lunes, 31 de enero de 2022

Don't Look Up

Don't Look Up - Poster
A los grandes problemas que a cada uno le pueden tocar más de cerca, como el paro, la violencia de género o la desigualdad, hay dos grandes bloques de problemas que, como sociedad, van apareciendo regularmente en las estadísticas y, aunque no lo creamos, están relacionados, el medio ambiente y el mal comportamiento de los políticos que como sociedad hemos escogido.

La verdad es que, lo queramos o no, y sin entrar en colores políticos, históricamente tenemos una clase política que da mucha pereza (por no ser más duros) preocupándose mucho más por sus propios intereses que por los de la sociedad que les ha puesto donde están, arriba, con más poder que quienes les han impulsado.

Cuando a finales de 2021 se publicó, a bombo y platillo, que la plataforma Netflix iba a estrenar una película que tocaba el tema de la clase política junto con el de la pronta destrucción del planeta y que, además, lo haría con la presencia de varios de los grandes actores de Hollywood, obviamente decidimos verla, y hoy, os lo contaremos aquí, estamos hablando de “Don’t look up” / “No mires arriba”.

“Don’t look up” empieza presentándonos a dos de los protagonistas de la histórica, Kate Dibiasky (Jeniffer Lawrence) una doctoranda en astronomía y a su profesor, el Dr. Randall Mindy (a quien da vida Leonardo DiCaprio), ambos trabajan con un potente telescopio de la Universidad de Michigan cuando descubren que un cometa de grandes dimensiones chocará contra la Tierra en poco más de 6 meses, extinguiendo por completo la vida como tal.

Como es su deber, Mindy y Dibiasky se ponen en contacto con la Oficina de Defensa Planetaria de la NASA donde el Dr. Oglethorpe les confirma sus cálculos y sus sospechas. Vista la magnitud de la tragedia que se avecina, deciden ir a exponer el caso a la todopoderosa presidenta de los Estados Unidos, Janie Orlean (a quien da vida Meryl Streep).

Visto el escaso caso prestado por Orlean y su hijo Jason (Jonah Hill), el jefe del Gabinete, Oglethorpe empuja a los descubridores a filtrar la noticia a la prensa, escogiendo para ello uno de los programas con más repercusión de la mañana. Con todo, vista la frivolidad con que tratan el tema sus presentadores, Jack Bremmer y Brie Evantee (Cate Blanchett), Dibiasky explota provocando riadas de memes y burlas en las redes.


La desinformación en los medios de información
La desinformación en los medios de información


Días después y sin demasiados cambios en la sociedad, la convulsa vida del director de la NASA hace que, para cubrir sus miserias, de voz y autoridad a la noticia anunciando que lanzará una acción con armas nucleares para desviar al cometa de su trayectoria antes de su colisión con la Tierra.

Aunque parezca mentira la misión se lanza con éxito, pero es cancelada a los pocos minutos porque el magnate y filántropo Peter Isherwell, propietario de la empresa BASH les informa que tiene un plan para recuperar miles de millones de dólares en materiales que contiene el cometa. Como no podía ser de otra forma, Orlean y Jason apoyan totalmente la iniciativa de Isherwell.

Con el mundo dividido entre los que creen que los materiales del cometa aportarán trabajo y riqueza y los que creen que el mundo se acabará, Mindy metido de asesor sin peso específico y Dibiasky apartada de la vida pública, ya solo queda esperar que la misión de Isherwell sea un éxito, o, por el contrario, la extinción de toda vida en la Tierra.

Vosotros ¿qué creéis que pasa en “No mires arriba”? Nosotros, evidentemente lo sabemos, pero nos lo guardaremos fielmente pues, aunque el final aporte pocas sorpresas, siempre nos gusta no desvelarlo.

Lo que más nos sorprende de “No mires arriba” es que, como si miráramos el cielo, cuando la vemos, vemos todo un firmamento de estrellas, en este caso de Hollywood en sus secuencias. Si a esto le sumamos lo llamativo de su idea argumental, tenemos todos los ingredientes para saber que, si no lo estropean mucho, estamos ante un gran éxito, como mínimo, de audiencia.

Argumentalmente, no os lo negaremos, expone uno de los grandes vicios de nuestra sociedad, el pasotismo y el egoísmo de nuestra clase política ante una situación realmente preocupante para nuestro planeta, si a esto le sumamos unos medios de comunicación más dedicados al espectáculo que la información y a una masa de negacionistas (vaya, la situación es parecida a la actual del COVID-19, hmmm) ya tenemos todos los ingredientes para un guion de lo más atractivo.


Meryl Streep de presidenta de los Estados Unidos
Meryl Streep de presidenta de los Estados Unidos


¿Consigue “No mires arriba” demostrar este atractivo del guion? Pues no, porque hay un nuevo ingrediente, el intentar mostrarlo todo como si fuera una comedia negra, pero ahí, “No mires arriba” flojea mucho, con algunos gags y situaciones carentes de gracia, algunos personajes basándose en bromas y preocupaciones absurdas, etc. Quizá, en demasiadas ocasiones el toque de humor negro es tan excesivo que enturbia hasta la moraleja que quiere contarnos (damos más importancia a lo superficial que a la ciencia).

Interpretativamente, nos encontramos con una de cal y otra de arena. Por un lado, Leonardo DiCaprio, el gran protagonista y un actor acostumbrado a bordar sus papeles, aquí, bajo nuestro punto de vista, no lo consigue quizá porque la comedia negra no es su registro y lo demuestra claramente. Quien sí sorprende por lo acertado de su papel es Meryl Streep dando vida, brillantemente, a una déspota presidenta de Estados Unidos ¿quizá se inspiró en Donald Trump para ello?

La verdad, nosotros esperábamos mucho más de “Don’t look up” / “No mires arriba” y de su casting, quizá esperábamos un bofetón al final y el mismo, nos ha dejado tan indiferentes como muchas de las bromas usadas para dar énfasis a la situación.

Por tanto, y por todo lo que os hemos contado, nuestra nota final para “Don’t look up” / “No mires arriba” es un 5 sobre 10.



Título original: “Don’t look up” – USA – 2021
Dirigida por: Adam McKay
Duración: 138 minutos
Género: Comedia, drama, ciencia ficción

 

 

 

lunes, 24 de enero de 2022

Quédate a mi lado

Quédate a mi lado
Cada vez es más complicado encontrar productos de calidad dentro del catálogo de Netflix (aunque en sus tarifas mensuales parezca lo contrario), productos que se alejen del típico producto de consumo rápido del que, con suerte, te acabarás acordando de alguna imagen o secuencia. Vaya, que para quien no lo haya entendido, empezamos a creer que Netflix es un poco, el McDonald’s de las plataformas de streaming, productores de fast-views.

Pues bien, dentro de esa dificultad, a comienzos de este 2022 vimos que se anunciaba a bombo y platillo una miniserie de 8 capítulos que, además, estaba entre las más vistas del momento y que, parecía que se alejaba un poco del producto típico de la cadena, se trataba de una serie británica basada en la novela homónima de Harlan Coben titulada “Quédate a mi lado”, así que, después de pensarlo un poco, optamos por verla.

“Quédate a mi lado” empieza presentándonos a la que será su protagonista, Megan Pierce (a quien da vida Cush Jumbo) una madre de tres hijos que vive en uno de los barrios de Livingston (Escocia). Megan, después de casi 17 años conviviendo con Dave, el padre de sus hijos, ha decidido casarse con él.

Un día, sin esperárselo, Megan recibe una nota que, aunque va a nombre de Cassie, va dirigida a ella, consiguiendo lo que el autor de dicha nota quería, reabrir una historia que parecía cerrada hace muchos años. Sí, Cassie era el nombre de Megan en su juventud, cuando trabajaba como bailarina en un club, el Vipers. Nadie en la actualidad conocía este dato, ni Dave ni ninguno de sus tres hijos.

Reabierto el pasado, Megan vuelve, de incognito al Vipers donde se encuentra con Lorraine la camarera y dueña del local, ahora y al inicio del local, quien le cuenta que ha visto a Stewart Green el hombre que desapareció en el mismo momento que Megan cambió su vida.

Como quien no quiere la cosa, esta reaparición llega a oídos del detective Broome (James Nesbitt) un hombre que vive obsesionado con solucionar el caso de dicha desaparición, lo cual provoca que reabra la investigación, poniéndose, como no, en contacto con Megan y más, cuando el mismo día de la vuelta de la mujer al Vipers, desaparece de dicho local, Carlton, un joven de la ciudad.


Megan hablando con su hija de su pasado
Megan hablando con su hija de su pasado


La reapertura del caso nos lleva a un nuevo personaje, el de Ray (Richard Armitage), un fotógrafo en horas bajas que malvive haciendo de paparazzi freelance y quien nunca ha superado la desaparición de amada, Cassie, 17 años atrás. Con la reapertura del caso, Ray descubre la nueva vida de su amada y a la vez recupera las pesadillas de lo que pasó la noche de su desaparición.

Por si fuera poco, dos estrambóticos personajes hacen acto de presencia, los bailarines Barbie y Ken quienes se dedican a investigar la desaparición de Carlton, aunque con unos métodos realmente personales, dejando un rastro de muerte a su paso.

¿Conseguirá Broome descubrir lo que pasó 17 años atrás? Nosotros obviamente lo sabemos, aunque ya os avanzamos que, para saberlo, tendréis que ver la serie y esperar hasta la media hora final de la misma.

Técnicamente, no os vamos a engañar, nos hemos llevado una buena decepción con “Quédate a mi lado” ya que, aunque el montaje y el cuidado técnico es bueno, desde el desconocimiento de la obra de Harlan Coben, esta miniserie nos ha parecido una gran oportunidad perdida para hacer un buen producto policiaco.

Durante los primeros cinco capítulos, no dejan de aparecer personajes, algunos de ellos auténticos frikis (como, por ejemplo, el de los bailarines asesinos y sobre actuados, Barbie y Ken) que a la postre, no tienen ninguna implicación con el caso central de “Quédate a mi lado”, lo cual, y junto a los constantes flash-backs al pasado y el descubrimiento de varias relaciones tanto presentes como pasadas, no dejan de entorpecer el desarrollo de la historia, impidiendo, bajo nuestro punto de vista, la implicación del espectador con el desarrollo de la trama.

Quizá como consecuencia de lo que os acabamos de contar, la serie se hace tremendamente lenta, dejando en ocasiones la sensación de querer avanzar capítulos para llegar, aunque sea a trompicones hasta el final y conocer su desenlace, el cual, ya os avanzamos no nos ha convencido nada por precipitado y ciertamente mal resuelto, aunque con un buen fin o un buen fondo.

Interpretativamente os diremos que nos ha gustado el trabajo de sus dos actores principales, Cush Jumbo dando vida a una madre con un pasado oculto y oscuro que se revela ante sus narices sin poderlo controlar y el de James Nesbitt interpretando al detective Broome, aunque tampoco os creáis, ambos, aunque buenos, no ganarían ni un Oscar ni un Globo de Oro (bueno, esto últimos, si pagaban bien, quizá sí).

Por todo lo que os hemos contado, nuestra nota final para “Quédate a mi lado” es de un 4 sobre 10.



Título original: “Stay Close” – 2021 – Reino Unido
Año de creación: 2021
Año de finalización: 2021 (temporada única)
Duración: 8 capítulos (de unos 40 minutos cada uno)
Género: Thriller, Policíaca

 

 

 

lunes, 17 de enero de 2022

Alerta Roja

Alerta Roja - poster

En el mundo del cine, especialmente para el que llega de su meca, Hollywood, hay una técnica para conseguir el éxito comercial de sus producciones que, habitualmente, no falla, y no se trata de generar grandes campañas publicitarias, ni de llenar todas las marquesinas de transporte público y pantallas de publicidad de carteles y ganchos, más bien se centra en conseguir un casting de esos que, todo el mundo quiere ver.

Si a esto le unimos una trama argumental que una la acción, un poco de humor y unas gotas de intriga, ya tenemos el camino abonado para conseguir un gran éxito comercial (ojo, no confundir con una buena película).

Una de las últimas que ha conseguido completar la receta que os hemos contado antes es, por el momento, la cinta que distribuye en exclusiva la plataforma de streaming Netflix, “Alerta Roja” con trío protagonista formado por Dwayne Johnson, Gal Gadot y Ryan Reynolds.

Nosotros os lo reconocemos, le buscamos un hueco únicamente por el hecho de contar con nuestro actor fetiche Ryan Reynolds y la verdad, nos llevamos un poco de decepción, aunque claro, eso os lo iremos contando.

“Alerta Roja” empieza presentándonos a John Hurtley (interpretado por Dwayne Johnson) un perfilador del FBI que se ha desplazado a Roma para colaborar con la inspectora de la interpol Urvashi Das. Su objetivo es desbaratar un posible intento de robo de uno de los objetos de arte más codiciados, uno de los tres huevos de oro de Cleopatra.

Ya en el museo, Hurtley se da cuenta que el huevo ha sido robado y que, antes de sellar la sala donde se expone un hombre intenta huir, se trata de uno de los ladrones de arte más célebres del momento, Nolan Booth (a quien da vida Ryan Reynolds) quien, después de una aparatosa persecución por el museo acaba huyendo con el huevo, de las garras de Hurtley.

Tres días después, Hurtley y la Interpol detienen a Booth, con el huevo, en su casa-refugio de Bali, aunque por la aparición de un nuevo y misterioso ladrón, el huevo desaparece y Hurtley es detenido como posible responsable, siendo enviado junto a Booth a una aislada prisión rusa.

Allí en la prisión, y después de un divertido intento de traición por parte de Booth, este y Hurtley reciben la visita del Alfil (Gal Gadot) que les confirma que ella tiene el huevo y que, mientras ellos están allí encerrados se hará con el segundo que está en Valencia, bajo el control del mafioso Sotto Voce, no sin antes ofrecerle a Booth la posibilidad de colaborar con ella si le dice dónde está el tercer huevo.

En este punto, Booth y Hurtley deciden colaborar, el uno para conseguir los huevos de Cleopatra y el otro para recuperar su prestigio como perfilador y rastreador de la INTERPOL. El primer paso será escapar de la prisión antes de que Sotto Voce de una fiesta ya que en ella prevén hacerse con el segundo huevo.
 

El trío protagonista de "Alerta Roja" en acción
El trío protagonista de "Alerta Roja" en acción



Ya os podéis imaginar, después de muchos disparos, luchas y persecuciones, nuestros protagonistas consiguen llegar a Valencia, perfectamente trajeado y con un estudiado plan para hacerse con el segundo huevo, aunque una vez más el Alfil se les avanzará dejándoles en una poco ventajosa situación de la que, como no, podrán escapar para ir a su último destino, Suramérica, aunque, como ya os podéis imaginar, ha llegado el momento de deciros: hasta aquí lo que os podemos contar del argumento de “Alerta Roja”.

Técnicamente “Alerta Roja” nos ha dejado muy fríos ya que, si bien la acción se distribuye uniformemente durante todo el metraje de la cinta, el argumento, más que trillado en el cine, tiene cantidad de lagunas provocando que, la principal fuerza para enganchar al público recaiga básicamente en dos hechos, la vis cómica de Ryan Reynolds y la torpeza del fortachón Johnson, lo cual, a todas luces resulta insuficiente por excesivamente estereotipado.

Tampoco son nada del otro mundo los efectos especiales ya que, desde la primera escena vemos que el croma estará excesivamente presente, y así es, aunque claro, eso no sería malo si el croma fuera bueno, que no es el caso.

Interpretativamente hablando nos encontramos con los sobrios trabajos de Dwayne Johnson y Ryan Reynolds lo cuales, en esta ocasión, no han conseguido, bajo nuestro punto de vista, superar las limitaciones de definición de sus personajes para ser más que pura imagen. Quien si no ha sorprendido es Gal Gadot quien, pese a tener un personaje con aún menos definición, sí ha conseguido transmitirnos algo más.

Entendemos que, lo que se buscaba con “Alerta Roja” es crear un producto para el puro entretenimiento, para quemar una tarde o velada de cine sin más pretensiones, y claro, eso objetivo conseguido. Si lo que querían, y es lo que parece, es crear el inicio de una nueva franquicia, pueden tenerlo también, aunque claro, deberán trabajarse más el guion o todo se agotará tan rápido como se desarrolla la propia acción.

Por todo lo que os hemos contado, nuestra nota final para “Alerta Roja” es un 5.5 sobre 10.



Título original: “Red Notice” – 2021 – USA
Dirigida por: Rawson Marshall Thurber
Duración: 115 minutos
Género: Comedia, Thriller, acción