domingo, 17 de septiembre de 2017

No se lo digas a nadie



No se lo digas a nadie - Cartel
Cuando hace más de 120 años los hermanos Lumière desafiaron a la sociedad parisina con su revolucionario invento del cinematógrafo, poco se podría esperar nadie que evolución tras evolución, la industria del cine se haya convertido en uno de los grandes motores del mundo y de la cultura.

Dos cambios de siglo después y aunque muchos no lo crean, Francia continúa siendo una de las grandes potencias mundiales en la industria del cine, quizá no tanto en la del cine comercial (donde también han despuntado obras como “Amelie” o “Dios mío, ¿pero qué te hemos hecho?”) pero sí en la producción de grandes historias, tanto comedias como thrillers.

Hoy os queremos hablar de “No se lo digas a nadie”, uno de estos thrillers que llevan el sello “made in France” y que cosechó varios premios Cesar allá por 2007 además de un importante éxito de crítica y de espectadores en aquellos países donde no fue marginada.

No se lo digas a nadie” empieza con un flashback que nos traslada hasta 1998 para presentarnos al doctor Alex Beck (François Cluzet) y a su esposa Margot (Marie-Joseé Croze) disfrutando de una tarde lago el día de su a aniversario. Desgraciadamente para la pareja, es también el día en que Margot es asesinada y él agredido.

Ya en 2006, ocho años después de la pérdida de Margot, Alex se dedica en cuerpo y alma a su trabajo y continúa celebrando sus aniversarios como hacía con su esposa, marcándolos en el árbol ante el que se declararon su amor. Justo cuando su familia le reclama que acepte ya la muerte de Margot, recibe un misterioso correo electrónico en el que le aportan pruebas según las cuales posiblemente su mujer no esté muerta.

Al tratarse de un caso cerrado años atrás, Alex decide ponerse a investigar en solitario la posibilidad que su mujer continúe viva. Ayudado por el padre de uno de sus pequeños clientes, Alex irá tirando del hilo involucrándose hasta el final. En su búsqueda pasará por los barrios marginales de París, volverá al lago donde estuvo por última vez con Margot e intentará remover cielo y tierra, aunque el resultado de dicha investigación, como bien os podéis imaginar, no os lo contaremos en este rincón. Lo que sí que os contaremos es nuestra particular crítica de “No se lo digas a nadie”.

Guillaume Canet, el director de la película, consigue enganchar al espectador en muy pocas escenas gracias a la ambientación, el ritmo, la intriga y la fuerza interpretativa que el casting de la cinta da a sus personajes. El thriller se desarrolla a la perfección a través de varios hilos argumentales que van entrelazándose y culminan todos correctamente al finalizar un metraje que podríamos considerar ciertamente excesivo, aunque salvo en algún momento muy puntual en el que la lentitud se hace patente, termina por no resultar excesivo.

Interpretativamente os diremos que tanto Cluzet como Croze así como el resto de secundarios están más que correctos, transmitiendo en todo momento el agobio y la lucha de sus personajes, aunque quizá, bajo nuestro punto de vista, les ha faltado algo de proximidad al espectador al resultar por momentos un tanto fríos y distantes.

Os debemos asumir que en el equipo nos encanta el cine francés, la fuerza de sus historias, la contundencia de sus personajes y ese aire a cine del bueno, no de churrera de productos hechos a merced de la taquilla o ‘made in Hollywood’. Por todo ello, y por el buen rato que pasamos viendo “No se lo digas a nadie”, los miembros de este equipo le ponemos un 7 sobre 10 y la recomendamos a todos aquellos amantes del cine policíaco y del thriller.





Título original: “Ne le dis à personne” – Francia – 2006
Dirigida por: Guillaume Canet
Duración: 125 minutos
Género: Thriller, Policíaco

domingo, 10 de septiembre de 2017

Tadeo Jones 2. El secreto del Rey Midas



Tadeo Jones 2: El Secreto del Rey Midas Cartel
Cinco años después de la sorpresa que supuso para muchos el estreno de “Las aventuras de Tadeo Jones”, la primera película de animación digital ‘made in Spain’ con capacidad para competir técnicamente con las grandes producciones extranjeras, ha llegado a las pantallas la segunda parte de la misma. Así, y coincidiendo con el final del verano, los cines han estrenado “Tadeo Jones 2: El secreto del Rey Midas”, una secuela que supone darle continuidad a los personajes de la primera parte.

Los miembros de este equipo estuvimos valorando varios días la posibilidad de ver esta segunda parte o bien la de pasar de ella, aunque la influencia de buen tráiler promocional, unida a la correcta sensación que nos dejó la primera parte, acabaron haciendo efecto, por lo que fuimos a verla en pantalla grande a los pocos días de su estreno.

Tadeo Jones 2: El secreto del Rey Midas” empieza en las profundidades del mar. Allí, la arqueóloga Sara Lavroff recupera un importante papiro que demuestra que el collar del Rey Midas existe de verdad y, con él, se confirma la leyenda de que con dicho collar, Midas convertía en oro todo lo que tocaba.

Unos días después, y a muchos kilómetros de allí, Tadeo Jones, ese albañil con deseos de arqueólogo piensa en su amada Sara mientras sus compañeros se burlan de él cuando, por sorpresa, recibe una llamada de Sara invitándole a Las Vegas para asistir a la presentación de su descubrimiento.

De camino se encuentra a una vieja conocida, la Momia, quien se apunta al viaje de Tadeo sin despeinarse. Ya en Las Vegas y con su Sara cara a cara no tarda en darse cuenta que no es el único que busca a Sara, ya que el malvado y misterioso multimillonario Jack Rackman y sus secuaces no dudan en secuestrarla.

Como no podía ser de otra manera, Tadeo se lanza a la aventura de rescatar a Sara y de paso, descubrir el secreto del tesoro del Rey Midas antes de que lo haga Rackman, para lo que cuenta con la ayuda de su perro Jeff, la Momia y del loro Belzoni. La aventura les llevará a cruzar medio mundo, desde Las Vegas hasta Turquía, pasando por Granada y Grecia.

Trepidantes persecuciones, acertados chistes y unos cuantos personajes nuevos se irán cruzando durante los escasos 80 minutos de metraje de “Tadeo Jones 2: El secreto del Rey Midas”, aunque lamentamos informaros que aquí no encontraréis nada más de su desarrollo argumental ni del éxito o fracaso del objetivo de Tadeo en esta aventura.

Argumentalmente “Tadeo Jones 2: El secreto del Rey Midas” sorprende, puesto que nos ofrece un guión que pese a no ser un prodigio de imaginación y originalidad, está muy bien trabajado. Así, la película cuenta con los chistes y gags justos para no hacerse pesada y sobre todo, con una duración perfecta que hace que evites esa extraña sensación de ir mirando el reloj constantemente.

En cuanto a los personajes, los miembros de este equipo aplaudimos la decisión de darle más protagonismo a la Momia, quien se convierte en el personaje divertido de “Tadeo Jones 2”, pues realmente con su transformismo lo consigue con creces. En cuanto al resto de personajes, poco podemos aportar ya que son calcados a los que descubrimos en la primera parte de la saga.

Sin lugar a dudas, le auguramos un rotundo éxito comercial a esta segunda parte. De igual manera, y aunque la idea no nos apasione, estamos ante la confirmación de que estamos ante una nueva saga cinematográfica, aunque, esta vez, con aroma español.

Por nuestra parte, a “Tadeo Jones 2: El secreto del Rey Midas” le ponemos un 6,5 sobre 10, recomendándola sobre todo a peques o familias con niños.





Título original: “Tadeo Jones 2: El secreto del Rey Midas” – España – 2017
Dirigida por: Enrique Gato
Duración: 81 minutos
Género: Animación



Otras partes de la saga:

domingo, 3 de septiembre de 2017

Se nos fue de las manos


Se nos fue de las manos CartelDesde hace unos años Francia se ha convertido, cinematográficamente hablando, en todo un referente europeo produciendo un buen número de éxitos que han sobrepasado sus propias fronteras, por ejemplo “Dios mío, ¿pero qué te hemos hecho?”, “Salir del armario” o incluso la celebradísima “Amelie”.

Hoy os queremos hablar sobre la última película francesa que hemos visto aunque, sin lugar a dudas, de la forma más sorprendente ya que no la conocíamos para nada y únicamente buscábamos una buena comedia con la que pasar un buen rato. Os estamos hablando de la comedia de 2014 “Se nos fue de las manos”.

La película comienza presentándonos a Franck (Philippe Lacheau), un dibujante aficionado que trabaja como recepcionista en una gran editorial. Un día, decide presentar sus trabajos a Marc Schaudel (Gérard Jugnot), el gran jefe de la editorial para la que trabaja.

El ansia de agradar de Franck, un cúmulo de despropósitos y la falta de niñera de Schaudel para esa noche acaba convirtiendo a nuestro protagonista en el improvisado canguro de Rémi (Enzo Tomasini), el hijo del jefe, justo el mismo día en el que Franck cumple treinta años.

Una vez en la casa del jefe y en solitario con el pequeño engreído, mimado y déspota de Rémi campando a sus anchas, Franck descubre que sus amigos le han preparado una fiesta de cumpleaños sorpresa para esa noche y que, por mucho que insista, no les hará desistir de sus intenciones.

Como quien no quiere la cosa, la casa de los Shaudel se llena de gente, de música, de alcohol y desenfreno. A las pocas horas, los padres de Rémi regresan a casa después de un aviso de la policía y se encuentran con lo que podríamos decir dos grandes desgracias, la primera, el deplorable estado de su mansión y, la segunda, que su pequeño ha desaparecido.

Entre todo el desorden encuentran una videocámara doméstica y, juntamente con los policías que investigan el caso, se ponen a visionar su contenido, el cual no es otro que la visualización de la fiesta de aniversario grabada en primera persona.

Caídas, drogas, persecuciones y otras delicadezas se suceden durante el poco menos de la hora y media de metraje de “Se nos fue de las manos”, aunque como ya os podéis imaginar, no os vamos a contar nada más de su argumento o del desarrollo del mismo.

Argumental y técnicamente por nuestra parte, una de cal y otra de arena, ya que por un lado nos ha gustado la forma de contar la historia cámara en mano como si estuviéramos viviendo la fiesta de cumpleaños, mientras que por otro nos ha parecido que “Se nos fue de las manos” peca bastante de falta de originalidad, puesto que durante los últimos años se han realizado muchísimas películas de este tipo en las que se suceden todo tipo de situaciones llevadas al extremo derivadas de las consecuencias de una noche de fiesta loca. Es más, sin ir más lejos, a los del equipo la película nos recordó bastante a la saga de “Resacón…” aunque, eso sí, sin ser tan extrema.

Interpretativamente nos ha gustado mucho el papel realizado por Philippe Lacheau, logrando que su personaje tuviera y mostrara un buen cúmulo de sentimientos, desde las ganas de progresar a la responsabilidad con el pequeño Remí sin olvidar su propia locura y divertimento. Tampoco nos ha disgustado el pequeño Enzo Tomasini en su papel de repelente, pijo y odioso niño rico incomprendido, bordándolo en prácticamente todo tipo de situaciones.

Con todo, los del equipo le otorgamos a esta película una nota final de un 6,5 sobre 10 puesto que es capaz de compensar la mayor parte de sus sombras al ofrecer al espectador un resultado final más que aceptable.



Título original: “Babysitting” – 2014 – Francia
Dirigida por: Philippe Lacheau, Nicolas Benamou
Duración: 85 minutos
Género: Comedia