martes, 27 de marzo de 2018

Aniquilación




Aniquilación Cartel
Algunos lo asumirán a regañadientes, otros se negarán a hacerlo, pero está más claro que el agua que el mundo del cine, como la vida misma, está en permanente evolución. Y lo está tanto en los aspectos más técnicos de producción como en la forma en que llegamos a consumirlo.

Sin ir más lejos, hasta hace poco, cuando un distribuidor quería llevarnos sí o sí a las salas de cine compraba espacios publicitarios en televisión, páginas enteras en periódicos, anuncios en Google y sobretodo, marquesinas y vallas publicitarias. A comienzos de febrero, el gigante de streaming NetFlix rompió todos los esquemas anunciando durante la Super Bowl, el lanzamiento inminente en su plataforma de “Cloverfield: Paradox”, un solo anuncio y dicho lanzamiento llegó a todo el mundo.

A comienzos de marzo, Netflix volvió a dar el campanazo publicitario aprovechando que la Paramount se echó atrás en su intención de estrenar “Aniquilación” a nivel mundial, ya que, en un abrir y cerrar de ojos se hicieron con los derechos de la cinta de ficción y la convirtieron en un auténtico fenómeno de masas los días previos a su estreno en la plataforma.

Hoy, con las aguas del río que han vuelto ya a su cauce, os queremos explicar nuestras sensaciones después de haber visto “Aniquilación” (“Annihilation”), la última cinta del británico Alex Garland.

“Aniquilación” empieza mostrándonos el impacto de un meteorito en un faro costero. Pasado este primer flash, la trama se desplaza al tiempo actual presentándonos a Lena (Natalie Portman), una bióloga exmilitar que se dedica a explicar genética en la universidad mientras espera el retorno de Kane (Oscar Isaac) su marido, de una misión militar.

Tras un año de espera, Kane regresa a casa sin avisar aunque lo hace totalmente aturdido, descolocado y sin memoria. Lena solo consigue descubrir que ha estado en una zona devastada que, para más inri, no deja de crecer. Presa por la curiosidad decide unirse a un grupo de científicas que intentarán llegar al corazón de la misteriosa zona, algo que no ha conseguido con éxito ninguna de las 11 expediciones militares anteriores.

Bajo el mando de la psicóloga Ventress (Jennifer Jason Leigh), el grupo formado por, además de la doctora, Lena, Jossie (Tessa Thompson), Cass (Tuna Novotny)  y Anya (Gina Rodriguez) intentará adentrarse en el espacio restringido denominado “Zona X” para llegar al corazón del área para investigarla.

Los primeros pasos en la zona resultan desconcertantes para el grupo ya que en su interior, las leyes de la naturaleza tal y como las conocen las científicas se ven constantemente alteradas.

Con el paso del tiempo, el grupo de científicas va descubriendo alguno de los pormenores del “Zona X”, la devastación, las mutaciones genéticas que sufren tanto los animales como el resto de especies que aún viven en la zona, los extraños paisajes, violentas irrupciones, ataques al grupo y como no podría ser de otra manera, el deterioro físico y psicológico del mismo. ¿Conseguirá alguien de la expedición llegar al núcleo del “Zona X”? Nosotros lo sabemos, pero como ya os podéis imaginar, nos lo guardaremos para no alterar nuestro funcionamiento habitual.

Campaña publicitaria aparte y sin ningún género de dudas, “Aniquilación” tiene dos puntos claramente destacables frente al resto, las interpretaciones y la ambientación acústico-visual. Sin lugar a dudas, la fotografía de “Aniquilación” es sorprendente y cautivadora, capaz de envolvernos en un espectáculo de cambios genéticos y de edificios abandonados, mientras nos vemos engullidos en un submundo tan desconocido como atrayente.

Interpretativamente, nuestro más sincero aplauso a Natalie Portman y a Jennifer Jason Leigh por sus grandes trabajos aportando unos personajes complicados, marcados por sus dramas personales y haciendo que nos impliquemos con ellos y suframos sus vivencias y descubrimientos en la “Zona X”.

También nos gustaría destacar el montaje de la cinta, ya que, aunque la primera de las tres partes en que se descompone la trama argumental de “Aniquilación” es lenta y ciertamente aburrida, las dos siguientes mantienen un ritmo creciente y adictivo. Al final, vale la pena el esfuerzo de aguantar la primera parte de la historia.

No os vamos a engañar, “Aniquilación” (“Annihilation”) tiene fallos, y no pocos, el principal de ellos es, sin lugar a dudas la ambigüedad que se respira durante todo el metraje, final incluido, preguntándonos: ”¿es una historia de extraterrestres?” o “¿es otra forma de interpretar esa lacra que azota nuestra sociedad llamada cáncer?”. La verdad es que, quizá son demasiadas las interpretaciones y decisiones que Alex Garland (el guionista y director de la misma) deja totalmente a elección del espectador.

Por nuestra parte, y por todo lo que os hemos contado, nuestra nota final para “Aniquilación” es de un 7 sobre 10.




Título original: “Annihilation” – USA – 2018
Dirigida por: Alex Garland
Duración: 115 minutos
Género: Ficción, Thriller


2 comentarios:

  1. Me recuerda mucho a la película de Stalker, que también tenía una zona prohibida en la que pasaban cosas extrañas y nadie entraba. No conocía esta película pero me ha entrado curiosidad por verla.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es una película sencilla, básicamente porque tiene muchas lecturas. De todas formas, la recomiendo.
      Muchas gracias por el comentario.

      Eliminar