martes, 5 de noviembre de 2019

El juego de Gerald


El juego de Gerald Poster
Para muchos, hablar de Stephen King es hablar de una especie de ogro que minusvalora la literatura con sus miles de páginas de escaso valor, para otros, no deja de ser un loco que crea cientos de historias bajo el influjo de sustancias poco legales. Desde el punto de vista del miembro de este equipo que os escribe hoy, y aun asumiendo que el tema de las sustancias es cierto (asumido por el propio King), os tengo que reconocer que le tengo un gran aprecio al maestro del terror ya que es gracias a él y a sus historias, que recuperé la sana y placentera costumbre de leer y sumergirse en mundos imaginarios.

Con un cariz ciertamente distinto a las obras más famosas de King, en 1992 llegó a nuestras librerías la claustrofóbica y agobiante “El juego de Gerald”. Su lectura me enganchó y me hizo sufrir tanto que, cuando 25 años después Netflix estrenó su adaptación al cine, me hice el firme propósito de verla. Me ha costado algunos meses encontrar el momento idóneo para ello, pero finalmente lo he conseguido y así, hoy os puedo traer mi reseña de “El juego de Gerald”.

“El juego de Gerald” empieza presentándonos a los dos personajes principales de la historia, Jessie Burlingame (Carla Gugino) y su marido Gerald (Bruce Greenwood) un exitoso abogado con una personalidad digamos que, agresiva. Como la pareja está pasando por graves problemas, ambos deciden darse una oportunidad regalándose un fin de semana romántico en una alejada y solitaria cabaña en los bosques de Maine.

Al poco de llegar a la cabaña, Gerald le propone a su esposa un cambio en sus juegos sexuales, un nuevo juego para incrementar sus sensaciones, le propone usar unas esposas para atarla en la cama y tener así sexo duro. De entrada, Jessie se resiste, pero después de unos minutos decide que no será ella la que sabotee el fin de semana, por tanto, opta por aceptar el juego.

Como en otras ocasiones, antes de empezar su juego Gerald se toma una Viagra, y poco después una segunda. Como no podía de ser de otra forma, pronto aparece la violencia de Gerald en el juego sexual lo cual incomoda mucho a Jessie quien, además, estando esposada en el cabecero de la cama, está totalmente indefensa ante todo lo que le rodea. Muy molesta y sin disfrutar nada del juego, Jessie exige a su marido parar, pero este no quiere. Así las cosas, y en medio de una discusión Gerald sufre un ataque al corazón y muere.

Jessie se da cuenta inmediatamente de la tremenda situación en la que está, sola, atada en la cama de una aislada cabaña en medio del bosque. Por mucho que grite, nadie la puede oír quedándole sólo dos opciones: esperar la aparición de alguien mientras que su cuerpo aguante o intentar a la desesperada soltarse las esposas.

Jessie Burlingame (El juego de Gerald) ataca a su cama
Jessie Burlingame ataca a su cama


Para desesperación de Jessie, sólo dos extrañas criaturas hacen acto de presencia, un hambriento perro que da buena cuenta de Gerald y una extraña criatura que se queda siempre a la sombra. ¿Conseguirá Jessie escapar de sus ataduras y sobrevivir? Como ya os podéis imaginar, los miembros de este equipo lo sabemos, pero no os lo contaremos.

Técnicamente os diremos que, quizá es una de las mejores adaptaciones al cine de un libro que hemos visto hasta el momento (ojalá Daniel Calparsoro hubiese hecho lo mismo con su “El silencio de la Ciudad Blanca”), y sin lugar a dudas esta “El juego de Gerald” es una de las mejores adaptaciones al cine de una obra de Stephen King. La angustia de la situación y los miedos de Jessie en su desesperada lucha por su propia vida quedan perfectamente reflejados durante los casi 100 minutos de metraje los cuales, además, pasan a toda velocidad.

A parte de en su montaje y desarrollo, “El juego de Gerald” tiene otro gran pilar en el que se sustenta, su casting, donde una grandísima Carla Gugino hace una auténtica demostración de interpretación, con cambios de expresión y de personalidad con un personaje que va desde la vulnerabilidad hasta la extrema fuerza. También Bruce Greenwood está realmente bien, aunque esté con un papel bastante más corto que Gugino, pintándonos un personaje tan odioso que es, por momentos, hasta divertido.

Aunque “El juego de Gerald” no es una película, para nada, apta para todos los públicos, este que os escribe la ha disfrutado y sus imágenes continúan en mi mente como en su momento los hicieron los capítulos del libro. Por tanto, la nota final de los miembros de este equipo para “El juego de Gerald” es de un 7.5 sobre 10.




Título original: “Gerald’s Game” – 2017 – USA
Dirigida por: Mike Flanagan
Duración: 103 minutos
Género: Terror, Intriga

6 comentarios:

  1. En mi opinión el maestro Stephen King escribe pensando en cine y por eso es tan bueno en la literatura. Sé que algunos le critican pero algún día obtendrá el pleno y total reconocimiento global como uno de los mejores escritores del género. Respecto a la película me apetece un montón verla. No es de extrañar pues con la fabulosa reseña que has realizado se despierta el apetito cinéfilo.

    Me sigue dando pena lo que ha realizado Daniel Calparsoro con la adaptación antes reseñada. Me gustó bastante su anterior filme (El aviso) aunque también dividió a la crítica.

    Un gran saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una vez más, totalmente de acuerdo Miguel, el maestro King parece escribir pensando en el cine/televisión (lo hace extremadamente gráfico) aunque muchas adaptaciones las estropean vilmente. Por suerte en esta ocasión no pasa y nos transmite totalmente lo que pretendía King.

      Saludos!!

      Eliminar
  2. Buen día, en su momento cuando recien salió la película en netflix la vi y es realmente dificil de digerir para la gente sensible, pero considero que en efecto tienes razón en cuanto a la actuación de Gugino, el film es sorprendente desde el momento en que es atada, muy recomendable, saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes toda la razón Jaime, no es una película fácil ni apta para todos los públicos, pero aún y sin destripar nada, el libro es más gráfico y más angustioso aún.
      Muchas gracias por el comentario
      Saludos,

      Eliminar
  3. King la verdad que sufre de una mala fama y envidias que no es justo. A mí es cierto que el género que escribe no me gusta y lo he consumido poco, pero no puedo defender algunos de los comentarios que leo. En particular que el tema de sustancias se utilicen para menospreciarlo me parece incorrecto. Más cuando muchos de los clásicos sabemos que han sido creadas en ese estado y no leo esas críticas y menos precios.

    Me alegra leer que la adaptación está bastante bien. Sabiéndolo se lo comentaré a una fan de King que lo tenga en cuenta ;-)

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué mala es la envidia! Y coincidimos, King ha tenido que sufrir muchas y aun asumiendo que no es un genio de la narración, sus obras han llenado horas de entretenimiento, aunque te lo reconozco, ha pasado por fases muy difíciles de digerir (muy bestias).

      ¡Saludos!

      Eliminar