigida por: Giuseppe Tornatore
Género: Drama

miércoles, 5 de junio de 2019

See you yesterday


See you yesterday cartel
Dentro del mundo de la ciencia ficción y siguiendo una inquietud real del ser humano, los viajes en el tiempo (tanto hacia delante como hacia atrás) han sido y son un tema realmente recurrente, sobre todo para explotar y explorar el término que se conoce como “paradoja temporal”.

Pero realmente ¿qué es una “paradoja temporal”? Bueno, lo explicaremos de forma muy sencilla: imaginaros que podéis viajar en el tiempo hacia el pasado y conocéis a vuestro abuelo antes incluso de que piense en casarse ¿cómo podría afectar eso a vuestra vida presente? 

Como ya veis nada nuevo en el cine, desde los maestros de “Star Trek” hasta “12 monos” pasando por “El efecto mariposa” podemos encontrar decenas de buenos ejemplos, como el que os queremos comentar hoy, “See you yesterday”, una de las últimas incorporaciones de Netflix a su catálogo.

See you yesterday” empieza presentándonos a sus dos protagonistas principales, Claudette (Eden Duncan) y Sebastian (Dante Chichlow) dos adolescentes migrantes que viven en Brooklyn (Nueva York), ambos comparten una curiosa particularidad, son dos auténticos genios de la ciencia. Como sus familias no tienen muchos recursos, necesitan ganarse una beca para garantizarse el acceso a la universidad. Para conseguir esta beca, pasan largas horas en el garaje de uno de ellos construyendo sendas máquinas del tiempo lo suficientemente compactas como para llevarlas en su mochila.

Después de algunos intentos fallidos se produce un hecho que les hace dar el paso definitivo y conseguir su ansiada máquina del tiempo portátil. Una vez la tienen, Claudette y Sebastian deciden viajar al pasado para intentar que el suceso que ha marcado sus vidas no suceda, aunque pronto, muy pronto, van a descubrir que no es tan fácil, ya que cualquier cambio en el pasado provoca cambios en la vida que ambos conocen.

Después de un primer salto en el tiempo y con el problema inicial cambiado, la vuelta al presente resulta poco más que traumática y Claudette debe volver rápidamente al pasado, un pasado distinto al de la primera vez para intentar corregir los problemas causados y como ya os podéis imaginar, causando de nuevos, aunque claro, nosotros ya os decimos que no os contaremos nada más del argumento de “See you yesterday”.

Los protagonistas de "See you yesterday"
Claudette (Eden Duncan) y Sebastian (Dante Chichlow) protagonistas de "See you yesterday"

Para los miembros de este equipo, “See you yesterday” tiene un gran punto negativo, y no es precisamente poco importante. Para nosotros “See you yesterday”, quiere tocar tantos puntos que acaba perdiéndose en ellos. Por un lado, la cinta nos presenta a unos personajes marcados totalmente por el clima racial que se vive en Estados Unidos, aunque eso sí, sin caer en los tópicos que estamos acostumbrados, por el otro intenta recuperar ese aire de los clásicos ochenteros (con claras referencias a “Regreso al futuro”) aunque sin llegar a plasmar la magia de estos, y todo enmarcado en un clima de ciencia ficción que en ningún momento nos quita ese “déjà vu” de nuestra mente. Para nosotros, todo esto por si solo constituye ya, una oportunidad desaprovechada.

En cuanto a las interpretaciones, sí que nos gustaría destacar el trabajo del tándem protagonista, los adolescentes y para nosotros desconocidos, Eden Duncan y Dante Chichlow quienes dan fuerza, personalidad y consistencia a unos personajes un poco desdibujados y haciéndolo además con una gran química entre ellos.

Por todo lo que os hemos dicho, nuestra nota final para “See you yesterday” es de un 4 sobre 10, recomendable sólo para aquellos que se quieren iniciar en la ciencia ficción o para aquellos que no saben lo que es la “paradoja temporal”, ya que de lo contrario, posiblemente os aburriréis en la casi hora y media de metraje de la cinta.





Título original: “See you yesterday” – USA – 2019
Dirigida por: Stefon Bristol
Duración: 86 minutos
Género: Ciencia ficción, Drama, Amistad