jueves, 15 de noviembre de 2018

Élite - Temporada 1


Élite Temporada 1
No es la primera vez, y ya van muchas, que la fama de una producción de Netflix se extiende como la pólvora por las redes sociales y medios de comunicación sin apenas haber dispuesto del tiempo necesario para su completo visionado. Lo vivimos en “The Cloverfield Paradox”, “Aniquilación”, “Narcos”, “Sense 8” o incluso la española “La Casa de Papel”.

A comienzos del pasado mes de octubre la historia de repitió, llenando páginas, marquesinas y anuncios con imágenes de un grupo de adolescentes con uniforme de instituto pijo y adjetivos al estilo de “transgresora”, “exquisita”, “adictivo cóctel de religión, sexo y corrupción”, “la serie más vista del mundo”, etc. Sí, hoy os hablaremos del penúltimo bombazo de Netflix: “Élite”.

Desde el primer episodio, “Élite” nos presentará dos visiones de la sociedad desde la perspectiva de la adolescencia, ya que por un lado tenemos a los alumnos del elitista colegio privado “Las Encinas” (la mayoría de ellos, hijos de millonarios, constructores, empresarios, etc.), y por el otro, a tres becados de un instituto de barrio que se derrumbó en extrañas circunstancias.

Totalmente desubicados, el responsable Samuel (Itzan Escamilla), la perfeccionista y musulmana Nadia (Mina El Hammani) y el chulito de barrio Cristian (Miguel Herrán), los tres chicos pobres, llegan al instituto de “Las Encinas” donde, de entrada, son rechazados frontalmente por sus nuevos compañeros de clase, capitaneados por Guzmán (Miguel Bernardeau) el hijo del constructor que les paga la beca, su novia Lucrecia (Danna Paola), la “marquesa” Carla (Ester Expósito) y el novio de esta, Polo (Álvaro Rico).

Al poco de empezar la trama de “Élite” se nos presenta un flashforward (un desplazamiento temporal hacia el futuro), donde descubrimos que alguien muere en la piscina del instituto de “Las Encinas”.

Con este punto de partida, que a la vez representa el desenlace de esta primera temporada, los protagonistas pobres van desgranando sus problemas y sus relaciones con sus compañeros ricos. Por un lado, tenemos a Samuel, quien aparte de entrar en “Las Encinas” recibe la noticia que su hermano Nano (Jaime Lorente) acaba salir de la cárcel mientras él, se siente totalmente atraído por Marina (María Pedraza), la hermana seropositiva de Guzmán.

Guzmán no acepta el acercamiento de Samuel a su hermana, y Marina no consiente que su familia se meta en su vida mientras ellos tapan sus vergüenzas, por tanto opta por llevar a Samuel a todas partes donde pueda. Paralelamente a las luchas de Marina, Cristian se codea también con las altas esferas sociales, ya que ha aceptado una relación a tres bandas con Carla y Polo.

Por si fuera poco, la déspota Lucrecia no soporta que Nadia sea una estudiante más brillante que ella, por tanto insta a su novio Guzmán a que se acerque a ella y se la ligue para después dejarla en ridículo. En este proceso de acercamiento, descubriremos el integrismo del padre de Nadia, quien no permite ni tolera la amistad de su hija con Guzmán, y ni mucho menos la relación homosexual de su hijo Omar (Omar Ayuso) con Ander (Arón Piper), el hijo de la directora de “Las Encinas” y mejor amigo de Guzmán.

Muchos frentes abiertos, muchas historias entrelazadas, y una pregunta: “¿Quién mató a la persona que aparece en la piscina?”. Y claro, como ya os podéis imaginar, hasta aquí lo que os podemos contar del argumento de “Élite”.

Bajo nuestro punto de vista, técnicamente en “Élite” estamos ante una serie con una muy buena idea argumental enturbiada, quizá, por demasiadas sombras. Por un lado, le reconocemos la originalidad de enfrentar los caracteres y ambientes de ricos y pobres, junto con tramas de poder, mientras el “bullying” y la homofobia están casi en el orden del día de cada capítulo. Por el otro lado, el elevado ritmo en que suceden las cosas durante los 8 capítulos de esta primera temporada, provoca que se toquen demasiadas tramas en cada capítulo, dejándonos con la sensación de que no ha pasado nada significativo más allá de acciones aisladas buscando la sensibilidad del espectador.

Interpretativamente, para los miembros de este equipo, es donde “Élite” tiene el principal hándicap, ya que ninguno de los elegidos da el pego como adolescentes de 16 años (que es lo que deberían tener), y están todos demasiado acartonados y distantes con el público. Quizá los únicos que salvamos de esta quema, es a los secundarios: Danna Paola por su papel de repelente pija mala, Omar Ayuso y Arón Piper por sus complicados papeles de camello musulmán homosexual y fumeta homosexual respectivamente.

No os vamos a engañar, a los miembros de este equipo no nos ha gustado “Élite”, nos ha parecido que con ella se ha desperdiciado una muy buena idea argumental perdiéndose en una maraña de subtramas (de sexo, asesinato, drogas, racismo y bullying) que tampoco se explotan ni se arriesga con ellas, haciendo bueno el refrán de: “quien mucho abarca poco aprieta”.

Bajo nuestro particular punto de vista, a esta primera temporada de “Élite” le ha faltado arriesgar y apretar en las tramas que ha presentado, para no quedarse en lo que al final se ha quedado, una serie de adolescentes con toques de drama.

Por todo lo que os hemos contado, a esta primera temporada de “Élite” le ponemos un 4.5 sobre 10.




Título original: “Élite” – España
Género: Drama, Thriller, Adolescentes
Año de creación: 2018
Capítulos: 8 (en una temporada)


No hay comentarios:

Publicar un comentario