martes, 11 de enero de 2011

WALL-E

Estas pasadas navidades, si bien no hemos tenido todo el tiempo que hubiésemos deseado para descansar (sí, nos encanta descansar… pero, ¿a quién no?), decidimos ver de nuevo algunas películas que bien nos encantaron en su momento, o que bien nos decepcionaron profundamente. Así, una de las películas que estaba dentro de este grupo es “WALL-E”, famosa cinta de animación salida de los estudios Disney – Pixar. Estudios, los cuales, siempre nos han encantado al considerar que realizan unas geniales películas de animación.

“WALL-E”, se estrenó en 2008, rodeada de una aureola de éxito y alabanzas sin precedentes en el mundo del cine de animación. Por todas partes se nos bombardeaba con bombones del estilo: “Una joya de película”, “Encantadora, conmovedora y divertida”, “Nuevo clásico” o “Perfecta, universal, perdurable,...”. Evidentemente nos moríamos de ganas de entrar en la sala y disfrutar de esa joya, por eso fuimos, sin dudarlo demasiado, el fin de semana de su estreno (el cual estábamos disfrutando en Palma de Mallorca, al coincidir su estreno con nuestras vacaciones).

La historia empieza presentándonos una Tierra devastada por la acción del hombre. Trascurre el año 2700 y el panorama es desolador. Nuestro planeta está cubierto de basuras y ruinas, lleva cientos de años sin vida, y posiblemente sin esperanzas que vuelva a haber, la única actividad que registra es la de un pequeño y viejo robot de limpieza llamado “WALL-E”, nuestro protagonista.

“WALL-E” ha sobrevivido a la desaparición de los de su propia especie, y continua día a día su trabajo de hormiguita, recogiendo y compactando basura. Lo curioso del caso es que, nuestro pequeño robot, ha desarrollado personalidad, sensibilidad y un cúmulo de emociones, que a buen seguro, los humanos, hace años que ya han perdido.

Un día, nuestro protagonista encuentra entre la basura una cosa que va a cambiar el rumbo de su historia (y, claro está, de la película): una pequeña planta, el primer síntoma de cambios en el planeta, ya que este hallazgo representa que éste vuelve a ser habitable). Curiosamente ese mismo día, llega a la Tierra un nuevo robot llamado EVA, hecho que provocará una auténtica revolución hormonal (o lo que tenga un robot) en nuestro WALL-E, ya que, irremediablemente, se enamora de EVA.



La acción de la película comienza cuando nuestro protagonista le enseña a EVA la pequeña planta: Ella, como robot enviado con el objetivo de buscar vida, la coge y corre de vuelta a la nave donde están los humanos, llevándose con ella a nuestro WALL-E.

¿Qué qué pasa en la nave? Bueno, como acostumbramos a decir: ¿no querréis que os lo contemos todo y os destripemos el final de la película, no?

Lo mejor de WALL-E:

Una vez vista la película por segunda vez, consideramos que lo más destacable de  esta película es lo siguiente:

  • El mensaje ecológico. Era más que claro y evidente: de seguir tratando nuestro planeta sin ningún tipo de consideración, nos lo acabaremos cargando.
  • La banda sonora de la película, ya que variaba en función del momento y era de lo más acertada.
  • El pequeño robot que se encargaba de descontaminar a todos aquellos robots que hubiesen salido de la nave espacial estaba muy conseguido, y conseguía arrancarte alguna que otra carcajada gracias a su obsesión por la limpieza.


Lo peor de WALL-E:

Desgraciadamente, la parte negativa de WALL-E gana a la positiva, siendo esto algo que, tal y como os contaremos en la conclusión final, nos sorprendió teniendo en cuenta tanto las críticas recibidas como la calidad que las películas de Pixar acostumbran a tener. En cualquier caso, aquí os dejamos con lo que nos pareció más negativo de toda la película.

  • La falta de ritmo de la película. La verdad es que se hace lenta, muy lenta. Y es que en la primera parte, la cual ocupa casi la mitad del metraje de la cinta, no pasa ABSOLUTAMENTE NADA. Si intentaban concienciarnos del mal que estamos haciendo a nuestro planeta, deberían haber buscado una forma más dinámica de hacerlo y que no provocara que, en muchos momentos, decayese el interés por la película.
  • La falta de diálogos. Este punto lo conocíamos de antemano, pero considerábamos que se podía hacer una película dinámica y atractiva sin necesidad de diálogos (confirmando nosotros esta teoría cuando vimos los 15 primeros minutos de “UP”). Esto no se ha conseguido con “WALL-E”, lo cual queda patente cuando en bastantes escenas podemos disfrutar de un diálogo de besugos en toda regla (con perdón) entre WALL-E y EVA, que se pasan minutos llamándose el uno al otro por el nombre...
  • Consideramos que el enfoque adulto de la película puede dificultar su seguimiento a los niños, los cuales no entenderán el mensaje que el filme pretende transmitirnos.


Con todo esto, y contradiciendo lo que en su día dijeron tanto los críticos especializados como un buen número de espectadores, nosotros puntuamos a la película con una nota media de 5,75 puntos sobre 10, siendo para nosotros una de las peores películas de animación que hemos visto hasta la fecha. No obstante, debemos reconocer que el mensaje que esta película pretende transmitir es realmente acertado.





Título original: “WALL-E” – USA - 2008
Dirigida por: Andrew Stanton
Duración: 103 minutos
Género: Animación 

No hay comentarios:

Publicar un comentario