lunes, 29 de noviembre de 2021

Aquaman

Aquaman - Poster
Como bien sabéis la mayoría, los últimos 20 años de la industria del cine han sido dominados, casi en exclusiva por las grandes producciones del gigante Disney, sobre todo, desde que la adquisición de “Marvel Studios” que acabó provocando un auténtico aluvión de estrenos de títulos de superhéroes, las cuales, a la postre se han acabado convirtiendo en auténticos éxitos de taquilla convirtiéndose, algunas, en las más taquilleras de la historia del cine.

Visto el tremendo éxito de la adaptación de los comics de Marvel al cine, su gran rival, DC Comics (propietaria de Superman, Batman, Aquaman, etc.) pensó que no se podía quedar atrás y tras un cierto encasillamiento con películas que, aunque buenas, eran tremendamente oscuras, en 2018 consiguieron un gran éxito con una cinta que es entretenimiento puro y que, además, hoy os contaremos aquí, “Aquaman”.

Con unos primeros minutos más que trepidantes, “Aquaman” nos lleva directamente al faro de Maine de 1985, durante una fuerte tormenta. Allí, Thomas, el guardián del faro rescata a Atlanna, la princesa del reino submarino de Atlantis, llevándola a su casa para curarla. Una vez curada, Thomas y Atlanna se enamoran y viven un feliz romance fruto del cual nace Arthur.

Tres años después, Atlanna abandona a Thomas y su hijo Arthur después del ataque de unos soldados, prometiéndoles que volvería. Cuando Arthur tiene casi 10 años, durante una visita al acuario de Boston, descubre que tiene ciertos poderes, los cuales le permiten comunicarse con las criaturas marinas.

Años más más tarde, y con un Arthur (a quien ya da vida Jason Momoa) ya adulto, vemos un enfrentamiento de este con un submarino nuclear ruso y los piratas que lo controlan (Jesse quien muere en el ataque, y su hijo David). A su vuelta a la superficie para visitar a su padre, Arthur recibe la visita de la princesa Mera (Amber Heard) quien le pide que intervenga en Atlantis para evitar que el rey Orm (medio hermano de Arthur) destruya la superficie terrestre. Pese a que inicialmente no acepta, la irrupción de un tsunami en la superficie hace que su opinión varíe.

Ya en Atlantis y visto el rumbo de las decisiones que se están tomando, Nuidis (el consejero real) le cuenta a Arthur la leyenda del tridente perdido del rey Atlann y diciéndole que solo con ese tridente, Arthur podrá revertir la situación. Con la ayuda de Mera, Arthur inicia una trepidante aventura para encontrar dicho tridente, viajando hasta el Sáhara y encontrando la antigua civilización del Reino de los Desertores donde descubrirán que solo el verdadero rey podrá llevar el tridente.

De allí pasan a Sicilia (Italia) donde se Mera y Arthur se enfrentarán a un David (el hijo del pirata del inicio) convertido en un temible Black Manta que casi, es capaz de acabar con Arthur, quien sobrevive por muy poco. Poco después de este episodio, Arthur se encuentra con Atlanna (su madre) y… bueno, aquí lo dejamos, con madre y sin tridente… pero así es, y así se mantiene, la magia del cine.


Aquaman y Mera en busca del tridente
Aquaman y Mera en busca del tridente


Técnicamente os diremos que “Aquaman” es una película un tanto distinta a lo que nos tiene acostumbrado DC Comics, quien, como ya os hemos contado, habitualmente presenta historias oscuras, en cambio en esta ocasión, parece que ha tomado ejemplo de su gran rival, Marvel, y ha plasmado la historia de los orígenes de uno de sus superhéroes desde un punto de vista donde la acción y el entretenimiento priman por encima del resto de factores.

Con todo, os diremos que, quizá, a la gente de DC Comics se les fue un poco la mano en el intento de parecerse a sus rivales con esta “Aquaman” ya que, por momentos, el chorro de acción y de estímulos audiovisuales se hace realmente agotador (son más de dos horas de acción continua) y más, cuando el humor que se presenta para suavizar la acción resulta estar muy lejos de lo que esperaba, aunque sorprendentemente, funciona y acaba resultado adictivo (así, como un chute de adrenalina descontrolada).

Desde el punto de vista interpretativo, nos quitamos el sombrero ante el descomunal trabajo de Jason Momoa dando vida a Arthur Curry / Aquaman y fundiéndose con él. Tampoco querríamos despreciar el trabajo de Amber Heard recreando a la princesa Mera ni, la química que hay entre ambos. En definitiva, para nosotros, su elección resultó un gran acierto.

En definitiva, y pese a no ser una gran película, “Aquaman” resulta ser un entrenamiento tan adictivo que rompió taquillas en 2018 ¿Hará lo mismo su secuela que ya está en el horno para 2022? Lo veremos.

Por todo lo que os hemos contado, nuestra nota final para esta “Aquaman” es de un 6 sobre 10.



Título original: “Aquaman” – 2018 – USA
Dirigida por: James Wan
Duración: 139 minutos
Género: superhéroes, acción, ficción
lunes, 22 de noviembre de 2021

Antes de ti

Antes de ti - Poster
Desde hace ya bastante tiempo, de hecho, desde la irrupción de las plataformas de streaming en nuestras casas como si fueran auténticos elefantes entrando en tromba en una cristalería, se no hace casi impensable buscar una película en un canal generalista de televisión y sentarnos a verla. El exceso de publicidad, los retrasos y un catálogo de títulos más bien anticuado tienen la culpa.

Con todo, hace unos días, justo cuando acabábamos de cenar y mientras deshojábamos la margarita de que ver, nos encontramos con una película recién empezada que nos llamó poderosamente la atención, estaba protagonizada por una chica de sonrisa hechicera (Emilia Clarke) y pintaba a drama del bueno, así que, sin remediarlo tomamos asiento en nuestro sofá y nos pusimos a verla.

La película en cuestión era “Antes de ti” de 2016, la ópera prima de Thea Sharrock, una adaptación de la novela homónima escrita en 2012 por la inglesa Jojo Moyes.

“Antes de ti” empieza presentándonos a Louisa “Lou” Clark (a quien da vida Emilia Clarke) una joven entusiasta que trabaja en una pequeña tienda de un pueblo de Inglaterra. Lou es el sustento de su familia y su única fuente de ingresos, lamentablemente, la crisis azota fuerte y muy pronto debe buscar un nuevo trabajo.

En esta búsqueda, “Lou”, que aspira a cualquier trabajo que le permita mantener a su familia, se cruza con la familia más adinerada el pueblo, los Traynor quienes buscan una asistente para su hijo, Will (a quien interpreta Sam Claflin), un treintañero postrado en una silla de ruedas después de perder todo lo que tenía (sus negocios, sus aventuras de riesgo, sus fiestas, etc.) en un accidente.

Sin pensárselo mucho, Lou acepta el trabajo, aunque muy pronto se dará cuenta que ni con su risueño carácter y su vitalidad tendrá fácil entrar en la vida del huraño, antipático y asocial Will, quien en su mente solo tiene una cosa, su eutanasia.

Los primeros días y semanas acaban resultado complicadas para la joven Lou quien al final, decide apartarse un poco de Will evitando así los reproches de este por su jovial carácter. Durante ese tiempo, Lou decide, por su cuenta, conocer a Will a través de los otros cuidadores para así saber cómo reaccionar y como motivar en cada una de las situaciones que se le presenten.

Durante su investigación, Lou descubre cómo era Will antes del fatídico accidente y entiende su postura, aunque, lógicamente, no la comparte. Con el paso del tiempo, su relación va mejorando y estrechando lazos, aunque muy pronto descubrirá porque los Traynor le han hecho un contrato de seis meses, es el tiempo que Will se ha dado antes de aplicar su eutanasia.

Como es evidente, Lou intentará con todas sus fuerzas sacar a Will de casa, llevarle a dar paseos, a las carreras de caballos, a fiestas e incluso a un viaje romántico, pero, ¿será suficiente con todo lo que hace Lou para hacerle cambiar de opinión sobre su eutanasia? Evidentemente nosotros lo sabemos, pero también es evidente que nos reservaremos la respuesta.


Lou y Will en  "Antes de ti"
Lou (Emilia Clarke) y Will (Sam Clafin) en  "Antes de ti"


Argumentalmente os diremos que, “Antes de ti” tiene una particularidad, engancha, es decir, con su desarrollo, no os negaremos que ciertamente tramposo, consigue que el espectador quede enganchado ante la pantalla, tanto si es fan de los dramas como si, simplemente pasaba por allí, algo que, nos reconoceréis, es ciertamente difícil. Quizá el gran mérito hay que dárselo a Jojo Moyes quien además de escribir el libro, lo adaptó al cine, aunque claro, eso no siempre es garantía de éxito.

En el apartado técnico de “Antes de ti” nos gustaría remarcar el excelente trabajo de montaje y realización ya que consigue, no diremos que, sin esfuerzo, encajar perfectamente el drama de la situación con un toque cómico que, realmente, se agradece.

Interpretativamente os diremos que, nos han gustado los trabajos de los protagonistas principales, Emilia Clarke y Sam Claflin. En todo caso, nos quedamos con el de Clarke, de quien queremos resaltar especialmente el hecho de que tiene la capacidad de destilar sencillez con su Lou, un personaje que, pese a las circunstancias personales siempre tiene una sonrisa y destila optimismo, llenando en toda escena la pantalla.

Por todo lo que os hemos contado, y teniendo en cuenta el bofetón final, nuestra nota para “Antes de ti” es de un 8 sobre 10.



Título original: “Me before you” – Reino Unido – 2016
Dirigida por: Thea Sharrock
Duración: 110 minutos
Género: Drama, Romántico
 
miércoles, 17 de noviembre de 2021

Alguien tiene que morir

Alguien tiene que morir - Poster
Si en el cine hay una frase que nos pone los pelos como escarpias, esta es “De los creadores de …”, reconocemos que puede llegar a vender muy bien, pero muy a menudo esta frase comercial es preludio de un pequeño o gran desastre en pantalla que, lo único que pretende es aprovecharse de un éxito pasado para sacar rendimiento de una obra bastante menor a aquella.

Hasta hace muy poco, esta frase solo estaba presente en marquesinas o posters de nuevas producciones cinematográficas, después llegó a la televisión para anunciar la emisión de series o películas y ahora, tenemos un ejemplo claro en las plataformas de streaming (concretamente en Netflix). No os vamos a engañar, en la última, hasta el momento, que hemos visto, hemos picado, se trata de “Alguien tiene que morir”.

“Alguien tiene que morir” es, hasta el momento, último trabajo del mexicano Manolo Caro, el para algunos (nosotros no lo creemos) Pedro Almodóvar mexicano y creador de uno de los grandes éxitos recientes de Netflix, “La casa de las flores” cosa que, como es evidente ha sido usado para lanzar este último trabajo suyo.

En esta ocasión “Alguien tiene que morir”, en vez de estar ambientada en México, lo está en España, concretamente en las cercanías del Madrid de 1954, en pleno régimen franquista.

La historia empieza con la llegada a su hogar de Gabino (Alejandro Speitzer) después de haber estado 10 años viviendo en México. Por sorpresa para todos, Gabino llega acompañado de Lázaro (Isaac Hernández) un bailarín de danza clásica. Aunque la idea de ambos jóvenes es estar sólo de pasada para acabar recalando en París, las cosas muy pronto se les tuercen.

Como era muy típico en la época para familias acaudaladas, la matriarca del clan y abuela de Gabino, Amparo (Carmen Maura) y su padre Gregorio (Ernesto Alterio) quieren que se case con Cayetana (Esther Expósito) la hija de un industrial del calzado, su madre Mina (Cecilia Cruz) entiende perfectamente al chico.

Por si fuera poco, no tarda en aparecer un nuevo personaje, Alonso (Carlos Cuevas), el hermano de Cayetana y con quien parece, Gabino tiene algo pendiente desde antes de que este se fuera a México y todo esto mezclado en los tejemanejes del elitista club donde hacen vida social todos los protagonistas, un club de tiro al pichón.

Ante la negativa de Gabino de casarse y siendo pública su buena relación y complicidad con Lázaro, pronto empieza a correr el rumor de que ambos son homosexuales, un flagrante delito en la época, a lo cual, instigado por Amparo, Gregorio, que además de padre de Gabino es cargo intermedio de la Dirección General de Seguridad del Régimen, procede a detenerlo y enviarlo a la cárcel por homosexual.

Desde este punto, torturas, represión, violencia y varios de los oscuros secretos de la familia de Gabino salen a luz hasta el sorprendente final que, como ya os podéis imaginar, nos reservaremos bajo llave.


Alonso (Carlos Cuevas) practicando tiro
Alonso (Carlos Cuevas) practicando tiro


No os vamos a engañar, los miembros de este equipo nos hemos llevado un buen chasco con “Alguien tiene que morir” y nos lo hemos llevado principalmente debido a dos puntos, el guion y propio montaje de esta miniserie. Bajo nuestro punto de vista, el principal problema de “Alguien tiene que morir” radica en la construcción de los propios personajes y en sus diálogos, en ambos casos, demasiado estereotipados, demasiado teatralizados que hace casi imposible una empatía con ellos. Tampoco el desarrollo argumental funciona, desaprovechando por completo la posibilidad explotar la represión homosexual durante el franquismo gracias a la superficialidad en la que se mueve esta miniserie.

En el apartado interpretativo, en “Alguien tiene que morir” nos encontramos con algo realmente curioso, ya que tenemos un elenco realmente espectacular con grandísimos nombres: Ernesto Alterio, Carmen Maura, Cecilia Cruz y grandes promesas como Carlos Cuevas, Alejandro Speitzer e Isaac Hernández, pero ninguno de ellos, pese a que ponen toda la carne en el asador consigue hacer un trabajo memorable ni dar brillo a una serie de la que, esperábamos mucho más. Posiblemente el problema no esté en la capacidad de los interpretes si no en la escasa profundidad de un guion y unos personajes demasiado exagerada.

No os vamos a engañar, nos hemos llegado una decepción con esta miniserie, por tanto, y por todo lo que os hemos contado, nuestra nota final para “Alguien tiene que morir” es de un 5 sobre 10.
 



Título original: “Alguien tiene que morir” – 2020 – México
Dirigida por: Manolo Caro
Duración: 3 capítulos (más o menos una hora cada uno)
Género: Drama, Thriller, LGTBI
martes, 9 de noviembre de 2021

Thor

Thor Poster

Por todos es conocida la frase de “No hay dos sin tres”, lo cual, es evidente quiere evidenciar que, si una cosa ha sucedido en dos ocasiones, sin lugar a dudas, sucederá una tercera. Y por extraño que parezca, este dicho se cumple en muchas ocasiones. En nuestro caso, debemos asumirlo, ha sucedido con las películas del universo Marvel, ya que, después de descubrir a sus “Vengadores”, hemos ido pasando por las cintas que nos contaban el origen de cada uno de sus componentes: “Capitán América: el primer vengador”, “Iron man” y ahora, no podía faltar “Thor”.

Así pues, y con el ánimo de sacar el máximo rendimiento a la plataforma de streaming Disney+ y a la vez, de saber más del prolífico Universo Marvel, hace unos días buscamos la película “Thor” y le dimos al play, y hoy, os contaremos lo que nos pareció.

“Thor” empieza desplazándonos al reino de Asgard, donde nos encontramos en los preliminares de la ceremonia de entronización de Thor (a quien da vida Chris Hemsworth) como nuevo rey de Asgard sustituyendo a su padre Odin (Anthony Hopkins). A media ceremonia, tres Gigantes de Hielo interrumpen la ceremonia provocando que Odin los expulse de Asgard. Con todo, y pese a la victoria inicial, Thor decide ignorar las órdenes de su padre y junto con tres guerros, su hermano Loki (Tom Hiddleston y una amiga ir a la tierra de los Gigantes de Hielo y enfrentarse a ellos, provocando que al final, Odin tenga que intervenir para rescatarlos.

El acto de arrogancia y desobediencia de Thor, este es castigado por Odin, desterrándolo a la Tierra (concretamente en el desierto de Nuevo México) despojado de todo poder divino. Perdido y desorientado, Thor es encontrado por un equipo de científicos (el Dr. Selvig, la astrofísica Jane Foster y su ayudante Darcy Lewis) que vieron su llegada a través del agujero de gusano por el que fue enviado a la Tierra.

Mientras Thor, en la Tierra, intenta recuperar su martillo mientras inicia un romance con Jane, en Asgard las cosas se complican de sobremanera ya que, el rey Odin, fatigado, cae en un profundo sueño, momento que aprovecha Loki para hacerse con el poder y ofrecer a los Gigantes de Hielo la posibilidad de matar a Odin y compartir el poder.

Como el mandato de Loki no gusta en Asgard, pronto, los amigos de Thor empiezan a urdir un plan para rescatarle de la Tierra y llevarlo de regreso, aunque al final, Loki se entera y acaba enviado a la Tierra un equipo encargado de matar a Thor.

En la Tierra, la lucha entre un Thor sin poderes y los enviados de Loki es tremenda y desigual, provocando que, por la demostración de valor, le sean restablecidos los poderes y con ellos, su gran martillo, con el que, después de despedirse de su amada Jane, vuelve a Asgard para enfrentarse a Loki.

¿Conseguirá Thor derrotar a Loki y así, restablecer el reinado de Odin en Asgard? Como ya os podéis imaginar, nosotros lo sabemos, pero, y aunque los seguidores del Universo Marvel ya lo sepan, nosotros nos guardaremos bajo llave esta información.
 
 
Thor (Hemsworth) en la lucha
Thor (Hemsworth) en la lucha

Técnicamente os diremos que esta “Thor” es una película a la altura de lo que uno espera en una obra de la factoría Marvel, con un despliegue técnico que quita el hipo y una escena de lucha que realmente impresionan (ahora mismo, os querríamos recomendar la que tienen Thor y sus amigos en el reino de los Gigantes de Hielo).

Donde quizá flaquea algo más “Thor” es en el desarrollo de la trama argumental, la cual sigue sin tapujos lo que también nos tiene muy acostumbrados el equipo de Marvel, una presentación, una traición, la aparición de malos cercanos al personaje principal, una lucha entre ellos y, como no podría ser de otra forma, un desenlace. En definitiva, una fórmula pensada para el disfrute de una gran mayoría, aunque aporte entre poco y ningún efecto sorpresa o riesgo.

En el apartado interpretativo nos gustaría remarcar en positivo el trabajo de tres de sus actores, el de por esos momentos, novel Chris Hemsworth dando vida a Thor, el forzudo héroe mitológico, también el de un gran secundario como Sir Anthony Hopkins quien, pese a tener muy poco papel como Odin, cuando aparece, no solo da destellos de su gran clase, sino que además llena él solo la pantalla. También muy remarcable, pese a la poca definición de su personaje, el trabajo de Tom Hiddleston dando vida a un Loki que, aunque no fuera su película, casi se la hace suya.

No os vamos a engañar, “Thor” nos ha dejado un poco fríos, esperábamos que desde Marvel hubiesen arriesgado más, y al final nos hemos quedado con un buen entretenimiento, pero casi sin saber si “Thor” nos quería contar el origen del superhéroe o por el contrario el de su hermano y malo oficial, Loki.

Por todo lo que os hemos contado, nuestra nota final para “Thor” es de un 6 sobre 10.



Título original: “Thor” – USA – 2011
Dirigida por: Kenneth Branagh
Duración: 110 minutos
Género: Ficción, Aventuras, Marvel, Superhéroes