domingo, 19 de febrero de 2017

Manchester frente al mar



Manchester frente al mar Cartel
Todo parece indicar que este 2017 el Dolby Theatre de Hollywood se llenará de música y sobretodo de lágrimas a la hora escoger la mejor película del pasado 2016 ya que el drama, con “Manchester frente al mar”, “Figuras Ocultas”, “Lion” y “Fences” como baluartes, competirá con todas sus fuerzas contra la favorita “La La Land”.

Después de haber leído mucho y de haber comprobado que la mayoría del público valora muy positivamente “Manchester frente al mar”, el pasado fin de semana los del equipo decidimos que iríamos a verla para poder juzgarla de primera mano.

En los primeros compases de la película, la trama nos desplaza a uno de los barrios obreros de Boston, en donde se nos presenta a Lee Chandler (interpretado por Cassey Affleck), el conserje de varios bloques de edificios que pasa sus días entre cambios de bombillas, retiradas de nieve y desatascos de retretes.

Un día recibe la mala noticia que su hermano mayor, Joe (interpretado por Kyle Chandler) acaba de fallecer. Sin pensarlo mucho, Lee coge el coche y se dirige al hospital Manchester-by-the-Sea (Massachusetts), su pueblo natal que abandonó varios años atrás.

Preso del dolor y tormento con el que Lee convive y al que ha sumado la inesperada muerte de su hermano, nuestro protagonista recibe la noticia que este le ha nombrado tutor legal de su hijo Patrick (Lucas Hedges) mientras inicia los trámites para darle sepultura, con el objetivo de evitar a toda costa que el joven tenga que ir a vivir con su madre, alcohólica y desaparecida desde hace tiempo.

Abrumado por los acontecimientos y negándose a abandonar Boston para volver definitivamente a su pueblo natal haciéndose así cargo de Patrick, su casa y su barco, propone a su sobrino que ambos se desplacen a Boston, a lo que, evidentemente, él se opone dado que toda su vida y amigos se encuentran en el pequeño pueblo costero.

Lee empieza a recorrer las calles del pueblo que abandonó años atrás, encontrándose por el camino con viejos conocidos quienes le demuestran que aún queda algo en su pasado por superar y resolver, algo que se nos explica a modo de “flash-back” y que permite comprender la razón por la que nuestro protagonista parece vivir sumido en una depresión continua.

Como es evidente, y ya os podéis imaginar, en este punto ha llegado el momento de deciros que hasta aquí podemos contar. Nosotros, evidentemente, sabemos cómo acaba la historia y como es sabido, os toca a vosotros decidir si queréis acudir a verla o no y a nosotros compartir nuestras impresiones.

El trabajo de Kenneth Lonergan (el director y guionista de la película) es brutal, ya que consigue transmitirnos en todos los pasajes “Manchester frente al mar” la dureza de enfrentarse a las situaciones más cotidianas del día a día mientras la pérdida de aquellos que más nos importan continúa latente y sin superar. Las emociones y los traumas se desbordan en cada secuencia, metiéndonos en el dolor y la impotencia de Lee, marcándonos su historia a fuego lento en nuestra memoria. Con todo, no os vamos a engañar, aunque estamos ante una gran película, mucho nos tememos que tanta miseria y tanto dramatismo alejan un poco a “Manchester frente al mar” de las primeras opciones para el Oscar a mejor película.

Interpretativamente estamos ante una situación totalmente distinta, ya que Cassey Affleck hace una interpretación excelente, de las mejores que recordamos en el cine, bordando el papel de persona que debe enfrentarse a un pasado que le traumatiza. También nos gustaría remarcar el trabajo del joven Lucas Hedges, quien aprovecha para bordar tanto las escenas de drama (con la pérdida de su padre y su posible marcha a Boston), como los toques de comedia (esos infructuosos intentos de sexo con alguna de sus novias) en uno de sus papeles más importantes. La verdad, no nos extrañaría en absoluto que ambos acabaran llevándose su correspondiente estatuilla.

“Manchester frente al mar” es una película muy difícil de valorar ya que ni por argumento ni por la crudeza de su historia es una película fácil de ver. De hecho, ambos consideramos que estamos ante una cinta brillante tanto técnica como interpretativamente pero que por momentos es excesivamente “dramón”.

Con todo, nuestra nota final es de un 7.5 sobre 10 y os aconsejamos que, si sois aficionados a los grandes dramas, vayáis al cine a verla.





Título original: “Manchester by the Sea” – 2016 – USA
Dirigida por: Kenneth Lonergan
Duración: 135 minutos
Género: Drama


sábado, 11 de febrero de 2017

Ma ma



Ma ma cartel
Cuando como parte de este equipo me vi con la posibilidad de ver “Ma ma”, la hasta ahora última película del donostiarra Julio Medem, un cúmulo de sentimientos y  recuerdos azotaron mi cabeza hasta el punto de plantearme seriamente si me lanzaba a verla o no.

Por un lado estaba el argumento de la cinta, basado íntegramente en la lucha de una madre contra un cáncer, y por otro lado, el hecho de que “Ma ma” esté protagonizada por una actriz que siempre me ha parecido sobrevalorada, Penélope Cruz.

Al final decidí hacer de tripas corazón y dejar atrás tanto mi experiencia con esa maldita enfermedad como mi manifiesta animadversión hacia la actriz con más proyección internacional en nuestro país. Así que finalmente, me acomodé en la butaca y le di al “play”.

La historia empieza presentándonos a Magda (interpretada por Penélope Cruz), una maestra en paro que, en las primeras secuencias de la cinta, es diagnosticada de un cáncer de mama. Magda recibe la noticia totalmente sola, ya que Raúl (Álex Brendemühl) su marido, le acaba de abandonar para irse con una alumna suya, y su hijo Dani aún es demasiado joven para ayudarle.

Curiosamente, el mismo día que recibe la noticia y mientras ve el entrenamiento de su hijo, conoce a Arturo (Luis Tosar) uno de los ojeadores del Real Madrid, quien en ese preciso momento recibe el gran revés de su vida, su esposa e hijos han sufrido un accidente de coche, lo cual, sin quererlo ni beberlo acabará uniéndole a Magda.

Al poco de recibir la noticia de su enfermedad, decide enviar a su hijo a pasar unos días lejos de Madrid mientras ella se somete a una mastectomía y a las posteriores sesiones de quimioterapia. Con un alarde de fuerza y entereza, Magda poco a poco se va sobreponiendo a su recuperación a la vez que ayudando a Arturo en su drama personal, mientras que este, le ayuda a ella en todo lo que puede.

Al poco de finalizar sus sesiones y con Dani de vuelta a casa, los tres deciden ir a pasar el agosto en la playa para aprovechar así el máximo de momentos para estar juntos.

Un tiempo después, Julián el ginecólogo de Magda tiene que darle una nueva mala noticia ya que, contra todo pronóstico, la enfermedad continúa ahí expandiéndose a us anchas sin remedio. Contra todo pronóstico, Magda toma una decidida y a la vez controvertida decisión… la cual evidentemente, no encontraréis en esta crítica, y sí, en el último tercio del desarrollo de “Ma ma”.

Técnicamente, lo primero que me gustaría remarcar es que, por primera vez desde que tengo un poco de conciencia cinematográfica, me quito el sobrero ante el grandísimo trabajo de Penélope Cruz durante los 111 minutos de metraje, ya que en todo momento es capaz de transmitirnos tanto su sufrimiento como su vitalidad, sinceramente es, para mí, su mejor actuación.

En cuanto al resto de actuaciones, tampoco tengo mucho a remarcar, ni en el personaje contrapunto de Arturo (Luís Tosar), ni en el de Julián (Asier Etxeandia) el médico de Magda, ambos están realmente bien, aunque sus personajes actúen un poco de comparsa del de la protagonista.

La ambientación, estética de las secuencias y banda sonora también son correctos, al más puro estilo Medem.

En definitiva, “Ma ma” es un drama con todas sus letras y sus consecuencias, quizá un poco azucarado, pero drama al fin y el cabo, enfocado eso sí, con un espíritu de lucha y de vitalidad sorprendente y motivador.

Con todo, mi nota final para “Ma ma” es de un 7.5 sobre 10.



Título original: “Ma ma”  - 2015 – España
Dirigida por: Julio Medem
Duración: 111 minutos
Género: Drama
sábado, 4 de febrero de 2017

Figuras Ocultas



Figuras Ocultas Cartel
Hace unos años, muy pocos futurólogos se atrevieron a pronosticar el auge del racismo en la sociedad de la segunda década del segundo milenio. Desgraciadamente, entre todos nos hemos empeñado en la persistencia de este problema, haciéndose poco a poco la involución en este campo aún más notoria. Desconocemos si esta problemática social tiene que ver con lo que ocurre en el cine actualmente no, ya que últimamente son muchas las cintas que llegan a nuestras carteleras con el racismo como trasfondo.

Una de estas películas, nominada además a varias categorías de los premios Oscar, es “Figuras Ocultas”, una cinta que nos traslada directamente a principios de los años 60 del pasado siglo, en plena carrera espacial y con la segregación racial en su máxima expresión.

En esa época, los superordenadores actuales todavía estaban en una fase muy inicial y, para sustituir su capacidad de cálculo, los grandes organismos estatales, entre los cuales se encuentra la NASA, reclutaban las mentes más brillantes para trabajar de ‘calculadoras humanas’. Entre estas calculadoras se encontraban las tres protagonistas de “Figuras Ocultas”, Katherine (interpretada por Taraji P. Henson), Dorothy (Octavia Spencer) y Mary Jackson (Janelle Monáe).

Dotadas de una mente brillante, las tres amigas fueron seleccionadas para colaborar a vencer el pulso espacial que por esas fechas disputaban americanos y rusos, todo un hito teniendo en cuenta que las tres eran, además, mujeres afroamericanas.

Contra viento y marea, y después de superar múltiples vejaciones de sus compañeros (tener que ir a un baño específico para ellas situado a gran distancia de su oficina, no poder utilizar las cafeteras de grupo o soportar varios ataques machistas de Paul Stattford, –Jim Parsons- entre otros), Katherine se gana el respeto de sus compañeros y de su jefe, Al Harrison (Kevin Costner), pudiendo trabajar codo con codo con el equipo.

Por otra parte, Dorothy, avanzándose varios pasos a su superiora, y previendo que su trabajo quedará en entredicho cuando el primer macro ordenador entre en funcionamiento,  toma la determinación de aprender programación y de formar a todo su grupo de trabajo sin comunicarlo oficialmente a sus superiores.

Mary Jackson, la tercera en discordia, toma la determinación de convertirse en ingeniera, aunque para ello tenga que luchar por cambiar alguna que otra ley que, por el color de su piel, le impide incluso matricularse en la escuela de ingeniería o asistir a las mismas clases que los grupos de estudiantes blancos.

Estamos convencidos de que nadie, o muy pocos de los que nos leéis, sabíais de la existencia de Katherine, Dorothy y Mary Jackson, así como de su importancia en los inicios de la carrera espacial entre USA y Rusia, y estamos totalmente seguros que en esta entrada tampoco lo descubriréis totalmente, aunque sí que os decimos que si vais al cine, aún estáis a tiempo de descubrirlo en la pantalla grande.

Para nosotros, las interpretaciones son quizá el punto más fuerte de “Figuras Ocultas”, ya que ni protagonistas ni secundarios tienen demasiado margen de mejora. En este punto, tanto Taraji P. Henson, Octavia Spencer, Kevin Costner e incluso Jim Parsons están realmente brillantes, consiguiendo transmitirnos todas sus sensaciones, tanto las positivas por sus logros, como el sentimiento de racismo, de sufrimiento, de machismo… sin más, un sobresaliente para todos ellos.

Argumentalmente “Figuras Ocultas” nos ha gustado bastante, aunque el desarrollo de la misma (con una escenografía y ambientación realmente buena) nos transmitió una sensación de excesiva delicadeza en contar la historia, la cual intuimos que debió ser mucho más dura de lo que nos mostró Theodore Melfi, el director de la cinta.

Con todo, a nosotros nos gustó, y le ponemos un notable alto, un 8 sobre 10.



Título original: “Hidden Figures” – 2016 – USA
Duración: 127 minutos
Dirigida por: Theodore Melfi
Género: Drama, Racismo, Histórica