martes, 12 de junio de 2018

Sense8


Sense8 Cartel
Hasta hace poco más de dos años, cuando un cinéfilo (o aficionado a las series) escuchaba el apellido Wachowski, indisolublemente en su mente aparecían las imágenes y la trama de la célebre trilogía “Matrix”. Desde 2015 y con la posterior irrupción en nuestro país del gigante de streaming Netflix, el apellido Wachowski ha vuelto a boca de todos gracias a la serie “Sense8”.

Enmarcada dentro del género de la ciencia ficción, en 2015 se entrenó con un absoluto éxito de audiencia y de críticas. En la primera temporada de “Sense8” se narraba la historia de ocho desconocidos quienes, aún y residir cada uno en una parte del mundo, de la noche a la mañana quedan conectados tanto mental como emocionalmente teniendo, a la vez, la facultad de ver y sentir lo que siente cada uno de los demás.

A través de esta premisa, los ocho protagonistas de “Sense8” se enfrentan a temáticas tan actuales como la religión, el racismo, la identidad, la política, el género y la sexualidad, todo intentando preservar sus propias vidas. Durante la primera temporada de “Sense8”, a razón de uno por capítulo, la trama nos va contando y presentando cada uno de los protagonistas:

Will Gorski (Brian J. Smith), un policía de Chicago marcado por un hecho no solucionado de su pasado, como experto en la lucha cuerpo a cuerpo no duda en proteger al resto de integrantes del grupo con todo lo que esté a su alcance.

Wolfgang Bogdanow (Max Riemelt), marcado por una dura infancia, este duro ladrón de cajas fuertes alemán abandonará su mundo para protagonizar un gran cambio como Homo Sensorium, protagonizando alguno de los momentos más duros y a la vez más tiernos de la serie.

Sun Bak (Bae Doona), una rutilante heredera de una rica familia surcoreana que, además, es una estrella del kickboxing. Una luchadora por todo lo que ella considera justo.

Cafeus “Van Damme” (Toby Onwumere), un conductor de minibús en Nairobi con un gran sentido de la justicia y la libertad.

Riley Blue (Tuppence Middleton), una DJ islandesa que, prisionera de su pasado deja su Islandia natal para huir a Londres.

Kala (Tina Desai), una brillante química y farmacéutica hindú que se ve atrapada en un matrimonio de compromiso con un hombre al que no ama.

Lito Rodríguez (Miguel Ángel Silvestre), un actor de películas de acción mejicano que oculta ante el mundo su orientación sexual.

Nomi Marks (Jamie Clayton), una mujer transexual lesbiana de San Francisco que además es una auténtica hacker.

Aunque claro, no nos podemos olvidar de los malos, capitaneados por dos Homo Sensorium más, Whispers el líder de una organización que intenta acabar con los de su clase, Lila una sanguinaria sensate dispuesta a complicar la vida al resto.

Al final, ayudados por Hernando (el novio de Lito), Amanita (la novia de Nomi) y Daniela (la exnovia y representante de Lito), el grupo intentará mantenerse unido y a salvo, mientras los ataques de Whispers y Lila se suceden uno tras otro a lo largo y ancho del mundo.

Como ya os podéis imaginar, poco más os contaremos del desarrollo argumental de “Sense8”, pues cualquier cosa que os dijéramos podría romper alguna de las tramas de la serie.

Una vez vista la serie, capítulo final especial incluido, los miembros de este equipo nos tenemos que quitar el sobrero ante la magnitud de “Sense8”. Sin lugar a dudas, “Sense8” es una de las series más arriesgadas e innovadoras de la historia de la televisión, tanto por temática, como por ambientación como por desarrollo.

La trama, distribuida por los cinco continentes (o casi), aúna desde el mundo de la política más déspota y autoritaria (encarnada por el tirano autoritario Whispers) hasta el amor más verdadero que surge entre los ocho sensate, provocando que lo que en muchos ámbitos de nuestra sociedad aún se estipula como “políticamente correcto” se tambaleé al completo por su claro apoyo a las nuevas formas de familia (con total independencia del género, raza o el origen de cada miembro), a la mujer y a la fuerza de la amistad. Sin lugar a dudas, una apuesta arriesgadísima pero a la vez muy inteligente de las hermanas Wachowski.

Interpretativamente “Sense8” simboliza para nosotros el descubrimiento de 8 grandes actores que se adaptan como anillo al dedo a sus más que complicados personajes, ya que incluso los más duros tienes sus momentos tiernos (Wolfgang, Will, Sun) o incluso divertidos (en este caso, con Lito al frente). Sin lugar a dudas, todo un éxito en la elección del casting al completo, ya que ni principales ni secundarios desentonan en absoluto.

La verdad es que en el equipo consideramos una auténtica pena que Netflix haya cortado tan rápido “Sense8” porque es una de esas pocas series que tenían recorrido para, como mínimo, cinco o seis temporadas.

Por todo lo que os hemos contado, nuestra nota final para “Sense8” es de un 9 sobre 10.


Título original:  " Sense8" – Estados Unidos
Género: Drama, Ciencia Ficción
Año de creación: 2015
Año de finalización: 2018 (episodio final)
Capítulos: 24 (en dos temporadas)

miércoles, 6 de junio de 2018

13 Reasons Why - Temporada 1


13 Reasons Why
Nadie en su sano juicio puede negar el poder comunicación, difusión (y desgraciadamente, en algunos a casos adoctrinamiento) de la televisión en el mundo actual. Aprovechándose de la comodidad y seguridad que transpiran nuestras respectivas casas, los temas más candentes de la actualidad nos llegan desde la pequeña pantalla como flechas.

Dentro de este ámbito de difusión de temas de máxima actualidad, el pasado marzo de 2017, Netflix, el gigante americano de streaming sorprendió a todo el mundo con una dura serie basada en la novela homónima de Jay Asher publicada en 2007, “13 Reasons Why” / “Por trece razones”, y hoy, desde este rincón os contaremos nuestra impresiones sobre la primera temporada de dicha serie.

La trama de “Por trece razones” nos desplaza a la ciudad imaginaria de Evergreen en el norte de California. Allí nos encontramos con Clay Jensen (Dylan Ninnette) un joven de 17 años quien, un día, al volver del instituto se encuentra en su jardín con una caja con 7 cintas de casete.

Sorprendido se pone a escucharlas y descubre que han sido grabadas por su amiga y recientemente fallecida Hannah Baker (Katherine Langford). Las cintas tienen un curioso contenido, cada cara de las mismas está dedica a una persona cercana a Hannah que, de alguna manera u otra tuvo un papel importante en la decisión de suicidarse de su amiga.


Cinta a cinta, y narrado por la propia Hannah, van pasando amigos y compañeros de clase: Justin Foley, el chico con el que se dio el primer beso, Jessica, una de las animadoras del equipo de baseball quien le otorgó el título de “Mejor culo del instituto”, Alex quien ayuda a incrementar su mala reputación, Tyler que le acosa para hacerle fotos, tanto en el instituto como en su casa, Courtney un chica lesbiana que está muy cómoda en su armario y no duda en mentir sobre ella, Marcus quien intenta propasarse dejándola de facilona, Zach el segundo estrella del instituto quien se molesta mucho cuando ella le rechaza, Ryan un alumno del taller de poesía que le roba un poema personal y además lo publica, el propio Clay quien no hizo nada en su contra pero le dedica una cinta en modo de disculpa, Bryce la estrella del equipo de baseball que abusa de ella y finalmente el Sr.Porter, el consejero del instituto a quien intenta pedir ayuda pero no la recibe.

Técnicamente, para los miembros de este equipo os diremos que “13 Reasons Why” es una de las series más brillantes que hemos visto los últimos años, mezclando unos bien organizados flash-back para contarnos cada motivo y personaje que indujo a Hannah al suicido mientras en la actualidad, las reacciones a las grabaciones y las propias tramas del día a día se van entrelazando como un traje a medida, haciéndolo además con un ritmo vivo y adictivo. Un trabajo, bajo nuestro punto de vista, sencillamente excelente.

Desde el punto de vista interpretativo, ninguna queja del casting escogido, ya que tanto Dylan Ninnette como Katherine Langford dando vida, respectivamente, a Clay Jensen y Hannah Baker, como el resto de actores (jóvenes y adultos) consiguen transmitirnos que son de carne y hueso, lejos de los típicos personajes de adolescentes americanos, honestos y a veces, incluso, demasiado reales.

No os vamos a engañar, si alguien aún pretende ver “13 Reasons Why” para ver problemas triviales de adolescentes, esta no es su serie, ya que aquí lo que uno se encuentra es una dura visión del bullying, realista, explícita (por momentos demasiado) y emocional. Con todo, “13 Reasons Why” (temporada 1) es una de esas series que todo el mundo debería ver, como mínimo una vez en la vida.

Nuestra nota final para “13 Reasons Why” (temporada 1)  es de un 8.5 sobre 10.



Título original:  "13 Reasons Why " – Estados Unidos
Género: Drama, Adolescente
Año de creación: 2017
Año de finalización: 2018 (segunda temporada)
Capítulos: 26 (en dos temporadas)
miércoles, 30 de mayo de 2018

127 horas


Cartel de 127 horas
Los biopics o películas biográficas siempre han constituido un aporte importante al mundo del cine inmortalizando, a veces, grandes personajes la historia (“Amadeus”, “La lista de Schindler”, “Una mente maravillosa”, “Mar Adentro”, etc.), otras veces relatando parte de sus vidas, o incluso dando a conocer algunos personajes más desconocidos para el gran público.

Dentro de este último grupo, en 2010 llegó a nuestras pantallas la adaptación cinematográfica del libro “Between a Rock and a Hard Place”, donde se narra la historia verídica del escalador estadounidense Aron Ralston. En el cine llegó bajo el título de “127 horas”, y hoy en este rincón os contaremos nuestra visión de ella.

La historia de “127 horas” nos lleva directamente al estado de Utah (Estados Unidos) de 2003. Allí nos encontrados con Aron Ralston (a quien da vida James Franco), un aventurero y escalador que está preparando una excursión al Parque Nacional Tierra de Cañones para hacer barranquismo.

Para poder llegar con los primeros rayos de sol, Aron carga en su coche una mochila con cuatro cosas de primera necesidad, una videocámara, su bici de montaña y se dirige directamente al parque.

Una vez en el parque, Aron se dispone a cruzarlo en bici para llegar a su destino final ( el Blue John Canyon), además, para darle más emoción a su día, intenta hacerlo rebajando el tiempo necesario para ello, desde las 4 horas estimadas hasta los 45 minutos. Cuando ya casi está en su destino ve a dos excursionistas, Kristi y Megan que están aparentemente perdidas.

Como experto en el parque, convence a las jóvenes de enseñarles un camino mucho más interesante que el que intentaban encontrar. Los tres, cruzan estrechos cañones e incluso descubren una poza subterránea donde todos disfrutan un largo rato. Después de despedirse, Aron continua en solitario hasta su destino.

Durante su travesía hasta el Blue John Canyon, Aron resbala y se precipita hacia el fondo de una estrecha grieta con la mala suerte de que una roca se desprende tras su paso y acaba encajando su brazo derecho entre dicha roca y la pared del cañón.

Al verse atrapado y aislado en el fondo del cañón Aron grita con todas sus fuerzas, aunque pronto se da cuenta que está completamente aislado y abandonado a su suerte. Con sólo una cantimplora de agua, una vieja navaja-multiusos y la videocámara, Aron empieza a racionarse el agua y a grabarse en vídeo para dejar constancia de sus acciones.

Durante las primeras horas, Aron intenta desgastar la roca con la vieja navaja, aunque con el paso de las mismas ceja en su intento inútil de desgastar la roca que le aprisiona para intentar su última opción, usar la navaja como desafilado bisturí. Y hasta aquí es lo que os podemos contar del argumento de “127 horas”.

Técnicamente “127 horas” nos parece una cinta muy bien llevada a cabo, ya que, aunque la mayoría de los casi 90 minutos de metraje transcurren en un mismo escenario (el cañón donde está atrapado Aron), la correcta sucesión de sueños, preocupaciones, alucinaciones y tribulaciones de Ralston convierten este biopic en una especie de película de acción de ritmo lento (suena raro, pero es así) para reflejar el drama que le tocó vivir a su protagonista, donde las alucinaciones y la lucidez quedan perfectamente reflejadas, gracias sobre todo al trabajo de James Franco.

Interpretativamente, y como os acabamos de comentar, queremos destacar muy especialmente el trabajo de James Franco, quien logra transmitirnos con todo lujo de detalle el sufrimiento de Ralston durante las 127 horas que estuvo encajado en el cañón, mostrando desde el lado más humano de su personaje hasta los momentos más duros en los que toma su tremenda decisión. Sin lugar a dudas, un trabajo realmente impactante.

Por todo lo que os acabamos de contar, nuestra nota final para “127 horas” es de un 6.5 sobre 10, y os la recomendamos sobre todo si no tenéis demasiada aprensión hacia el sufrimiento ajeno.




Título: “127 hours” – Reino Unido – 2010
Dirigida por: Danny Boyle
Duración: 93 minutos
Género: Drama, biográfica