martes, 28 de abril de 2020

Unorthodox


Unorthodox - Poster
No os vamos a engañar, hasta hace unos cuatro años, apenas conocíamos nada de la comunidad judía, salvo como es lógico, de su trágica historia reciente, de su símbolo (la estrella de David), su lengua sagrada (el hebreo) y que algunos de los practicantes de esta religión han conseguido gran éxito en sus campos profesionales. Pero a finales de 2016 y durante un viaje a Estados Unidos descubrimos, en Brooklyn, algo más de ellos, y fue en el barrio ultraortodoxo de Williamsburg.

Nos pareció un barrio curioso, como un pequeño microcosmos dentro de la gran ciudad. Allí todos los hombres visten túnicas negras, sombrero, llevan largas barbas y unos curiosos tirabuzones en el pelo, mientras que, las mujeres visten recatada ropa clásica (quizá incluso anticuada), falta larga y peluca. Como es evidente, respetamos las normas: nada de interactuar con ellos, ni hacerles fotografías…

Cuatro años después y totalmente por sorpresa, llego al catálogo de la plataforma de streaming Netflix una miniserie de 4 capítulos inspirada en la autobiografía de escritora Deborah Feldman, “Unorthodox”.

“Unorthodox” empieza presentándonos a Esty (Esther) Shapiro, una joven de 19 años perteneciente a la comunidad ultraortodoxa de Williamsburg (Brooklyn - Nueva York). Esty es una chica infeliz, casada desde hace poco más de un año con un joven de la comunidad, Yanky Shapiro. Un día, cuando toda su familia está celebrando el “Sabbat” ella decide huir de su casa con un poco de dinero y lo puesto.

Sin que nadie se percate de su huida, Esty llega hasta Berlín (Alemania) donde espera encontrar a su madre, aunque al llegar a la casa, nadie le contesta. Sola y desconcertada por la nueva vida que está descubriendo en la capital germana, Esty se dirige a un bar donde conoce a Robert, un joven estudiante de música.

Con Robert y sus nuevos compañeros del conservatorio, Esty descubre lo que es la amistad, la música y definitiva lo que es vivir sin el yugo de la religión. A la vez, al otro lado del charco, en Brooklyn, Yanky descubre que su mujer ha desaparecido por lo que, pide ayuda a su comunidad. Al final, y después de descubrir que su Esty está embarazada, Yanky y su díscolo primo Moishe cogen un vuelo hacia Berlín ya que sospechan que Esty ha ido en busca de su madre. Su intención es clara, encontrarla y retornarla a su comunidad.

Con su nuevo grupo de amigos, Esty, que duerme donde puede (en las aulas del conservatorio, en la residencia con sus nuevos amigos, etc.), decide aprovechar la oportunidad que le brinda el conservatorio y realizar una prueba de acceso.

Paralelamente a la búsqueda de Yanky y Moishe por las calles de Berlín, “Unorthodox” nos va contando, a modo de flashback la vida que ha llevado los últimos años Esty dentro de la comunidad ultraortodoxa, desde que, a los 17 años su abuela decidió concertarle un matrimonio hasta el momento en que tomó la decisión de abandonar la comunidad.

Con el matrimonio concertado a Esty le toca aprender un sinfín de particularidades de su nueva vida, desde la prohibición de escuchar otra música que no sean cánticos religiosos hasta raparse el cabello para enfundarse una peluca, pasando por la importancia de vital de tener hijos o el hecho de que, tener la regla la convierte en impura.

Todo, un absoluto contraste con lo que vive en las calles de Berlín, donde la gente se relaciona sin importarles la raza de cada uno, o personas del mismo sexo se besan libremente, tanto públicamente como en fiestas.

Esty comprado, algo difícil en Williamsburg
Esty comprado, algo difícil en Williamsburg
 
Y llegados a este punto os preguntaréis, ¿conseguirá el acceso al conservatorio o la encontrarán antes Yanky y Moishe? Y, en todo caso ¿Esty preferirá la vida en Berlín o volver a lo que siempre ha visto? Como ya os podéis imaginar, nosotros lo sabemos, aunque no os lo contaremos en este rincón.

Interpretativamente os diremos que Shira Haas, la actriz que da vida a Esty Saphiro realiza un trabajo sencillamente espectacular haciéndonos vivir en todo momento sus dos caras, la extrema fragilidad de su persona y a la vez, la fortaleza que demuestra en sus actos en un mundo totalmente desconocido para ella. En cuanto al resto de casting deciros que, está simplemente correcto, despuntando bastante menos que ella.

Desde el punto de vista argumental y de desarrollo es donde “Unorthodox” consigue sus principales éxitos ya que logra, con una gran honestidad, reflejar y hacernos poner los pelos de punta con el auténtico drama que les toca vivir a algunos integrantes de comunidades ultra religiosas, reflejados en la vida de Esty, y lo hace, combinando muy acertadamente dos espacios (Brooklyn y Berlín) y dos tiempos (el pasado que ha vivido y el presente que está descubriendo la protagonista), y todo, sin tomar parte ni juzgar una situación u la otra.

También es verdad que no todo es perfecto en “Unorthodox” ya que, patina un poco en la trama que se desarrolla en Alemania, donde todo parece destinado a salirle bien a nuestra protagonista, y donde la trama obvia deliberadamente profundizar en algunos temas, mientras que sí lo hace en otros (la adicción de Moishe) que aportan entre poco y nada a la historia.

Con todo, os diremos que seguramente por calidad, “Unorthodox” será una de las grandes series, o miniseries de este 2020. Por todo lo que os hemos contado, nuestra nota final para “Unorthodox” es de un 8 sobre 10.




Título original: “Unorthodox” – Alemania
Género: Drama
Año de creación: 2020
Capítulos: 4 capítulos


sábado, 25 de abril de 2020

Moonlight


Poster de Moonlight
Como os hemos contado ya en algunas ocasiones, hay películas que por algún motivo, te llaman poderosamente la atención desde que ves su cartel, pero en cambio, parece que la vida conspira para que no puedas verlas. A veces, esto es debido a que desaparece de la cartelera en un visto y no visto, otras porque de das cuenta muy tarde y otras, por suerte, una inmensa minoría, porque parece imposible encontrar un hueco para verlas.

Dentro de este último grupo nos encontramos con el título que os traemos hoy en este rincón, la cinta de 2016 que consiguió llevarse nada más y nada menos que tres premios Oscar en la 89ª edición de dichos premios, os estamos hablando del drama “Moonlight”.

“Moonlight” nos narra, en base a tres partes claramente diferenciadas, la difícil vida de Chiron, un chico afroamericano que vive en un conflictivo barrio de Miami donde además de tener afrontar varios descubrimientos vitales, debe lidiar con el trauma de tener una familia totalmente desestructurada y con el descubrimiento de su homosexualidad.

La primera etapa, titulada “Little” nos desplaza a la infancia del pequeño Chiron (Alex Hibbert), un niño bajito, tímido, introvertido y huérfano de padre que vive en un mundo de violencia, tanto callejera como en el colegio ya que, constantemente es perseguido por sus compañeros. Un día, tras una huida del colegio se refugia en una casa abandonada donde es encontrado por Juan (Mahershala Ali), el jefe de una banda de trapicheo con drogas.

Juan pronto coge cariño al pequeño Chiron, le lleva a cenar a su casa que comparte con su novia Teresa, le enseña a nadar, le da lecciones de vida callejera y en definitiva, se convierte un poco en ese padre que no tiene el pequeño Chiron. Un día Chiron, tras descubrir que Juan es uno de los camellos a los que su madre Paula compra la droga, discute con ambos y les abandona.

La segunda etapa, bajo el título de "Chiron" nos muestra a un Chiron adolescente (Ashton Sanders). El chico va al instituto pero continúa con su carácter tímido e introvertido lo cual, no le permite librarse del frecuente acoso de sus compañeros de clase. Por si fuera poco, Paula cada vez está más enganchada al crack y en consecuencia, está más violenta con Chiron a quien roba y echa de casa cuando le interesa. En el instituto las peleas y golpes se suceden, día sí y día también.


Chiron, víctima del bullying escolar
Chiron, víctima del bullying escolar


El único soporte para Chiron son Teresa (la novia del difunto Juan), quien toma la figura de madre y Kevin (Jharrel Jerome) un adolescente con quien un día Chiron, y después de un porro, se sincera tanto que acaba teniendo una relación sexual en la playa.

En la última etapa, la tercera, Chiron (Trevante Rhodes) es un hombre adulto quien, externamente poco tiene que ver con el niño y adolescente que conocíamos. Chiron vive en Atlanta (Georgia) y lleva una vida muy parecida a la que llevaba Juan en Miami, es decir ser el jefe de su propia banda de traficantes.

Con todo, la vida vuelve a llevarle hasta la ciudad de Florida donde Paula está sometiéndose a curas de desintoxicación y Kevin, que intenta pedirle perdón por el pasado, está de cocinero en un restaurante mientras está de libertad condicional por un delito cometido.

Como ya os podéis imaginar, va llegando el momento de la resolución, aunque como ya también os podéis imaginar, no será aquí donde la descubráis, aquí lo único que descubriréis será nuestro análisis a “Moonlight”.

Aunque ganadora de 3 premios Oscar, en “Moonlight” estamos ante una película que podríamos catalogar como de cine independiente, es decir, una de esas películas que buscan más el trasfondo y concienciar que reventar la cartelera, lógicamente sin renunciar a ello. Con todo, “Moonlight” consigue, con una estructura muy parecida a la de un documental, relatarnos una historia de esas que ponen los pelos de punta y hacerlo, además, con una delicadeza que choca totalmente con la historia que nos cuenta.

También, nos gustaría remarcar el gran trabajo del equipo de fotografía de “Moonlight” el cual consigue transmitirnos con una naturalidad contagiosa los miedos de Chiron, su inseguridad ante del bullying, su desesperación por la falta de una familia o incluso, su gozo y miedo en su primera experiencia sexual. Simplemente brillante.

Interpretativamente nos gustaría remarcar el excelente trabajo de los tres actores que dan vida a Chiron en sus tres etapas (Alex Hibbert, Ashton Sanders y Trevante Rhodes) ya que en todo momento, y pese a que es en la segunda etapa donde hay más potencia dramática, consiguen transmitirnos y hacer que empaticemos con ellos. También muy bueno, el trabajo de Mahershala Ali quien, aunque tenga muy pocos minutos, rinde como nos tiene acostumbrados, es decir, como el que más.

Para los miembros de este equipo “Moonlight” es una película realmente especial, única diríamos, con algunos fallos de profundización y de ritmo, pero totalmente notable y que consigue que tengamos las emociones a flor de piel durante gran parte de las dos horas de metraje.

Por todo lo que os hemos contado, nuestra nota final para “Moonlight” es de un 7.5 sobre 10.



Título original: “Moonlight” – 2016 – USA
Dirigida por: Barry Jenkins
Duración: 111 minutos
Género: Drama, Homosexualidad




lunes, 20 de abril de 2020

La casa de las flores - Temporada 2


Después del abrumador éxito que tuvo la serie mexicana “La casa de las flores”, la plataforma de streaming, y como no podía ser de otra manera, se puso de inmediato a negociar una continuación de la misma, aunque los primeros baches no tardaron en salir. El tema fue que, pese a que su creador, el joven y transgresor, Manolo Caro enseguida se mostró receptivo, el gran escollo llegó con la negativa de la gran Verónica Castro (Virginia de la Mora, la matriarca del clan protagonista) en formar parte del casting de la continuación.

Al final, “La casa de las flores” renovó, de forma definitiva e improrrogable, por dos temporadas más, las cuales se grabarían del tirón y se estrenarían una en octubre de 2019 y la última, en abril de 2020.

Después de lo bien que nos los pasamos viendo la primera temporada de “La casa de lasFlores”, al estrenarse la segunda, los miembros de este equipo hicimos lo posible para verla al poco de estrenarse, y hoy, os contamos aquí nuestras sensaciones.

La segunda temporada de “La casa de las flores” nos lleva, aproximadamente un año después de la partida de Virginia y de la venta de la florería de los De la Mora. En un año, todo ha cambiado mucho, ya que nos encontramos con una Paulina (a quien da vida una brillante Cecilia Suárez) viviendo en Madrid con su esposa María José (Paco León), mientras el resto de familia ha continuado un poco, sin rumbo.

Arturo, el patriarca se ha entrado a formar parte de una secta, Julián continúa malgastando su cada vez más escaso dinero en fiestas y Elena continua buscando su amor.

Por si fuera poco, una trágica noticia sacude a todos los De la Mora, Virginia ha muerto y deben, además de organizarle el funeral ir a por su cuerpo. Para organizarlo todo, Paulina decide abandonar Madrid y volver a su México para hacerse cargo de todo y convertirse, si le dejan, en la nueva matriarca del clan.

Lo primero a lo que se debe enfrentar Paulina es a la caótica y desternillante llegada del cuerpo de Virginia, aunque eso, como ya os podéis imaginar es solo la punta del iceberg de lo que le espera.

Con una familia totalmente sumida en la ruina económica después de que se pagara la fianza de Arturo de que Diego desapareciera con una pequeña fortuna, Paulina intentará recuperar el esplendor del cabaré “La casa de las Flores”, una fuente de ingresos de la familia, seguir la pista del huidizo Diego, a quien todos consideran el culpable de la muerte de Virginia y todo, evitando que su recién recuperada relación con María José no se vaya al garete.

¿Conseguirá Paulina recuperar la senda del esplendor de los De la Mora?, es más, ¿conseguirá recuperar la florería? o peor aún, ¿soportará el shock de descubrir el testamento de su madre? Nosotros, como ya os podéis imaginar, os podríamos responder todas estas preguntas y más, pero preferimos que las descubráis vosotros, aunque lo que sí os contaremos es nuestra valoración de esta segunda temporada de la serie.

Técnica y argumentalmente, bajo nuestra modesta opinión, la segunda temporada de “La casa de las flores” está, por varios motivos, muy lejos de lo que fue su temporada inicial. Por un lado, nos encontramos con un guion que apenas sorprende ya que, parece montado de urgencia y en base a la no aparición de su personaje principal (Virginia), y por el otro lado, tenemos que, lo que en la primera temporada era una historia transgresora (con los divertidísimos papeles de María José y Julián de la Mora), en esta segunda se convierte en un más de lo mismo, con unos gags y chistes que resultan ya, repetitivos.

Desde el punto de vista interpretativo, no os engañaremos, el nivel también ha bajado ya que, aunque está prácticamente el mismo elenco de actores y actrices, estos han perdido fuelle quizá, por unos personajes más desdibujados en una historia que no acaba de cuajar. A grandes rasgos, Paco León ha perdido protagonismo y frescura, Dario Yazbek (Julián) deambula entre clichés y chistes fáciles. Solo se salva, una vez más, el buen trabajo de Cecilia Suárez, aunque en esta ocasión, ni su peculiar forma de hablar consigue transmitirnos lo que esperábamos de ella.

La verdad es que, a los miembros del equipo, la segunda temporada de “La casa de las flores” nos decepcionó en exceso, de hecho, ya os avanzamos que, de los nueve capítulos de esta temporada, solo el último está a la altura de los de la primera temporada.

Por todo lo que os hemos contado, y teniendo en cuenta que, aunque no os lo creáis, esta segunda temporada de “La casa de las flores” es entretenida y se deja ver, nuestra nota final para ella es de un 6 sobre 10.





Título original: “La casa de las flores” – México
Género: Drama,
Año de creación: 2018
Año de finalización: 2019 (segunda temporada)
Capítulos: 22 capítulos