lunes, 19 de septiembre de 2016

Ocean’s eleven

Ocean's Eleven cartel

Tras la visualización de esta película en el momento de su estreno, los dos miembros que a día de hoy componemos este equipo llegamos a la misma conclusión. ¿Cómo podían reunirse tantas estrellas en una misma cinta haciendo que ésta no sólo no se resienta en ningún momento, sino logrando que todo funcione a las mil maravillas?

Corría el 2001 y la cinta de la que os estamos hablando es “Ocean’s eleven”, de la que hace unos días tuvimos la oportunidad de disfrutar desde la comodidad de nuestro sofá.

En los primeros compases de la cinta, la historia nos traslada a las puertas de la cárcel donde aparece, bajo libertad condicional, Danny Ocean (George Clooney). Al poco de salir se encuentra con su amigo Rusty Ryan (Brad Pitt), a quien le propone un estrafalario y lucrativo negocio que evidentemente no puede rehusar, robar tres grandes casinos de Las Vegas: el Bellagio, el Mirage y el MGM.

Como el proyecto es de gran envergadura, Ocean y Ryan se dirigen a Las Vegas en busca de la ayuda del ex magnate de los casinos Tishkoff, quien, de entrada, se niega hasta conocer que los casinos escogidos son propiedad de su archienemigo Terry Benedict (Andy García).

Con la organización y la financiación montada, a Danny Ocean sólo le falta confeccionar un equipo capaz de entrar en la caja central de los casinos para, posteriormente, sustraer su recaudación y salir de la ciudad con ella encima, cosa que, hasta el momento nadie ha conseguido.

Poco a poco, el equipo del gran golpe se va conformando: Frank (un habilidoso crupier), Caldwell (un hábil carterista interpretado por Matt Damon), los hermanos Malloy (dos Amish que son unos genios en mecánica), Livingston Dell (un experto en electrónica y vigilancia), Tarr (un explosivo experto en explosivos), el veterano Saul, y Yen (el increíble chino de goma). Así, todo el equipo comienza inmediatamente a poner en marcha de un plan de robo que parece ir viento en popa hasta que aparece en escena Tess (Julia Roberts), antigua esposa de Ocean y actual novia de Benedict, siendo esto algo que genera nerviosismo en el equipo e influye, como no, en el atraco.  

“Ocean’s eleven” es uno de esos casos raros en los que, pese a tratarse de un  remake de otra cinta del mismo nombre de 1960, no lo parece. De hecho, los de este equipo únicamente hemos visto algo similar con “The Italian Job”. En este caso, creemos que Soderberg hace un gran trabajo, ya que, además de actualizar totalmente la trama llevándola a pleno siglo XXI, logra juntar a 8/10 de las más rutilantes estrellas del Hollywood actual logrando que todas ellas trabajen como un auténtico equipo.

Interpretativamente nos parece una cinta que tiene un nivel muy alto, mostrando una buena compenetración entre todos. Con todo, nos gustaría destacar el trabajo de tres miembros de su casting, George Clooney dando vida a todo un estratega como Danny Ocean, Brad Pitt poniendo cara a todo un segundón como Rusty Ryan y la gran Julia Roberts que, aunque tiene sólo un pequeño papel, brilla con luz propia. En cuanto al resto de reparto, indicar que para nada llevan a cabo un mal trabajo, simplemente tienen un poco menos de peso en el desarrollo de trama.

Con todo, para nosotros “Ocean’s eleven” es una muy buena cinta de entretenimiento, apta tanto para disfrutarla con un buen bol de palomitas, como para hacerlo con amigos, como mezclando ambas cosas. Nuestra nota final es de un 7.5 sobre 10.




Título original: “Ocean’s Eleven” – 2001 – USA
Dirigida por: Steven Soderbergh
Duración: 117 minutos
Género: Thriller, acción.

jueves, 1 de septiembre de 2016

Café Society


Cartel de Café Society
Fiel a su cita anual con las carteleras, el cineasta neoyorquino Woody Allen nos propone “Café Society” para este año 2016, cinta que ha llegado rodeada de una potente campaña de publicidad.

Aunque, tal y como hemos comentado en otras ocasiones, los miembros de este equipo no nos situamos en el grupo de seguidores acérrimos de Allen, no obstante, hemos querido darle una nueva oportunidad de hacernos disfrutar de una sesión de buen cine después del buen sabor de boca que su “Blue Jasmine” nos dejó en el año 2013. Así pues, el fin de semana de su estreno hicimos un hueco en nuestras agendas, acudiendo derechitos al cine para poder disfrutar de “Café Society” en pantalla grande.

La historia nos traslada en el Hollywood de los años 30 del pasado siglo, unos años marcados por el incipiente poder de la industria del cine, la cual era capaz de atraer a cientos de miles de jóvenes de todo USA que intentaban hacerse un hueco en ese mundo. Uno de estos jóvenes es Bobby Dorfman (interpretado por Jesse Eisenberg), un joven judío de Nueva York que abandona su ciudad para intentar colarse en el mundo del cine.

Bobby llega a Hollywood solo y sin dinero, pero con la esperanza de que su poderoso tío Phil Stern (Steve Carell), un auténtico tiburón de los negocios y magnate del celuloide, le abra las puertas del espectáculo.  

Presionado por su parentesco con Bob, Phil decide asignarle a su sobrino pequeñas tareas de mensajería al mismo tiempo que le asigna una guía llamada Vonnie, (Kristen Stewart), quien es a su vez su joven y bella secretaria.

Entre recado y recado para su tío y a través de los paseos por la ciudad, Bobby y Vonnie van estrechando su amistad y sus confidencias. En sus conversaciones y paseos van apareciendo temas tan dispares como los deseos y las ilusiones de ambos jóvenes hasta sus problemas del día a día, provocando que, en muy poco tiempo, el inocente Bobby caiga rendido a los pies de la chica. Sólo hay un problema, Vonnie tiene novio.

Poco a poco Bobby va progresando en su trabajo, haciendo contactos entre el élite de la meca del cine y como no, haciendo descubrimientos sobre Vonnie, lo que más adelante le llevará a una situación de lo más comprometida que se verá obligado a gestionar.

Como no es nuestra intención destrozaros la película, sólo os diremos que deberéis pasar por el cine y visionar “Café Society”, lo que probablemente se os hará muy ameno dada la corta duración de la cinta.  

En cuanto a nuestra crítica sobre la cinta, debemos reconocer que el argumento no es, en ningún caso, un prodigio de originalidad, y menos aún el mejor que hayamos visto en el cine. Es más, por no ser, no es ni tan siquiera el mejor argumento de Allen, ya que, aunque el cineasta ha tratado estos temas en otras ocasiones, no debemos olvidar que el amor y su geometría son argumentos omnipresentes a lo largo de la historia del cine.

No obstante, debemos reconocer que la cinta nos ha sorprendido muy gratamente en cuanto a su escala interpretativa, ya que los tres actores principales están realmente bien, destacando un Steve Carell capaz de interpretar muy acertadamente todos los registros de su Phil Stern, desde su vertiente más gánster hasta la más enamoradiza, sin dejar de lado al lobo de los negocios que sin lugar a dudas es este personaje. También nos ha gustado Jesse Eisenberg quien, para nosotros, va creciendo como actor en cada una de sus interpretaciones.

En la dirección es donde le vemos más lagunas a esta “Café Society” ya que, aunque no se puede decir que sea un aburrimiento verla, puede resultar algo lenta en algunos momentos, quizá por la intervención del narrador o quizá porque la historia precisa de algún giro que la transforme en una narración menos plana. Aún con todo, debemos agradecerle a Allen esos toques de humor tan característicos suyos que siempre consiguen arrancar una sonrisa, o carcajada, todos ellos previos a llevarte un bofetón psicológico. Sinceramente, en el equipo se lo agradecemos, como le agradecemos la brillante ambientación de la misma.

Por nuestra parte, nuestra nota final es de un 7.5 sobre 10, aconsejándoos que vayáis a verla si tenéis pensado pasar por el cine.


Título original: “Café Society” – 2016 – USA
Dirigida por: Woody Allen
Duración: 96 minutos
Género: comedia dramática


sábado, 20 de agosto de 2016

Mascotas


Cartel de Mascotas
Los miembros de este equipo tenemos cada vez más claro que cuando una película cuenta con un despliegue publicitario fuera de lo común, todo apunta a que sus creadores cuentan con pocas esperanzas en las propias armas de la película para hacerse un hueco en los listados de éxitos.

No obstante, este miedo estaba algo diluido al ser “Mascotas” una producción perteneciente a “Illumination Entertainment” (ya sabéis, el estudio responsable de “Gru. Mi villano favorito”, “Gru 2” y “Los minions”), una de las últimas pequeñas grandes compañías de cine de animación con capacidad para plantar cara a las todopoderosas Pixar y Disney.

En nuestro caso, y aunque no compartimos la sala con un montón de niños, decidimos acudir a visionar esta cinta la misma semana de su estreno para ver qué nos deparaba esta, de entrada, original idea.

La historia transcurre en unos apartamentos de Manhattan (Nueva York). Allí nos encontramos con Max, un pequeño perro sumamente fiel a Katie, la chica que le adoptó cuando el pequeño peludo no era más que un bebé. Un día, cuando Katie vuelve al apartamento, Max recibe una inesperada sorpresa, ya que su fiel amiga regresa acompañada del gigantón y torpe Duke.

El primer encuentro entre ambos perros no resulta sencillo, ya que el destronado rey de la casa (Max) deberá controlar sus celos y sus miedos para asumir el gran cambio que se le viene encima. Para ello, intenta buscar ayuda en sus amigos (Chloe una oronda gata, la guapa y divertida Bridget, el perro salchicha Buddy y un bulldog francés llamado Mel), siendo todos ellos los vecinos del mismo bloque de edificios con los que se reúne cuando sus dueños les dejan solos en casa para ir a trabajar. Por desgracia, los consejos de sus amigos servirán de poca ayuda, ya que sin tan siquiera pretenderlo Duke y Max acaban perdidos y solos en la gran ciudad.

Durante su periplo por las calles de New York, nuestros amigos conocerán una parte de la vida desconocida para ellos, la vida de los animales callejeros y lo harán de la mano del malo de cinta, el conejito Pompón. Pero, ¿qué les deparará Pompón a Duke y Max? ¿Conseguirán Bridget y el resto dar con sus amigos? Evidentemente nosotros lo sabemos, pero como también es evidente, aquí no encontraréis las respuestas.

Argumentalmente, debemos reconoceros que esperábamos mucho más, ya que bajo la premisa de: “¿Cómo es exactamente la vida de nuestras mascotas cuando salimos por la puerta de casa?” caben muchas cosas, pero no nos encaja que tengan que centrarse en exclusiva en actividades surrealistas para una mascota como las persecuciones de coches o las carreras por las cloacas. Lo cierto es que, como dueños de una mascota, esto nos disgustó tanto como ver a los coches de “Cars 2” haciendo de James Bond. Sinceramente una buenísima idea tirada directamente a la basura y en la que ni tan siquiera cabe la excusa de que Mascotas “es una película para niños”.

En cuanto a los personajes, los del equipo nos quedamos con uno de cada bando, eso sí, los dos blanquitos, esponjosos y súper achuchables. Por un lado, escogemos a Bridget por su carácter adorable, imprevisible, divertido y loco a la vez, y, por el otro, a Pompón, el “malo malísimo” porque… ¿a quién no le gustaría achucharle un poco?

Técnicamente la cosa cambia ya que, en este apartado “Mascotas” está realmente bien, al menos a la misma altura del resto de películas de Illumination Entertainment.

A nosotros nos ha decepcionado, y por las caras de los pocos niños que había en la sala, diríamos que a ellos también, por lo que no nos queda más remedio que ponerle a “Mascotas” un 3 sobre 10, porqué sinceramente para nosotros, no ha cumplido.



Título original: “The secret life of pets” – USA – 2016
Dirigida por: Chris Renaud
Duración: 90 minutos
Género: Animación digital

viernes, 12 de agosto de 2016

Star Wars. Episodio III: La venganza de los Sith


Cartel de La venganza de los Sith. Star Wars
Como si de la ficción real se tratara, los del equipo nos hemos tomado un tiempo entre la consecución de las guerras de los clones y el despertar de la llama del amor entre Anakin Skywalker y la senadora Padmé (relatados en “Episodio II: El ataque de los clones”) antes de continuar con la evolución de la historia de la quizá, saga más famosa de la historia del cine.

Así pues, unos meses después de empezar con la saga Star Wars, hemos retomado las aventuras del maestro Jedi Obi-Wan Kenobi y su discípulo Anakin  Skywalker en defensa de la República.

Cronológicamente este “Episodio III: La venganza de los Sith” se sitúa un tiempo después del inicio de la expansión de las guerras clon por toda la galaxia, con los caballeros Jedi repartidos a lo largo y ancho de los confines de la misma. En uno de los lances de estas guerras, el canciller Palpatine ha sido secuestrado por el general Grievus, poniendo en jaque al gobierno de la República.

Los Jedi envían a Obi-Wan y Anakin al rescate del Canciller lo cual consiguen después de una encarnizada lucha. Una vez puesto a salvo, Palpatine nombra su representante en el consejo Jedi al joven Anakin mientras intenta convencerle para que abandone Obi-Wan y explote todo su potencial.

Esta intromisión de Palpatine en el consejo Jedi sienta realmente mal, así que le asignan a Anakin la tarea de controlar los movimientos del canciller, a modo de agente doble, un papel que pesa y mucho en un joven aprendiz que cada día que pasa siente más fuerte la llamada del lado oscuro.

Cuando Anakin se entera que Padmé espera su primer hijo, un miedo atroz a que su querida muera se apodera de él. Este miedo al final será usado por Palpatine, quien le cuenta al aprendiz de Jedi que en el Lado Oscuro tendrá la posibilidad de prevenir la muerte de cualquier persona.

Una vez Palpatine se descubre como Lord Sidious (el señor de los Sith), Anakin corre al Consejo Jedi para prevenirles, aunque allí no le acaban de creer. Esta falta de confianza acabará provocando que Anakin cruce la línea y se convierta en Darth Vader, caballero Sith.

A partir de este punto, un cúmulo de traiciones casi provocará la extinción de la Orden Jedi, mientras los Sith se harán con el control absoluto de la República.

Y como acostumbramos a decir… hasta aquí os podemos contar del nacimiento de Darth Vader y del argumento de “Episodio III: La venganza de los Sith

Argumentalmente esta tercera parte de la saga Star Wars es quizá, la más completa de primera trilogía, ya que realmente nos cuenta los motivos de la conversión al lado oscuro de Skywalker, digamos que es una parte imprescindible para entender la trilogía original, pero esto no quita que George Lucas, el creador del universo Star Wars, podría haber hecho esta primera trilogía como una única película ahorrándonos así, bastantes minutos de historias y personajes innecesarios.

En cuanto a interpretaciones poco os podemos comentar, ya que una vez más (como esta primera trilogía entera) son correctas y solventes, es decir, tanto Hayden Cristensen como Ewan McGregor hacen suyos sus papeles transfiriendo fuerza y credibilidad a sus personajes.

Lo que nos parece realmente sorprendente para tratarse de una cinta de ciencia ficción de 2005, perteneciente además a la saga más grande del género, son los “pobres” efectos especiales de la misma, ya que ni siquiera los ríos de lava del planeta Mustafar donde luchan Obi-Wan y Vader logran convencernos lo más mínimo. De nuestra parte, un tirón de orejas a los responsables.

Con todo, consideramos que esta “Venganza de los Sith” es un buen final de trilogía, manteniendo un buen ritmo durante las poco más de 2 horas de metraje y cerrando bien los temas importantes, por tanto, le ponemos un 7 sobre 10 en nuestra valoración.




Título original: “Star Wars: Episode III Revenge of the Sith” – 2005 – USA
Dirigida por: George Lucas
Duración: 135 minutos
Género: Ciencia ficción, acción, secuela






miércoles, 3 de agosto de 2016

Ahora me ves 2


Cartel de Ahora me ves 2
Hace unos días, los miembros del equipo decidimos dedicar una de nuestras primeras tardes de estas vacaciones de verano 2016 a una de nuestras pasiones, el cine. Así pues, de entre la larga lista de estrenos veraniegos escogimos una cinta que nos llamaba la atención, la secuela de “Ahora me ves”, una película que cuando se estrenó en 2013 nos sorprendió gratamente, lo que nos motivó a visionar esta segunda parte que hoy comentamos.

La película lleva por título “Ahora me ves 2” y mantiene el casting de la primera parte casi en su totalidad. Cronológicamente, se sitúa justo un año después del desenlace del truco final donde los cuatro jinetes, Atlas (Jesse Eisenberg), Reeves (Isla Fisher), Jake (Dave Franco) y McKinney (Woody Harrelson) se hicieron tremendamente populares.

Durante este tiempo, el grupo ha estado inactivo, por lo que los cuatro magos han continuado su carrera en solitario, volviendo a actuar conjuntamente cuando Lula (Lizzy Caplan) se cruza en su camino para juntarlos de nuevo y cubrir así la baja de Reeves.

Como quien no quiere la cosa, los cuatro jinetes planifican un nuevo golpe, consistente en desenmascarar al magnate tecnológico Owen Case durante la presentación de su último dispositivo. Cuando los cuatro parecen a punto de conseguirlo, se ven obligados a abortar el plan, ya que el FBI descubre sus planes al mismo que tiempo que sale a la luz que el agente Dylan Rhodes (Mark Ruffalo) también forma parte del grupo.

Durante la huida donde se celebraba la presentación, los jinetes son misteriosamente transportados a Macao (China), lugar en el que se topan con el huraño y rico magnate Walter Mabry (Daniel Radcliffe), quien les retiene con el objetivo de hacer que roben un poderoso objeto que en la actualidad pertenece al socio de Mabry, Owen Case.

Mientras Rhodes mueve sus hilos con Thaddeus Bradley (Morgan Freeman), los cuatro magos deciden aceptar la oferta, planificando al mismo tiempo un plan de fuga con el que salvar sus vidas y desenmascarar al malvado Mabry.

Como ya os podéis imaginar, ha llegado el momento de cerrar nuestro comentario argumental y pasar a la crítica propiamente dicha.

Argumentalmente, nos ha encantado el enlace con la trama de la primera parte de la saga, recuperando para ello la historia del padre del agente Dylan, mientras que por el lado negativo, continuamos sin entender la explicación de la ausencia en esta segunda parte de Isla Fisher. También nos gustaría remarcar el giro que le han dado a la saga, ya que de pasar a perseguir y desenmascarar a banqueros y magos de las finanzas como Lehman Brothers en “Ahora me ves”, se ha apostado por desenmascarar a los Jobs, Gates y Zuckerberg de turno, dando visibilidad al tratamiento que se hace de nuestros datos.

En cuanto a las interpretaciones, tenemos muy poco que comentar, ya que todos están correctos y convincentes en sus papeles aunque, eso sí, sin demasiadas brillanteces. El único que nos chirrió y mucho fue Daniel Radcliffe, ya que, pese a estar de nuevo en una película que tiene a los magos como protagonistas, parece que él olvidó la suya como actor en Hogwarts cuando aún no tenía barba, siendo sin lugar a dudas el más flojo de todos los actores de esta película.

Realmente, como diversión veraniega logra totalmente su objetivo, aunque eso sí, como espectadores debemos limitarnos a disfrutar del espectáculo visual de los trucos de magia sin buscar ni hurgar demasiado en los detalles de los mismos ni de la trama de la película. Con todo, nosotros le ponemos un 7 sobre 10, y os recomendamos verla, si puede ser, en pantalla grande.



Título original: “Now you see me 2” – USA – 2016
Dirigida por: Jon Chu
Duración: 129 minutos
Género: Thriller, Secuela